Visite nuestra página principal

Los historiadores argentinos sostienen que las islas Georgias fueron descubiertas por la nave española León el 28 o 29 de junio de 1756 (1). Sin embargo, los británicos reclaman que un inglés, el capitán James Cook, fue el primero en desembarcar en las islas en 1775 y, posteriormente, ser el primero en descubrir a las Sandwich del Sur en el mismo año (2). En la actualidad, las fuentes de divulgación españolas tienden a coincidir con la versión inglesa y ni siquiera mencionan el supuesto descubrimiento español reivindicado por los argentinos. Según los ingleses, foqueros de muchas nacionalidades habían visitado las Georgias desde su descubrimiento (3), pero no obstante sostienen que el desarrollo principal se llevó a cabo en 1903, cuando el noruego C.A. Larsen fundó la primera compañía moderna en las islas, que legalmente era argentina (4).
    Ese capitán había arribado a las islas en 1893 al mando de dos buques balleneros. Pero recién diez años más tarde Larsen pudo aplicar sus novedosas ideas sobre la explotación de la industria ballenera en el Atlántico Sur (5). Durante 1902 había explorado las Georgias a bordo del Antartic, bautizando una bahía con el nombre de Grytviken (6). En 1904 formó en Buenos Aires la Compañía Argentina de Pesca (CAP) y el 16 de noviembre de ese año estableció una estación ballenera en Grytviken (7). Al respecto, Fitte señala que se trataba de la primera ocupación de las islas (estaban despobladas) y que las tres naves de la CAP llevaban pabellón argentino. Frente a estos hechos no se registraron protestas por parte de ningún Estado. En enero de 1905 el Ministerio de Agricultura argentino autorizó a la CAP a establecer una estación meteorológica en Grytviken que operaría hasta 1943 (8).
    Desconociendo lo que ocurría en la zona con los pesqueros y habiendo sido informados de que algunos buques que faenaban en aquellas aguas habían instalado refugios en la isla de Georgia del Sur, el gobierno británico se planteó la posibilidad de mandar un escuadrón de tres cruceros que saldrían de Halifax en noviembre de 1905 con destino a Malvinas y Georgia del Sur (9). Una carta fechada en agosto de ese mismo año informaba al Foreign Office de la ocupación efectiva de Georgia del Sur por un contingente de unas treinta personas dirigidas por el capitán Larsen y contratadas por la compañía argentina de pesca (10).
    Preocupados los británicos por lo que podía ser el primer paso en la ocupación de las islas por parte argentina, se barajaba la posibilidad de mandar el barco Sapho capitaneado por el comodoro Paget a aquellos territorios. Para ello se pedía a la legación diplomática acreditada en Buenos Aires que averiguara la posición exacta de la compañía de pesca argentina y que comunicara los resultados a la representación en Montevideo, adonde se esperaba que el buque en cuestión llegara el 31 de diciembre. En el informe se señalaba la importancia de izar la bandera británica como símbolo de soberanía y la propuesta de concederle a los argentinos un lease que les permitiría permanecer en los territorios bajo ciertas condiciones. El lease duraría 21 años con una renta pequeña y la obligación de dar un parte anual y de entregar una copia de todas las observaciones meteorológicas (11).
    No obstante, y a tenor de las preocupaciones mostradas en los informes, el gobierno británico temía que el representante de la compañía pesquera argentina hubiese izado la bandera de este país, lo que entorpecía la decisión británica. En el caso de que así hubiese sido se recomendaba no entrar en polémica dado que las islas habían sido dependencia de las Malvinas durante años y sería contradictorio ofrecer un acuerdo al tiempo que se llevaban a cabo actos para reafirmar la soberanía. El hecho de ofrecer un acuerdo a los argentinos sobre la zona y que el ofrecimiento fuera aceptado daba buena cuenta de la legitimidad británica sobre aquellas posesiones (12). De hecho, la compañía argentina de pesca había solicitado del gobierno británico el permiso para mantener un lugar de almacenaje de carbón y de otras cosas en la isla (13).
    Finalmente, el 8 de marzo de 1906 la CAP dócilmente firmó con el gobierno de las Islas Falkland, representado por su gobernador Allardyce, un contrato por el que la compañía arrendaba las islas al gobierno de Su Majestad. El gobierno argentino fue informado una vez que se había firmado el documento, pero no emitió protesta alguna. La justificación dada por la Argentina ante esa ausencia de protesta es que estos hechos coincidieron con la asunción de un nuevo gobierno debido a la muerte del presidente Quintana (14). Fuentes británicas señalan, en cambio, que el gobierno de Su Majestad asumió que el gobierno argentino no cuestionaba los títulos británicos sobre las Georgias del Sur, a pesar de que este gobierno tenía pleno conocimiento del hecho. En efecto, en las negociaciones participó un alto funcionario del gobierno argentino. Durante la tramitación del contrato realizada en Buenos Aires ante el encargado de negocios británico, actuó como representante de la CAP el capitán Nunes, quien era el consejero técnico de la compañía. Pero al mismo tiempo, Nunes, era director de armamentos del Ministerio de Marina (!). Además, ni el buque de la Armada Guardia Nacional, ni la compañía izaron la bandera argentina en la isla; y no se registró protesta alguna ante el permanente flamear de la bandera británica en la isla, o ante el pedido del gobierno de Su Majestad a la CAP para que desistiera de ulteriores operaciones, o ante la concesión del contrato a la Compañía de Exploración de la Georgia del Sur (15).
    Meses más tarde, cuando el 15 de octubre el navío factoría de la CAP, Admiralen, se dirigía a las Georgias, hizo escala en Stanley. Allí el gobernador de las islas informó al capitán de la nave que "todo lo ubicado al sur de Malvinas, acababa de convertirse en posesión británica" (16).
    Por su parte, en 1908 los ingleses enviaron un magistrado a Grytviken para prestar servicios administrativos, y establecieron una oficina postal y un puesto de policía en el punto King Edward, precisamente a 250 metros del observatorio argentino. Por un tiempo ambas banderas convivieron sobre las islas (17). No obstante, la idea de la visita naval británica a la isla se mantendría por unos años y contaría con partidarios y detractores. Entre los últimos, el Almirantazgo era el que más se oponía -por falta de infraestructura- al envío de un escuadrón. Entre los primeros el gobernador de Malvinas (18) era uno de sus más fervientes defensores.

  1. L.H. Destefani, op. cit., p. 111.

  2. R. Perl, ed., op. cit., p. 9.

  3. La isla había sido refugio de barcos de pesca americanos que habían escondido deliberadamente el descubrimiento de carbón para evitar que su trabajo se viese afectado. PRO CO 78/107, carta del gobernador de Malvinas, 13 de octubre de 1898.

  4. Según Fitte, las Georgias "eran tierras vacantes, de propiedad de nadie, por que a nadie se le había ocurrido reclamar potestad sobre un archipiélago inútil". E.J. Fitte, op. cit., p. 76. Sin embargo, Ferrer Vieyra llama la atención sobre la "aspiraciones territoriales" del Reino Unido al señalar que ya en 1895, la Colonial Office List (publicación oficial) había agregado a las Georgias del Sur como una dependencia de las Islas Malvinas. E. Ferrer Vieyra, 1984, op. cit., p. 279.

  5. E.J. Fitte, op. cit., p. 77.

  6. Grytviken significa en noruego Bahía de las Ollas. Esto se debió a haber hallado en sus márgenes grandes marmitas para obtener aceite abandonadas por expediciones anteriores. E.J. Fitte, op. cit., p. 78.

  7. Ibid., pp. 80-82.

  8. Ibid., p. 91; PRO CO 78/107, recorte del periódico Standard, 14 de agosto de 1905.

  9. PRO CO 78/107, carta dirigida al FO, 25 de agosto de 1905.

  10. Ibid., carta enviada al FO, 7 de septiembre de 1905.

  11. Ibid.

  12. PRO CO 78/107, carta del FO al subsecretario de Estado, 14 de noviembre de 1905; PRO CO 78/108, despacho del FO, 6 de diciembre de 1905.

  13. PRO CO 78/107, carta del FO, 30 de noviembre de 1905.

  14. Ver el texto del contrato en E.J. Fitte, op. cit., pp. 103-110.

  15. Memorándum del Foreign Office, por John W. Field, 29 de febrero de 1928, citado por E. Ferrer Vieyra, 1993, op. cit., pp. 477-478. El documento también observa que "hasta marzo de 1905 el Gobierno argentino no consideraba a la isla como territorio argentino". Ibid., p. 478. La Compañía de Exploración de la Georgia del Sur, de Punta Arenas, también firmaba en marzo de 1906 un acuerdo con el gobierno británico, el cual le concedía ciertos derechos sobre los minerales y los pastos de la isla. PRO CO 78/110, Blue Book of the Falkland Islands, 1906.

  16. E.J. Fitte, op. cit., p. 86. Narración basada en fuentes noruegas.

  17. R. Perl, ed., op. cit., p. 9; E.J. Fitte, op. cit., p. 119.

  18. PRO CO 78/124, despacho del Almirantazgo, 21 de agosto de 1912.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.