Visite nuestra página principal

Las posiciones argentina y norteamericana en la Segunda Conferencia Panamericana de México (1901-1902)

En la Segunda Conferencia Panamericana de México de 1901-1902, las delegaciones argentina y norteamericana invirtieron las posiciones adoptadas en la conferencia anterior, pero, como en el caso de ésta, adhirieron a propuestas opuestas. Preocupada por conflictos como la guerra del Pacífico y las cuestiones limítrofes todavía pendientes con el gobierno de Chile, la delegación argentina propuso, con el respaldo del gobierno de Perú, el arbitraje obligatorio, inclusive el de controversias pendientes; la norteamericana, en cambio, apoyó la propuesta de México, consistente en una refrendación de los principios de arbitraje voluntario de la Convención de La Haya. La delegación argentina, encabezada por Martín García Merou, apeló al secretario de Estado norteamericano John Hay para que ejerciera la influencia norteamericana a favor del arbitraje obligatorio y salvara así la Conferencia de México. El último respondió que la presión de Estados Unidos acaso podría provocar el mismo fracaso que el ministro argentino temía (1). Como resultado final, la delegación argentina obtuvo la aprobación de nueve estados para su plan de arbitraje (2), mientras que los norteamericanos mantuvieron cierta unanimidad en la Conferencia al asegurar la adhesión de todas las naciones a las disposiciones de la Convención de La Haya.
    Sin llegar al tono marcadamente crítico que caracterizó a las anteriores delegaciones argentinas, la encabezada por García Merou procuró mantener la independencia de sus puntos de vista y ejercer cierto liderazgo regional sobre los estados hispanoamericanos. Un ejemplo fue la resolución presentada por García Merou instando a la solución de las disputas territoriales entre Colombia y Venezuela, ya que dicha resolución fue presentada no a nombre individual del gobierno argentino sino junto a las delegaciones de Bolivia, Perú, Paraguay, Uruguay y Brasil (3).
    Asimismo, en la cuestión referente a los derechos de los extranjeros a la protección diplomática de sus gobiernos, la delegación argentina encabezó el frente latinoamericano contra las intervenciones diplomáticas. La posición norteamericana, que en 1890 se había manifestado favorable a dichas intervenciones y había perdido por 15 a 1, decidió en la Conferencia de México abstenerse de votar.
    En el espinoso tema comercial, si bien no surgió ningún tratado sobre comercio recíproco, la delegación argentina procuró dejar sentadas sus críticas a la política aduanera norteamericana en un extenso informe en el cual a la vez que se rendía un homenaje a la inspiración de James Blaine, Martín García Merou y sus colegas, Antonio Bermejo y Lorenzo Anadón, dispararon dardos contra los derechos aduaneros norteamericanos hacia los cueros y la lana, desacreditando la imposición de barreras tarifarias en el Nuevo Mundo. García Merou atacó particularmente la "muralla china" creada por la tarifa McKinley (4).
    Según McGann, la cuestión más significativa del programa de la Segunda Conferencia Panamericana no fueron sus aportes, sino sus omisiones. Todos las cuestiones que en la conferencia anterior fueron centrales -el plan de una unión aduanera de alcance hemisférico, el proyecto de una moneda común- desaparecieron, junto con toda propuesta que implicara una asociación regional fuerte. Estas cuestiones fueron reemplazadas por tópicos generales (5).
    Por el lado norteamericano, los objetivos de esta Segunda Conferencia fueron más modestos que los de la primera. Mientras en Washington Blaine soñó vanamente con la concreción de la idea de una unión aduanera panamericana y de una moneda común, y encontró la cerrada oposición de los representantes argentinos, en la conferencia de México los delegados norteamericanos buscaron primordialmente fortalecer el débil sistema panamericano y evitar el conflicto entre la Argentina y Chile, cuyos gobiernos estaban en ese momento con cuestiones limítrofes pendientes que alimentaban una mutua carrera armamentista.
    A su vez, los representantes argentinos asumieron una actitud menos desafiante hacia el gobierno norteamericano que en la Primera Conferencia, debido justamente al programa y objetivos mucho más modestos que los de la anterior. Por otro lado, procuraron no pasar por alto ninguna oportunidad para sumar lealtades entre los países de la región, con el objetivo de debilitar a Chile.

  1. García Merou a la Legación Argentina en Washington, 22 de noviembre de 1901, NA, DS, Records of the United States Delegation to the Second International Conference of American States, 1901-1902, cit. en ibid., vol. I, p. 336. Consultar también T.F. McGann, op. cit., pp. 201-202.

  2. En la Segunda Conferencia Panamericana celebrada en México, los delegados argentinos propusieron la concertación de un tratado multilateral sobre arbitraje general obligatorio. Sólo algunos países adhirieron al proyecto argentino. El 20 de enero de 1902, Argentina, Bolivia, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay habían celebrado un tratado por el que se obligaban a someter a arbitraje toda diferencia no resuelta por la vía diplomática directa. Ver al respecto O.G. Usinger, op. cit., pp. 37-38.

  3. T.F. McGann, op. cit., p. 205.

  4. Report Which the Delegation of the Argentine Republic Submits to the Second Pan-American Conference, pp. 64-66, cit. en H.F. Peterson, op. cit., vol. I, p. 337. Ver también T.F. McGann, op. cit., pp. 212-213.

  5. T.F. McGann, op. cit., p. 199.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.