Visite nuestra página principal

La Tercera Conferencia Panamericana de Río de Janeiro (1906)

El alejamiento de las figuras impulsoras del panamericanismo en el gobierno argentino en términos de la doctrinas Drago y Monroe (Julio Argentino Roca, Luis María Drago, Martín García Merou), la aparición del secretario de estado Elihu Root en la sesión inaugural, y el mutuo acuerdo argentino-norteamericano de transferir el tratamiento de la doctrina Drago a La Haya, como una cuestión del derecho internacional y no de política regional, fueron las claves del triunfo de la Conferencia de Río.
    La Doctrina Monroe no ocupó oficialmente un lugar en la agenda. La única referencia a dicha doctrina provino de la delegación de Bolivia, que instó a la extensión de la misma no sólo a los casos de conquista territorial o intervención de las potencias europeas, sino también de las conquistas efectuadas por estados americanos. Por cierto, en la posición del delegado boliviano estuvo muy presente la pérdida territorial de Bolivia en la guerra del Pacífico contra Chile. La moción boliviana y su referencia a la Doctrina Monroe, si bien recibió un breve respaldo de los representantes argentinos, rápidamente quedó olvidada en la Conferencia. Luego de esta mención del delegado boliviano, nada adicional se escuchó en Río respecto de la Doctrina Monroe (1).
    Como se dijo, tanto las autoridades argentinas como las norteamericanas estuvieron de acuerdo en desactivar el panamericanismo de la propuesta de Drago. Por el lado argentino, el presidente José Figueroa Alcorta, en su mensaje al Congreso de mayo de 1906 (la Conferencia de Río inauguró sus sesiones en julio), socavó la idea de unidad hemisférica puntualizando que "simples razones de ubicación en una de las grandes divisiones de la tierra no son suficientes para alterar los principios del derecho de gentes ni las reglas del eterno comercio (2)". Por su parte, el secretario de Estado norteamericano Root sostuvo ante los delegados de su país a la Conferencia la "excelencia" de la declaración de Drago y la renuncia del gobierno de Estados Unidos a recurrir a la intervención armada en casos de deuda. No obstante, Root remarcó que el foro más adecuado para aplicar la Doctrina Drago no era Río sino la Segunda Conferencia Internacional de La Haya, argumentando que seguir el deseo del jurista argentino de aplicar su Doctrina en Río implicaría convertir a esta conferencia en un acuerdo o una conspiración de deudores americanos contra sus acreedores europeos (3).
    La Conferencia de Río terminó sus sesiones en agosto de 1906. En Buenos Aires, los medios de prensa dedicaron una importante atención a sus resultados. La Prensa adoptó una posición fuertemente crítica respecto del cónclave de Río, señalando en su número del 25 de agosto que el voto sobre la fórmula Drago había sido "esencialmente evasivo" y concluyendo que la Argentina no necesitaba de las conferencias panamericanas para ver realizado su destino. Dos días después, el mismo matutino calificó a la conferencia de "deplorable fracaso". Por su parte, en sus editoriales correspondientes a los días 24, 27 y 30 de agosto de 1906, La Nación, si bien continuó teniendo una posición más amistosa hacia el gobierno norteamericano que cualquier otro diario argentino, calificó críticamente a la Conferencia de Río como "estéril" en sus "vagas y ceremoniosas deliberaciones". Tal vez inconscientemente, en estos comentarios editoriales también se reveló el dilema crucial que enfrentaron los gobiernos argentinos con respecto al sistema panamericano y su propia posición en América Latina: el elogio a la manera en que la Conferencia había evitado los temas políticos, y el comentario al hecho de que las autoridades argentinas hubieran ido a la reunión de Río sin planes pretenciosos de liderazgo. El Diario sostuvo en sus columnas del 24 de agosto que la Tercera Conferencia había conseguido destinar a la Conferencia de La Haya el arbitraje y la Doctrina Drago como "cadáveres (4)". Vale advertir que la tendencia crítica de los medios de prensa hacia el secretario de Estado Elihu Root se había suavizado notoriamente ni bien éste arribó al puerto de Buenos Aires el 14 de julio de 1906. De acuerdo con la cambiante óptica de los diarios porteños, Root pasó de ser el representante de la amenaza imperialista, a ser el ilustre visitante que venía a disipar la atmósfera de prejuicios existentes en la relación bilateral y a difundir en Washington la imagen de la "grandeza" argentina (5).
    No obstante la desactivación de las doctrinas Monroe y Drago en Río, el clima de excepcional cordialidad en las relaciones argentino-norteamericanas logrado en la Tercera Conferencia Panamericana no estaba destinado a durar, debido a la carrera armamentista que se desarrollaría entre la Argentina y Brasil en los años venideros. Las frecuentes manifestaciones de apoyo de la Casa Blanca y los militares norteamericanos a Brasil exacerbaron los ancestrales temores argentinos respecto de su vecino. Por cierto, también ayudó a alimentar estos temores y suspicacias el hecho de que por aquella época Estados Unidos tuviera un embajador en Río y solo un ministro en Buenos Aires (6).

  1. Beaupré to Root, Dec. 25, 1905, Despatches, vol. 46, Nº C282; White to Root, April 2 and 11, 1906, Despatches, vol. 47, Nos. 339 and 342; Tercera Conferencia Internacional Americana, 1906. Actas, resoluciones, documentos, Río de Janeiro, 1907, pp. 147-151 y 349-353, fuentes citadas en T.F. McGann, op. cit., pp. 247-248.

  2. H. Mabragaña, Los mensajes, VI, 168, cit. en T.F. McGann, op. cit., p. 236.

  3. Ibid., p. 248.

  4. Editoriales de los diarios La Prensa, 25 de agosto de 1906; La Nación, 24, 27 y 30 de agosto de 1906, y El Diario 24 de agosto de 1906, fuentes citadas en ibid., pp. 252-253.

  5. Los diarios porteños quedaron deleitados con las palabras del delegado norteamericano en Río y secretario de Estado Elihu Root. La mención del deseo de los norteamericanos de invertir en la Argentina, hábilmente efectuada por Root, agradó a muchos de los miembros de la elite argentina. Ver ibid., pp. 253-254.

  6. Beaupré a Root, 19 y 24 de agosto de 1907; Wilson a Root, 23 de julio de 1908, NA, DS, Number File, vol. 490, Case 6047/1-5, 12-14, fuente citada en H.F. Peterson, op. cit., vol. I, pp. 341-342.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.