Visite nuestra página principal

La Cuarta Conferencia Panamericana de Buenos Aires (1910)

Esta cuarta reunión de las repúblicas americanas transcurrió en un clima de inusual armonía entre las representaciones argentina y norteamericana. Fueron tratados una serie de temas tales como el establecimiento de servicios de correo y pasajeros más rápidos para agilizar el servicio interamericano y de un ferrocarril interamericano, las políticas sanitarias, los derechos de propiedad intelectual y patentes comerciales e intercambio de profesores universitarios, pero no se acordaron avances significativos respecto de las conferencias anteriores (1).
    Respecto de uniformar regulaciones y derechos aduaneros, fueron votadas tres resoluciones: una a favor de la simplificación de las tarifas aduaneras, otra sobre regulaciones de las aduanas, y una tercera que demandaba el establecimiento de una sección en la Oficina regional que se ocupara de dichas materias (2). Se trató también el servicio interamericano de las comunicaciones a vapor y se decidió finalmente recomendar a los gobiernos la negociación directa de convenciones para el establecimiento de dichos servicios "a través de la iniciativa del estado (3)". El ferrocarril panamericano no mereció ninguna resolución que avanzara en su terminación y sólo se adoptó sin debate una disposición que prolongaba la vida del comité abocado al tema (4).
    Dos convenciones sobre la protección recíproca de patentes y marcas fueron unánimemente adoptadas y luego ratificadas por trece y catorce estados respectivamente. La Argentina no ratificó ninguna (5). Se adoptó además otra convención sobre derechos literarios y artísticos, ratificada luego por trece de las repúblicas. En este caso, la Argentina lo hizo muchos años después, cuando se había convertido en un centro de publicación importante (6). Otra resolución recomendó el intercambio de profesores y alumnos entre los estados miembros.
    Los esfuerzos por una política sanitaria hemisférica más efectiva se limitaron a instar a los miembros que todavía no lo habían hecho a ratificar convenciones adoptadas anteriormente (7). Por último, se firmó una convención a fin de mantener vigente el tratado sobre el arbitraje de reclamaciones pecuniarias firmado en la Segunda Conferencia y extendido en Río. Este recibió la ratificación de once estados, pero no de la Argentina (8).
    Cuando la delegación brasileña propuso una moción de adhesión regional a la Doctrina Monroe, el canciller argentino Victorino de la Plaza conversó con Henry White, jefe de la delegación norteamericana, y con Charles Sherrill, ministro norteamericano en Buenos Aires, sobre la oportunidad de la propuesta, y la misma quedó en la nada (9). En este clima cordial, donde el canciller argentino controló las turbulencias de sus propios delegados, finalizó la Conferencia de Buenos Aires (10). La misma marcó un paréntesis de armonía en las conflictivas relaciones argentino-norteamericanas, el que no estuvo destinado a durar mucho tiempo.

  1. Documentación referida a la Cuarta Conferencia Panamericana, Buenos Aires, 12 de julio-30 de agosto de 1910, cit. en FRUS, 1910, pp. 12-60.

  2. Fourth International Conference of American States, Message from the President of the United States... with Accompanying Papers..., Washington, D.C., 1911, p. 39: Cuarta Conferencia Internacional Americana, 1910, Primer tomo: Diario de Sesiones. Segundo tomo: Anexos, Resoluciones y Convenciones, Buenos Aires, 1911, I, 356-396; J. B. Scott, ed., The International Conferences of the American States, 1889-1928..., New York, 1931, pp. 194-200; David Kinley, "An Outlook on the Pan-American Conference", The Independent, 69:63 (Sept. 22, 1910), fuentes citadas en T.F. McGann, op. cit., p. 282.

  3. Message from the President, p. 39, CCIA, I, 266-278; International Conferences, pp. 186-188, cit. en ibid., p. 282.

  4. Message from the President, p. 38; CCIA, I, 178; International Conferences, pp. 179-180, cit. en ibid., p. 283.

  5. Message from the President, pp. 40-41; CCIA, I, 341-345, 396-413; International Conferences, pp. 191-193, 201-206, cit. en ibid., p. 283.

  6. CCIA, I, 181-247; International Conferences, p. 180-183, cit. en ibid.

  7. Message from the President, p. 40; CCIA, I, 299-319; International Conferences, p. 189, cit. en ibid.

  8. CCIA, I, 163-178, 258-263; International Conferences, pp. 172-179, 186, cit. en ibid., p. 284.

  9. H.F. Peterson, op. cit., vol. I, p. 349. La moción había sido idea de Nabuco, quien de no haber sido por su muerte antes de la conferencia la habría presentado en su calidad de jefe de la delegación de Brasil. Ver G. Connell-Smith, op. cit., p. 76.

  10. H.F. Peterson, op. cit., vol. I, p. 349.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.