Visite nuestra página principal

La falta de cooperación argentino-norteamericana respecto de problemas limítrofes en terceros países

El mal clima de las relaciones argentino-norteamericanas en el lustro transcurrido entre la Quinta Conferencia Panamericana de Santiago en 1923 y la Sexta en 1928 provocó que tanto los gobiernos argentino como norteamericano evidenciaran escaso o ningún interés en cooperar para resolver los problemas limítrofes de terceros países, tal como lo hicieran en 1910 respecto de los conflictos de Perú con Ecuador, y de Chile con Perú.
    En el caso del pendiente conflicto chileno-peruano por los territorios de Tacna y Arica, la diplomacia argentina se mantuvo a un costado, dejando que el gobierno de Estados Unidos se las ingeniase para resolver la cuestión, que culminó con la división de Tacna y Arica en 1929. En el caso de los conflictos entre Bolivia y Paraguay por el Chaco, los gobiernos de Marcelo T. de Alvear e Hipólito Yrigoyen interpusieron sus buenos oficios entre 1924 y 1928, sin sugerir la colaboración con Washington.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.