Visite nuestra página principal

Los esfuerzos norteamericanos por contrarrestar el espionaje alemán en la Argentina a partir de 1917

A partir de la declaración de guerra al gobierno de Alemania en abril de 1917, las autoridades norteamericanas procuraron contrarrestar el espionaje germano en la Argentina. En dicha fecha, la Oficina de Inteligencia Naval de la marina norteamericana (Office of Naval Intelligence (ONI)) ordenó a su agente "148" organizar una red secreta de agentes en las costas de la Argentina y Uruguay con el fin de investigar acerca de actividades marítimas sospechosas. En agosto, el periódico norteamericano The New Journal of Commerce denunció la existencia de una organización de espías alemanes que contaba con contactos argentinos para destruir el comercio de los países aliados. Por su parte, la Oficina de Inteligencia Naval sospechó de la existencia de dos redes de espionaje alemanas interesadas en impedir los avances comerciales norteamericanos. La primera de ellas estaba dirigida por el embajador alemán en la Argentina, Karl von Luxburg, y la otra por el encargado naval alemán Augustus Moller (1).
    También preocupó a los agentes navales norteamericanos la presencia de J. C. Hall, identificado como el operador alemán en la Argentina de mayor importancia, y sospechoso de haber sido enviado por el gobierno alemán para dirigir una segunda línea de espionaje compuesta de comerciantes y financistas germanos. Los norteamericanos identificaron a los directores del Banco Alemán Transatlántico y del Banco Germánico como parte de ella. Les preocupó además la participación de muchos líderes políticos argentinos en la misma, entre los cuales figuraron el ex ministro del Interior del gobierno de Roque Sáenz Peña, Indalecio Gómez, y el subsecretario de relaciones exteriores del gobierno de Yrigoyen, Diego Luis Molinari (2).
    Vale aclarar que Alemania ingresó en la guerra con importantes ventajas sobre su rival -Estados Unidos- en cuanto a métodos de transmisión de información. Los barcos de vapor españoles en su ruta de Buenos Aires a Europa proveyeron una vía de comunicación clave. Además, los agentes alemanes desarrollaron un complejo sistema de despachos de inteligencia enviados desde Uruguay a Brasil y transmitidos por navíos europeos. El objeto de esta red fue mantener un clima favorable a Alemania en los dos mercados sudamericanos más importantes: Chile y Argentina (3).
    A pesar de la política de listas negras y embargos implementada a lo largo de la Primera Guerra por los gobiernos de Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos contra las firmas alemanas, lo cierto fue que los vínculos económicos y financieros de los comerciantes y financistas germanos con la Argentina sobrevivieron a la guerra e hicieron difícil la competencia norteamericana, tanto en términos de negocios como de espionaje de guerra. Esto no puede resultar extraño si se tiene en cuenta que el número de residentes alemanes en la Argentina durante los años de la Primera Guerra era alrededor de 40.000, en tanto los norteamericanos apenas llegaban a 4.000. A pesar de las ventajas comerciales adquiridas por los norteamericanos durante la guerra, las compañías alemanas mantuvieron un monto cercano a los 500 millones de dólares en tenencias de propiedades en Buenos Aires hacia el fin de la guerra, cifra que contrastaba con el valor de las propiedades de las firmas norteamericanas en Buenos Aires: 200 millones de dólares (4).
    Asimismo, los bancos alemanes tenían una presencia en Buenos Aires muy anterior al establecimiento de las primeras sucursales de bancos norteamericanos. Por cierto este factor jugó a favor de los banqueros germanos, quienes contaban con un estrecho contacto con la clase política argentina. Hacia 1918, agentes franceses descubrieron que el Banco Alemán Transatlántico ofrecía generosos créditos a muchos líderes políticos argentinos, entre ellos el propio canciller Honorio Pueyrredón. De acuerdo con los informes del ministro francés en Buenos Aires, un sospechoso receptor de amplias sumas provenientes del Banco Germánico de Buenos Aires fue el legislador Fernando Saguier, presidente de la Cámara de Diputados y aspirante a la presidencia del partido Radical. A su vez, las fuentes de inteligencia norteamericana sostuvieron que el propio presidente Yrigoyen tenía una cuenta con el Banco Alemán Transatlántico, así como también la tenía el diputado y futuro canciller del segundo gobierno de Yrigoyen, Horacio B. Oyhanarte (5).
    Los alemanes utilizaron su influencia económica en la Argentina para ayudar a sostener su esfuerzo en la Primera Guerra. En el puerto de Comodoro Rivadavia, cerca de los recientemente descubiertos pozos petroleros, más de la mitad de las casas comerciales de importación-exportación fueron de propiedad alemana. La presencia germana en la exportación de cueros y lanas fue tan destacada que cuando Yrigoyen visitó Comodoro Rivadavia a principios de 1918, un comité de trabajadores nombró a empleados alemanes en un movimiento de protesta contra las condiciones de trabajo (6).
    Si bien durante la guerra se dio un notorio ascenso de la presencia comercial y financiera norteamericana en el mercado argentino, que revirtió la primacía alemana en muchas áreas, los norteamericanos no dejaron de temer un resurgimiento económico alemán en la Argentina una vez terminada la guerra. Estos temores estuvieron basados tanto en los esfuerzos de propaganda germanos en la Argentina, como en los contactos empresariales y financieros de largo plazo que los alemanes habían establecido en el mercado argentino mucho antes de 1914. La continuidad de ambos elementos reflejaron una importante influencia alemana aun después del fin de la Primera Guerra y demostraron que las presunciones norteamericanas no eran infundadas. 

  1. Vale agregar que la existencia de una red de espionaje alemán en la Argentina no fue sólo una sospecha de origen norteamericano. El London Times afirmó que Buenos Aires fue el cuartel general central de una red de espionaje alemán de alcance regional. "Orders to Nº 148", 25 April 1917; "Information Service in Argentina", 26 September 1917, WX-7, Subject File, Naval Records Collection of the Office of Naval Records and Library, Record Group 45, National Archives; "German Spy System in Argentina", London Times, 12 September 1917; "German Trade Spies Active in Argentina", New York Journal of Commerce, August 1917, fuentes citadas en David Matthew Khazanov Sheinin, The diplomacy of control: United States-Argentine relations, 1910-1928, Ph.D. dissertation, The University of Connecticut, 1989, p. 169.

  2. "Enemy Activites, Special Series: The German Organization in Argentina", 2 April 1918; "Memorandum on German Organization in Argentina", October 1918, WX-7, RG 45, NA, fuente citada en ibid., p. 170.

  3. "Enemy Activities: Partial Resume of Names of German Agents", 29 May 1918, WX-7, RG 45, NA; Nº 1120, "Report on German Propaganda in Argentina: reported intensification", 22 April 1918, 10987-200, Records of the War Department General and Special Staffs, Record Group 165, NA; también Juan Ricardo Couyoumdjian, Chile y Gran Bretaña durante la primera guerra mundial y la postguerra, 1914-1921, Santiago de Chile, Andrés Bello, 1986, pp. 209-226, fuentes citadas en ibid., p. 171.

  4. Nº 1451, "Americans and Germans in Argentina -number or property values, etc.", 8 November 1918, 2048-86; Nº 1479, "Americans and Germans in Argentina -Number of, Property Values, etc.", 28 November 1918, 2048-98, fuentes citadas en ibid., pp. 171-172.

  5. "Cable Message from American Ambassador at Buenos Aires", 30 October 1918, 10670-52, RG 165, NA; Nº 111, "Enemy Activities: Banco Alemán Transatlántico", 18 March 1919, 10987-535:2, RG 165, NA, fuentes citadas en ibid., pp. 172-173.

  6. Nº 863, "Comodoro Rivadavia Oilfields; Commerce, Enemy Influence", 13 September 1918, 2896E, H-3-d; Nº 302, "Enemy Activities: Commercial: Tungstic Oxide", 18 February 1918, 9984, H-3-d, Records of the Office of the Chief of Naval Operations, Record Group 38, NA; Nº 1405, "Comodoro Rivadavia-Argentina-Oil Enterprises", 9 October 1918, 10670-53:1, RG 165, NA; Ronald C. Newton, German Buenos Aires, 1900-1933, Austin, Texas, University of Texas Press, 1977, pp. 32-51, fuentes citadas en ibid., p. 173.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.