Visite nuestra página principal

El aporte italiano a las fuerzas navales argentinas (1895)

Otro tópico importante en la agenda entre los gobiernos de la Argentina e Italia fue el aporte de los astilleros italianos a las fuerzas navales argentinas, en el contexto de la competencia que en este rubro la Argentina mantenía con Chile y con Brasil. En este aporte tuvieron mucho que ver las gestiones de José María Perrone, residente italiano en Buenos Aires, redactor del diario La Prensa y creador de una Legión Italiana que se puso a disposición del gobierno argentino en caso de guerra con Chile. Perrone también logró para las autoridades de Buenos Aires la adquisición de cuatro acorazados para reforzar la armada argentina. Dichos acorazados fueron botados en astilleros italianos: el Garibaldi y el Pueyrredón en los astilleros de Ansaldo, el San Martín en los de Ansaldo y Spezia, y el Belgrano en el de Orlando de Sestri Ponente. Vale aclarar como dato anecdótico que las mencionadas naves, incorporadas a la marina argentina y proyectadas en principio para la armada italiana, conservaron en sus cañones el escudo de la casa de Saboya. Esos buques constituyeron las unidades más importantes de la armada argentina entre 1895 y 1914 (1).

  1. Luis Mercadante, La colectividad italiana en la Argentina, Buenos Aires, Alzamor editores, 1974, p. 34, 1997.
Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.