Visite nuestra página principal

Luego de la Conferencia de La Habana, el teniente coronel norteamericano R. L. Christian, tras mantener conversaciones con oficiales superiores de Paraguay y Uruguay, inició conversaciones con los ministros de guerra y marina argentinos. A dichas conversaciones se incorporó luego el agregado naval Brereton. Christian se refirió a la preparación para la defensa común del continente americano, en caso de agresión por parte de una potencia no americana a un estado de la región. Manifestó que su intención era la de intercambiar ideas entre profesionales, y no la de arribar a compromiso alguno, ya que ello era cuestión de gobierno. También declaró que la delegación norteamericana no tenía intención de apoderarse o forzar a ninguna nación americana a ceder bases para las fuerzas norteamericanas. Las gestiones del teniente coronel Christian y el agregado naval Brereton fueron resumidas en los siguientes términos por el jefe del estado mayor general de la marina, vicealmirante Julián Fablet: 

Estudiado el temario del capitán Spears y el obtenido del teniente coronel Christian, se llega a las conclusiones siguientes: Han vuelto a insistir sobre una decisión de nuestro país, si bien en forma moderada. Nuestra posición no es nada cómoda; por el norte, el Brasil, entendiéndose con Estados Unidos, consiguiendo créditos y armándose; por el oeste, Chile, a pesar de su pobreza, sigue adquiriendo material de guerra; ha conseguido un crédito para construir un dique seco para buques de 45.000 toneladas.
Mientras tanto nuestro país está estancado. El peligro está en el aumento militar del Brasil y Chile, y en la seguridad que tendrán de ser aprovisionados en caso de guerra contra nuestro país; esas naciones pueden ser ejecutores, para conseguir para Estados Unidos el litoral marítimo que necesita en caso de obstrucción del canal de Panamá.
El comisionado americano pide colaboración, sólo en caso de ataque de país no americano contra naciones de Centro y Sudamérica. Es bajo este punto de vista posible mantener relaciones de amistad con los Estados Unidos, construyendo nosotros bases navales, en la costa sud, empleando técnicos y capitales americanos, si son necesarios, como también fabricar munición, pólvora, explosivos, etc., sin tolerarse el control americano en las mismas, previendo sólo reparaciones y aprovisionamiento para unidades americanas, como colaboración nuestra. Con ello el país sale de la neutralidad, pero el dilema consiste si podrá mantener la misma y con ella la integridad territorial.
 

Por su parte, el delegado de la marina argentina que intervino en las negociaciones con el teniente coronel Christian informó a sus superiores que “quizá no hayamos complacido en toda la extensión su deseo, pero ello se debe no a falta de buena disposición, sino que muchos de los temas tratados salen del límite de nuestras atribuciones y aun del mismo ministerio, por tratarse de asuntos de política internacional”. (1)
   
La respuesta del gobierno argentino a las gestiones de Spears y Christian fue calificada por los círculos oficiales de la Casa Blanca como "respuestas generales y evasivas". Para Washington, los fracasos de ambas misiones revelaban la falta de interés del gobierno argentino en la cooperación hemisférica, lo cual a la vez explicaba su actitud dilatoria ante los intentos norteamericanos de cooperación militar. El fracaso de estos primeros contactos contribuyó a generar un clima de creciente tensión entre las autoridades de Buenos Aires y Washington, que se enrareció aún más cuando el gobierno de Estados Unidos rompió su neutralidad en diciembre de 1941 (2) y la Argentina la mantuvo, debiendo soportar a partir de ese momento un creciente hostigamiento económico y diplomático por parte de la Casa Blanca.

  1. A. Conil Paz y G. Ferrari, op. cit., p. 91.

  2. El 7 de diciembre de 1941 se produjo el ataque japonés a Pearl Harbor, factor que decidió la ruptura del aislacionismo en el Congreso norteamericano. Al día siguiente, 8 de diciembre, el gobierno norteamericano declaró la guerra a Japón y, el 11, lo hizo con Alemania e Italia.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.