Visite nuestra página principal

La Guerra del Chaco (1933-1935): los esfuerzos diplomáticos por detenerla

Ante el rechazo del gobierno boliviano a la propuesta de Mendoza, la mediación del ABCP terminó el 6 de mayo de 1933. El 10 de mayo Paraguay declaraba la guerra a Bolivia. Las autoridades argentinas declararon su neutralidad el 13 de mayo. Esta declaración fue complementada con una serie de medidas de carácter económico que debían cumplirse en la frontera y en las aguas jurisdiccionales. Asimismo, el gobierno argentino instruyó a los ministerios y gobernadores de provincia respecto de cómo éstos debían actuar en caso de que ingresaran al territorio argentino tropas beligerantes, desertores o aeronaves.
   
También se resolvió que la aduana de La Quiaca autorizara el libre tránsito de mercaderías de y para Bolivia, aun cuando se tratase de aquéllas consideradas como contrabando de guerra relativo (víveres, nafta, ganados, etc.), siempre que estas mercaderías fuesen de propiedad privada y no convoyes oficiales, es decir que este libre tránsito no regiría para las mercaderías consignadas a las autoridades.
   
En cuanto al régimen de los ríos de la Plata, Paraná, Uruguay y Paraguay y sus afluentes, las autoridades argentinas resolvieron mantener el libre tránsito de y para Bolivia y Paraguay, al igual que en el caso anterior aun cuando se tratase de contrabando de guerra relativo, siempre que dichas mercaderías fuesen de propiedad privada y no convoyes oficiales. No habría limitación para los elementos sanitarios, pero en cuanto a los aviones, éstos podían salir o aterrizar en la Argentina siempre que estuviesen desarmados y fuesen de propiedad particular.
(1) Todas estas disposiciones apuntaban a poner en vigencia una neutralidad argentina que, como se explicó, en realidad se inclinó más hacia los intereses paraguayos que hacia los bolivianos.
   
Con el fracaso de la mediación del ABCP y el descrédito del Comité de Neutrales, fue la Liga de las Naciones la que decidió retomar a su cargo el problema del Chaco, pero sus propuestas también chocaron contra la oposición boliviana.
    Ante este traspié, el Comité de Neutrales sugirió en mayo de 1933 una conducción conjunta con los países limítrofes a los beligerantes -la Argentina, Brasil, Chile y Perú-, en un último esfuerzo por llevar adelante las negociaciones. Pero el Comité, encabezado por Estados Unidos, se topó con la oposición argentina, renuente a cualquier indicio de protagonismo regional por parte del gobierno de Washington. Saavedra Lamas justificó su rechazo a la propuesta del Comité de Neutrales, citando la tarea de negociación que en ese momento estaba llevando a cabo la Liga de las Naciones.
(2)  
   
Los intentos argentinos de estorbar los esfuerzos del Comité de Neutrales se vieron coronados por el éxito, pues el Comité se disolvió el 27 de junio de 1933, anunciando su decisión en un comunicado que no ocultaba la interferencia argentina:

(...) en vista de las actuales negociaciones en otros lugares entre Bolivia y Paraguay para un arreglo de la cuestión del Chaco, la Comisión de Neutrales no tenía nada más que hacer en el asunto, y que podía contribuir mejor al establecimiento de la paz, único objeto que había tenido en vista durante las largas y enojosas negociaciones que había llevado a cabo pacientemente, retirándose de la situación. La experiencia ha demostrado que, cuando hay más de un centro de negociación, la confusión y la falta de acuerdo son los resultados inevitables (...) De este modo, las negociaciones pueden ser concentradas en Ginebra, si otros agentes de paz adoptan una actitud similar, permitiendo al Comité de la Liga que trabaje con el apoyo universal por la paz. (3)

Disuelto el Comité de Neutrales, los miembros del ABCP tomaron la iniciativa en las negociaciones. Contra los intereses de protagonismo del canciller argentino, su colega de Brasil, Afranio de Mello Franco, intentó comandar las acciones de paz. En el contexto de la visita del presidente argentino Agustín Justo a Brasil, el 11 de octubre de 1933, los ministros de relaciones exteriores de la Argentina y Brasil firmaron el Acta de Río de Janeiro, en la que se declaraba que el conflicto del Chaco podía ser resuelto por medio del arbitraje. Pero el Acta de Río sufrió el mismo destino que el Acta de Mendoza: Paraguay la aceptó y Bolivia la rechazó. (4)
   
Poco después, el 22 de febrero de 1934, la Liga de las Naciones propuso un nuevo plan a los beligerantes. Consciente de las maniobras del canciller argentino y procurando obtener un acuerdo definitivo, la Liga optó por no consultar a Saavedra Lamas acerca de la fórmula de la propuesta. La actitud de la Liga irritó al canciller argentino pero, para no aparecer públicamente como opositor al proceso de pacificación, aquél declaró que si bien esperaba que los beligerantes aceptaran la propuesta, era pesimista respecto de esa posibilidad. (5) El gobierno de Bolivia aceptó la propuesta de la Liga, pero el de Paraguay, con el respaldo del canciller argentino, la rechazó.  Tanto los miembros de la Liga de las Naciones como el gobierno norteamericano percibieron en este rechazo paraguayo las maniobras del canciller argentino.
   
Hacia mayo de 1934, el gobierno de Bolivia ya enfrentaba una desesperada situación militar, factor que lo llevó a recurrir a la Liga de las Naciones para que ésta aplicara a Paraguay las sanciones establecidas en el artículo 15 del pacto de la Liga. Pero Saavedra Lamas se anticipó a cualquier acción de la Liga y formuló una nueva propuesta de paz el 12 de julio, que consistía en la aceptación del principio que prohibía la adquisición de territorios por medios bélicos -principio consignado por la diplomacia argentina y de los países de la región en la declaración de las naciones americanas en Washington el 3 de agosto de 1932-, y del Pacto Antibélico, por el que todo diferendo debía ser resuelto pacíficamente por medio de la conciliación y el arbitraje conforme al Derecho Internacional. (6)
   
Al mismo tiempo que presentaba la propuesta, el canciller argentino se contactaba con los representantes de Brasil y Estados Unidos para generar un esfuerzo tripartito. Ambos gobiernos aceptaron y comenzaron a presionar diplomáticamente sobre el de Bolivia para que aceptara la propuesta argentina. Las autoridades de La Paz, reacias a cualquier cosa que estuviese diseñada por Saavedra Lamas, primero vacilaron, y luego aceptaron condicionalmente la propuesta el 7 de septiembre. Sin embargo, para sorpresa del resto de los mediadores, Saavedra Lamas perdió rápidamente interés en su propia propuesta. Para el día 12, el representante argentino ante la Liga de las Naciones sostenía que ésta debería reiniciar el proceso de mediación. Ubicados en una incómoda posición a partir de este giro de la diplomacia argentina, Brasil y Estados Unidos se retiraron del esfuerzo mediador.  
    Las razones de la conducta de Saavedra Lamas no son absolutamente claras. La justificación que ofrece la versión argentina sostiene el pesimismo del canciller respecto de la aceptación paraguaya a una contraoferta boliviana, pero este argumento no resulta convincente para Bratzel. (7)
Otra explicación sugiere que, desde la perspectiva argentina, el momento no era aún propicio para un arreglo entre los beligerantes, pues las fuerzas paraguayas estaban en situación ofensiva, y cualquier dilación implicaba mayor territorio para las autoridades de Asunción. Además, habiendo aceptado Bolivia condicionalmente la propuesta tripartita, la presión para modificar su posición caería sobre Paraguay más que sobre Bolivia. De este modo, como probablemente las negociaciones estuvieran afectando los intereses paraguayos, Saavedra Lamas, aliado de estos intereses, decidió echar a pique el esfuerzo.
   
En noviembre de 1934, la Liga de las Naciones propuso una nueva fórmula de paz, que el gobierno de Bolivia aceptó y el de Paraguay rechazó. Como respuesta, la Liga levantó el embargo de armas a Bolivia y se lo mantuvo a Paraguay (este embargo estaba vigente desde diciembre de 1934). En el mes de enero de 1935, el gobierno de Chile propuso a la Argentina la realización de una gestión conjunta ante los países en guerra. A tal efecto, fue enviado Luis A. Podestá Costa en misión confidencial al Paraguay, y luego Félix Nieto del Río a Bolivia. El 14 de marzo de 1935 los gobiernos de la Argentina y Chile transmitieron la siguiente declaración conjunta a sus representantes en la Liga:

Argentina y Chile, en su deseo de colaborar, dentro del marco de la Sociedad de las Naciones, al restablecimiento de la paz, han sondeado las partes sobre un plan basado en las recomendaciones de la Liga, que tiene motivos para creer que alcanzarán buenos resultados. Los gobiernos del Perú y del Brasil tienen conocimiento de estos pasos dados por Argentina y Chile y toda gestión se haría por los cuatro países conjuntamente. (8)

En abril de 1935, los gobiernos de Estados Unidos y Perú aceptaron unir sus fuerzas al esfuerzo mediador de la Argentina y Chile. Tras algunas dubitaciones, Brasil hizo lo propio en mayo. Ese mismo mes se constituyó el grupo mediador, compuesto por Carlos Saavedra Lamas (Argentina), Félix Nieto del Río (Chile), José Bonifacio de Andrada e Silva (Brasil) y Felipe Barreda Laos (Perú). El representante por Estados Unidos fue Raymond Cox, reemplazado a mediados de junio por Hugh Gibson. Asimismo, el grupo mediador decidió invitar al gobierno de Uruguay, que envió como su representante a Eugenio Martínez Thédy.  
   
El 14 de mayo, los gobiernos de Bolivia y Paraguay acordaron enviar como sus delegados a las negociaciones que tendrían lugar en Buenos Aires a sus respectivos cancilleres Tomás Elío y Luis A. Riart. La aceptación de los beligerantes de este nuevo esfuerzo mediador se debió a la situación de estancamiento que resultaba de la falta de capacidad de ambos bandos para seguir costeando las operaciones militares. (9)
   
De acuerdo con el deseo del presidente paraguayo Eusebio Ayala, apoyado por su colega argentino Justo, la intención de Saavedra Lamas era suspender la guerra lo más pronto posible, dada la extrema debilidad del ejército paraguayo en ese momento. Para ello era necesario concertar un armisticio y soslayar la consideración de la cuestión de fondo del litigio: el arbitraje de la región del Chaco. De esta manera, se evitaba la reanudación de la guerra, dilatando la resolución del problema fronterizo para consolidar la posición del territorio ocupado. Por el contrario, la posición boliviana buscaba que el cese de hostilidades se hiciera en forma simultánea con el arreglo de la cuestión de fondo o, por lo menos, con el otorgamiento de garantías de que se llegaría en un plazo fijo a un arbitraje de derecho que incluyera a todo o casi todo el Chaco. (10)  
   
A pesar de la inicial reticencia del delegado boliviano Tomás Elío, (11) el grupo mediador logró su objetivo, ya que el 7 de junio se llegó a la concertación de dos protocolos que ponían fin a las hostilidades entre Bolivia y Paraguay. Dichos protocolos se firmaron el 12 de junio de 1935, en presencia del presidente argentino Agustín Pedro Justo y de la Comisión de Mediadores. El texto del protocolo principal estipulaba:

a) la resolución de los diferendos entre Paraguay y Bolivia por acuerdo directo entre las partes a través de una Conferencia de Paz; en caso de fracaso de las negociaciones directas, se establecía el arbitraje de la Corte Permanente de Justicia Internacional de La Haya;
b) el canje y repatriación de los prisioneros de acuerdo con los usos y principios del Derecho Internacional;
c) el establecimiento de un régimen de tránsito, comercio y navegación, que contemplara la posición geográfica de las partes;
d) la promoción de facilidades y convenios destinados a impulsar el desarrollo de los países beligerantes;
e) la constitución, por parte de la Conferencia de Paz, de una comisión internacional que dictaminaría acerca de las responsabilidades de todo orden y clase provenientes de la guerra; si las conclusiones de dicho dictamen no eran aceptadas por alguna de las partes, resolvería en definitiva la Corte Permanente de Justicia Internacional de La Haya;
f) la cesación definitiva de las hostilidades sobre la base de las posiciones en ese momento de los ejércitos beligerantes; y la determinación de las posiciones de los ejércitos en lucha a través del establecimiento de un período de una tregua de doce días con el objeto de que una Comisión Militar Neutral, formada por representantes de las naciones mediadoras, fijara líneas intermedias de las posiciones de los ejércitos beligerantes. La Comisión Militar Neutral oiría a los comandos beligerantes para determinar la línea de separación de los ejércitos, y resolvería los casos de discrepancias;
g) la adopción de las siguientes medidas de seguridad:
1- La desmovilización de los ejércitos beligerantes en el plazo de noventa días, a partir de la fecha de fijación de la línea de separación de los ejércitos a que se refiere el artículo II, en la forma que establezca la Comisión Militar Neutral, después de oír a los comandos beligerantes, y hasta el límite fijado en el inciso siguiente.
2- La reducción de los efectivos militares a la cifra máxima de 5.000 hombres.
3- La obligación de no hacer nuevas adquisiciones de material bélico, sino el indispensable para la reposición, hasta la concertación del Tratado de Paz.
Las partes, al suscribir ante los mediadores el presente Convenio, contraen el compromiso de no agresión.
La Comisión Neutral tendrá a su cargo el control de la ejecución de las medidas de seguridad hasta que se hagan efectivas en su totalidad. Cumplidas que sean éstas, la Conferencia de Paz declarará terminada la guerra.
Tan pronto como se inicie en el campo de operaciones la ejecución de las precedentes seguridades y garantías, medidas que deben ser llevadas a cabo dentro del tiempo límite máximo de noventa días consecutivos, el estudio de las cuestiones en disputa será iniciado al mismo tiempo, y la Conferencia de Paz ejercerá las funciones especificadas en el artículo I. (12)

El protocolo Adicional del 12 de junio de 1935 establecía el envío inmediato de la Comisión Militar Neutral al frente de operaciones, con el fin de reglamentar el cese del fuego e iniciar el trabajo de fijación de la línea de separación de los ejércitos. (13)  
   
Por cierto, la firma de los protocolos del 12 de junio no extinguió totalmente la desconfianza del gobierno boliviano hacia las autoridades paraguayas. Así lo hizo saber el presidente de Bolivia, José Tejada Sorzano, al autorizar a su canciller Tomás Elío a firmar los protocolos, advirtiéndole que las 

aclaraciones que le sugerimos no hacen sino interpretar nuestra angustia patriótica frente a la posibilidad de que el Paraguay ... trate de burlar este acuerdo obteniendo la cesación de las hostilidades y la desmovilización ... para quedarse en posesión de todo el territorio del Chaco y deferir (sic) luego ... el arreglo de fondo de la cuestión territorial. (14)

En cambio, los paraguayos quedaron satisfechos con la firma de los protocolos. La ratificación de los mismos fue cumplida en Asunción sin contratiempos. El gobierno paraguayo, al someterlos a la consideración del Congreso, señalaba: 

El protocolo consagra el triunfo de la tesis paraguaya sobre la cesación previa de las hostilidades ... en el sentido de no depender ni en su estipulación, ni en su ejecución, del compromiso arbitral por concertarse. Y este es un punto capital, la consagración de una realidad, de un statu posesorio, con todas las ventajas que de la posesión legítima se deriva ... La línea de separación de los ejércitos que la Comisión Militar Neutral terminará de fijar en breve, tiene un doble valor: el valor de una protocolización oficial y cartográfica de nuestra victoria y de una demarcación provisoria de nuestros límites en el Chaco con Bolivia... Al arbitraje irá sólo lo arbitrable, es decir, lo dudoso... No hay arbitraje sin compromiso arbitral. (15)

A la firma de los protocolos del 12 de junio siguió el cese del fuego en la región del Chaco, que comenzó el día 14. El mismo 12 de junio, eminentes jefes militares de los seis países que integraban el grupo mediador (Argentina, Brasil, Chile, Perú, Estados Unidos y Uruguay) fueron enviados para verificar el cese del fuego, en calidad de miembros de la Comisión Militar Neutral. Los protocolos del 12 de junio debían ser ratificados en un plazo máximo de 12 días. El 20 de junio, el Congreso del Paraguay les dio su aprobación. En Bolivia, el día del vencimiento del plazo, una muchedumbre compuesta en su mayoría por mujeres y niños, ilusionada con la propaganda de que la guerra terminaba “sin vencedores ni vencidos”, se reunió frente al Palacio Legislativo en La Paz, presionando a favor de la aprobación de los protocolos, que fueron finalmente ratificados. (16)
   
Asimismo, los cancilleres boliviano y paraguayo acordaron solicitar que el cuerpo de mediadores pidiera al presidente argentino que convocara en su país la conferencia para ratificar el convenio y resolver la cuestión relacionada con el cese de las hostilidades. El gobierno argentino aceptó, inaugurándose el 1º de julio de 1935 en Buenos Aires la conferencia que puso fin a la guerra del Chaco. (17)

  1. Ruiz Moreno, op.cit., pp. 276-277. Ver texto del decreto del Poder Ejecutivo argentino declarando su neutralidad en la Guerra del Chaco, Buenos Aires, mayo 13, 1933, en República Argentina, Ministerio de Relaciones Exteriores, Memoria...1932-1933, op. cit., tomo I, Primera parte, Anexo A, pp. 145-147. También en República Argentina, Ministerio de Relaciones Exteriores, Memoria presentada al Honorable Congreso Nacional correspondiente al período 1933-1934, Buenos Aires, Kraft, 1934, Primera parte, Anexo A.

  2. U.S. Archives, RG 59, Decimal File 724.3415/2159, Conversation White and Espil, May 23, 1933. Las fuentes norteamericanas indican que Saavedra Lamas estaba socavando al mismo tiempo los esfuerzos pacificadores del Comité de Neutrales y los de la Liga de las Naciones. U.S. Department of State, Foreign Relations, II, 1933, 340-341, cit. en J.F. Bratzel, op. cit., p. 88.

  3. A. Conil Paz y G. Ferrari, op. cit., p. 43.

  4. J.F. Bratzel, op. cit., p. 88.

  5. Ibid., p. 122.

  6. C.A. Silva, op. cit., pp. 364-365.

  7. J.F. Bratzel, op. cit., p. 124.

  8. Sobre la misión de Luis A. Podestá Costa al Paraguay consultar I. Ruiz Moreno, op. cit., pp.278-279 y C.A. Silva, op. cit., pp. 366-367. Texto de la declaración conjunta argentino-chilena a sus representantes en la Liga de las Naciones en C.A. Silva, op. cit., p. 366.

  9. J.F. Bratzel, op. cit., p. 128.

  10. R. Querejazu Calvo, op. cit., pp. 429-430.

  11. El representante boliviano Tomás Elío demostró a principios de junio de 1935 su actitud reticente respecto del cese de hostilidades sin tener garantías de que se sometería a arbitraje todas las tierras en litigio. Pero Elío se avino a negociar por la promesa de los cancilleres argentino y brasileño Saavedra Lamas y Macedo Soares de que la cuestión de fondo se discutiría o bien en la Conferencia de Buenos o bien en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Como resultado, Bolivia accedió a firmar los protocolos del 12 de junio de 1935 que formalmente terminaban las hostilidades en el Chaco. Ver respecto de la actitud boliviana R. Querejazu Calvo, op. cit., p. 437.

  12. Texto del protocolo del 12 de junio de 1935 citado en inglés y en forma íntegra en L.B. Rout, Jr., op. cit., Appendix II, pp. 221-225; en castellano y hasta artículo III en C.A. Silva, op. cit., pp. 367-368.

  13. Texto del protocolo Adicional sobre fin de las hostilidades entre los gobiernos de Bolivia y Paraguay, 12 de junio de 1935, cit. en C.A. Silva, op. cit., pp. 368-369. 

  14. R. Querejazu Calvo, op. cit., p. 439. 

  15. Ibid., p. 439. Para detalles acerca de la recepción del protocolo del 12 de junio en el Parlamento paraguayo ver Antonio Salum-Flecha, Historia diplomática del Paraguay. De 1869 a 1938, Asunción, Emasa, 1972, pp. 175-180.

  16. R. Querejazu Calvo, op. cit., pp. 448-449.

  17. I. Ruiz Moreno, op. cit., p. 279.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.