Visite nuestra página principal

Los convenios respecto de los límites

Debido a la no ratificación del protocolo de 1915 para llegar al arbitraje en la cuestión Beagle, el 4 de mayo de 1938, los gobiernos de la Argentina y Chile firmaron un convenio de arbitraje con la novedad de un cambio de árbitro. El gobierno argentino no podía en esta ocasión aceptar un arbitraje británico, debido a la agudización de los problemas pendientes con las autoridades de Londres no sólo por la cuestión Malvinas, sino también por las pretensiones inglesas en el territorio antártico. La elección del árbitro recayó entonces sobre el procurador general de Estados Unidos, Homer S. Cummings. Cummings debía determinar 

de acuerdo con los tratados en vigor, a cuál de las altas partes contratantes corresponde la soberanía sobre las islas Picton, Nueva y Lennox e islotes adyacentes, e islas que se encuentren dentro del canal Beagle, entre Tierra del Fuego por el norte y península Dumas e isla Navarino por el sur.

Este protocolo tampoco fue ratificado. La renuncia a su cargo del procurador americano dejó sin efecto el convenio. Además, los gobiernos de la Argentina y Chile no lograron ponerse de acuerdo respecto de cuál sería el sucesor de Cummings como árbitro del litigio argentino-chileno. (1) 
   
Unos años después, el 16 de abril de 1941 los representantes de los gobiernos argentino y chileno firmaron un importante protocolo, por el que se creó la Comisión Mixta de Límites, integrada por personal de ambas naciones. El objetivo de dicha Comisión era el de revisar el estado de los hitos, y fijar otros intermedios, estableciendo al detalle la frontera. Algunos hitos estaban deteriorados por la intemperie. Existieron también denuncias del lado argentino de que algunos chilenos se entretenían corriendo los hitos hacia el este. En caso de que hubiese disidencia entre los miembros de la Comisión, éstos elevarían los resultados de sus estudios a las cancillerías argentina y chilena. (2)  
   
En cuanto a las negociaciones diplomáticas entre los gobiernos argentino y chileno sobre el continente antártico, éstas habían comenzado en 1905 por medio de contactos entre el ministro de relaciones exteriores trasandino, Puga Boren, y el representante argentino Lorenzo Anadón. Años más tarde, en 1940, debido al decreto chileno sobre un sector del territorio antártico ubicado en las proximidades del círculo polar, tuvieron lugar en Santiago una serie de conversaciones reservadas entre el consejero del Ministerio de Relaciones Exteriores argentino, Isidoro Ruiz Moreno, y el representante chileno, Julio Escudero Guzmán, con el objeto de definir las posiciones de cada una de las partes. (3)

  1. I. Ruiz Moreno, op. cit., p. 251; Miguel Angel Scenna, Argentina-Chile. Una frontera caliente, Buenos Aires, Belgrano, 1981, p. 164. 

  2. Ibid., pp. 164-165. 

  3. I. Ruiz Moreno, op. cit., pp. 251-252.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.