Libros on-line
 
  Proliferación de ejércitos en el tercer mundo
 
 
 Angola II: mercenarios norteamericanos en los campos de petróleo de Cabinda  

Pero la presencia de EO en Angola ha irritado enormemente al gobierno de los Estados Unidos, quizá porque la empresa mercenaria se hizo demasiado poderosa y no siempre ha defendido los intereses estratégicos norteamericanos. En 1995 ese país amenazó con quitarle la ayuda a Angola a no ser que se garantizara el retiro de EO (1). Y hacia fines de 1997 se supo que fuerzas mercenarias norteamericanas estaban ocupando vacíos dejados por la empresa sudafricana.
    Una de las empresas que ha firmado nuevos contratos con el gobierno angoleño para entrenar a sus fuerzas armadas es Military Professional Resources Inc. (MPRI), de Alexandria, Virginia. Su logo inmodestamente la proclama como "the greatest corporate assemblage of military expertise in the world". Previamente, esta empresa había sido utilizada para "equipar y entrenar" al ejército bosnio, bajo la autoridad de la Oficina del Representante Especial de los EE.UU. para la Estabilización Militar en los Balcanes. MPRI suministró unas 185 tropas para ese operativo. En una entrevista realizada en 1996, el teniente general (R) Ed Soyster, ejecutivo de la empresa, no quiso dar su opinión sobre si también le interesaría proveer servicios de protección en Angola (2).
    Pero se sabe que el contrato para la protección del rico énclave petrolero angoleño de Cabinda fue adjudicado a otra empresa norteamericana, AirScan, con sede en Titusville, Florida. AirScan utiliza radares livianos y Cessnas 337 con censores electro-ópticos debajo de las alas, para proveer vigilancia aérea en la periferia de los campos petrolíferos. La petrolera norteamericana Chevron es propietaria del 39% de las acciones de la Cabinda Gulf Oil Company, a la vez que el gobierno angoleño posee el 41% a través de su petrolera Solangol. Los yacimientos deben protegerse de las incursiones del Frente para la Liberación de Cabinda (FLEC), una organización secesionista mal equipada que recibe algún apoyo de la vecina República del Congo, y que durante la dictadura de Mobutu también lo recibió del Zaire (3).
    El operativo de AirScan está bajo el mando de su ejecutivo, brigadier general (R) Joe Stringham, quien durante la guerra civil salvadoreña manejó operaciones militares encubiertas de los Estados Unidos en el país centroamericano. Como en el caso del MPRI, los orígenes de la empresa son oscuros. En el pasado ha sido asociada con servicios de inteligencia norteamericanos y con el contrabando de armas de Uganda al Ejército de Liberación del Pueblo Sudanés -de las facciones cristianas y animistas del sur de ese país, que libran una guerra civil crónica contra el norte musulmán (4)-.
    Por otra parte, las relaciones entre la empresa y la población de Cabinda (incluidos los expatriados portugueses) son pésimas, lo que quizás ilustre el arraigo lugareño del FLEC. Ningún empleado de AirScan puede ir al pueblo sin una escolta con armas pesadas, y es por ello que el sueldo mínimo de un mercenario allí es de U$S 225 por día, en turnos de seis semanas que son seguidos de otras tantas semanas de descanso en los Estados Unidos o algún otro destino optativo de costo similar. Los sueldos para contrabandistas de armas son más altos (5).
    La lógica del gobierno de Washington respecto de Cabinda es que la irrupción de nuevas guerras civiles en Angola poco importa, siempre que el flujo de petróleo pueda continuar. De cualquier modo, la mayor parte de los pozos está offshore, lo que les brinda cierta protección natural. El FLEC ha pedido auxilio a Occidente sin ningún éxito, siendo el pensamiento norteamericano que todo aliento a los secesionistas puede traducirse en una interrupción de los suministros de petróleo. Por otra parte, si Cabinda alcanzara la independencia se convertiría en el país más rico del África en términos per cápita, ya que se encuentra sobre una notable sucesión de depósitos subterráneos de hidrocarburos que se extiende desde el sur del Camerún, y que ya generaron la bonanza de Gabón, su vecino inmediato hacia el norte (6).

  • NOTAS
  1. Camberra Times, 14 de abril de 1997.

  2. Weekly Mail and Guardian, 10 de octubre de 1997.

  3. Weekly Mail and Guardian, 10 de octubre de 1997.

  4. Weekly Mail and Guardian, 10 de octubre de 1997.

  5. Weekly Mail and Guardian, 10 de octubre de 1997.

  6. Weekly Mail and Guardian, 10 de octubre de 1997.

 

[ siguiente ] - [ indice ]  


© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.


 
 Estudios
 Temas polémicos
 Libros on-line
 Contacto