ARCHIVOS: Agencias estatales y actores que intervinieron en la inmigración de criminales de guerra

A continuación se publica en forma completa la versión original del Segundo Informe de Beatriz Gurevich; a cargo de la unidad de investigación sobre:

AGENCIAS ESTATALES Y ACTORES QUE INTERVINIERON EN LA INMIGRACIÓN DE CRIMINALES DE GUERRA Y COLABORACIONISTAS EN LA POS SEGUNDA GUERRA MUNDIAL. EL CASO ARGENTINO.

Este trabajo está incluido en  la parte II del “Tercer Informe de Avance de la CEANA”, de noviembre de 1999. La autora fue investigadora senior de la CEANA en el período comprendido entre julio de 1998 y enero de 1999.

  Advertencia: En la sección ARCHIVOS de este sitio se encuentran publicadas las colecciones documentales

·        “La justicia retroactiva”

·        “La política migratoria argentina y las prácticas concretas en la postsegunda guerra”    

Estos fondos documentales contienen una trascripción literal de los documentos sobre extradición y una trascripción literal de los documentos, o de los párrafos –en el caso de los documentos excesivamente largos- del expediente “Sumario Administrativo”. En todos los casos se citan los archivos de procedencia.  

 AGENCIAS ESTATALES Y ACTORES QUE INTERVINIERON EN LA INMIGRACIÓN DE CRIMINALES DE GUERRA Y COLABORACIONISTAS EN LA POS SEGUNDA GUERRA MUNDIAL. EL CASO ARGENTINO

  Beatriz Gurevich

 

 

1. INTRODUCCIÓN

           A la luz de las consideraciones pragmáticas que atravesaron la pos Segunda Guerra el Gobierno Argentino -como los de otros países firmantes de las Actas de Chapultepec- optó por relegar a un segundo plano las obligaciones que contrajo por ese acto. Ciertamente, la “Guerra Fría” fue cambiando en forma acelerada la relación con los actores de los derrotados regímenes nazi-fascistas. Pero esta aseveración no alcanza para explicar la política argentina hacia ese heterogéneo conglomerado de “refugiados” y prófugos que buscaba países anfitriones para radicarse una vez finalizada la guerra. Los estudios de Carlota Jackish, Ronald Newton, Holger Medding y la publicación de los dos tomos de la compilación documental Proyecto Testimonio -prologados por Beatriz Gurevich y Paul Warsawski- han permitido descorrer el velo sobre algunas de las múltiples facetas de este tema. En un libro de reciente publicación, Uki Goñi, hace un aporte original.

Empero han quedado múltiples interrogantes sin responder. ¿Quiénes fueron los beneficiarios del referido “pragmatismo” en el caso de la Argentina? ¿Qué mecanismos se instrumentaron para posibilitar el ingreso al país de los fugitivos cuya presencia ya fue comprobada? ¿Hubo una centralización operativa y una descentralización ejecutiva en la organización de la inmigración de los fugitivos, o su llegada al país fue aleatoria? ¿Qué grado de conocimiento tenía el Poder Ejecutivo sobre  la inmigración de este tipo de “refugiados”? ¿Cuáles fueron las instancias y los actores involucrados en estas admisiones? ¿Qué relación tenían las agencias locales con los factores internacionales que contribuyeron a organizar la reubicación de ese heterogéneo contingente de “refugiados”?

 Extraño y prolongado ha resultado el debate entre los que -desde la pos Segunda Guerra- denuncian a la Argentina como refugio privilegiado de criminales de guerra y de reos de crímenes contra la humanidad nazi-fascistas, y los que categóricamente descalifican estas  afirmaciones. El escenario académico no ha estado exento de este cruce de discursos que pretenden resolver el tema como si se tratara de un oposición binaria. No faltó quien hiciera el intento de cerrar el debate recurriendo a la descalificación a priori de las investigaciones futuras, con el argumento que el tema había quedado suficientemente agotado y que, por lo tanto,  solo quedaba la posibilidad de acometer nuevas aventuras para desinformar. Se apeló, también, a las estadísticas –sin un sustento empírico serio- para absolver o culpabilizar a la Argentina.

 La documentación existente y los vacíos constatados, hasta este momento, en el Archivo General de la Nación y otros repositorios del país nos induce a considerar que es altamente improbable que se pueda precisar la magnitud de los flujos migratorios que llegaron después de la Segunda guerra.. Incluso si se llegara a conformar un listado exhaustivo incorporando las nóminas conformadas en todos los países en los que se juzgaron crímenes de guerra y contra la humanidad, los de la Comisión Internacional de Investigaciones sobre Crímenes de Guerra de Londres y los de las Naciones Unidas, éste no podría compensar las limitaciones y el sesgo derivado de la forma en que se registraron los ingresos en la Argentina de ese período.

 A medida que se van contrastando los materiales documentales –relativos a los inmigrantes con antecedentes penales por sus actuaciones durante la guerra- saltan a la vista los recaudos tomados en nuestro país, con el propóusito de preservar el secreto. Sobre este tema,  Pablo Diana, Director de la DGM entre 1947 y 1949, admitió en forma oficial ante los sumariantes que investigaban su gestión que cuando era necesario mantener la reserva del caso los trámites de inmigración no se registraban. [1] Lo expuesto coincide con lo observado por Alfredo Lattes en su trabajo: “Tratando de asir lo inasible: las dimensiones de la inmigración en la Argentina entre 1945 y el presente.” . [2]

 

2. OBJETIVOS

 

                El propósito de esta investigación es conocer las actuaciones de las agencias estatales argentinas y de los actores que intervinieron en la inmigración al país de criminales de guerra, reos de crímenes contra la humanidad y colaboracionistas en los años de la pos Segunda Guerra. No escapa a estos objetivos el estudio de los mecanismos paralegales que se crearon dentro de las instancias oficiales para buscar, admitir y encauzar hacia -y dentro de nuestro país- a este tipo de inmigrantes.

 

3.  ESTADO DE ESTA INVESTIGACIÓN. Logros y limitaciones

 

Esta unidad de investigación se creó el 15 de junio de 1998. Abordamos un tema que fue definiéndose a partir de los datos aportados por el expediente de un  “Sumario Administrativo” [3] instruido a la gestión de Pablo Diana en la Dirección General de Migraciones (D.G.M) Esta fuente que llena un relativo vacío historiográfico sobre las actividades de la DGM, entre 1947 y 1949, promueve múltiples interrogantes sobre un espectro amplio de personas que en la posguerra inmigraron a la Argentina a trevés de concesiones especiales.

            Orientados por los datos del “Sumario” y otros materiales documentales se gestionó ante la CEANA autorización para consultar, en la primera etapa, el archivo de la Dirección de Migraciones (DM) y el archivo de la Policía Federal. En julio de este año fuimos informados por la coordinación académica de la CEANA que habían iniciado las tramitaciones de práctica ante el Ministerio del Interior, para obtener los correspondientes permisos. A mediados de septiembre recibimos una comunicación de la CEANA proponiendo una reunión oficial con el Director de Migraciones para solicitar los materiales de interés para la unidad. En el ínterin, aprovechando que el archivo de la DM está abierto a la consulta pública avanzamos con el trabajo de campo en este repositorio.

               Respecto de los fondos documentales del archivo de la Policía Federal la CEANA  propuso: “(...) esperar hasta que la unidad que está trabajando en ese repositorio agote los materiales a ver o bien, de estar vos dispuesta a proveer a la CEANA un listado de nombres que te interesan  consultar, tratar de ganar tiempo solicitando aquellos que no se superponen con la labor de otros.” [4] Estos avatares han condicionado negativamente el ritmo de esta investigación. 

                 Por otro lado, la CEANA auspicia que se consulten los repositorios de las Embajadas y Consulados en Copenhague, Estocolmo, Roma y  Milán, donde deben  estar los materiales documentales del Consulado en Génova, de la década de 1940. Lamentablemente, según nos comunicó la CEANA, faltan los materiales documentales de los años 1945 a 1947 en la Embajada Argentina en Dinamarca y los de los años 1950 a 1955, en la Embajada Argentina en Suecia. Estos vacíos fueron constatado en septiembre de 1998 a pedido de esta unidad. [5] Los fondos faltantes constituyen una parte del material sustantivo para el tema en estudio. 

                 En la primera etapa examinamos las fuentes que corresponden al período que trata esta unidad (1946-1955) en el archivo de la D.M. Consultamos las “Listas de pasajeros” de los buques llegados a la Argentina y las cajas que están localizados en la Sección Certificaciones. A diferencia de las fuentes referidas, los expedientes no están ubicados por orden alfabético o número de expediente, esto nos inhibe de afirmar que hemos consultado todos los fondos documentales pertinentes. A continuación privilegiamos la búsqueda de los expedientes que corresponden a las tramitaciones de ingreso de presuntos criminales de guerra, reos de crímenes contra la humanidad y colaboracionistas -que habíamos listado previamente- siguiendo dos criterios: a) número de expediente; b) nombre real y/o nombre supuesto, según se encuentra registrado en la documentación disponible. Estas fuentes proporcionan información sobre las instancias y los actores que intervinieron en las distintas etapas de la tramitación que el postulante a inmigrar iniciaba en Europa y que culminaba en el momento en que transponía la barrera de la DGM, e inmigraba con radicación definitiva o con visa de turista.

 Comenzamos confrontando los nombres incluidos en los listados previamente conformados con las “Listas de pasajeros” de los buques arribados, para conocer, los datos de filiación de los pasajeros y el número de expediente asignado a cada ingreso, además de su lugar de destino en el país. Posteriormente, procuramos ubicar los expedientes de acuerdo al número consignado en las “Listas de pasajeros”. Los libros con las “Listas de pasajeros” se encuentran en el fondo Certificaciones –que es un recorte dentro de la sección del mismo nombre. Sobre los materiales faltantes la jefa de la Sección Certificaciones alega que se incineraron todos los expedientes anteriores a 1961. [6] Pero esto se ha comprobado parcialmente verdadero por que encontramos expedientes de las décadas de 1940 y 1950.

 En el llamado “archivo de las pulgas” que alberga grandes ficheros con expedientes agrupados por orden alfabético y año de arribo al país encontramos  los formularios de “Certificación”. Estos formularios revisten particular importancia para nuestro tema por cuanto registran una pluralidad de datos sobre la identidad del inmigrante, fecha de ingreso, autoridades argentinas e internacionales involucradas en estas migraciones. Hasta el momento de la presentación de este informe solo se pudieron localizar los muebles que contienen los formularios de las letras “A”, “B” y “C”, para las décadas de 1930 y 1940.

             En la “Sección Fichas”  se ubicaron los tarjeteros con los nombres y apellidos de  las personas ingresadas al país. Al buscar  los nombres de los criminales de guerra, de reos de crímenes contra la humanidad y de colaboracionistas comprobamos que faltan las tarjetas de las personas cuyas tres primeras letras del apellido coinciden  con algunos de las personas de los criminales de guerra que habíamos listado.

             No se ha logrado acceder, todavía,  a los libros “copiadores especiales”(sic) identificados con las siguientes designaciones escritas en el lomo:  “P Disposiciones”, con 139 folios utilizados; “P cables” con 39 folios utilizados y “P 1994 al 2489 Credenciales”, con 500 folios utilizados, y  a los “copiadores especiales”(sic)  “3317 al 4304  y “Cables” 4/1948”. Estos registros contienen los trámites reservados que iniciaba la División Informaciones de la Presidencia de la Nación [7] . Para preservar su confidencialidad  estos materiales se guardaban en la Secretaría Privada del Director de la DGM [8] .

              La fragmentación y la falta de un orden sistemático en los fondos documentales del archivo de la D.M. –correspondientes al período estudiado-, la ausencia de un registro de las amnistías de 1948 y 1949 [9] y la tergiversación y/u omisión de datos sustantivos en los formularios de “Certificación” y otros expedientes de interés para este tema constituyen un problema a superar mediante fuentes complementarias. Como los trámites formalmente comienzan en los Consulados y Embajadas Argentinas en Europa, las fuentes de los repositorios documentales  de los países en los que se ha comprobado que se concedieron visas a este tipo de emigrantes resultan sustantivos. Por esta razón, se consultarán los fondos documentales de las misiones diplomáticas argentinas en Austria, Dinamarca, España, Francia, Italia, Suecia y Suiza.

               A pesar de las dificultades expuestas  se ha avanzado en la constitución de un soporte empírico. Uki Goñi aportó los materiales documentales  procedentes del National Archive and Records Administration (NARA) y de otros archivos de Estados Unidos que contribuyeron a suplir, aun cuando parcialmente, algunos vacíos de información.  A su vez, colaboró examinando los fondos documentales del archivo de la D.M.

                 Este segundo informe de avance se entrega cuando está por concluir el primer trimestre de trabajo.  Por esto y por las limitaciones aludidas en la introducción habremos de exponer alugnos de los temas que constituyen las piezas de este rompecabezas que esperamos poder armar y nos limitaremos a enunciar otros.

   

2. DESPUES DE CHAPULTEPEC

 2.1. INCERTIDUMBRE EN LA POSGUERRA

                 Después del colapso alemán en Francia a mediados de 1944, y con anterioridad a la Conferencia de Chapultepec -que comenzó el 22 de febrero de 1945- ya se sabía que se habían producido numerosas fugas de las filas de los ejércitos del Eje, y que éstas habrían de aumentar a medida que la derrota se hiciera más evidente. Así fue. Cuando los ejércitos de los países Aliados cortaron las comunicaciones terrestres entre Alemania y España, al atravesar Francia los desertores aprovechaban para cruzar los Pirineos rumbo a España. Pero el inesperado cambio de alianzas políticas de Franco, que el 2 de mayo dio por terminada su colaboración con el Eje y se acercó a los gobiernos de Londres y Washington, movió a los "refugiados" a  encontrar perentoriamente otros países anfitriones. Paralelamente comenzaba un importante flujo de actividades  entre los agentes diplomáticos de las naciones que habían permanecido neutrales. En este mapa la Argentina se convirtió en uno de los focos de atención para los que en la posguerra buscaban un refugio seguro.

 

2.2. LAS CONEXIONES INTERNACIONALES DE LOS ACTORES LOCALES

           Sobre el fin de la guerra -en noviembre de 1944- Carlos Horst Alberto Fuldner Bruener [10] visitó España. En marzo de 1945 retornaba a Madrid con el propósito manifiesto de comercializar una gran cantidad de obras de arte, que llevaba consigo en el avión. Durante un tiempo Fuldner trató de pasar desapercibido. Su estadía parecía no tener un propósito concreto. Permanecía escondido en El Escorial, en la casa de unos amigos de la época en que era Teniente e intérprete en la División Azul. Con el tiempo comenzó a aparecer en público haciendo ostentación de su gran disponibilidad económica. Pero su actividad real no comenzaría hasta después de finalizada la guerra. [11]

             En ese año de 1945  cuando Fuldner estaba en Madrid se encontraba con su gran amigo Radu Ghenea. [12] (Véase acápite 2.2.1. sobre los “asesores confidenciales”)  Contemporáneamente, Charles L'Escat el ex director de la revista francesa Je suis partout -que había sido inculpado por favorecer los intereses alemanes y y arrestado entre 1939 y 1940- también se movía en ese  escenario. [13]

             Los contactos de L'Escat con el Estado Mayor Alemán y con los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores del Tercer Reich habían sido fluídos hasta el fin de la guerra,  de allí los vínculos que mantenía con este mundillo de oficiales del Ejército nazi urgidos por la necesidad de encontrar un lugar seguro para establecerse. [14] En el círculo cerrado de fanáticos militantes amigos de L Éscat –que incluía a dos rexistas belgas, uno de ellos fue Pierre Daye-, se comentaba confidencialmente que si Perón triunfaba, la emigración hacia la Argentina sería factible. Sabían que se les iban a proporcionar los documentos  falsificados que les permitieran esquivar  el control de los aliados. Solo restaba estar preparados para abordar en el puerto de Cadiz los buques –prometidos por L´Escat- que habrían de partir en agosto o septiembre de 1946. [15]

 El triunfo de Perón en las elecciones de febrero de 1946 robustecía la confianza de los “refugiados” alemanes residentes en España. A su vez, la noticia trasmitida a través de “la cadena”, el 24 de febrero de 1946 sobre el nombramiento de Rodolfo Freude -hijo de Ludwig Freude- como Secretario personal de Perón, era interpretada por quienes conocían al empresario alemán como un paso adelante en el cumplimiento de las promesas preanunciadas. [16]

 Ciertamente, de inmediato Freude envió un mensajero para alertar a los interesados que en cualquier momento les llegarían órdenes y que estas debían ser ejecutadas sin discusión. Poco después, las noticias llegadas desde Alemania convalidaban la autoridad de Freude y ordenaban la  “subordinación  al financista de la totalidad del movimiento nazi”(sic). [17] La presunción de que serían bien recibidos en la Argentina, también, se fortalecía ante la creciente inquietud que la propaganda de Rusia despertaba en la Iglesia Católica, que constituyó una pequeña entente con el Gobierno del primer peronismo que se prolongó hasta 1949. [18]

             De otro lado, L’Escat arribaba al puerto de Montevideo en el vapor de bandera española “Cabo de Buena Esperanza” -el 3 de octubre de 1946 [19] - conduciendo un contingente de entre ciento cincuenta y doscientos oficiales del Ejército alemán y agentes nazis, que habiendo conseguido evadir la repatriación a Alemania –exigida por los aliados-  llegaban a buen puerto. [20] En enero de 1947, poco después que el Gobierno uruguayo respondió favorablemente a la extradición solicitada por el gobierno francés, L’Escat se radicó en la Argentina donde pemaneció sin zozobra . [21]

             En este escenario Carlos Fuldner, el  germano argentino que había sido miembro de las SS con el grado de Capitán [22] y que actúo desde España como enlace con el grupo Himmler o Kaltenbrunner [23] -a partir de septiembre de 1944-, reaparecía  en la escena pública como funcionario del Gobierno Argentino. En 1947 Fuldner era empleado de la Dirección General de Migraciones (DGM) -cuyos directores entre 1946 y 1949 fueron Santiago Peralta Y Pablo Diana-, y estaba adscripto a la  División Informaciones de la Presidencia de la Nación  (DIPN), dirigida por Rodolfo Freude. [24]

             Hasta la fecha de esta presentación no se ha encontrado ningún dato que pruebe en forma categórica y fehaciente la relación de Fuldner con Charles L’Escat o Carlos Escat/ Saralegui. Sabemos que ambos compartían una preocupación común por los que presionados por las autoridades de Estados Unidos -que pedían su repatriación a Alemania- buscaban nuevos horizontes.  Además, coincidían en las fechas de estadía en España. Por otra, parte, L´Escat, también, disponía de documentación argentina –pasaporte y cédula de identidad [25] -, y  de contactos en los círculos nazis-fascista. Por último, ambos conocían al Presidente Argentino. Este conjunto de concordancias no es suficiente para probar que Freude y Fuldner, y/o L´Escat actuaron coordinadamente en el referido operativo. Esto no menoscaba el hecho que todos estos indicios plantean múltiples preguntas que aún esperan respuesta.

   

2.2. LA INMIGRACION LEGAL Y CLANDESTINA:  Instituciones y actores que viabilizaron su ingreso 

             La Dirección de Migraciones (DM), elevada en 1947 a la categoría de Dirección General de Migraciones (DGM) fue la instancia responsable de aplicar la política migratoria  en conjunción con el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.Las misiones diplomáticas radicadas en el exterior daban el primer paso en la selección de los postulantes y decidían en que casos otorgar la visa, que es condición sine quo non para conceder el permiso de libre desembarco.

Por otra parte, desde 1946 hasta julio de 1948 la División Informaciones de la Presidencia (DIPN) -dirigida por Rodolfo Freude-, también se ocupó de temas de inmigración ya que por disposición de Perón organizó el plan de búsqueda y traslado de técnicos desde Europa. [26]

En el umbral de la posguerra y posteriormente las practicas en materia de migraciones se fueron modificando. Al interior de la Dirección de Migraciones (DM) los lineamientos y criterios instituidos pasaban a un segundo término con frecuencia inusual, y se generaban nuevas instancias de decisión. En el período 1946-1949 actuó un cuerpo de “asesores confidenciales”(sic)  al interior de la DM, que se mantuvo en el mayor secreto.

Los miembros de este cuerpo –salvo contadas excepciones habían inmigrado de Europa en la inmediata posguerra. Paralelamente, algunos de los funcionarios adscriptos a la Dirección de Informaciones de la Presidencia de la Nación DIPN compartían con los “asesores” un origen semejante. Un tercer grupo que también tenia injerencia en materia migratoria era el de los “allegados”(sic) que participaban de las Conferencias sobre inmigración. El eje articulador de estas tres esferas era Carlos Fuldner.

             En esos años de las décadas de 1940 y 1950 los trámites cargados de irregularidades [27] no implicaban necesariamente una desobediencia a la máxima autoridad por cuanto, en muchas ocasiones, estas prácticas se llevaban a cabo para dar cumplimiento a las órdenes reservadas del Director de la DGM, Pablo Diana, de Rodolfo Freude –Secretario a cargo de la DIPN-, del Brigadier De la Colina –ex Secretario de Aeronáutica o de Orlando Maroglio –ex Presidente del Banco Central. [28] Estas instancias intermedias resolvían los temas prácticos, siempre ad referendum del Presidente de la Nación, Juan D. Perón, quién le advirtió al Diana cuando asumió el cargo de Director de la DGM:

 

“(...) la política inmigratoria la dirigía personalmente el Primer Magistrado, no debiendo aceptar interferencias ni [aún] del señor Ministro de quien dependería exclusivamente desde el punto de vista administrativo.”[29]      

 

 2.2.1. Los “asesores confidenciales” (sic) del Director General de Migraciones 

             El perfil ideológico de los postulantes constituyó –como se dijo- uno de los parámetros tomados en consideración en la selección de inmigrantes durante el gobierno del primer peronismo. Desde esa perspectiva se interpusieron mecanismos de interdicción para las personas que se presuponía estaban identificadas con el comunismo [30] y  se favoreció  el ingreso de individuos identificados con los regímenes derrotados en Europa.

             Con el propósito de realizar una “adecuada” selección, se organizó al interior de la Dirección General de Migraciones -como se dijo- el cuerpo de “asesores confidenciales”. Sus actuaciones se mantuvieron en la mayor reserva. Sin nombramiento oficial, sus miembros estaban autorizados para solicitar el ingreso de las personas que consideraran más “aptas” por su perfil ideológico y/o técnico. Las personas incluídas en los listados que confeccionaban tenían garantizado el “permiso de libre desembarco”, a priori, sin necesidad de presentar ninguna documentación. Esto generó el reclamo del cónsul Virasoro y otros representantes diplomáticos. (Véase acápite 2.5.1.)

 El “asesor confidencial” (sic) Conde Gino Monti de Valsassina –ex miembro de la Luftwaffe de nacionalidad yugoslavo- fue uno de los miembros del círculo de hombres de confianza de Perón. Valsassina tuvo a su cargo una de las tantas misiones de contratación de técnicos alemanes, exclusivamente, en España. Con el contingente reclutado por Valsassina llegó al país el General Eckart Krahmer – como se hacía con frecuencia, se le concedió nacionalidad argentina. Krahmer fue contratado como profesor de estrategia de aeronáutica militar. [31] Generalmente los técnicos que llegaban a la Argentina no habían pasado por el Tribunal de desnazificación,  por esto carecían del Exit Permit  y de la documentación necesaria para inmigrar, aún aquellos que no estaban incluídos en los Puntos VI y VII de las actas Finales de Chapultepec. 

             El caso de Milan Stoyadinovich –ex Primer Ministro de la Yugoslavia pro-Eje-, un colaboracionista cuyo caso está comprendido en el punto VII de las Actas Finales de Chapultepec, pone en evidencia tanto el estilo de intervención, como la autonomía e influencia conferida a los “asesores confidenciales”. Su poder era lo suficientemente amplio como para modificar decisiones ya tomadas. En el caso de Stoyadinovich tanto la DM cuanto el   Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto le habían negado el pedido de libre desembarco que había solicitado, atendiendo a las Notas Verbales remitidas por la Embajada de Estados Unidos. Pero la intervención de Branco Benzon y  Monti de Valsassina –ambos “asesores confidenciales”- modificó el curso de los acontecimientos. Stoyadinovich, y su familia ingresaron al país el 22 de septiembre de 1947. [32]

Branco Benzon fue ex Ministro del Estado Libre de Croacia y posteriormente Embajador de Croacia ante el Tercer Reich. En la Argentina colaboró con Cyril Cudina en la inmigración de Ustachas. Ambos eran personas de Müller el director de Freie Presse. (Véase acápite 2.3, Caso No. 2). Por otra parte, Radu Ghenea había sido Embajador de la Rumania pro nazi en Madrid, donde permaneció en la posguerra. En esos años nació su estrecha amistad con Fuldner. [33]      

 Además de los mencionados, también actuaban como “asesores” Miroslav Arcicewski, Reinaldo von Groede, Sergio Simonoff, Radu Ghenea, el Conde Menou y De Roover Algunos de estas personas habían sido funcionarios jerárquicos en los países gobernados por regímenes nazi-fascistas, durante la Segunda Guerra. [34]

   

2.2.2. Rodolfo Freude en la División Informaciones de la Presidencia de la Nación. 

Fuldner era un funcionario de la Dirección de Migraciones (DM) que, a su vez, -como se dijo- estaba adscripto a la DIPN. Operaba como articulador entre ambas instancias para la tramitación de los permisos de libre desembarco de las personas que reclutaba en sus misiones en Europa.

            Fuldner fue, a su vez, la persona designada por el Presidente de la Nación para estas misiones que requerían de alguien conocedor del mapa demográfico y político de los países donde habían sido derrotados los regímenes nazi-fascistas. Ciertamente la elección fue precisa, Fuldner  había sido hasta el fin de la guerra parte de ese mapa. (Véase acápite 2.2.4.) Además de las misiones referidas Fuldner, también, se ocupaba de buscar los científicos y técnicos encargados por  la Secretaría de Aeronáutica [35] y por la Dirección General de Fabricaciones Militares. [36]

Por otra parte, el Consejero de la Embajada Argentina en Suiza, Enrique Moss, se ocupaba de temas semejantes por encargo del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Estas misiones contaban con el apoyo técnico del Ministro Argentino en Suiza, Benito Llambí. [37] Además, contemporáneamente, se llevaban a cabo emprendimientos parecidos  por cuenta de otras agencias del Estado.

El Director de la DM, Pablo Diana, evaluaba que los contingentes migratorios seleccionados por Fuldner estaban conformados por “personas de interés para el país”(sic) [38] . Este eufemismo técnico de alcances tan imprecisos –imposible de definir operativamente-  pronunciado en 1949 por Diana reflejaba, involuntariamente, lo que concretamente explicitaría un informe secreto de la Policía Federal del 24 de marzo de 1962, acerca de Carlos Fuldner y parte de los “capitales humanos” que introdujo en el país:

 

“ (...) ingresó como empleado de la Dirección Nacional de Migraciones; más tarde volvió a Europa a fin de ayudar a partir a la Argentina a los colaboradores del profesor apellidado Tank, permaneciendo en aquel lugar por espacio de un año aproximadamente, enviándole fondos la Secretaría de Aeronáutica y la División Informaciones de la Presidencia de la Nación, creyéndose que logró cumplir su propósito, ingresando al país por su mediación muchas personas que no eran colaboradores del mencionado profesor, ignorándose con que fines lo hicieron,-(...)” [39]

 

El criminal de guerra Hans Gerhard Bohne fue una de las personas que ingresó con los colaboradores de Tank [40] . Su profesión, según lo consignó en un formulario de la DM, era doctor en jurisprudencia. [41] (Véase acápite 2.3)

            Por otra parte, por el decreto (18.570) firmado por Perón y Atilio Bramuglia –Ministro de Relaciones Exteriores y Culto-, el día 21 de octubre de 1946 se resolvió ampliar el plantel de funcionarios de la Presidencia de la Nación –División Informaciones- adscribiendo a Carlos Rafael Piñeyro que se desempeñaba como Consejero y Cónsul General de segunda clase en Copenhague, desde mayo de 1945, y que en mayo de 1946 asumió como Encargado de Negocios ad interim en la Legación de la República Argentina en Dinamarca.

La adscripción de Piñeyro a la DIPN fue dada a publicidad el 3 de julio de 1947 y a los treinta días fue dejada sin efecto (Dec. 22.606/47). [42] Por el mismo decreto se traslada a Piñeyro a la Legación en Copenhague. Poco después de la desadscripción a la DIPN y de su traslado, Piñeiro cumpliría, a partir del 4 de agosto de 1947 una nueva misión reservada por especial encargo de Perón. [43] Carlos Rafael Piñeiro fue una pieza importante de la logística montada para apoyar las gestiones de Fuldner en Europa, entre otros encargos de la Presidencia de la Nación. [44]

 Todos estos movimientos no pasaron inadvertidos. En mayo de 1947 el Enviado Extraordinario en Suecia, Hector Russo remitió una nota “estrictamente reservada”(sic) al Ministerio de Relaciones Exteriores en la que advertía que Piñeyro estaba facilitando el traslado de ciudadanos alemanes desde Dinamarca hacia la Argentina con la colaboración del cónsul Mouret. La nota de Russo también hacía referencia a las actividades desplegadas en Copenhague por el ciudadano argentino alemán Carlos Schultz que, según suponía, trabajaba por encargo del Ejército Argentino. Scultz fue acusado por las autoridades locales de falsificar pasaportes a favor de ciudadanos alemanes.  Russo proponía tomar medidas para evitar que el creciente escándalo provocado por hechos, de los que la prensa se había hecho eco, derivara en un problema diplomático y deteriorara la imagen de la Argentina que era percibida como un refugio de nazis. [45]

 Carlos Fuldner también coordinaba las conferencias internas sobre inmigración convocadas por orden de Perón. En este marco se resolvían temas relacionados con el ingreso relacionados con las migraciones de carácter secreto. [46] Según fuera el objetivo de la reunión, a este grupo base se sumaban  alternativamente otros dos grupos que nunca entraron en contacto por decisión  del coordinador de las Conferencias. [47]

             Por una parte, lo que se dio en llamar el “grupo caracterizado” que estaba conformado por Branco Benzon y el Conde Monti de Valdassina –que actuaban simultáneamente como “asesores confidenciales”(sic) del director de la D.M. y como “allegados”[48] (sic)-,  Smolinski y García Santillán. Como se verá en

 De otro lado, Victor de la Serna, Pierre Daye-Adan [49] , Radu Ghenea, Degay, el Brigadier de La Colina y el Brigadier San Martín. Además de Fuldner revistaban como adscriptos a la DIPN: De Roover, Hartkopp, Orliac y Amaya. [50]   

   

2.2.3.  Las Misiones de Carlos Fuldner en Europa

 Entre el 16 de diciembre de 1947 y el 16 de octubre de 1948, Fuldner viajo a Europa  por  encargo del Presidente de la Nación, Juan D. Perón. [51] Fuldner describió estas gestiones y las que realizo para la Secretaría  de Aeronáutica [52] como de suma reserva. En declaraciones oficiales Fuldner sostuvo que la índole de sus comisiones “(...) podrían acarrear dificultades de conciencia para algunos funcionarios”. [53] Nos parece interesante señalar que en el transcurso de los interrogatorios del “Sumario Administrativo” a la gestión de Pablo Diana, 1947-1949, no se solicitó a Fuldner que explicara la índole de sus tareas a las que  los funcionarios de la DGM interrogados habían hecho referencia cuando se planteaba la reiteración de irregularidades. Sobre todo Hector Magistralli fue quien intentó dibujar un perfil de la gestión de Fuldner. Tampoco se le pidieron aclaraciones sobre el presunto “malestar” que podría sucitarse en caso de no mantenerse totalmente en secreto el carácter de su gestión.

 Hasta este momento son escasos los documentos encontrados en el archivo de la DM y en el AGN que aludan a las actuaciones de Fuldner. Empero hay suficientes indicios como para hipotetizar que sus actuaciones no se circunscribieron al ingreso de científicos y técnicos, y que Fuldner, Branco Benzon, Radu Ghenea, Monti de Valsassina y Pierre Daye estaban al tanto del ingreso de criminales de guerra y colaboracionistas  nazi-fascistas. Hector Magistralli, Secretario General de la DGM hasta 1949, describió la tarea de Fuldner de la siguientes manera:

             “El señor Fuldner fue comisionado a Europa, por cuenta oficial del gobierno para buscar confidencialmente, esa clase de personas, que en la generalidad de los casos eran sacadas subrepticiamente de Alemania y llegaban al país con documentación ajena, con conocimiento de la Presidencia de la Nación y a quienes el señor Jefe de Contralor de Entradas, señor Pedro A. Suárez, personalmente le facilitaba la entrada, impartiendo instrucciones precisas a los inspectores actuantes, sea en los buques o en los aviones. Esas personas a veces iban destinadas a Banco Central y otras según lo manifestar el Director, a los Ministerios de Defensa del país.- En síntesis surgía que la misión del señor Fuldner era estrictamente confidencial, de la que nunca teníamos noticias concretas y por orden de la Presidencia de la Nación.” [En otro párrafo de la misma declaración Magistralli explico a los sumariantes, Taboada y Sosa Liprandi, que inquirían sobre un caso especial] “Es este uno los tantos casos que se resolvían detrás de una cortina  en la que el funcionario actuante en cumplimiento de órdenes, no podía averigua ni saber las razones SECRETAS que motivaban la decisión o resolución del director.” [54]  

   

2.2.4. Papel de la Empresas Privadas  en la Contratación de Científicos y Técnicos en Europa en la Posguerra

               La centralización operativa no obstaculizaba los pedidos de “llamada” surgidos por iniciativa privada, siempre que el perfil del postulante respondiera – como se dijo- a los parámetros ideologico-politicos y étnicos –no estaba autorizado el ingreso de judíos, salvo por concesión especial [55] - establecidos en forma explicita o implícita. Un ejemplo de esta modalidad de contratación a técnicos son las autorizaciones otorgadas por la DGM en 1946 a las solicitudes presentadas por Ludovico Freude –padre de Rodolfo Freude, Jefe de la DIPN- y a su socio Ketelholm [56] . Por el expediente No. 159.108/48 –iniciado por Ludwig Freude ingresó Reinhard Spitz [57] , con “documentación deficiente. [58]

             El caso de los permisos de libre desembarco tramitados por Ludwig Freude ante la D.G.M. revisten especial interés por el papel que desempeñó en la organización de los alemanes nacionalsocialistas en nuestro país. Entre sus numerosos emprendimientos, Ludwig Freude fue el fundador de la Dürer Haus –que fue el lugar en que se reunían tanto los técnicos como los fugitivos nazis. A su vez, fue uno de los que alentó el crecimiento del períodico pro nazi Der Weg que – después de la llegada al país de Kurt Tank y los técnicos de su grupo, entre estos el criminal de guerra extraditado por la Argentina: Gehrard Bohne- dejó de ser un órgano de cultura para convertirse en un vehículo de difusión ideológica y de apología al nazismo.

             Abierta la posibilidad de contratar técnicos en el exterior, algunas empresas aprovecharon este recurso para incorporar tecnología más moderna en este período de crecimiento de la industria nacional. Otras, lo hicieron con propósitos múltiples. La Mercedez Benz, Siemmens Heineken, Sedalana, Orbis, C.A.P.R.I. y otras emplearon en sus plantas a técnicos y a quienes no lo eran, en base a afinidades ideológico-políticas y a nostalgias compartidas. En 1960 Carlos Fuldner informaba al Jefe de la División Asuntos Extranjeros, Comisario Gabriel Fernando Gonzalez sobre el caso de Adolf Eichmann, alias Ricardo Klement:

 

“Geller y Klement, según la exposición de Carlos Fuldner, entraron en el año 1950 como empleados de la empresa C.A.P.R.I., trabajando en la provincia de Tucumán, Geller como jefe de abastecimiento de la compañía, y Klement como jefe de un grupo de obreros (..)” [59]

             

            ¿Cuántos y quiénes ingresaron en condiciones semejantes a las de Eichmann? Este tema no ha sido aún estudiado y solo resulta de interés para nuestra unidad en la medida en que se pueda probar que estos ingresos contaron con la participación directa de  funcionarios del Gobierno que sabían  a priori quienes eran los postulantes, como pordría ser el caso de Fuldner -por lo que puede leer en otros párrafos del documento citado. ¿Intervino la D.A.I.E. y/o el I.A.P.I. en la inmigración de este tipo de “refugiados”? ¿Quién sufragó el costo de esta inmigración? Estas preguntas aún no tienen respuesta.

   

2.2.5.- El papel de la Delegación Argentina de Inmigración en Europa.

             La Delegación Argentina de Inmigración en Europa (DAIE), con sede en Roma y Génova,  participó activamente en la migración de los técnicos que reclutaba Carlos Fuldner por encargo de la Presidencia de la Nación y, también, de los que llegaban a través de las misiones patrocinadas por la Secretaría de Aeronáutica y Frabricaciones Militares.  El Secretario General de la DAIE, Dr. Güemes y el Jefe de la DAIE, Eduardo Caselli,  además de Rodolfo Freude (jefe de la DIPN) y del Brigadier de la Colina (ex Secretario de Aeronáutica) colaboraban en forma directa en la llegada de estas personas cuando Fuldner estaba fuera del país. Se ha comprobado que con los grupos de científicos y técnicos ingresaron, también, fugitivos. Geherard Bohne –uno de los criminales de guerra extraditados por la Argentina en la década de 1960- habría ingresado con el grupo de científicos vinculado a Kurt Tank. [60]

 En febrero de 1948 ya se sabía que el padre Silva -un Salesiano del Colegio Pio IX, máxima jerarquía de la D.A.I.E- y  la señorita Goyeneche –Presidenta de la Acción Católica- participaban del movimiento de las actividades de la Comisión de Caridad y Ayuda al Refugiado que dirigía el Padre Guim –de Sevilla- que, a su vez, era el Padre Provincial de la Compañía de Jesus. Esta Comisión contaba con el patrocinio de la Falange, de la policía y el ejército español y con la colaboración del Gobierno Argentino. Este plan orgánico de reasentamiento de nazis alemanes exclusivamente se inició en julio de 1946. Estas personas llegaron a  la Argentina y al Uruguay. [61]

 Como se dijo en el acápite sobre “Las conexiones internacionales de los actores locales” Rodolfo Freude envió en los primeros meses de 1946 un emisario a España para ponerse en contacto con los nazis alemanes que residían en Madrid y Barcelona. Este operativo había sido pergeñada antes de que finalizara la Segunda Guerra. El Consejo Nacional de Posguerra presidido por el General Perón -durante la Presidencia de Edelmiro Farrell- se ocupaba específicamente de la migración de “refugiados” en la posguerra. De otro lado, en la Argentina, la Católica Católica Argentina de Inmigración colaboraba con la tarea del padre Silva y de la D. A. I. E. [62]

 En 1947 Perón nombró como Legado Papal en Roma al Cardenal Francisco Copello. Durante la guerra y hasta la ruptura de relaciones con Alemania, Copello había sido un asiduo concurrente a la sede de la Embajada Alemana en Buenos Aires y un excelente amigo del Embajador Von Thermann.  A su vez, Perón creó la figura del Adjunto Eclesiástico de la Presidencia. Virgilio De Filippo –conocido por sus ideas filo nazis y por su profundo antisemitismo de influencia maurrassiana- desempeñó este cargo hasta que asumió como Diputado Nacional, donde se destacó por sus concepciones racistas. [63]

             El Vaticano conocía la política migratoria Argentina.  Un informe de 1947,  remitido a la Cancillería Argentina por el Embajador Conrado Traverso, refería al beneplácito de Pío XII por la disposición del Gobierno y del pueblo argentino para recibir a quienes debían abandonar Europa después de la derrota de los fascismos [64] . Traverso adjuntaba a la nota una entrevista publicada por el Washington Times Herald en la que el Papa, haciendo referencia al heterogéneo contingente de "refugiados" que emigraban de Europa sostenía: "Son las personas mejor preparadas espiritualmente y prontas para entender objetivamente y apreciar con serenidad los elementos esenciales que pueden servir para una paz duradera (…)." "A ellas, por lo tanto les está reservada la tarea especialmente dura e importante de pacificar y vencer esas tendencias hacia el odio y las represalias, que si bien pueden en si mismas explicarse, no son por ello menos peligrosas." [65]

             Las "organizaciones católicas" en Roma mediatizaron  el ingreso de quienes escapaban de la crisis económica europea, si profesaban religiones cristianas [66] , y también de quienes huían de las posibles sanciones que sobrevendrían para quienes habían participado de los Gobiernos nazi- fascistas. De otro lado, en la Argentina, Caritas Argentina –por su intermedio actuaba la filial de Caritas Croata en el país- y Obra San Rafael eran las dos únicas organizaciones de protección a los inmigrantes autorizadas oficialmente por la Dirección de Migraciones para tramitar permisos de “libre desembarco”.  

             Como tantos otros que arribaron a través desde Roma, Nápoles y Génova; Erich Priebke (Ernesto Erico Bruno)  ingresó al país con el nombre de Otto Pape. Contó como tantos de los “refugiados”, de este tipo, con con el apoyo de las “asociaciones católicas” de Roma. Por su intermedio logró un pasaporte de la Cruz Roja Internacional y la visa de las autoridades argentinas. [67]

    

2.3. “SABIOS” Y FUGITIVOS EN BUSCA DE UN TERRITORIO SEGURO  Las máscaras alternativas 

             Ciertamente, con la documentación encontrada hasta este momento resulta imposible precisar cuantas personas ingresaron al país bajo el rótulo de “sabios y pequeños sabios” [68] , como se los llamaba en esos años de la posguerra en la DGM a los que inmigraban como científicos o técnicos. Tampoco sabemos cuáles fueron los criterios de reclutamiento ni cuántas agencias estatales los contrataron, o qué tipo de funciones cumplían. ¿Cuáles eran sus antecedentes personales, profesionales y ocupacionales? ¿Cuántas de estas personas contribuyeron al desarrollo de proyectos científicos, estratégicos o industriales de valor para el país? Poco sabemos sobre el tema porque toda esta operación se realizó con el mayor sigilo y se mantuvo en el mayor secreto.

 El largo silencio de las autoridades argentinas de las décadas siguientes a la posguerra alimentó el imaginario societal. Algunos segmentos valoraron el ingreso de los científicos a partir de los  desarrollos en el campo de la industria aeronáutica,  mientras que, para otros, el proyecto Huemul constituyó la representación del fraude y del encubrimiento.

 Ciertamente, bajo el paraguas de los científicos y técnicos, y tras el rótulo de  intelectuales –según se ha comprobado- arribaron para habitar en nuestro país algunos criminales de guerra y, también,  colaboracionistas. El peso relativo de esta falsificación es difícilmente mensurable y escapa a las posibilidades y a los objetivos de este estudio abordar los aspectos cuantitativos del tema. No obstante, corresponde mencionar algunos de los casos que ejemplifican los tipos de practicas irregulares aplicadas con mayor frecuencia para autorizar el ingreso de este tipo de fugitivos, en tanto   constituyan modelos de actuación por que se aplicaron reiteradamente. Los expedientes citados a continuación dan cuenta de la diversidad de procedimientos instrumentados  para legalizar la ilegalidad de origen que tiñó algunas formas de “llamada” y muchos permisos de  radicación. Esta es una ejemplificación que habrá de ser completada en el próximo informe de avance .De ninguna manera pretende ser una muestra representativa de las actuaciones.

 

Caso No1. Has Gehrard Bohne y los científicos del grupo Tank     

El criminal de guerra Hans Gehrard Bohne inmigró al país como parte del grupo de científicos que habría de colaborar con Kurt Tank. [69] , Carlos Fuldner viabilizó el ingreso de Bohne y de su hermana Gisella. En el formulario de la Dirección de Migraciones –de la Secretaría de Trabajo y Previsión- ambos consignaron que el Secretario de Aeronáutica de la Argentina era un de las personas de su conocimiento en el país. Bohne inmigró con su verdadero nombre inscripto en el pasaporte que le otorgó la sede de Roma del Comité Internacional de la Cruz Roja, con el No. 83.465. En el item profesión registró que tenía un doctorado en jurisprudencia. El formulario de “Certificación” fue respondido en presencia del Vicecónsul argentino en Génova, el 7 de enero de 1949. [70] Gehrard y Gisella Bohne arribaron al país con la radicación definitiva otorgada por la DM. Gehrard Bohne permaneció en el país hasta la década de 1960 en que el Gobierno accedió al pedido de extradición presentado por el Gobierno Alemán. [71] (Véase Doc. 1 en A.D.)

Gehrard Bohne fue el primer criminal de guerra extraditado por la Argentina. (Véase en la sección ARCHIVO de este sitio la colección documental “Los alcances de la justicia retroactiva”

 

Caso No 2. ¿Intelectuales...? Expedientes colectivos para los Ustachas.

Otra fue la forma en que se procedió para autorizar el ingreso de Josip Berkovic y Marko Kolac, dos criminales de guerra ustachas que formaban parte de los 500 “refugiados” croatas. Ambos fueron  autorizados a inmigrar con radicación permanente por el expediente No 72.513/46- de fecha 13 de diciembre de  1946. Ambos ingresaron con pasaportes Nansen y fueron presentados por el Dr. Angelo De Fiore – Comm. P.S. Dirigente UFF. Stranieri – Roma, al Consulado Argentino en Roma que les otorgó la visa. Llegaron al país en el mes de marzo,  con pocos días de diferencia. Este tipo de expediente colectivo permitía que el cupo autorizado se  completara a lo largo del tiempo y en forma individual, además, porque era un conjunto vacío de nombres y los postulantes a inmigrar se incluían en el tiempo y en la forma en que los que habían conseguido la autorización global lo consideraban pertinente. (Véase Doc. 2.y 3. en A.D.) En el item sobre personas de su conocimiento en el país Berkovic y Kolac  consignaron una persona jurídica: la Comisaría de los P.P. Franciscanos Croatas.[72]

Berkovic ingresó dentro del cupo concedido a los intelectuales. Al igual que Berkovic, Colak formaba parte con Eterovic Mirko, Bogdan Ivo, Nikolic Vinko, Uvanotic Daniel, Lackovic Esteban y Yovovich N. Yacob de un grupo de nueve criminales de guerra cuya extradición solicitó la Legación de la República Federativa Popular de Yugoslavia el 13 de agosto de 1947. [73]

             Esta no fue la primera vez y tampoco la última en que la DM y la DGM concedieron permisos de ingreso de carácter masivo e indiscriminado mediante la apertura de expedientes colectivos, sin tomar en cuenta los antecedentes personales de quienes habrían de conformar esos contingentes migratorios, a condición de que el permiso de llamada hubiera sido solicitado o avalado por actores confiables para el Gobierno, y que se respetaran los criterios en materia de ideológía-política, establecidos por las autoridades. En este sentido los “asesores confidenciales” del Director de la DGM, Pablo Diana, y los “allegados” que participaban de las conferencias sobre inmigración que, como se dijo, coordinaba Carlos Fuldner, se encontraban entre los referentes de máxima confiabilidad para la Presidencia de la Nación. Un documento secreto de Coordinación Federal hace precisiones sobre este tema:

 

“El Dr. Branco Benzon se dedica actualmente a encauzar la corriente inmigratoria centroeuropea, con el consentimiento del Exmo. Señor Presidente de la Nación, General Perón.- No obstante la importancia que en el sector anticomunista croata tiene el Dr.Benzon, la verdadera cabeza dirigente sería el Coronel del Estado Mayor Croata, Cyril Cudina, militar vinculado al señor Muller, director del diario Freie Presse.”[74] 

 

 Caso 3. La identidad supuesta de algunos inmigrantes 

             El uso de nombres supuestos durante el proceso migratorio fue un artilugio al que recurrieron con frecuencia aquellos que necesitaban ocultar su verdadera filiación. Ante Pavelic es uno de los que utilizó este recurso. Inmigró a la Argentina con el nombre de Pal Aranyos el 12 de noviembre de 1948, munido del pasaporte No 74.369 -otorgado por el Comité Internacional de la Cruz Roja sin visa. A diferencia de los ustachas mencionados en el Caso 2., el expediente de Aranyos/Pavelic era individual y carecía de número, solo se archivó un duplicado del formulario de Certificación en cuyo reverso se imprimió un sello para dejar constancia que según el decreto No 25.020 del 20 de agosto de 1948 “(...) inmigraba al país en forma legal y con carácter definitivo, estando en condiciones de obtener documentos policiales.” [75] En el contexto de estas y otras irregularidades la DGM le otorgó  permiso de libre desembarco y radicación definitiva en el momento del ingreso. (Véase Doc. en A.D)

             En ese año de 1948 el Jefe de la Sección Certificaciones de la DM era Jan Durcansky – Don Juan un criminal de guerra con pedido de extradición- que había ingresado al país con el nombre supuesto de Giovanni Dubranka el 11 de agosto de 1947 a bordo del “María C”[76]. En ese mismo barco, también, con  nombre falso –Wicsek Mandor- llegó Ferdinand Durcansky, el ex Ministro del Interior y de Relaciones Exteriores del gobierno títere pro nazi de Eslovaquia, que había sido juzgado y condenado in absentia por crímenes de guerra. Ferdinand Durcansky  figuraba en la categoría A de la lista de los criminales de guerra registrados en las Naciones Unidas.  De otra parte, Ferdinand Durcansky había sido agente de Intermarium. [77]

   

2.4. LA VÍA DE LOS MONASTERIOS

 Un segmento de los fugitivos que llegaron al país lo hicieron utilizando la vía de los monaterios porque se servía de los monasterios radicados en Zagreb, Lijubljana, Trieste, Venecia, Roma y Grumo – también llamada “Ratline”. [78] .  El padre Krunoslav Draganovic, Secretario del Instituto Croata de San Girolano fue su principal organizador. Con el colaboraba el Dr. Angelo De Fiore – Comm. P.S. Dirigente UFF. Stranieri – Roma,   que era una de las personas que acercaba a los postulantes al Consulado Argentino en Roma  para que le otorgaran la visa. [79]

 Uno de los contactos de Draganovic en la Argentina fue Branco (Branko) Benzon [80] . Entre los años 1946-1949 Benzon fue “asesor para la inmigración yugoslava y croata” y se dedicó “(...) a encausar la corriente inmigratoria Centro Europea con el consentimiento del Señor Presidente de la Nación, según fueron descriptas las funciones de Benzon en el informe de carácter “secreto”y “confidencial” elaborado por Coordinación Federal en el año 1948. [81]    

 Ján Durkanski, ex ministro de Eslovaquia, fue uno de los criminales de guerra que ingreso al país a través de la vía coordinada por Draganovic, y merced a la intervención de Benzon. [82] Los contactos entre Draganovic [83] y Ante Pavelik avalan la conjetura sobre la posibilidad de que él y sus colaboradores, también, hayan utilizado este medio para llegar al país. [84]

   

2.5.- LA REPERCUSIÓN EXTERNA DE LAS ACTUACIONES INTERNAS

 2.5.1.- Los reclamos de la Embajada de Estados Unidos y el ingreso masivo de alemanes y austríacos con “documentación deficiente”

            En esos años de la posguerra la gama de recursos arbitrados para posibilitar la emigración y la inmigración era tan amplia como diversas eran las situaciones personales de los postulantes. No obstante esta aparente anarquía había un ordenamiento racional concebido atendiendo a las circunstancias. Masivamente se aceptó para los ciudadanos alemanes, después para los austríacos y por último para todos los ciudadanos de Europa Central -siempre ateniéndose a los parámetros étnicos y sobre todo ideológico-políticos-  que inmigraran con “documentación deficiente” (sic). Esta denominación acuñada en la década de 1930 adquirió un nuevo significado en la segunda mitad de la década de 1940. Mediante este término técnico la Dirección de Migraciones intentaba compensar desde la Argentina las limitaciones que la AMGOT  interponía a la emigración indiscriminada de alemanes, autorizando el ingreso de ciudadanos de ese país, sin exigirles la presentación de documentos de identificación personal y menos aun del Exit Permit. A su vez, las autoridades diplomáticas argentinas visaban los pasaportes entregados  por la Cruz Roja Internacional, que no aceptaban otros países de América.         

Pero estas medidas no pasaron inadvertidas. En marzo de 1948 el delegado argentino para asuntos de repatriación le informaba a Bramuglia sobre una advertencia de las autoridades militares de la fuerza conjunta que administraba la región occidental de Alemania acerca de la inconveniencia de proseguir otorgando este tipo de concesiones a los alemanes. [85] Estas irregularidades que comportaban un cierto grado de formalización se inscribían en el contexto de otras que estaban directamente relacionadas con los beneficios personales que traía aparejado este tipo de concesiones.

             Sobre la misma problemática informaba a la Cancillería argentina el cónsul general en Viena, José Ramón Virasoro, y se quejaba por que la D.G.M. concedía permisos de libre desembarco a personas sobre las que había enviado un informe negativo. [86]

 Ciertamente, la demanda de visas en al Consulado General de la Argentina en Viena era altísima. [87]   En Austria se concentraba gran cantidad de refugiados, algunos de carácter político como los que habían huido de las filas de los ejércitos de la ex Unión Soviética cuando atravesaron las fronteras en su lucha contra los ejércitos del Reich. También formaban parte de este conglomerado humano personas desplazadas DP, además de algunos austríacos que habían desempeñado cargos jerárquicos durante el Tercer Reich.

 A diferencia de Alemania, los que se proponían emigrar desde Austria contaban con la información de la Sub Secretaría  de Migraciones del Ministerio del Interior de Austria y con el apoyo concreto de la Argentinisch-Osterreichische Geselleschaft (Sociedad Argentino-Austríaca). De otro lado, el cónsul argentino, J.R. Virasoro, visaba los pasaportes con rapidez y sin poner objeciones aun cuando pesara alguna incriminación sobre el solicitante por sus actuaciones entre 1938 y 1945. [88] Según informó Virasoro, hasta 1948 había visado 7000 pasaportes. [89] En 1952, al comprobarse que Virasoro había cometido irregularidades graves [90] quedó claro que sus denuncias no respondían a un imperativo ético sino a la decepción que le producía que las autoridades argentinas no autorizaran la cantidad de permisos de libre desembarco que él proponía. [91]

 

2.5.2- Los reclamos de la Embajada de la República Federativa Popular de Yugoslavia

Poco después, el 27 de noviembre de 1947, France Pirc –Embajador de Yugoslavia- informaba al Canciller Argentino, A. Bramuglia, que el Cónsul de la argentina en Roma otorgaba visaciones a emigrantes yugoslavos en base a las listas que enviaba  la Dirección de Migraciones. A su vez, advertía sobre la llegada a la Argentina de numerosos criminales de guerra registrados en la Comisión Internacional de Investigaciones sobre Crímenes de Guerra de Londres, entre los emigrantes yugoslavos a los que se les había visado el pasaporte. [92] El Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina remite a la Secretaría de  Trabajo y Previsión una nota – a la que adjunta la carta de Pirc- especificando que se comunica “al solo efecto de  su conocimiento”. [93]         

            En el caso de estas nueve personas y de Ante Pavelic, la extradición no fue concedida a pesar de la intervención del Diputado Reynaldo Pastor a favor de que se acceda a los requerimientos de France  Pirc, Embajador de Yugoslavia [94] .

 

2.6. UNA VÍA POCO EXPLORADA. LA TERCERA RUTA DE ESCAPE

            La tercera de las rutas de escape atravesaba la frontera germano-danesa.  De esta manera muchos refugiados se infiltraban en Dinamarca con la ayuda de una unidad de la Wehrmacht que los daneses  autorizaron a permanecer en su territorio (se le había retirado el armamento y estaba a cargo del desmantelamiento de las minas). Esta fue una de las vías utilizadas por Carlos Fuldner - adscripto a la División Informaciones de la Presidencia- para traer a la Argentina a algunas de las personas que reclutaba en sus misiones oficiales a Europa, entre 1947 y 1949.

El carácter reservado de estas misiones obedecía, según declaraciones de Fuldner, a “poderosas razones de estado” y  a las “(...) dificultades de conciencia [que podría acarrear] para algunos funcionarios ante los cuales le era prohibido entrar en detalles o hablar abiertamente” [95] . La frecuencia de este tipo de ingresos -por estas y otras vías- derivó en la creación de  una persona jurídica que pidiera el libre ingreso de “(...)personas que interesaban a la República" [96] , con el própósito de eludir la responsabilidad que podría recaer en los encargados de las referidas  gestiones.. [97]

             En una primera etapa Carlos Fuldner hacía personalmente los pedidos de libre ingreso para las personas que reclutaba en Europa y que entraban al país sin dar cumplimiento a los reglamentos de inmigración. Con el correr del tiempo y a los efectos de despersonalizar los trámites,  se efectuó un acuerdo con la Empresa de viajes nórdicos VIANORD de la que Fuldner formaba parte. De esta manera se dispuso de “(...) una figura jurídica que pidiera el libre ingreso al país de personas que interesaban a la República”. [98]  

 VIANORD figuraba haciendo los pedidos a la DG.M., Carlos Fuldner retiraba las solicitudes y firmaba con apellido materno, Bruene. [99] Además de Fuldner  actuaban en estos casos Hartcopp, Orliac, Amaya y L. De Roover y Carlos Piñeyro, consejero y cónsul en Copenhague que, a su vez, estaba adscripto a la División Informaciones de la Presidencia de la Nación, al igual que los nombrados precedentemente. La documentación encontrada sugiere que Piñeyro y Carlos Schultz actuaban coordinadamente, y que la DIPN resolvía estos casos con el apoyo logístico del director de la D.M., Pablo Diana.

 

2.6.1 LA REPERCUCIÓN DE LA POLÍTICA MIGRATORIA EN EL AMBITO NACIONAL

             Sobre el fin de la guerra y en la pos guerra ingresaron al país criminales, reos de crímenes contra la humanidad y colaboracionistas, como se ha probado. En algunos casos, a la problemática específica de la admisión y permanencia de actores sobre los que pesaba una sentencia judicial firme, se sumó una cuota adicional de conflictividad producto de las funciones que llegaron a desempeñar en distintas agencias estatales de nuestro país. (No se hace referencia a los  científicos o técnicos sino a quienes se incorporaron, preferentemente, a las fuerzas de seguridad y a ciertas áreas administrativas de otras agencias estatales.) Estas irregularidades trascendieron al  ámbito público. Esto generó múltiples reacciones.

 En 1948 el diputado radical Mauricio Yadarola presentaba en la Cámara  una documentada denuncia sobre esta problemática y adjuntaba una nómina de imputados, que se iniciaba con los nombres de tres asesores de la Policía Federal: H. Theiss, Pierre Daye/Adam y H. Richner –por sus antecedentes se encuadraban dentro del Punto VI de las Actas Finales de Chapultepec. Yadarola solicitaba la interpelación del Ministro de Relaciones Exteriores con el propósito de interrogarlo sobre el grado de información que poseía el Poder Ejecutivo respecto de este tema. Pero a pesar de los apoyos no logró la mayoría necesaria para su aprobación La inquietud de Yadarola, del diputado conservador Reynaldo Pastor y de otros parlamentarios argentinos crecía ante el conocimiento del andamiaje legal que desde 1946 se iba esctructurando con el propósito de legalizar la ilegalidad de orígen de estos inmigrantes. [100]   De otro lado, por el artículo 35 de la Constitución de 1949 se proponía que los extranjeros pudieran  obtener la ciudadanía argentina con requerimientos mínimos. Estas inquietudes que concitaban la opinión favorable de la mayoría de la bancada opositora –por encima de la diversidad de partidos que la integraban- fracasaron ante la unanimidad de la bancada oficialista que tenia la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados. [101]

   

3. CONCLUSIONES PRELIMINARES

             En el primer informe de avance planteamos una serie de afirmaciones tentativas advirtiendo que en los sucesivos habríamos de ratificar, matizar o refutar lo dicho.

 3.1.- A esta altura de la investigación ratificamos que la División Informaciones de la Presidencia de la Nación centralizó y coordinó por delgación de Perón –Presidente de la Nación- el ingreso de técnicos y, también,  el de las personas que llegaban a través de las distintas redes de escape de fugitivos. A su vez, las agencias estatales no permanecían al márgen de los casos individuales. (En varios acápites de este informe se ejemplifica este tipo de actuaciones.)

 3.2.- Hubo una centralización estratégica y operativa aun cuando se decidió por mantener una descentralización administrativa.

 3.3- Las conferencias sobre inmigración coordinadas por Carlos Fuldner fueron convocadas de acuerdo con las instrucciones del Presidente de la Nacion. [102] En calidad de invitados permanentes asistían: Pablo Diana, Rodolfo Freude y  Orlando Maroglio –ex Presidente del Banco Central. Según fuera el objetivo de la reunión, a este grupo base se sumaban  alternativamente otros dos grupos nunca que nunca entraron en contacto por entre si por decisión de Fuldner. [103] Por una parte, lo que se dio en llamar el “grupo caracterizado” que estaba conformado por Branco Benzon y el Conde Monti de Valsassina –ambos actuaban simultáneamente como “asesores confidenciales”(sic) del director de la D.M. y como “allegados” [104] (sic)-,  Smolinski y García Santillán. De otro lado, Victor de la Serna, Pier Daye-Adan, Radu Ghenea, Degay, el Brigadier de La Colina y el Brigadier San Martín.

             Esta instancia reunía a los “asesores confidenciales” de la DGM y a los “allegados” de la DIPN que por sus actuaciones en el contexto de los derrotados regímenes nazi fascisas –caso de Benzon, Pierre Daye/Adan, Monti de Valsassina y Radu Ghenea- conocían, a semejanza de Fuldner, el mapa del exilio y las redes que montaban quienes necesitaban un refugio que les proporcinara tanto seguridad física como jurídica.

             El anadamiaje legal que se fue construyendo desde la inmediata posguerra  hasta 1950 brindaba amplias garantías para que pudieran desplazarse en el país y salir al exterior, inclusive quienes habían dejado causas judiciales pendientes. (Este acápite habrá de desarrollarse en el próximo informe.) 

 Además de los recaudos legales, la seguridad para estos fugitivos estaba constituida por un entretejido de apoyo político de la Presidencia de la Nación e impunidad. En 1947 Pierre Daye ejemplificó personalmente lo que aquí se dice. En 1947 Daye asesoraba sobre inmigración al Gobierno Argentino, participaba de las conferencias coordinadas por Fuldner por encargo de la Presidencia de la Nación y, contemporáneamente, el Gobierno de Bélgica pedía su extradición. Daye no fue extraditado. [105] (Sobre Pierre Daye , véase pié de página No 46)   

 3.4. Los “asesores confidenciales”(sic) y los “allegados”(sic) confeccionaban listas de postulantes a inmigrar que la Dirección de Migraciones instrumentaba en Europa, según se ha comprobado. Por otra parte, falta completar el cuadro de las agencias estatales y de los actores que intrevenían en estos trámites.

             El caso del ingreso de Milan Stoyadinovich ejemplifica el grado de poder y la autonomía de decisión de los “asesores confidenciales” (sic). (Sobre este tema véase el acápite 2.2.1)

             Gran parte de la documentación utilizada en este informe fue dada a conocer por la investigación histórica Proyecto Testimonio, instalada en el Centro de Estudios Sociales de la DAIA en 1992. El próximo paso será consultar los fondos documentales de los archivos de las Embajadas y Consulados de la Argentina en Dinamarca, Italia y Suecia. 

 


[1] Beatriz Gurevich, prólogo y compilación, Proyecto Testimonio. Revelaciones de los archivos argentinos sobre la política oficial en el era nazi-fascista,  Tomo I, Buenos Aires, Planeta, DAIA-CES, 1998

[2] Véase,  en Revista Estudios Migratorios Latinoamericanos, No 15-16, Agosto-diciembre de 1990, Buenos Aires, pags. 295-308, Alfredo Lattes: “Tratando de asir lo inasible: las dimensiones de la inmigración en la Argentina entre 1945 y el presente” . En este artículo Lattes señala que:“(...) se carece de la información sobre radicaciones anteriores a 1959  y se ignora el número de personas que se acogieron a las amnistías (1949), puede sostenerse que el Flujo de inmigrantes legales (FINLE),” (...) “es inferior, en magnitud desconocida, al FINLE verdadero.” Por otra parte, según Lattes, el 95 por ciento de los que ingresaron al país como inmigrantes permanentes entre 1945 y 1988 fueron nativos de países no limítrofes y el 84 por ciento de ellos ingresó entre 1945 y 1959. A su vez, en las estadísticas disponibles para los primeros años de la posguerra faltan los ingresos “permanentes” por vía terrestre y fluvial, típica vía de acceso de aquellos que inmigraban desde países limítrofes. Las estimaciones que toman como fuente el censo de 1970 consignan una inmigración neta de 692.132 personas de países no limítrofes y de 205.284 de países limítrofes. No se han encontrado fuentes fidedignas para el período 1945-1947. Empero, tomando en consideración una serie de indicadores cabe presuponer que el peso relativo del flujo inmigratorio de ultramar en los años de la inmediata posguerra sobre el total del período 1945-1959 fue significativo. Esto impone una limitación sustantiva a la posibilidad de cuantificar el ingreso de refugiados y fugitivos. Es decir, de personas que por su pertenencia étnica o por sus antecedentes personales no estaban autorizados a inmigrar de acuerdo a la reglamentación vigente al interior del país o cuyo ingreso estaba limitado por el punto VI de las Actas de Chapultepec. (Estas se firmaron durante el Gobierno de Farrell y fueron ratificadas por el Senado en cuanto se normalizó la situación de las instituciones de la República, durante el primer Gobierno de Perón.) Las limitaciones aludidas derivaron en una proliferación de los ingresos ilegales –adulterando los datos de filiación- y de las autorizaciones oficiales de carácter extra legal. Además, eran pocos los países que aceptaban pasaportes de la Cruz Roja Internacional por la laxitud con que eran otorgados. Esta reticencia atravesaba a la mayoría de los países americanos que habían firmado las Actas de Chapultepec.  Empero, la Argentina no oponía objeciones al respecto, a pesar de los problemas diplomáticos que hasta el año 1948 le acarreó esta actitud. De otro lado, se ha constado que a diferencia de los trámites regulares que se registraban en libros “copiadores”(sic); las disposiciones emitidas para los casos reservados se registraban en los llamados libros “copiadores especiales”(sic), especialmente cuando el pedido de ingreso lo formulaba la División Información de la Presidencia de la Nación. Entraban en esta categoría las solicitudes de Fuldner y los demás adscriptos a la DIPN, incluido Piñeiro.  Respecto del mismo tema, el Director de la D.G.M. señaló  que no dejaba constancia de la disposición por la que autorizaba el ingreso “legal y definitivo al país” cuando se trataba de un trámite reservado.

[3] AGN, “Sumario Administrativo” Secretaría de Trabajo y Previsión, Dirección General de Migraciones, Año 1949, Exp. 295342. (En la sección ARCHIVOS de este sitio se encuentra una trascripción literal digitalizada de los párrafos citados) El expediente “Sumario” consta de 529 folios numerados y 200 folios sin numerar. En febrero de 1949 el senador Alejandro Mathus Hoyos elevó al Director Nacional de Migraciones, Enrique P. González, un informe sobre: “Irregularidades cometidas en la visación de permisos de inmigración”. Poco después el cónsul general en Viena, Ramón Viarasoro,  y el ex cónsul general en Beirut, Carlos T. Brunel, presentaban sendos memorándum sobre el mismo tema. Ante estas denuncias González, resolvía la instrucción de un sumario administrativo a la gestión de Pablo Diana, en la D.M que culminó con la cesantía de Diana y los demás funcionarios jerárquicos de esta repartición. A  partir de ese momento González, uno de los ex miembros del GOU, asumió el control de Migraciones y modificó radicalmente la estructura de esta  agencia. No se ha encontrado información sobre la admisión de inmigrantes con “documentación deficiente” (sic) durante la gestión de González. Una selección de documentos y de los principales párrafos de las declaraciones de los funcionarios fue publicada en: Proyecto Testimonio, op.cit ,Págs 325-451. La investigación histórica Proyecto Testimonio -dirigida en el período 1992-1997 por la autora de este trabajo e instalada en el Centro de Estudios Sociales de la DAIA- formó un archivo documental sobre la influencia de la ideología nazi-fascista y el ingreso de personas físicas de esas ideologías en las décadas de 1930 a 1950.  Paul Warsawski.

 

 

[4] Memorándum interno remitido por la CEANA a Beatriz Gurevich el día 24/9/98

[5] Comunicación vía fax enviada por el Ministro José Gutiérrez Maxwell el día 3 de septiembre de 1998, en poder de la autora.

[6] La señora Cristina Salas –Jefa de la Sección Certificaciones- explicó que los expedientes anteriores a 1961 fueron incinerados y que no podía decirnos la fecha en que esto ocurrió. También informó que existe un registro donde constan los números de los documentos que se incineraron. 

[7] Ibídem, Declaraciones de José María Alejandro Bruhn, Folio 238 A, Preg 15

[8] Ibídem, Declaraciones de José María Alejandro Bruhn, Folio 238, Preg. 8, 9, 10; Folio 238 A, Preg. 12. 

[9]   Según un informante calificado -fue Director de la DGM, la amnistía de 1949 se otorgó en forma indiscriminada y benefició a todos los inmigrantes ilegales y residentes clandestinos que habían ingresado a la Argentina desde países limítrofes, sin que se tomara en cuenta su nacionalidad. De esta manera se vieron favorecidos muchos inmigrantes de países de ultramar que se valieron de un país vecino para radicarse en el nuestro. El mismo informante explicó que esta amnistía se caracterizó por la total descentralización administrativa. Todas las comisarías de la Policía Federal y de las Policías Provinciales, además de las sedes de  la Gendarmería Nacional estaban autorizadas para otorgar un certificado con el que el postulante podía obtener documentación argentina, sin exigirle la presentación de la documentación regla mentaria.

[10] Carlos Fuldner se incorporó a las SS a los 21 años con el número 31.710. Posteriormente fue degradado y expulsado por delitos económicos. En 1935 intentó retornar a Buenos Aires en el buque Antonio Delfino, usando su pasaporte argentino. Pero esto le fue impedido. Obligado a descender en el puerto de Bremenhaven, Fuldner  fue entregado a la Policía Secreta.  

[11] Véase la lista de 201 nombres de alemanes residentes en España  Carlos Fuldner figura como agente del Tercer Reich. Su  extradición fue solicitada por cuanto sus actuaciones durante la guerra fueron consideradas abominables por quienes las juzgaron en Inglaterra y los Estados Unidos. Véase :  NARA, RG, 59, Decimal Files  Box 6749 

[12] NARA, Box 6746, RG 59, Folder 4.

[13] NARA, Solemn Declaration, de Hans Senner, también conocido como Herbert Senner, nacido de padres alemanes en julio 16 de 1913, en Tondern, Dinamarca.

[14] Véase el documento Secreto: "Enclosure No. 1 to despatch No. 5731 of July 31, 1946, from U.S. Political Adviser, Berlin.", The systematic departure of German intelligence officers to Argentina",

[15] Ibídem, NARA, Solemn Declaration, de Hans Senner, ... 

[16] NARA, Decimal Files, RG 59, Box 6747, Folder 3.

[17] Ibídem, NARA, Decimal..

[18] Sobre la relación de Perón con la Igelsia Católica Apostólica Romana de la Argentina, véase el libro de Lila Caimari: Perón y la Iglesia Católica, Religión Estado y Sociedad en al Argentina, Cia Edit. Esacalpe Argentina/Ariel,  Buenos Aires,1995

[19] AMRECI y C, D.P., Francia, 1946, Caja No. 17, Exp. No 22, Nota 121-R- 1946, Buenos Aires, 3 de octubre de 1946.

[20] Ibídem, NARA, R.G. 59, Box 6749, Desclasificado el 5/26/98. Véase también el documento: “Enclosure No.1 to despatch No. 5731 of July 31, 1946, from U.S. Political Adviser, Berlin”

[21] AMRECI y C, D.P., Francia, 1946, Caja No 17, Exp.No 22, Buenos aires 20 de enero de 1947. Charles Lesca Sarralegui nació en Francia y obtuvo la nacionalidad argentina, fijando residencia en la calle Santa Fé 1785. Fue inculpado de inteligencia con el enemigo, crímen de derecho común previsto a la vez por los artículos 75/5, 76/3, 84/4 del Código Federal Francés y por la jurisprudencia internacional, además de la sentencia del Tribunal de Nuremberg del 1 de octubre de 1946. Véase: “memorandum of Conversation” , Secret, Department of  State en el NARA, R.G., Box 6749 

[22] Véase un extracto del prontuario en : AGN – DAE, 4550, Legajo Bormann

[23] Ibídem, Folder 4

[24] En la posguerra la División Informaciones de la Presidencia de la Nación (DIPN) estuvo dirigida por Rodolfo Freude

[25] NARA, R.G., Box 6749, Desclasificado el 5/26/98. Informe del Federal Bureau of Investigation, United States, Department of Justice, Washington DC, 27 de noviembre de 1946. L´Escat obtuvo pasaporte argentino con el número 23, le fue entregado el 16 de noviembre de 1944 por el Cónsul de la Argentina en San Sebastián. Además disponía de la “Cédula de Identidad” argentina No 2250217, entregada por la Policía Federal en la ciudad de Buenos Aires el 2 de septiembre de 1938.

[26] ARECI y C, DP, Caja Suiza, Exp. 3, “Asuntos Varios”. Véase también: NARA, RG 59, Box 6747, Folder 3

[27] Véanse en el Exp. “Sumario” las declaraciones de los funcionarios sobre las tramitaciones permisos de libre desembarco para terceros y diligenciamiento de expedientes en forma directa. Estas gestiones eran incompatibles con los deberes de esos funcionarios públicos.

Ibídem, Consideraciones de Carlos Fuldner ante los sumariantes, Folio 340.

[28] “Sumario”, Declaraciones de Carlos Fuldner, Folio 181 A, Preg. 5

[29] Ibídem, Declaraciones de Pablo Diana, Folio 42 A, Preg 5

[30] .- Véase Ibídem  “Sumario Administrativo”; Declaración de P. Diana.

[31] NARA, R.G. 84, Caja 148. Informe secreto de la Emabajada de Estados Unidos en Madrid del 30 de enero de 1948

[32] Véase el caso del Primer Ministro de la Yugoslavia pro-Eje, Milan Stoyadinovich, un colaboracionista al que de acuerdo al punto VII del Acta Final de la Conferencia de Chapultepec no debió  autorizarse a inmigrar al país.  En marzo de 1947 el “asesor confidencia” Eugenio Monti de Valsassina eleva una nota al director de la Dirección de Migraciones, Santiago Peralta,  solicitándole que autorice el ingreso de Stoyadinovich y el 25 de este mes por la Disposición No 7597 se autoriza el ingreso “con la documentacion que presenten”.  En 27 de abril de 1947 la Embajada de Estados Unidos envía a la Cancillería Argentina una Note Verbale solicitando no se permita su ingreso al país. La gestión del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto culmina exitosamente. El 13 de junio de 1947 se anulan los permisos de desembarco acordados a Stoyadinovich, su mujer y sus hijas por disposición de Peralta. En el mes de agosto del mismo ano cambia el Director de Migraciones. Monto de Valsassina se dirige al nuevo Director de la DGM, Pablo Diana, y solicita que se reconsidere la disposición por la que se anulo el permiso de desembarco de Stoyadinovich. El 13 de junio de 1947 Diana deja sin efecto la anulación del permiso de desembarco para la mujer y las hijas de Stoyadinovich. El 22 de septiembre de 1947 el “asesor confidencial” Dr. Branco Benzon envió una nota a Diana en los siguientes términos: “ El que suscribe, DR.  BRANCO BENZON, domiciliado en French 2590, tiene el agrado de dirigirse al señor Director solicitándole quiera tener a bien disponer se revea la Resolución recaída en el Exp. 37902.47 y se autorice la venida al país del Dr. Milan Stoyadinovich, que se encuentra en la Isla Mauricio.” El mismo día Diana le otorga el permiso de libre desembarco a Stoyadinovich “con la documentación que posea”. Véase en el AMRECI y C, DP, EEUU, Caja 6, Ex. 14, 1947

[33] NARA, Box, 6746, R.G 59, Folder 4 , Decimal Files.

[34] No se han podido constatar los datos de todos los asesores. Por esto nos limitaremos a citar las referencias bibliográficas después que los datos hayan sido debidamente constatados.

[35] AGN, “Sumario”, Declaraciones de Carlos Fuldner, Folio 181, Preg 5,6 y 7

[36] Ibídem, Declaraciones de Carlos Fuldner, Folio 182, Preg.8

[37] Ibídem

[38] AGN, “Sumario”, Declaraciones de Pablo Diana, Folio 60, Preg. 83

[39] Véase Legajo Bormann, AGN, DAE, 4550

[40] Sobre el ingreso de Hans Gehrard Bohne véase Holger Meding, Flucht vor Nürnberg?, Edit. Böhlau Verlag Köln Weimar Wien, Colonia, 1992, Pags 90-92

 

[41] Archivo de la DM, Sección Certificaciones, No 682, Fichero 8, Caja 1

[42] Véase el Legajo Personal de Carlos Rafael Piñeiro en el archivo del MRECI y C

[43] Véase en el AMRECI y C, Legajos Personales,  la Nota reservada remitida por José F. Rieffolo Bessone al Ministro de RREE, A. Bramuglia, el día 29 de Agosto de 1947

[44] Poco después de hacerse cargo de la misión diplomática argentina en Estocolmo, más precisamente en abril de 1947, Hector Russo era informado por José Fausto Riéffolo Bessone (embajador en Copenhague) sobre la operación de transporte de técnicos alemanes a la Argentina. Véase: Correspondencia de Russo a Bramuglia, Estocolmo, 29 de mayo de 1947. AMREC y C, Div. Pol., Caja 14, Dinamarca, 8/1947

[45] Véase el telegrama cifrado No 1589 y 1590 del 26 de noviembre de 1947 en el expediente:  “Detención del ciudadano argentino alemán Carlos Schultz por falsificación de pasaportes” AMREC y C, Div. Pol., Dinamarca, Exp 8, Año1947.

[46] “Sumario”, Declaraciones de Carlos Fuldner, Folio 182, Preg. 6

[47] Ibídem, Declaraciones de Carlos Fuldner, Folio 182, Preg 8 y 9

[48] Se designaba con el nombre de “allegados” a las personas invitadas a estas Conferencias internas.

[49] Entre los “allegados”  Pierre Daye / Pierre Henry Albert Daye Adam, uno de los “allegados” (sic) de nacionalidad belga, había sido acusado de colaborar con las tropas de ocupación alemanes y condenado a muerte por el Consejo de Guerra de Bruselas el 18 de diciembre de 1946. En la misma época en que Daye participaba de las conferencias coordinadas por Carlos Fuldner el Gobierno de Bélgica pidió su entrega con base en la resolución IV sobre crímenes de  guerra del Acta Final de la Conferencia de Chapultepec. En nota D 1923 – No 1984 del 9 del 9 de octubre de 1947, la Legación de Bélgica en la Argentina denunció la llegada de Pierre Daye a nuestro país, solicitó que se ponga al nombrado a disposición de las autoridades belgas. El pedido fue reiterado pero la Cancillería Argentina respondió negativamente. 

 

[50] Ibídem, Declaraciones de José María Alejandro Bruhn, Folio 238, Preg 8

[51] AGN, “Sumario”, Declaraciones de Carlos Fuldner, Folio 181, Preg 5,6 y 7

[52] Ibídem, Exp. “Sumario”, Declaraciones de Carlos Fuldner, Folio 182, Preg.8

[53] Ibidem,

[54] Ibídem, Declaraciones de Héctor Magistralli, Folio 135 y 135 A, Preg. 54

[55] Ibídem, Declaraciones de Pablo Diana, Folio 52, Preg. 50

[56] Véase la Declarción de Osmar Alberto Hellmuth ante Coordinación Federal , 28 de abril de 1944, Causa 793/45, Cuerpo I. Freude y Ketelholm participaron con Helmuth en el contrabando de armas.

[57] Spitzy había sido secretario privado de Ribbentrop y estaba vinculado a Goebbels. En la Argentina era el representantes de armas nazi Brünner- Skoda

[58] Sobre las actuaciones de los empresarios relacionados con la DGM y específicamente sobre la relación de Ludovico Freude con esta instancia, Véase: “Sumario” , Declaraciones de Pablo Diana, Folio 53, Preg. 64. No se ha podido localizar el expediente No. 159/108/48 en el archivo de la D.M.

[59] AGN, DAE 4550-, Legajo Martin Bormann

[60] Citado por Holger M. Meding en la nota 134 al pié de la página 90 de su libro Flucht,..op. cit..

[61] NARA, R.G. 84, Box 148, Embassy – Classified General Records, File 820.02, 1948

[62] Entrevista a Juan Otero, ex funcionario de la D.M y de la DAIE que participó de las actvidades en el Delegación de la D.A.I.E. en Génova. Según este informante y según el libro de Tom Bower sobre Klaus Barbie en Via Ambaro 38, en Génova funcionaban las oficinas de la D.A.I.E. El coordinador de la CEANA ante nuestro pedido de consulta responde que nunca existió una oficina de la D.A.I.E. en esa ubicación.

[63] Véase por ejemplo el libro de Virgilio Filippo, Los judíos juicio histórico científico que el autor no pudo trasmitir por LR8 radio Paris, Buenos Aires, Edit. Tor, 1939

[64] En 1947 Perón nombró Legado Papal al Cardenal Copello, un amigo del emabajador alemán Edmund von Thermann que había visitado regularmente la Embajada hasta que la Argentina rompió relaciones diplomáticas con Alemania.

[65] .-AMRECI y C, D.P., Santa Sede, 6/947, Exp. 2/46, Notas de Castiñeiras a Cook y a Bramuglia.

 

[66] Véase el Informe sobre Migraciones enviado por José Ramón Virasoro, Cónsul General en Viena en: “Sumario Administrativo” 

[67] .- Véase: AGN, Sección Nacional de Migraciones, Libro Copiador Nº 4,  Exp. 293544/49. Dictámenes 1614/2334, 6/09 al 11/10, folio 401. En Archivo Testimonio

 

[68] AGN, Exp. “Sumario”, Declaraciones de Héctor Magistralli

[69] Sobre el ingreso de Hans Gehrard Bohne véase Holger Meding, Flucht..,.., op. cit., Edit. Böhlau Verlag Köln Weimar Wien, Colonia, 1992.

 

[70] Archivo de la Dirección de Migraciones, Sección Certificaciones, No 682, Fichero 8, Gaveta 1. Este es el tipo de expedientes que la Jefa de la Sección Certificaciones alegó  que habían sido destruidos 

[71] H.G. Bohne fue extraditado en la década de 1960. Sobre este tema véase el Tomo II de: Proyecto, op.cit

[72] Véase el expediente por el que se autoriza el ingreso de Josip Berkovic en: archivo de la DM, Sección Certificaciones, No 550, Fichero 6, Gaveta 4. El expediente de Marko Colak en: Fichero 1, Gaveta 4

[73] AMRECI y C, D.P., Europa, caja 41, Exp. No 1, 1947, Nota S/No, Buenos Aires, 7 de agosto de 1947. Véase los documentos sobre esta extradición en  Tomo II, Proyecto, op. cit Pags. 69-76 

[74] AMRECI y C, DP, Caja Varios, 1948

[75] Archivo de la DM, Sección Cerificaciones, No ilegible, Fichero 2, Gaveta 3.

[76] Ibídem, Por decreto No 37, Exp. 28.284/47 del día 21 de diciembre 1948, Jan Durcansky rectifica su nombre- Véase también el expediente No 10517/47 por el que se autorizó el permiso de libre desembarco de Jan Durkansky.

 

[77] Sobre las actuaciones de Ferdinand Durcansky en el Servicio de Inteligencia Francés y Intermarium, véase: Mark Ahrons & John Loftus, Unholy Trinity, St Martin´s Press, New York, Págs. 58 y 217-223.

[78] Véase: Mudd memo del 30 de enero de 1947, CIC informe de Caniglia y Zappala del 15 de marzo de 1947 , USNA,  citado por Mark Aarons y John Loftus en: Unholy Trinity, New York, 1991, Pág. 78

[79] Ibídem, pag. 76

[80] Según consta en un documento sin membrete ni firma encontrado en el AMRECI y C, Varios, 1948, Caja 58, encontrada en el mismo legajo que el exp.1, F.7, “Pedido de Informes, Oficina de Enlace con el Ministerio del Interior y la Policía Federal”. En Archivo Testimonio

[81] AMRECI y C, D.P., Varios, 1948, Caja 58, Exp.. 1, F.7, “Pedido de Informes, Oficina de Enlace con el Ministerio del Interior y la Policía Federal

[82] Documento sin membrete encontrado en el AMRECI y C, Varios, año 1948, Caja 58. En Archivo Testimonio.

Sobre las actuaciones de Ján Durkanski y otros sospechosos de crímenes de guerra y de homicidio, cuyo arresto y posterior extradición  fue solicitada por las autoridades de la República Checoeslovaca. Véanse los documentos  sobre  extradición de Durkanski, Votech Hora y otros en el Tomo II de Proyecto ,op cit. Durkanski fue juzgado y sentenciado por actos terroristas contra la población civil, incluyendo varios homicidios en masa, planeados y efectuados a fines de 1944 y principios de 1945, en el territorio de la República de Checoslovaquia, especialmente en la región de Bánská Bystrica.

[83] D eclaración de Draganovic a las autoridades de Yugoslavia, 26 de septiembre de 1967. Citado por Mark Aarons t John Loftus, op.cit., Pag. 76.

[84] AMRECI y C, D.P., Europa, caja 41, Exp. No 1, 1947, Nota S/No, Buenos Aires, 7 de agosto de 1947

[85] AMRECI y C, M.C.T., Exp. 173.591, 1948, Nota de Dubois a Bramuglia, Hamburgo 19 de marzo de 1948

[86] AGN, “Sumario”, “INFORME SOBRE MIGRACIONES”; véase acápite: “Situación y condiciones en que se desenvuelve el Consulado general en el aspecto migratorio”. Este informe se encuentra publicado en: Beatriz Gurevich, Proyecto, op.cit, Tomo I, Pags. 335-340.  

[87] Ibídem, Beatriz Gurevich, Tomo I, Pag.335-336

[88] Holger Meding, Flucht ..? op. cit. Pag. 68.  

 

[89] “Sumario”, Memorándum de Virasoro

[90] Sobre los antecedentes personales de José Ramón Virasoro, véase: Ibídem, Beatriz Gurevich, Pag 501.

 El 18 de julio de 1948 José Ramón Virasoro fue acusado por la Junta Calificadora de irregularidades en el otorgamiento de documentación oficial. Esta decidió aplicarle una sanción temporaria. En febrero de 1952 la Junta Calificadora recomienda por unanimidad su exoneración, esta se concreta en marzo de 1952. (AMRECI y C, Fondo documental: Legajos Personales) 

[91] Véase el “Legajo personal” de José Ramón Virasoro en el archivo del MRECI y C. Virasoro formaba parte de una organización internacional que traficaba con drogas, divisas y contrabando.

[92] Véase la nota de France Pirc a Bramuglia del día 27/11/47, en AMRECI y C, DP, Caja Yugoslavia, 1947

[93] Ibídem, Véase la nota de Desmarás a Mariano Lagraba del día 23 de diciembre de 1947.

[94] Actas de la Cámara de Diputados de la Nación, Reuniones de los días 11 de mayo y 23 de julio de 1949, Pags. 1742-1743

[95] Véase selección del expediente  “Sumario”, Declaraciones de Carlos Fuldner, en la parte  II del Tomo I de Proyecto..., op. cit. 

[96] .- Sobre las empresas creadas por Carlos Fuldner, véase Anexo II  del Tomo I de Proyecto.. op.cit.

[97] -Véase “Sumario Administrativo”

[98]   “Sumario”, Declaraciones de Pablo Diana,  Pregs. 196,197 y 198

[99] Ibídem, Declaraciones de José María Alejandro Bruhn, Folio 245 y 245 A, Preg. 25

[100] El material documental se encuentra a disposición en poder de la autorra de este trabajo. No se alacanzó a desarrollar este tema para el Segundo Informe.

[101] Actas de la Cámara de Diputados de la Nación, 11 de mayo de 1938, Pág. 135; Reunión No 23, Págs. 1742-1743. Sobre el caso de Pierre Daye Adam véanse el Proyecto.., Tomo II, op cit.

[102] AGN, “Sumario”, Declaraciones de Carlos Fuldner, Folio 182, Preg. 7

[103] Ibídem, Declaraciones de Carlos Fuldner, Folio 182, Preg 8 y 9

[104] Se designaba con el nombre de “allegados” a las personas invitadas a estas Conferencias internas.

[105] Véase el Tomo II de Proyecto, op.cit., op. cit. Pag. 61


Busqueda
Vea las palabras clave sugeridas para optimizar la búsqueda dentro de este archivo


 
Anterior Home

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.