ARCHIVOS: Informes de las misiones diplomáticas argentinas sobre la política racista en Alemania y los países de la Europa ocupada (1933-1945)

   Selección de párrafos de la declaración de Hector Emilio Magistrali, Secretario General de la Dirección General de Migraciones,
   realizada entre el 15 y el 24 de junio de 1949, en cuatro interrogatorios.

 
Selección de párrafos de la declaración de Hector Emilio Magistrali, Secretario General de la Dirección General de Migraciones, realizada entre el 15 y el 24 de junio de 1949, en cuatro interrogatorios.


Fuente: Archivo General de la Nación, Dirección General de Migraciones, Año 1949, Exp. 295342, Sumario Administrativo

[En el transcurso del interrogatorio iniciado el día 15 de junio de 1949, el Secretario General Hector Magistrali  sostuvo que el Director General Pablo Diana requirió la opinión de "asesores confidenciales" para decidir en materia de pedidos de ingreso y radicación al país. El objeto de este asesoramiento era determinar "si se trataba o no de comunistas, la persona llamada, o si era o no  judío". Señaló que uno de los asesores, Carlos Fuldner, fue enviado a Europa en misión especial, "por cuenta oficial del gobierno para buscar confidencialmente, esa clase de personas, que en la generalidad de los casos eran sacadas subrepticiamente de Alemania y llegaban al país con documentación ajena, con conocimiento de la Presidencia de la Nación". Además agregó que estos casos revestían el carácter de "confidenciales y secretos". Declaró tener conocimiento de las instrucciones reservadas de la Presidencia de la Nación en relación con la concesión de permisos de inmigración.. Por otro lado señaló que el  vice-presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (D.A.I.A.) tramitaba  permisos de ingreso, radicaciones y liberación de pasajeros judíos detenidos. Estos trámites se respondían favorablemente  "siempre por orden y autorización de la Presidencia de la República". Precisó que los permisos de ingreso a judíos mayores de 60 años, eran otorgados en conocimiento y con la autorización del presidente Perón.] N. del C

[Buenos Aires, 15 de Junio de 1949]

(...) 2º) Para que diga cual era el mecanismo administrativo o disposiciones administrativas que regían esta Repartición, dijo: La Dirección General de Migraciones es la rama de gobierno encargada de seleccionar y vigilar la entrada al país y radicación del extranjero para cuyo efecto la ley de inmigración 817 y los distintos decretos que la reglamentan, eran de aplicación obligatoria por parte de quienes no teníamos atribuciones para apártarnos de ella.- El Director General secundado en sus tareas por el Subdirector, un Secretario General y los distintos Jefes debían velar por su cumplimiento, salvo órdenes superiores que podrían hacer variar determinaciones en cuyo caso solamente el Director daría la autorización consiguiente.- 3º) Preguntado para que diga si el mecanismo administrativo de la Repartición estaba reglado por disposiciones, contesta: Que no, agregando que cada Jefe tenía la obligación de complementar su procedimiento ajustándolo a las disposiciones en vigencia, establecida por la ley y sus decretos reglamentarios.- 4º) Preguntado, desde que fecha desempeña el cargo de Secretario General o Jefe de Secretaría, como era la antigua denominación, contesta: Que en el año 1943 aproximadamente el mes de Junio desempeñaba el cargo de Secretario General el señor Carlos Giménez y el deponente era Jefe de despacho - Por resolución superior, el señor Carlos Giménez fue adscripto a la Secretaría de Trabajo y desde entonces siempre con el cargo de Jefe de Despacho, atendió los asuntos de Secretaría, hasta junio de 1947 en que se designa al señor Pablo Diana Subdirector de Migraciones.- Posteriormente, al hacerse cargo el señor Diana de la Dirección, es designado el señor Alfredo Tortello Subdirector y el deponente continúa en el cargo de Jefe de despacho o Jefe de Secretaría.- Al crearse la Dirección General, ya fue designado en el cargo de Secretario General.- 5º) Preguntado, en que consistían sus funciones como Jefe de Secretaría y luego como Secretario General, dijo: Los asuntos que entran a Secretaría General son de distinta naturaleza, enunciándolos seguidamente para una mejor aclaración: 1º) resolver todos los partes de los visitadores de contralor de entradas que se registraban con novedad, con aplicación estricta de la reglamentación (prohibición de desembarco de pasajeros, rechazos, aplicación de multas, etc.), cualquier resolución que como consecuencia de pedidos formulados por los interesados para desembarcar pasajeros detenidos era sometido a la consulta del Subdirector o del Director en el expediente en que se había dictado resolución negativa de acuerdo a la ley.- Solamente con su autorización podían desembarcar.- 2º) Todos los asuntos de carácter administrativo que significara consulta de procedimiento por parte del Cuerpo Consular Argentino, Legaciones y Embajadas, etc.- 3º) Todo informe elevado al Ministerio del cual se dependía o al Ministerio de Relaciones Exteriores, en su caso.- 4º) La relación directa entre la Dirección de Migraciones con Gendarmería Nacional, Prefectura General Marítima, Dirección General de Aduanas, Policía de la Capital, Policía Federal, Coordinación Federal, Jefatura de Control de Presidencia de la Nación y todas las Policías del interior del país.- 5º) Tripulaciones en general de los buques mercantes que atraquen a puerto (deserciones, fiscalizaciones, transbordos, reconducciones).- 6º) Constatación del procedimiento de la oficina de la oficina de Contralor de Entradas sobre cumplimiento de órdenes emanadas de la Dirección General sobre rechazo de pasajeros reclamando en cada caso el informe respectivo del inspector actuante para verificar si el rechazado había o no salido del país en el momento de zarpar el buque de regreso al exterior.- Esta medida era necesaria para imponer las penalidades al Capitán del vapor infractor de acuerdo con las disposiciones de los artículos 9º, 10º y 11º del decreto de diciembre 31 de 1923 y artículo 35º de la ley 817.- 7º) Observación de procedimiento al Cuerpo Consular argentino por errores cometidos en sus funciones de lo que se daba cuenta al Ministerio de Relaciones Exteriores si fuera por motivo documentario y a la Dirección General Impositiva y a la Contaduría de esta Repartición si fuera por evasión fiscal.- 8º) Redacción y confección de todo proyecto de decreto sobre reglamentación que la Dirección General ordenara.- 9º) Intervención en la preparación del presupuesto general de la Repartición cumpliendo directivas del Director General o del Subdirector y con el asesoramiento del Contador de la Repartición y del Jefe de Personal.- 10º) Todo otro asunto que pudiera escapar de las atribuciones y funciones de cada Jefe de Oficina.- En lo referente al despacho de todos estos asuntos, el suscripto personalmente lo sometía a consideración del Director siempre bajo su asesoramiento.- Los demás asuntos y en especial de las oficinas de Permisos, Desembarco y Radicaciones, su única misión consistía en hacer llegar al despacho del Director, los expedientes respectivos, quien los analizaba personalmente, caso por caso sin la presencia del Secretario General, pues actuaba en ellos en hora de la noche, a veces en horas de la madrugada y en otras oportunidades mientras el deponente estaba en su oficina, atendiendo sus funciones.- Los expedientes así resueltos, le eran enviados de vuelta por su ordenanza Souto, quien los llevaba directamente a la oficina de Permisos o Radicaciones, según correspondiera y en horas en que las oficinas estaban cerradas, al deponente, hasta tanto fuera posible trasladarlos a las oficinas a que se ha referido.- Cuando los pedidos aumentaban en exceso, ordenaba el señor Director que la oficina de Permisos le embalara cientos de expedientes los sábados a la mañana y cargándolos en su automóvil oficial, lo llevaba a su domicilio en Marcos Paz para devolverlos el lunes venidero embalados nuevamente, directamente a la oficina de Permisos.- Diariamente, en el despacho de la noche, el deponente llevaba expedientes de trámite urgente solicitados por personas que invocando distintas razones solicitaban exponerlas al propio Director.- Esos expedientes le eran entregados en su mayoría, por el Subdirector General y otros requeridos por el dicente, por haber atendido a la persona en ausencia de ambos.- Al entregar estos expedientes al señor Director, su única misión consistía en trasmitirle la razón de urgencia o indicarle el nombre de la persona que se interesaba en su despacho.- Siempre sin asesoramiento, por cuanto el Director ni lo requería ni lo necesitaba dictaba resolución en cada caso.- No obstante tener el Secretario General atribuciones legales para despachar todo el despacho de la Dirección, incluso su firma lo que le fue acordado por Decreto especial del Poder Ejecutivo, Nº 39.493/1939, deja constancia de que solo en ese aspecto limitó su acción a la firma del despacho, no resolviendo nunca, por sí, un permiso de libre desembarco o una radicación definitiva, que dejó librado siempre a resolución de sus dos superiores inmediatos.- Resuelta la cuestión de fondo, es decir la admisión física de la persona, el deponente manifiesta que cualquier derivación que pudieran tener nuevos pedidos, (rectificaciones de nombre, cambios de destino, carencia de algún documento) si lo resolvía de acuerdo con la facultad legal ya mencionada.- 6º) Preguntado, que resoluciones o disposiciones determinaban específicamente sus funciones, dijo: Que el Secretario General es el nexo entre las oficinas de la Repartición y la Dirección y en consecuencia todo asunto que cursaba para resolución de la Dirección, era de incumbencia, pero siempre dentro de las directivas del cumplimiento, por parte de los Jefes, de los requisitos reglamentarios inherentes a cada caso.- Quiere decir que ante una falta de observación reglamentaria por parte de un Jefe, el expediente ya entraba a consideración del Director.- Las disposiciones que reglaban sus funciones están determinadas en el decreto antes citado y en la ley de inmigración y sus decretos reglamentarios.- 

(...) 

9º)  Preguntado; si alguna vez fué objeto de sanciones disciplinarias; caso afirmativo, la razón de las mismas y si de ellas se dejó constancia en su legajo personal, contesta: Una sola vez se le llamó la atención en un expediente en que a su juicio su intervención fue correcta, cumpliendo órdenes de la Superioridad en la forma que pasa a exponer: El señor Lazar Kunhberg pidió permiso de entrada al país para él y su familia, que le fué denegado por la Dirección.-  Posteriormente pidió reconsideración y se confirma la denegatoria.- No obstante ello, el interesado y su familia ingresan clandestinamente al país y piden la radicación. que la Dirección deniega.- Una apelación a la Secretaría de Trabajo, confirma la disposición de la Dirección de Migraciones.- En ese ínterin el Dr. Juan Carlos Brusca, Director General de Trabajo de la Secretaría de Trabajo u Previsión, concurre personalmente a verlo al Director Coronel Eduardo Larronde intercediendo para que el caso fuera resuelto favorablemente. El Cnel. Larronde cita en su presencia al deponente y le ordena que estudie las actuaciones y lo asesore al respecto, enterándolo al Dr. Brusca que lo que resuelva le sería comunicado telefónicamente por el deponente.- Enterado de las actuaciones producidas, el deponente informa al Cnel. Larronde que el pedido no podía ser resuelto en la Dirección en forma favorable y que en cambio debía ser elevado a la Superioridad, para la resolución respectiva, cosa que aceptó.- Al día siguiente le informó al Dr. Brusca la resolución tomada por el Director y este señor, en forma violenta, le colgó el tubo de teléfono, diciéndole únicamente: “muchas gracias".- Transcurrió el tiempo; la Secretaría de Trabajo niega nuevamente el pedido y vuelve el expediente a Migraciones.- En ese ínterin el Dr. Brusca es designado Subsecretario de Trabajo y Previsión y al día siguiente de su designación requiere por teléfono el envío del expediente del señor Khunberg.- Recordando las actuaciones del deponente manifestó que había llegado el momento de tomar una sanción para con él, ya que por su asesoramiento el expediente no había resuelto como él pretendía y llegó a redactar un decreto de cesantía del que tuvo conocimiento en forma extra oficial.- El Dr. Roberto Palmieri, Director General de Previsión Social, superior jerárquico del Dr. Peralta, Director de Migraciones, conversó telefónicamente con él haciéndole saber el interés que había en dar solución favorable al pedido en virtud de lo manifestado por el Dr. Brusca y le aconsejó que admitiera el procedimiento de que el señor Khunberg saliera del país para hacer, desde el extranjero el pedido de entrada legal a la República y que luego recibida la solicitud consular, se elevaran las actuaciones para la resolución favorable.- El Dr. Peralta aceptó, pero sin emitir juicio y el Dr. Palmieri, por intermedio del Dr. Budano Roig, Secretario General de la Dirección de Previsión Social, le hizo saber al deponente que debía entregarle la documentación para que pudieran embarcarse para Montevideo, cosa que cumplió cuando el Dr. Palmieri le hiciera enviar el expediente con un ordenanza a tal efecto.- Cumplido lo cual reintegro nuevamente el expediente al Dr. Palmieri.- El señor Kunhberg salió del país ; lo prueba el hecho de haber suscripto una solicitud en la ofician consular argentina en Montevideo.- Esta demostración pone de manifiesto que aún en el error el procedimiento que siguió no sirvió para ocultar ningún hecho no prestarse a ninguna maniobra, ya que, cuando una persona manifiesta su intención de salir del país, al tener denegada su radicación, nunca se opusieron inconvenientes para que así lo cumpliera, tal el caso de Khunberg, que salió del país.- Todo lo que manifiesta, consta en el sumario que en su oportunidad instruyera la Dirección de Defensa Nacional ante la Secretaría de Trabajo.- Al anularse posteriormente la radicación del señor Khunberg que le había acordado el Dr. Brusca, se le llama la atención al deponente por el procedimiento enunciado en la entrega del documento.- Al recibir las actuaciones  devueltas en Migraciones, con gran asombro se entera del llamado de atención y comparece ante el Dr. Peralta haciéndole notar la injusticia "a su juicio" de la medida tomada, ya que todo había sido hecho sin ocultaciones y con conocimiento pleno del Dr. Peralta.- El Dr. Peralta le manifestó categóricamente que no hiciera cuestión, ya que el asunto no lo merecía "y que viera" que el caso solo lo comprendía al Dr. Brusca, responsable de todas actuaciones producidas.- Tratándose de un expediente RESERVADO dada la intervención que había tomado Defensa Nacional, optó por notificarse en su presencia y guardar el expediente en la caja de reservados en las que se archivan todos los expedientes de esa naturaleza.- Estas razones expuestas por el Dr. Peralta y tendiendo en cuenta que ninguna gravedad encerraba su procedimiento, determinaron no pasar el expediente a la División Personal para su anotación en el legajo, lo que tampoco disponía la resolución.- No obstante lo expuesto, el Dr. Peralta conocía ese llamado de atención y el Director que le sucedió, Señor Diana, también tenía conocimiento a quien personalmente le entregó las actuaciones para que se enterara.- Se evitó un detalle, pero el propósito de que la Superioridad lo conociera, es evidente que no se ocultó.- 

(...)

[Buenos Aires, 21 de Junio de 1949]

(...) 13º) Preguntado si en la Dirección actuaban en el carácter de asesores confidenciales algunas personas y en su caso, quienes eran, a quien asesoraban y que autoridades superiores fuera de la casa, tenían noticias de tales servicios, contesta: Si actuaban asesores confidenciales, exclusivamente para el señor Director General, quien ordenaba en cada caso la intervención de los mismos.- Tiene entendido porque así se lo manifestó al deponente, al mismo Subdirector y a los Jefes de División, que se trataba de personas cuya actuación era de conocimiento del señor Jefe de la División de Informaciones de la Presidencia de la Nación señor Rodolfo Freude.- Le consta que muchos procedimientos fueron ordenados por el citado funcionario.- Esta situación la conocía también la Jefatura de Control de Estado de la Presidencia de la Nación que la solicito en una oportunidad, a la Repartición, enviándosele la nómina completa de las personas.- A requerimiento verbal del señor Subdirector Nacional, Dr. Juan N. Lucero Schmidt, el Subdirector envió por Secretaría, una nota con información completa sobre el particular.- Respecto a quienes eran, si bien puede dar el nombre de alguno de ellos, como ser el Dr. Benzon, un señor De Roover, señor Arcizewski, el Conde de Menou, señor Fuldner y otros cuyo nombre no recuerda, pero como mejor constancia se remite a la información ya proporcionada al Dr. Lucero Schmidt.- 14º) Preguntado si sabe de que  informaciones y/o antecedentes se valía el señor Director General para designar como asesores confidenciales a las personas referidas al contestar la pregunta anterior, dijo: Tiene entendido que lo que procuraba el Director General, era saber por su intermedio, o mejor dicho conocer si se trataba o no de comunista  la persona llamada o si era o no judío, pero qué antecedentes le servían para resolver no los conoce.- Daba intervención a esas personas, en casos de inmigrantes de sus respectivas nacionalidades, en la suposición de que siendo personas vinculadas dentro de sus colectividades, podían conocer datos que le fueran de utilidad en la resolución a tomar.- 15º) Preguntado si los asesoramientos confidenciales eran requeridos por nota, memorándum o personalmente, dijo: En muchísimos casos la consulta era verbal entre el Director y el asesor, ya que sus visitas eran frecuentes a la casa; en otros, una simple inicial colocada en la carátula del expediente, por ejemplo una B indicaba al Dr. Benzon, o bien una G indicaba al señor Genea, ex-Ministro Plenipotenciario de Rumania en España.- 16º) Preguntado si sabe que para la resolución de algunos expedientes la Dirección recibiera instrucciones o directivas de autoridades y/o funcionarios ajenos a la Dirección, contesta: El señor, Director General le exhibió en una oportunidad una memorándum a lápiz del Exmo. Señor Presidente de la Nación ordenando despacho de determinados expedientes, en otros casos ha tenido en sus manos memorándums firmados por el Comandante Solveyra Casares y en otros por el señor Juan Duarte, disponiendo resoluciones, invocando instrucciones del Exmo. Señor Presidente de la Nación.- 17º) Preguntado si sabe que a la Dirección haya llegado instrucciones reservadas de la Presidencia de la Nación y/o de la Cancillería referentes a inmigración y a radicación de personas en el país, dijo: Que si, y que su aplicación lógicamente corría por exclusiva cuenta del señor Director General que era el único llamado a resolver los casos de permisos y radicaciones.- 18º) Preguntado si el señor Subdirector General Don Alfredo J. Tortello y el deponente tenían autorización para suscribir resoluciones en los expedientes que se tramitaban en la Dirección, dijo: Implícitamente va ello en el cargo que se desempeña, pero en materia de permisos de libre desembarco y de radicaciones definitivas, se hizo por orden del señor Director, quien estudiaba y resolvía los pedidos y delegó la firma en nosotros que no significó otra cosa que dar forma a la resolución ya tomada por el Director.- Concretamente, en estos casos la firma no era sino una cosa de mero trámite.- En toas las épocas quien ocupó la Jefatura inmediata a la del Director, firmó despacho de la Dirección y en cuanto al deponente ya lo aclaró al responder la pregunta Nº 5 manifestando que un decreto del Poder Ejecutivo lo autorizaba a firmar el despacho de la Dirección en ausencia de su Superior.- La orden del señor Diana, de que lo resuelto por él fuera firmado por el Subdirector o en su defecto por el deponente, fué verbal.- Existe despacho, dentro de la casa que no tenía necesidad de ser resuelto previamente por el Director, refiérese a lo que tenía por base la aplicación fría y llana de la reglamentación vigente que nadie podía hacer variar; por ejemplo la prohibición de desembarco de un tracomatoso, el rechazo de un clandestino, la imposición de una multa, la prohibición de desembarco de un tripulante desertor, etc.-

19º) Preguntado si sabe quien puso el sello “anulado” y tachó la firma del ex-Director Dr. Santiago M. Peralta en la foja 36 del expediente Nº 30519/45, que en este acto se le exhibe, dijo: El Dr. Santiago M. Peralta a fs. 31 acordó la radicación definitiva del recurrente.- La oficina de radicaciones preparó sobre esa base la disposición de fs. 36.- En esa época tiene entendido que el señor Diana había puesto al señor Raúl Bassani como Jefe de Control de firma, quien posiblemente, como en otros casos, le haya observado su resolución; es así entonces que detuvo el expediente  ,modificó lo actuado y ordenó que se suspendiera el trámite hasta cumplir el interesado un año de radicación.- La palabra cruzada en azul año año ”al año”, ha sido escrita por el deponente ante la orden recibida, no así los sellos que dicen anulado que posiblemente hayan sido puestos en la oficina de radicaciones al devolvérse el expediente observado el Director.- Desde que actuó el señor Raúl Bassani como Jefe de Control, de firma, muchos casos como éste deben haber aparecido a la Instrucción.- Que en cuanto a la firma tachada, ello debe haberse producido en presencia del Director, Dr. Santiago Peralta, quien impartió la orden en ese sentido.- 20º) Preguntado si sabe a quien pertenecen las iniciales colocadas en el sello “Intervine” al pié de la resolución antes relacionada, contesta: Que no, por no ser de su oficina.- Presume, pero no lo afirma, dado el tiempo transcurrido, que este caso concreto, fué diligenciado e intervinieron personas de la amistad del Dr. Peralta.- 21º) Preguntado si sabe que razones hubo para que se dictara la disposición denegatoria corriente a fs. 41 del mismo expediente, dijo: La resolución de fs. 41 mal agregada en su folio ya que es consecuencia de la solicitud de fs. 43 y de fecha posterior a la misma, fué dictada por orden del señor Director Don Pablo Diana como consecuencia del asesoramiento negativo del asesor confidencial Dr. Benzon, cuya inicial de firma y la constancia “no” obran al margen izquierdo “in- fine” de la solicitud de fs.43.- 22º) Preguntado si sabe a que empleados corresponden las iniciales puestas en el sello "Intervine" al pie de la disposición de fs. 41 dijo: No por ser de la oficina de Radicaciones, agregando que el Jefe de la misma puede aclarar esa duda.- 23º)  Preguntado si sabe que razones existieron para dictar la disposición favorable corriente a fs. 71 del mismo expediente, contesta: Por la fecha de la disposición, manifiesta que la misma es consecuencia del memorándum reservado del Exmo. Señor Presidente de la Nación.- 24º) Preguntado si sabe porqué luego de todas las disposiciones denegatorias dictadas en el expediente Nº 132.875/43, que se le exhibe, se pone el libertad a los pasajeros Egon Markowitz y Martha Norma Otilia Kiezle de Markowitz, según constancias de fs. 127, dijo: La libertad de estos pasajeros es consecuencia de un memorándum reservado que en nombre del Exmo. Señor Presidente de la Nación recibiera la Dirección General de Migraciones suscripto por el Jefe de su Secretaría Privada, Señor Juan Duarte, documento éste que obra en poder del señor Diana.- 25º) Preguntado qué alcance tiene la inscripción de puño y letra del deponente en el margen superior izquierdo de la foja sin numerar, que corresponde a la nº 9, del Exp. 215.222/48, que se le exhibe, dijo: Que ya se refirió al preguntársele respecto a sus funciones, que su misión era llevar a la mesa del Señor Director, expedientes en cuyo despacho había alguna razón de urgencia o bien intervención de personas que pedían audiencia para hablar con el , para obtener resolución rápida en determinado asunto. La inscripción "SR. VENTURA", sería para indicarle al señor Director que dicha persona, que era de su conocimiento o amistad personal, se había hecho presente a tal efecto. Como éste, se procedió en todos los casos para informarle siempre al Director quién se hacía presente interesándose en cada asunto.- 

(...)

29º) Preguntado si conoce la razón de la existencia de un papel escrito a máquina, adherido a fs. 15 del expediente 127004/47, dijo: Que el Doctor Dubrosky, interesado en ese expediente fué introducido en la Dirección General de Migraciones por el Excmo. señor Presidente de la Nación, amigo personal, médico, dueño de un Sanatorio en la calle Pueyrredón, alto dirigente de la colectividad israelita, presidente de la sociedad D.A.Y.A. [D.A.I.A.], que gestionó el muchísimos casos permisos de desembarco, radicaciones definitivas y libertad de pasajeros clandestinos, todos israelitas, siempre por orden y autorización de la Presidencia de la República.-

(...)

[Buenos Aires, 23 de Junio de 1949]

(...) 30.- Preguntado, la razón por la cual suscribe la disposición de fs. 6 en el expte. 205612/48, que se le exhibe, no obstante que los beneficiarios son de avanzada edad, profesan la religión israelita y, en consecuencia pueden clasificarse como inmigración viciosa e inútil, dijo: Es uno de los tantos casos a que se ha referido anteriormente cuyo despacho favorable ha sido dispuesto por el señor Director General como consta a fs.1.- Lo de avanzada edad no es una razón para clasificar a una persona como inmigrante vicioso o inútil en los casos en que un hijo o hija reside en el país y que la llama para vivir con ellos.- Este concepto está reafirmado legalmente por reglamentaciones en vigencia cuando dice: "Que debe propiciarse la reconstitución de la familia en torno del inmigrante radicado de atiguo en el país.- Un Decreto del P.E. así lo establece.- Si abunda en más consideraciones respecto de este caso lo hace con el propósito de informar a la Instrucción sobre las razones determinativas del permiso ya que al deponente solo le incumbe la parte de la firma de la disposición que como deja dicho es de mero trámite y consecuencia de la autorización de fs.1.- Descartada la razón edad por las razones legales ANTES EXPUESTAS QUEDA A CONSIDERAR la cuestión religión que pasa a segundo plano, sin importancia atenta las públicas declaraciones del Excmo. Señor Presidente de la Nación en discursos aparecidos en los diarios de la Capital cuyos números podrían aportarse a este sumario y a lo que en repetidas ocasiones manifestara el señor Director Diana de que el Excmo. Señor Presidente de la Nación tenía conocimiento que en materia de permisos de desembarco en favor de personas sexagenarias o mayores él no oponía reparos en otorgarlos, primero para suavizar el concepto circulante de persecución racial y segundo, esto es lo fundamental porque siendo personas ancianas no habría descendencia, la colectividad no aumentaba y en resumen solo venía a morir al lado de sus hijos.- Casos como este han sido siempre resueltos favorablemente por el Director siempre sobre esa base.

(...)

32º.- Preguntado, para que diga cuales pueden haber sido las razones para que el 5 de Febrero de 148 ya hubiera sido incinerado el expte. letra W 16901/41 según constancia de fs.1 vta. del expte.158055/48, que se le exhibe, contesta: La Dirección General incinera todos los exptes. que no  puedan ser motivo de consulta posterior dentro de los cinco años de su iniciación.- Quedan excluídos aquellos exptes. que con el correr del tiempo pueden ser requeridos por la Dirección para el despacho de cualquier asunto ulterior poniendo como ejemplo concreto el de los partes con novedad de las visitas de inspección de buques o aviones conductores de pasajeros.- Para la incineración la oficina de Mesa de Entradas levanta un acta que firma su jefe y testigos y e  un principio el acto se llevaba a cabo en la cocina del Hotel de Inmigrantes, pero como ello ocasionaba inconvenientes pues la incineración del papel obstruía las chimeneas se requirió el concurso de la Municipalidad que lo hacía en los hornos incineradores de basura.- 

(...)

35º) Preguntado, para que se sirva expresar si en el caso que ilustra la disposición de fs. 32 del expte.98983/47, no estimó necesario recabar previamente la autorización del Director para imponer multas y exigir cartas cauciones, dijo: En la instrucción de este sumario ya ha manifestado que por en Decreto del P.E. de la Nación el deponente está autorizado para firmar el despacho de la Repartición.- También ya ha manifestado que en los casos de aplicación estricta de la Reglamentación, cuando ninguna razón ni circunstancia pueden hacer variar lo que establece una ley o un Decreto era de su función proceder como lo hizo.- No era necesario recabar autorización superior para prohibir el desembarco de los clandestinos porque ello estaba ordenado por el articulo 10º inc. k del Decreto de Diciembre 31 de 1923 y tampoco era necesario recabar autorización para imponer los multas que obligatoriamente podía hacerse atento a lo establecido al articulo 11º del mismo Decreto.- 

(...)

45º.- Preguntado si puede establecerse la nacionalidad de todos y cada uno de los beneficiarios en el expediente nº 217619/48, tramitado por el Comité Polaco, dijo: Que cada Comité que gestionaba ante la Dirección permisos de desembarco, sean colectivos o individuales, en favor de desplazados, debían hacerlo exclusivamente para emigrantes de su nacionalidad, es decir, de la que representaba la entidad. El firmante de fs. les el Secretario de la Legación de Polonia, cuyo reconocimiento extraoficial lo mantiene el Poder Ejecutivo de la Nación y el Ministerio del Ministerio de Relaciones Exteriores, a despecho de las autoridades que oficialmente representan a ese país. Todas las autoridades nacionales así lo ha reconocido y un índice evidente es que la Policía de la capital Federal le requiere a esa representación extraoficial el otorgamiento de pasaportes a súbditos poloneses, para poderles entregar cédulas de identidad.- De ello surge que las personas llamadas en este expediente, sean de nacionalidad polaca, máxime cuando se habla de soldados que pertenecieron al ejército del General Andares.- 46º.- Preguntado cual es la razón por la cual el deponente firma el permiso de fs. 6 del expediente 196364/48 “con Documentación Deficiente" , cuando la interesada no había solicitado esa franquicia y el Director señor Diana, a fs. 1, mediante su inicial de práctica, resuelve favorablemente, sin ninguna aclaración, dijo: Que como ya lo expresó en reiteradas preguntas, su firma, en esa clase de disposiciones no era si no de mero trámite, bastando para ello la existencia previa de la autorización superior. Si en la disposición, se puso, "con documentación deficiente", se debe, primero al empleado que la confeccionó que puede individualizarse con las iniciales que obran al margen izquierdo, final de la foja 6 "ell". La responsabilidad absoluta recae ahora en quién firmó en el sello que dice "Revisado. Control" y que parecería ser del empleado que firma "J.C." o "J.R.". La firma del deponente se produce, entonces, vista la autorización de fs. 1 del Director y la existencia de ese Control de la Oficina de Permisos.- 

(...)

48º.- Preguntado que razones tuvo para proyectar y firmar la providencia de fs. 31 vta, del expediente nº 101566/47, acumulado al 1I6.278/47 que se le exhiben, disponiendo dar trámite al pedido del interesado no obstante que el Director General había resuelto negativamente el pedido de ingreso, mediante la disposición de fs.15, dijo: Que los expedientes mencionados han estado en poder de la Secretaría General en virtud de las actuaciones "policiales que constan a fs. 17,18, 19, 20, 23,25, en cuya actuación ha debido intervenir directamente el deponente con el señor Director. Una orden de la Presidencia de la Nación, trasmitida por medio del Director General, puso fin a la actuación del expediente, por haberse puesto en libertad al detenido. La solicitud de fs. 30 y 31, fueron presentadas por los interesados en la Oficina de Permisos de la Dirección, como consta por el Visto Bueno, colocado al margen izquierdo de la parte superior de ambas fojas y que firme el encargado de mostrador señor Tomás Salvadores. Con ese visto bueno, los interesados presentan las solicitudes en Mesa de Entradas, quien las gira a Secretaría equivocadamente. No teniendo el deponente los antecedentes en su oficina, provee en los términos que consta en la fs. 31 vta., motivo de esta pregunta, para que por Mesa de Entradas, se agreguen sus antecedentes y pase a la Oficina de Permisos a sus efectos.- Téngase bien en cuenta que el termino "a sus efectos", no significa resolución. Es para que la Oficina de Permisos, lo anote en sus Registros, como correspondía y cuando le tocara el turno, lo remitiera a la Superioridad nuevamente, para que se resolviera el pedido de reconsideración. En esa oportunidad, debía otra vez, dejar constancia en Registro, de que el expediente pasaba en Consulta a la Dirección.- Desde Setiembre 9 del 48, hasta el 12 de Abril de este año en que se decretó su suspensión, no se movilizó ese expediente.- 

(...)

52º .- Preguntado qué carácter pudo haber invocado y acreditado fehacientemente el firmante de la solicitud de fs. 2 en el expediente 123528 que se le exhibe, dijo: Que el firmante de fs. 2 invoca su condición de hermano y tío de los pasajeros y no tenía necesidad de acreditarlo documentadamente por cuanto no se trata de un pedido de ingreso definitivo.- 53.- Preguntado si sabe la razón por la cual la recordada solicitud e fs. 2, no pasó por Mesa de Entradas, dijo Que ello obedece al hecho de existir ya un antecedente del mismo día, fs.1, registrada por Mesa de Entradas. Me rectifico, esta solicitud pasó por Mesa de Entradas: han ido juntas, con orden de registrarse con carpeta; lo prueba el alfiler que pincha las fojas y la misma letra del empleado que folió la fs. 1 y 2, colocando el mismo sello de la misma Oficina.- 54º.- Preguntado si conoce el alcance de la palabra  "Fuldner" escrita a tinta, de su puño y letra al margen de la fs. 4 del mismo expediente, dijo: Que va a ser lo suficientemente amplio en esta repuesta, para que la Instrucción tenga noticia cabal de esta actuación.- El Señor Carlos Fuldner revistaba como empleado de la Dirección y prestaba servicios a las órdenes del señor Jefe de la División Informaciones de la Presidencia de la Nación, señor Rodolfo Freude en misiones reservadas y confidenciales en materia de entrada al país que consideraban indispensables para las funciones de gobierno.- El Señor Fuldner fué comisionado a Europa, por cuenta oficial del gobierno para buscar confidencialmente, esa clase de personas, que en la generalidad de los casos eran sacadas subrepticiamente de Alemania y llegaban al país con documentación ajena, con conocimiento de la Presidencia de la Nación y a quienes el señor Jefe de Contralor de Entradas, señor Pedro A. Suárez, personalmente les facilitaba su entrada, impartiendo instrucciones precisas a los inspectores actuantes, sea en los buques o en los aviones.- Esas personas a veces iban destinadas al Banco Central y otras según lo manifestara el Director, a los ministerios de Defensa del país.- En síntesis surgía que la misión del señor Fulfner [Fuldner] era estrictamente confidencial, de la que nunca teníamos noticias concretas y por orden de la Presidencia de la Nación.- En el caso de la solicitud de fs. 5, el señor Fuldner se entrevistó con el señor Diana; le manifestó las razones confidenciales por las que solicitaba la entrada al país de esos pasajeros y el señor Diana le ordenó no solo que lo preparara la solicitud, sino que se le elevara de inmediato la misma con su antecedente a su despacho, con la disposición proyectada disponiendo la libertad de los detenidos.- Es esta uno de los tantos casos que se resolvían detrás de una cortina en la que el funcionario actuante en el cumplimiento de órdenes, no podía averiguar ni saber las razones SECRETAS que motivaban la decisión o resolución del Director.- Es lógico que nuestra misión en tales casos , la del deponente, como la de todos los Jefes que han obedecido esas órdenes sin documentarse, como el caso del señor Suárez, en el asunto de los pasajeros con documentación ajena y a otro nombre, no haya sido otra que la de ejercer un procedimiento correcto en su trámite, al cumplir orden superior, pero con desconocimiento absoluto de las razones que lo motivaban.-

(...)

[Buenos Aires, 24 de Junio de 1949]

(...) 55º.- Preguntado si sabe quién llevó la solicitud  a fs. 6, del expediente 123528/47 a firmar, ya que según constancias de fs. 3 él interesado se encontraba detenido en el Hotel de Inmigrantes desde el 31 de Octubre de 1947 dijo: Que en los casos de pasajeros detenidos en el Hotel, que tuvieran que formular alguna petición a la Dirección, los mismos siempre se han entendido con intervención de la Intendencia del Hotel. Jamás el deponente se ha constituido en el Hotel a tales efectos ni visitado nunca el piso donde se alojan los detenidos, salvo en un solo caso que por orden del Señor Director Nacional, Coronel Gonzalez, hubo de hacerlo y por primera vez, para notificar a un número de ciudadanos paraguayos la orden de libertad dada por el Ecmo. Señor Presidente de la Nación. Hecha esta aclaración afirma que la solicitud de consulta debió ser llevada por el propio señor Fuldner, que era quien tramitaba este asunto de carácter confidencial, cuyas razones expuso el señor Director. Y por ser asunto confidencial, el señor Director dispuso en este caso que fuera el propio deponente quien interviniera en esta gestión para evitar interferencias.- 56º.- Preguntado si recuerda cual fue la razón que lo guió para hacerle solicitar al interesado por medio del escrito de fs. 5, que redacto de su puño y letra reconsideración recaída en ese expediente, cuando con anterioridad a esa actuación no se había dictado ninguna referencia a la radicación de los interesados, que por otra parte tampoco la habían solicitado, dijo: Que el pedido estriba en las propias palabras del señor Fuldner, al manifestarle al señor Director que se le había notificado a los pasajeros que no podían quedar en el país, dada su condición de pasajeros en tránsito. Implícítamente, sin dejar escrita la disposición es negativa formal que cualquier pasajero en tránsito, pueda quedar en el país. La palabra reconsideración que en este caso no significó sino una mayor reposición en el sellado podría haberse evitado formulando un pedido liso y llano.- 57º.- Preguntado si la nota corriente a fs. 19 fué recibida por el deponente o por Secretaría General, dijo: Que toda nota Reservada, como la de fs. 19, en sobre cerrado ene recibida siempre por el Director. En esta caso concreto recuerda que el señor Director sin mostrarle ese u otro oficio, le ordenó averiguara respecto de la forma en que este señor había entrado al país y si se registraba en la Dirección algún antecedente. En esta oportunidad le hizo entrega del expediente 123.528/47 que quedó en poder del Director. Después de ello cada actuación que se produjo en el expediente le era ordenado por el propio Director y con los antecedentes a la vista.- 58º Preguntado si sabe las razones por las cuales no se acusó recibo a la nota de fs. 19, dijo: Que no se hizo porque nunca estuvo en su poder, pero que sabe que el Director seguía este asunto informándolo al señor Freude, Jefe de la División Informaciones de la Presidencia.- 59º Preguntado si la comisión que se advierte en la disposición de fs. 5 vta. relacionada con el examen médico a que debían someterse los interesados, como uno de los requisitos esenciales a llenar, tiene el alcance de tal o ello se hizo deliberadamente, dijo: Que no hay omisión. Los pasajeros en cuestión fueron examinados por el Servicio Médico de la Repartición, pocos dias antes, a bordo del buque en que viajaron. Es de hacer notar que el pasajero en tránsito es sometido a la inspección médico a bordo, con la misma celeridad, con que se hace con los pasajeros que ingresan al país. Si un viajero en tránsito padeciera de alguna enfermedad o defecto físico de los enumerados en los Arts. 32 de la Ley 817 y 10º. del Decreto de 31 de Diciembre de 1923, es obligación del Médico informar a la Superioridad. En este caso no hubo observación.- 60º Preguntado si proyectó las notas cuyas copias corren a fs. 20 y 23, como asimismo la disposición de fs. 26, dijo: Que si.- 61º Preguntado si no hizo notar al Director la evidente contradicción entre las dos notas referidas y la disposición de fs. 26, dijo: Que la nota de fs. 23 se ajusta al espíritu legal de nuestra reglamentación y hace que escape a las atribuciones de la Dirección, la función ejecutiva de expulsar a un extranjero cuyo ingreso de haya operado previa autorización consiguiente de la Dirección General de Migraciones. Sentencia firme de los Tribunales Federales y de la Suprema Corte de la Nación inhiben a la Dirección de Migraciones para proceder a la expulsión de un extranjero ya ingresado. Se ha establecido que la Dirección sólo tiene facultad para impedir la entrada de un extranjero al país, pero una vez admitido, ya no tiene facultad legal para expulsarlo. Se remite a los casos concretos de habeas corpus, fallado por la Suprema Corte de la Nación en el caso del inmigrante Kurt Wilhens  (matador del Coronel Varela), que habiendo desembarcado de un vapor con su pasaporte sellado por el Inspector de Migraciones, fué detenido en tierra por la Dirección de Migraciones al día siguiente, porque una denuncia policial lo sindicó como comunista. Interpuso recurso de habeas corpus que prosperó y ante la apelación fiscal, a pedido de la Dirección, fué confirmado el fallo por la Suprema Corte de Justicia, quien condenó al Director a una multa de mil pesos moneda nacional que hubo de satisfacerla de su peculio particular, por haberse extralimitado en sus funciones. Otro caso similar es el de un pasajero clandestino a quien el Director hizo detener posteriormente a su desembarco. La justicia le acordó el habeas corpus y condenó al Director, señor Torje Tomkisons a una multa de setecientos pesos. Este funcionario recabó del Ministerio de Agricultura que la abonara oficialmente el Estado y no se le hizo lugar, por cuanto establecía que también se había extralimitado en sus funciones. Mas grave aún es el caso de los dos célebres políticos españoles Masía y Gasol, expulsados por el Rey Alfonso XIII que entraron clandestinamente al país. Ante la denuncia oficial de la Embajada de España que los tildaba de comunista ( Masía fué, con Gasol, quienes decretaron la República Catalán, siendo el primero elegido presidente), en la Repartición, en colaboración con la policía, los detuvo una noche en una confitería de la Avenida de Mayo y por medios violentos fueron llevados a bordo del vapor de la carrera y reconducidos al Uruguay. Ambas personas asesoradas por el Dr. Alfredo Palacios, volvieron a entrar nuevamente al país en forma clandestina y espontáneamente, con dicho letrado se presentaron ante la Justicia Federal interponiendo recurso de habeas corpus. En un alegato bien fundado y como consecuencia del mismo, la Suprema Corte, dicta el fallo que ató de manos para siempre a la Dirección de Migraciones : CUALQUIERA SEA LA FORMA EN QUE UN EXTRANJERO HAYA INGRESADO AL PAIS, EL HECHO DE MANIFESTAR SU DESEO DE RADICARSE EN EL MISMO, HACE QUE LE COMPRENDA LA CLASIFICACION DE HABITANTE, CON TODOS LOS DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LEY. Muchos casos más han sido resueltos en el mismo sentido por la Justicia Federal, aún en el caso de una pasajera tracomatosa fundándose siempre en dicha jurisprudencia. En el deseo de no ser más extenso el deponente manifiesta tener preparado un memorial donde se consignan más detalles y que merced a su preocupación consiguió más tarde, por obra propia que variara esa jurisprudencia la Justicia del país. Esta razón justifica los términos de la nota de fa. 23. La nota de fs. 25, tiene su origen en una conversación telefónica mantenida por el deponente con la División Investigaciones de la Policía  de la Capital, a quien se le había hecho llegar, por conducto reservado del Departamento de Guerra la necesidad de sacar del país al pasajero en cuestión. Sobre esa base y aún arbitrariamente, pero poniendo por encima los intereses del país se dicta la disposición de fs. 26, dejando así en libertad a la Policía, para proceder a la expulsión del viajero. Es lo que pidió la Policía y es lo que se hizo, porque sobre esa base, ella ya procedería.- 62º Preguntado si sabe cual es la razón por la que no se ha copiado la resolución de fs. 26, dijo: Que la disposición de fojas 26 está copiada. Por lo menos así surge de la numeración "2152" que pone el empleado a cargo de la copia a las  disposiciones que llegan a su poder, para ese objeto.- 63º Preguntado si la relacionada disposición de fs. 26 ha sido dictada únicamente con referencia a Constantin von Gromann, dijo: Que si, por ser el único imputado en los hechos denunciados de los que estaban excluídos los familiares.- 

(...)

75º) Preguntado, para que diga como puede explicarse que por expediente 78.655/48 se haya denegado el permiso solicitado, atento el desfavorable informe consular y por expediente 179.230/48 se haya concedido el mismo en condiciones reglamentarias y la credencial se haya otorgado con documentación deficiente, según constancias de fs. 6, dijo: La explicación de este caso ya se le dió al señor Cónsul en Estambul y se registra en una nota bien explícita que se envió a la Jefatura de Informaciones de la Presidencia de la Nación en mérito a lo que pasa a exponer: El señor Cónsul puso de manifiesto esta situación y otras similares en una nota oficial enviada al Ministerio de Relaciones Exteriores, pero con propósitos que el Director Diana tildó de aviesos hizo llegar una copia a la Presidencia de la Nación la que le fué entregada por el intermedio del señor Freude.- Pide que por Secretaría se agregue copia de la nota nuestra donde en forma terminante se refutan los cargos formulados y se justifican hechos como el que motiva esta pregunta. En la época en que se vió  entrar estos expedientes, el señor Juan Ameal, que había sido trasladado de la Jefatura de Mesa de Entradas a otra Oficina, dejó el despacho de la misma con un atraso brutal.- Solicitudes amontonadas sobre sillas y mostrador, miles de fichas sin colocar en los ficheros; ficheros que no existían y que fueron confeccionados con maderas viejas por el carpintero de la Repartición; la avalancha de pedidos, la escasez de personal y la falta de los elementos más indispensables para desenvolver sus tareas, hizo que la Mesa de Entradas, a cargo de su nuevo Jefe, documentara, en repetidas ocasiones, la situación irregular en que se desenvolvía para deslindar responsabilidad ante la Dirección. Ello dió motivo a que pedidos de entrada al país formulados en favor de una misma persona, merecieran registros en dos o más expedientes, cuyos antecedentes no podían establecerse por no estar colocada la ficha en el fichero por la razón antes expuesta.- Hubo momento en que la Mesa de Entradas distribuyó alrededor de 30.000 fichas entre todas las oficinas de la Repartición para que en un momento dado, dentro del horario de oficina, los empleados colaboraran en clasificarlas alfabéticamente para poderlas introducir en el fichero.- La imposibilidad de hacerlo durante el horario en que funciona la Mesa de Entradas, por la razón de que no podían trabajar varios empleados simultáneamente en el fichero, obligó a que su Jefe actual cumpliera el horario matutino desde las 6 horas y previo descanso del almuerzo, prosiguiera sus tareas en el horario oficial de la tarde, dejando diariamente el lote de fichas que en un turno improvisado de la noche varios empleados habían sido comisionados exclusivamente a esa tarea.- La labor demandó meses y mientras tanto no era posible de ninguna manera, paralizar o suspender la entrada de nuevos pedidos, unos originados aquí como el 179.230 y otros originados en el exterior como el 78.655/47.- Así se explica que en este último aceptando la información consular, se denegara el pedido y en el otro, que se despacha ignorando la existencia de ese antecedente, se acordara.- 

(...)

80º) Preguntado para que se sirva explicar el porqué a fs. 4 del expediente 179.230/47, antepuso a la inicial del Director Diana las palabras "doc. defic." de su puño y letra, contesta: Se ha salvado una omisión del Director.- No podría decir si ello no fué en el acto mismo en que despacho el expediente a pedido de su Eminencia el señor Arzobispo de Armenia o si se hizo posteriormente y son su anuencia previa.- Para justificar y aclarar cualquier mal entendido, hace la siguiente aclaración: El despacho de un expediente de permiso de desembarco, no debe hacerlo el funcionario basado solamente en la aplicación de la reglamentación, fría en su texto pero amplia en sus propósitos.- Otro factores inciden en este acto y que se desprenden de los estudios que haya podido realizar para conocer la historia de los pueblos y su posición geográfica.- Quien conozca Armenia, su ubicación en Asia, colocada al Sud del Cáucaso, lindando al Oeste con Turquía Asiática y al Este con Persia, sabrá de su vida independiente hasta que fué invadida por los rusos, por los turcos y por los persas.- Mientras los rusos y los persas hicieron una conquista de territorio, los turcos abrazaron arrasaron con toda Armenia cometiendo el pillaje y sacrificando a cuanto armenio encontraban a su paso, destruyendo sus archivos, sus monumentos y sus museos.- Terminado el conflicto del año 1914, Armenia volvió a hacer independiente en el año 1918 y el odio por todo lo que signifique Turquía, hace que un hijo de armenios aún nacido en Turquía, se considere Armenio; eso desde el punto de vista patriota y desde el punto de vista legal, porque el ese país rige el principio del ius Sanguinis y no del ius Solis como la mayoría de los estados americanos.- Esta circunstancia pone en evidencia que un armenio no podrá viajar con documentación completa y que se le debe facilitar su entrada con documentación deficiente cuando la Dirección ya permitió el ingreso físico de la persona.- Preguntado si tiene algo más que agregar, dijo: Que no; solamente solicita se agregue el memorial que acompaña compuesto de siete fojas en el que hace una breve reseña de la situación en que vivió la Dirección y proporciona algunos antecedentes de su vida administrativa y privada que estima, puede ser de utilidad para la Instrucción.- Deja expresa constancia de que esta declaración ha sido dictada personalmente, recibiendo de parte de las personas y funcionarios actuantes, el trato correctísimo que solo se espera de los hombres de bien.- (...)

[Rubricado]                   Sosa Liprandi            H. Magistrali                Taboada

(...)                 

*******
Fuente: Archivo General de la Nación, Fondo: Dirección general de Migraciones, Año 1949, Exp. 295342, "Sumario Administrativo"  

Buenos Aires, junio de 1949

Señores Sumariantes

Dr. Angel S. Taboada y Román Sosa Liprandi.

                                       S/D.

                        En el interrogatorio a que he sido sometido se han examinado diversos aspectos del funcionamiento y organización de los servicios de la Repartición como así también las obligaciones y responsabilidades inherentes al cargo que he desempeñado.

                        No obstante haber volcado en mis palabras la más pura y real verdad, no le será posible a nadie que no haya vivido la vida administrativa de la Repartición compenetrarse exactamente de la realidad de las cosas, en cuyo desenvolvimiento han incidido factores de índole diversa, desde la orden reservada Superior, determinativa de resoluciones a adoptarse, hasta la más ínfima respecto del material necesario para su ejecución.

(...)
                        Aquella pasividad se tornó en intensa tarea, agotadora y brutal, que llegó a obligarnos a todos a redoblar esfuerzos, (...).

(...)
                        Poco a poco "algo" se le dió a la Repartición, en cuya tarea le tocó actuar al Sr. Director General ante Presidencia y al Sr. Sub-Director General ante la Secretaría de Trabajo y Previsión. Se consiguieron algunos empleados para cubrir plazas menores, máquinas de escribir, escritorios, sillas, etc.. Todo un triunfo pero no alcanzaban, no era suficiente; sin embargo sirvió para seguir adelante. Sobre este aspecto estimo que mis Superiores han debido ser bien explícitos para no tener que hacerlo yo en particular.        

                       Con ello hicimos mucho pero no lo bastante; mesa de Entradas organizó como pudo su trabajo, no se registró más el atraso de entrada de solicitudes. Téngase en cuenta que en 1948 entraron en esta Oficina más de 150.000 expedientes y cursaron por ella en trámite más de 100.000, todo ello trabajando en tres turnos, mañana, tarde y noche, pues la insuficiencia del local impedía hacerlo simultáneamente. Contralor de Entradas salvó su situación con apremios, pero la salvó, los buques y aviones fueron atendidos. Estadísticas salió del atraso e Identificaciones siguió adelante como pudo. Sólo Permisos mantuvo un estancamiento horrible, ya que las entradas superaban a la salida de los expedientes, no obstante despacharse en algunos días más de un mil permisos de desembarco.

(...)
                        La puja diaria de la gente, desesperada en sus gestiones, la alarma que durante mucho tiempo invadió a las personas, después de terminada la guerra, de que el conflicto de Europa se reeditaría de inmediato, el grave y justo temor por el avance de las fuerzas soviéticas y con ellas el comunismo que destruían, avasallaban y sacrificaban a cuantos no comulgaban con sus ideas, provocaban escenas espantosas en la Repartición. La urgencia en salvar a los padres, unas veces a la esposa, a las hermanas, hijos u otros parientes, atestiguada con noticias telegráficas que exhibían, reclamando resolución en tiempo perentorio, predisponían el espíritu a la conmiseración y llegábamos a sentir "su tragedia" como nuestra y cientos fueron las veces que en ruedas de Jefes con el Sr. Director aportó cada uno lo que había visto y oído en el día.

(...)
                        Cuanto hice, siempre en colaboración con mis superiores, en materia de Radicaciones, ha quedado documentado en los hechos. La entrada clandestina de extranjeros fué la eterna preocupación que jamás dejé de lado. Puse al servicio de la Repartición mi voluntad decidida para obtener que se variara la jurisprudencia de la Suprema Corte de la Nación que nos ataba de manos en este problema. Por esa jurisprudencia se establecía que un extranjero, aún ingresado ilegalmente al país, era su HABITANTE  y gozaba, en consecuencia, de todos los beneficios y obligaciones, y que la Dirección de Migraciones solo tenía facultad legal de impedir en el momento de su llegada el ingreso de un extranjero pero que carecía de fuerza legal para su expulsión.

                        Una situación así "obligaba" a considerar favorablemente todo pedido de radicación que se formulara siempre que el recurrente no tuviera mala conducta. Se consideraba que era mejor tener al extranjero identificado en Policía, registrado e Identificado en Inmigración, sometido a la revisación médica y percibir los derechos consulares correspondientes, en lugar de mantenerlo al margen de la  Ley y a espaldas de las autoridades.

                        Eso es lo que hizo. Resultaba mas bien una cuestión de forma que de fondo.

                        Pero mi preocupación me llevó a proyectar una reglamentación que le diera a la Repartición la fuerza legal para la expulsión. En 1943 presentó la Dirección de Inmigración ante el Consejo de Post-Guerra de la Nación, sendos proyectos  sobre tal cuestión y creando el Registro de Extranjeros. No se tuvo éxito. Luego se insistió con igual resultado ante la Secretaría de Trabajo y Previsión.

                        Seguimos la puja y logramos -al fin- parte del éxito buscado. En fecha 20 de enero de éste año se dicta el Decreto Nº 1162 sobre registro de extranjeros, que es exactamente lo que programamos en 1943.

                        No bien se constituyó la Dirección Nacional, entregué personalmente al Sr. Sub-Director  Nacional, Dr.Lucero Smit una copia del proyecto de expulsión que me prometió estudiar y obtener su sanción si lo consideraba justo.

                        Lo expuesto pone en evidencia cuál ha sido mi preocupación para dar solución a ese grave problema.

                        Mis desvelos en este asunto fueron mas lejos aún. A raíz de la detención por Gendarmería Nacional de un número elevado de inmigrantes judios clandestinamente ingresados al país que entablaron recurso de "habeas-corpus”, que prosperaron por Resolución de la Justicia Federal, con el informe producido por mí, abundando en razonamientos de orden legal y lógicos, se consiguió la revocación del fallo que había dispuesto la libertad de los viajeros los que luego fueron detenidos nuevamente para su reembarco con destino a su procedencia. Si no se pudo dar cumplimiento al rechazo, es cosa que no puede imputárseme, ya que órdenes Superiores, transmitidas por el Sr. Director General, dispusieron otra vez su libertad y con ello su quedada en el país.

                        Ante situaciones así que beneficiaban a muchísimas personas que habían empezado por violar una Ley de la Nación al ingresar subrepticiamente al país, lesionando su propia Soberanía,  cómo no dar algunas facilidades legales y correctas en cuanto a documentación se refiere, a gente honesta que procuraba su entrada a la República en forma legal  ?  Si hasta era ello una obligación de justicia. Se hacía el "contrapeso”, se buscaba el equilibrio en la balanza, y se llevaba a la práctica el plan de Gobierno de atraer gente lo suficientemente apta, física y moralmente, para coadyuvar al engrandecimiento de  la Patria. (...)

[Rubricado con aclaración de firma]                            H. Magistrali

 


Busqueda
Vea las palabras clave sugeridas para optimizar la búsqueda dentro de este archivo


 
Anterior Home Siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.