ARCHIVOS: Informes de las misiones diplomáticas argentinas sobre la política racista en Alemania y los países de la Europa ocupada (1933-1945)

    Párrafos de la declaración de Carlos Magistrali, jefe de la Mesa General de Entradas de la Dirección General de Migraciones,
    realizada el 5 de septiembre de 1949, en un interrogatorio

 

Fuente: Archivo General de la Nación, Fondo: Dirección General de Migraciones, Año 1949, Exp. 295342, Sumario Administrativo

[En el transcurso del interrogatorio del 5 de septiembre de 1949, Carlos Magistrali señalaba que la OIA (Organización Israelita Argentina), institución vinculada a la D.G.M. en su "carácter de oficialmente reconocida" (según lo manifestado por el declarante), intervino en  una cantidad "fabulosa" de trámites y solicitudes, y que además se encontraba "expresamente autorizada" a no cumplir  con ciertos requisitos] N. del C..  

[Buenos Aires, 5 de Septiembre de 1949]

(...) 3º) Preguntado si cuando desempeñó el cargo de Jefe de las Oficinas de Desembarco o Contralor de Entradas, tuvo oportunidad de actuar en casos de que algún inmigrante tuviera condicionado su ingreso al país a la firma de contrato de trabajo con alguna razón social o entidad comercial del país, contesta: Que sí, que se dieron muchos casos como el relacionado en la pregunta.

(...)

10º) Preguntado, si la solicitud de fojas 21 del expediente nº 102805/47, que no ha sido firmada por el interesado debió haber sido recibida en Mesa de Entradas, contesta: Que se trata de un error del empleado de mostrador que no es posible individualizar en este acto pero que ello no sorprende al declarante por cuanto la O.I.A., organización vinculada a la Dirección de la Casa y que actuaba en Migraciones en su carácter de oficialmente reconocida, hubo oportunidades en que presentó hasta 300 solicitudes y más, de una sola vez. La sola mención de esa cifra y la circunstancia de encontrarse esperando turno para ser atendido 500 personas, hacía materialmente imposible que el empleado que ha recibido esta solicitud, la revisara hasta en el mínimo detalle que sería el de confrontar si la firma que la suscribe corresponde a quién figura como presentante. Agrega que era sumamente reducido el personal que contaba en Mesa de Entradas para desarrollar tan abrumadora tarea, máxime la de mostrador, la cual daba lugar a que se diera un promedio de 2.000 personas diarias, a más de las que concurrían en busca de antecedentes o informes, dándose el caso que se advirtieran "colas" de dos y tres cuadras, todo lo cual el deponente puso de manifiesto ante sus Superiores por medio de notas y memorándum que elevó reiteradamente, copia de las cuales agregará en su oportunidad a éste sumario. 11º) Preguntado para que diga, si en este caso el Jefe de la División ante el cual tramitaba el expediente -Radicaciones- ha puesto su visto bueno para que la solicitud pudiera ser presentada en Mesa de Entradas, contesta: Que no, pero que ello obedece al hecho de que la O.I.A. estaba expresamente autorizada por la Dirección, para no cumplir con ese requisito, a mérito de la cantidad que podíamos llamar fabulosa de solicitudes que presentaba y trámites que intervenía.   (...)

[Rubricado]                           C. Magistrali                         Taboada 

 


Busqueda
Vea las palabras clave sugeridas para optimizar la búsqueda dentro de este archivo


 
Anterior Home Siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.