ARCHIVOS: Alcances de la justicia retroactiva

    EXTRADICIONES: Consideraciones jurídicas y decisiones políticas

  INTRODUCCION

Sobre el fin de la Segunda Guerra Mundial el potencial migratorio adquiere proporciones significativas. Los contingentes humanos que se desplazan desde Europa hacia América son  multitudinarios y heterogéneos en su composición socio demográfica y cultural. A su vez, las motivaciones que orientaban la búsqueda de nuevos territorios también era diversa. Ciertamente, las difíciles condiciones para la subsistencia que atravesaban el mapa europeo de la época constituían el principal factor de expulsión. Empero, la urgencia de un segmento de estos contingentes era otra. Pasaba por la necesidad de  encontrar países de refugio para eludir las sanciones que podrían imponerles los tribunales de sus respectivos países o las cortes internacionales por sus actuaciones durante la guerra. Huían, también, porque necesitaban poner distancia para evitar el castigo directo de sus compatriotas.
    En el contexto de este intenso flujo migratorio, ¿cuántas de las personas que inmigraron a nuestro país lo hicieron dejando cuentas pendientes en Europa? ¿Quiénes eran? Es imposible responder con precisión a estas preguntas con los datos existentes. Como lo señala Alfredo Lattes en su artículo titulado:  “Tratando de asir lo inasible: las dimensiones de la inmigración en la Argentina entre 1945 y el presente”,  “(...) se carece de la información sobre radicaciones anteriores a 1959  y se ignora el número de personas que se acogieron a las amnistías (1949), (...) puede sostenerse que el “Flujo de Inmigrantes Legales” (FINLE), es inferior, en magnitud desconocida, al FINLE verdadero.” (El artículo de A. Lattes fue publicado en laRevista Estudios Migratorios Latinoamericanos, No 15-16, Buenos Aires, Agosto-diciembre de 1990, pags. 295-308,).
    Esta imprecisión relativa a la cantidad de personas que inmigraron en forma legal se ve agravada por nuestro total desconocimiento de la suma de inmigrantes ilegales provenientes de ultramar y de países limítrofes. No obstante, sabemos que el tamaño de estos contingentes debió ser importante porque promovió la promulgación de dos leyes de amnistía, en 1948 y 1949. Los registros de las amnistías podrían constituir una fuente de información muy útil para identificar tanto la identidad de los beneficiados por estos decretos, como la cantidad de personas que inmigraron clandestinamente. Pero estos trámites se realizaron en forma absolutamente descentralizada -en las comisarías y otras agencias estatales- y sin que se apuntaran los datos de  las personas que regularizaban su situación. Por esta razón resulta imposible establecer la filiación de los individuos beneficiados y mucho menos el tamaño de esta población.
    Haciendo un análisis de los trabajos que intentan una aproximación cuantitativa al tema de la inmigración en la década de 1940 y parte de 1950 sobre la base de fuentes nacionales, se observa que los autores realizan las proyecciones estadísticas sin contar con un listado exhaustivo. Esto pone en tela de juicio la confiabilidad de estos trabajos, en la medida en que resulta imposible ponderar el margen de error.
    Por otra parte, las estimaciones realizadas a partir de fuentes extranjeras carecen, en el mejor de los casos, de los datos sobre ingresos a través de las fronteras con países limítrofes, que en esas épocas eran muy permeables. Se sabe que muchos prófugos y fugitivos y, también los refugiados utilizaron terceros países para inmigrar a la Argentina.  Con gran honestidad el historiador Holger M. Meding admite -en el Informe Final publicado por la CEANA- que Erich Priebke, extraditado por el Gobierno argentino a Italia y sentenciado por la matanza de las Fosas Ardeatinas,  no formaba parte del listado por él considerado. A partir de este descubrimiento Meding señala que este, y otros casos semejantes “cambian las proporciones”.  *
    Por otra parte, se presenta un tercer tipo de problema. Este está relacionado con utilización de criterios personales -por parte de los historiadores- sobre la base de los que califican o descalifican los méritos de las denuncias que pesan sobre los prófugos y fugitivos, cuya captura o extradición fue solicitada hace décadas. ¿Cuáles son las condiciones objetivas y cuál es la definición operativa de las categorías "criminal de guerra" o "colaboracionista"? ¿Cuáles son las consideraciones jurídicas que legitiman que un historiador pueda rechazar la calificación consignada y las pruebas que se adjuntan a los pedidos de extradición? Esto no siempre queda claro.
    Los documentos que se publican a continuación son los que se encontraron, por estar abiertos a la consulta pública. Cabe conjeturar que deben haber habido otras extradiciones solicitadas. Esta inferencia surge después de analizar el caso de Gehrard Bohne, el primer criminal de guerra cuya extradición concedió la Argentina y, no obstante la resolución favorable del tema no se ha encontrado la solicitud de extradición. Sí se ha publicado la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación recaída en el caso "Gehrard Bohne."**
    Por esto,  lejos estamos de pretender que los documentos publicados cubren el espectro de extradiciones y capturas solicitadas. Amerita su publicación el valor histórico y testimonial de estas fuentes. Además muestran aspectos de la doctrina jurídica, de la legislación vigente en el país y de sus variaciones a lo largo de un período de casi cincuenta años. Reflejan también, los distintos tipos de análisis y las  interpretaciones que realizan los funcionarios que actuaron en cada uno de los casos aquí presentados.
            Estas fuentes incluyen dos de los casos que suscitaron especial interés en la Cámara de  Diputados, se trata de Pierre Daye y Ante Pavelic.

*****

En 1949 el diputado radical Mauricio Yadarola  denunciaba que Pierre Daye/Adam y otros criminales de guerra –cuyos nombres quedaron debidamente consignados en el libro de Actas de la Cámara-  fueron nombrados asesores de la Policía Federal.*** Con tal motivo solicita que se invite al Ministro de Relaciones Exteriores para que informe sobre el grado de conocimiento del Ejecutivo acerca del  ingreso de este tipo de “refugiados” al país. La moción de Yadarola no prosperó, pero muestra que sectores de la sociedad civil argentina conocían las actividades de estos inmigrantes  y rechazaban  contundentemente su participación en la vida pública y su incorporación como funcionarios de las agencias estatales. Esta denuncia no fue obstáculo para que siguieran en sus funciones con el beneplácito del Poder Ejecutivo, como surge de los documentos publicados en la colección documental: "La política migratoria argentina y las prácticas concretas en la pos Segunda Guerra" (Véase en el ARCHIVO de este sitio) 
            En ese mismo año de 1949 el diputado conservador Reinaldo Pastor proponía en la Cámara que se elevara un pedido de informes para conocer porque no se concedía la extradición de Ante Pavelic y ocho criminales de guerra croatas, solicitada por la Legación de Yugoslavia. Esta propuesta tampoco fue aceptada.****
            Los documentos que se publican a continuación proceden del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (AMREC). Abarcan a todas las fuentes encontrados en el archivo de este Ministerio y a otros expedientes, que pudieron ser examinados por concesión de la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Cancillería.

* Erich Piebke ingresó a la Argentina con el nombre supuesto de Otto Pape, el 20 de enero de 1947. Presentó a su llegada el pasaporte nº 249 emitido por la Policía de Berlín y visado por el consulado argentino en Italia. Como lo señala H. Meding el nombre de Erich Priebke no figuraba en los listados a partir de los que realiza la proyección para estimar la cantidad de criminales de guerra y colaboracionistas que ingresaron a la Argentina en la posguerra. Al contrastar listados de la CEANA con otros igualmente confiables se observa que Priebke no es el único caso faltante.

**  Sobre las respuestas del Estado Argentino ante los pedidos de extradición véase el Tomo II del libro PROYECTO TESIMONIO, introducción y compilación de Paul Warzawski.

*** En las Actas de la Cámara de Diputados de la Nación de los días 11 de mayo de 1949 (pág. 135) pueden leerse las denuncias y el pedido de interpelación al Ministerio de Relaciones Exteriores, formulado por el diputado radical Mauricio Yadarola.

 

**** En las Actas del 20 de julio del mismo año puede leerse el pedido de informes al Ejecutivo, sugerido por Reinaldo Pastor, sobre el caso de la extradición de Ante Pavelic y los ocho criminales de guerra croatas consignados en los documentos que se publican a continuación.( Reunión 23, págs. 1742-1743)  [Todos los textos escritos en este tipo de letra son agregados ]  

CHARLES LESCAT  (CARLOS HIPOLITO SARALEGUI LESCA)

Antecedentes personales

             Charles Lescat, nace en Buenos Aires el 19 de febrero de 1887. Con posterioridad hace sus estudios en Francia y en 1914 se enrola como voluntario en la guerra. Fue amigo personal de Charles Maurras. En las décadas de 1930 y 1940, hasta 1944, Lescat  milita en l´Action FranÇaise y preside el Consejo de Administración de la revista  Je suis partout., Además es redactor en jefe y cronista de esta publicación.   Cuando se produce la Liberación de Paris Lescat se refugia en Alemania: Ese mismo año viaja a España. En 1946 inmigra primero al Uruguay y luego se establece en la Argentina, desde donde coordina una de las rutas que utilizan los prófugos y fugitivos –en su mayoría franceses y belgas- que buscan refugio en el país. Pierre Daye es una de las personas que ingresa a la Argentina ayudado por Lescat. (Véase a continuación la documentación de este caso.)
            El de mayo de 1947 Lescat es condenado a muerte por Corte de Justicia de Paris. Muere en la Argentina en 1948. 

Acerca de los trámites de extradición de Charles Lescat

El día 26 de septiembre de 1946 la Embajada de Francia pone en conocimiento del Ministerio de Relaciones Exteriores que el día 10 de Setiembre de ese año el colaboracionista francés Charles Lescat se habría embarcado en Barcelona, España, en el barco "Cabo de la Buena Esperanza", con destino a Buenos Aires.
            El 30 de septiembre del mismo año, el Director General de Asuntos Políticos del Ministerio, Pascual La Rosa, se dirige a la Oficina de Enlace con el Ministerio del Interior y la Policía Federal Argentina para informar que la nota recibida precisa que  Lescat viaja "portador de una considerable suma de oro y piedras preciosas". Como lo indica la documentación que se publica seguidamente , los bultos que le pertenecían no fueron revisados al llegar a puerto.
º            El día 20 de Enero de 1947, la República de Francia requirió su arresto y proporcionó su domicilio.[1] Esta solicitud fue girada al Ministerio de Interior que, a su vez, lo giró a la Policía Federal Argentina.
            Según consta en el informe del Director de Investigaciones Alfonso Ibarbaorde, fechado el 25 de Febrero de 1947, se identifica con exactitud al matrimonio y su domicilio. Ibarbaorde también consignó donde se encontraba el matrimonio veraneando, así como la circunstancia de que Lescat/Saralegui era nacional argentino.
            Con posterioridad, el expediente pasó a dictamen de la Asesoría Letrada del Ministerio del Interior, que aconsejó girarlo al Ministerio de Relaciones Exteriores; luego quedó sujeto al dictamen de  Pascual La Rosa. Este afirmó el 5 de mayo de 1947 que, atento tratarse de un simple "Pedido de informe", el expediente debía girarse a la Dirección en lo Contencioso-Administrativo del mismo Ministerio. La extradición nunca se concretó el pedido y el expediente fue archivado en el año 1950, dos años después de su muerte.


Documentos de

CHARLES LESCAT  (CARLOS HIPOLITO SARALEGUI LESCA)

Fuente: AMREC, D.P. Francia, 1946, Caja 17, Exp. No. 22

Nota  121-R-1946

            Constituido a las 15.00 del día anterior a la fecha en el Desembarcadero de la Dársena Norte, a la llegada del vapor de bandera española "Cabo de Buena Esperanza", comprobé que en la lista de pasajeros del mismo figuran Carlos Hipólito Saralegui Lfesca y su esposa María Emilia Levray, pero, ambos no llegaron en razón de haber desembarcado en el Puerto de Montevideo, según constancias establecidas en la documentación de a bordo.

            A estar a la noticia procedente del citado país, publicada en el diario La Razón de esta Ciudad en su edición de ayer, cuyo recorte me permito acompañar, el nombrado Saralegui Lesca, habría sido detenido por las autoridades respectivas de ese país, a solicitud de la Embajada de Francia, siendo de presumir en virtud de ello, que se trataría de la misma persona aludida en la nota de fojas 2, aunque de acuerdo a los términos de ésta, resulta llamarse en cambio, Carlos Sarralegui.
            Ambos pasajeros conducían en bodega, un cajón y dos baúles, además de trece bultos en cabina, equipaje que en su totalidad aparece también desembarcado conjuntamente con los pasajeros citados.
            No obstante lo expuesto, he considerado conveniente impartir instrucciones a los Jefes de los Aeródromos Presidente Rivadavia y de Puerto Nuevo, a si como también al del Desembarcadero de la Dársena Sud, a fin de que a la llegada de todo avión o vapor que conduzcan pasajeros desde Montevideo, examinen las listas respectivas para comprobar si viajan cualquiera de las personas indicadas, debiendo en caso afirmativo poner de inmediato el hecho en conocimiento del suscripto, a efectos de ser sometidos a una prolija revisación.

                                                                        3 de octubre de 1946.-

[Rubricado con aclaración de firma]                  CESAR F. TASSI

                                                                INSPECTOR  DE ADUANAS

*******

Fuente: AMREC, D.P. Francia, 1946, Caja 17, Exp. No. 22

                                                                                    Buenos Aires, 20 de Enero de 1947 

Señor Ministro,

            Tengo el honor de solicitar, en nombre de S.E. el señor Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de la república francesa y a título de reciprocidad, el arresto y la extradición de Charles LESCA SARRALEGUI, nacido el 19 de febrero de 1887 en Buenos Aires, poseedor de la doble nacionalidad argentina y francesa, e inculpado de inteligencia con el enemigo, crimen de derecho común previsto a la vez por los artículos 75/5, 76/3 y 84/4 del Código Federal francés y por la jurisprudencia internacional sentada en particular por la sentencia del Tribunal de NUREMBERG del 1ro. de Octubre de 1946.

            Vuestra Excelencia tendrá a bien encontrar adjunto un expediente conteniendo:

            1º) La orden de arresto.

            2º) La copia fiel de la carta del Ministerio de Justicia, solicitando la intervención             del Ministerio de Relaciones Exteriores.

            3º) La copia fiel de los cargos.

            4º) La copia fiel de las leyes francesas motivando los cargos.

            En total cinco documentos.

            Charles LESCA, cuya extradición había sido solicitada al Gobierno Uruguayo y concedida por este último, huyó a la Argentina y está domiciliado en casa de una parienta suya, la Señora Juana de SARRALEGUI, Santa Fé 1785, Buenos Aires.

            El Embajador de Francia.

**********************************************************************

PIERRE DAYE / PIERRE ADAN

Antecedentes personales

Pierre Daye nace en Bruselas el 24 de marzo de 1892. Ingresa a la Argentina en 1947 con el pasaporte español No. 1156147.
    Procedente de Madrid, llega al aeropuerto de Morón  donde lo esperan Georges Guilbaud –llamado Degay-, Robert Pinceman –llamado Rives- y Charles Lescat o Lesca  -llamado Carlos Levray y Mario Amadeo, quien desde la década de 1930  había demostrado afinidad ideológico-política y una estrecha relación con personas vinculadas a los regímenes nazi-fascistas en Europa.. Por esto no es extraño que acompañara al grupo de prófugos y fugitivos que recibía a Daye. (Véanse las Mémoires Inédites de Pierre Daye-, Vol. 5, Pag. 1350, citadas por Diana Quatrocci-Woisson en el Informe:  CEANA).
   En 1947 Pierre Daye forma parte del grupo de “allegados” que  participan de las conferencias sobre inmigración que Rodolfo Feude y Carlos Fuldner coordinan de acuerdo con las instrucciones del Presidente de la Nación, General Juan D. Perón. (Véanse los documentos de la colección “ LA POLÍTICA MIGRATORIA ARGENTINA Y LAS PRÁCTICAS CONCRETAS EN LA POS SEGUNDA GUERRA”, publicada en el ARCHIVO de la sección La Argentina y el Mundo, en este mismo sitio).
            Pierre Daye, fue condenado a muerte el día 18 de diciembre de 1946 por el Consejo de Guerra de Bruselas, inculpado de colaboración con el enemigo.
             En los mismos años en que Daye actuaba en forma semi oficial, asesorando sobre inmigración, el Gobierno de Bélgica solicitaba su extradición.

Acerca de los trámites de  extradición de Pierre Daye

El 17 de junio de 1947 la Embajada belga pidió su entrega  basándose en la Resolución VI sobre crímenes de guerra del Acta Final de la Conferencia de Chapultepec, que preveía el compromiso de quienes la suscribieron -incluido nuestro país- en cuanto a entregar de inmediato y sin proceso de extradición a los criminales de guerra reclamados por otras potencias. Las actas de Chapultepec firmadas por el gobierno de ipso, fueron ratificadas por el Senado de la Nación, durante el primer gobierno de Perón.
            El pedido de extradición fue realizado previa localización de Pierre Daye, que se alojaba en el Hotel Lafayette con el nombre supuesto de Pierre Adam.
            El día 9 de octubre de 1947, Pascual La Rosa se expidió en el sentido de que debía procederse a la entrega de Pierre Daye sobre la base  de la anteriormente citada Resolución VI de Chapultepec. Respecto de los colaboracionistas Lecomte, Leroux y Ruysschaert citados en el expediente por el que se solicita la extradición de Daye, se propuso aguardar la acción de la legación de Bélgica.
            El último  informe policial es del día 17 de septiembre de 1947. De allí en más se interrumpe la investigación del expediente. La extradición de Daye nunca fue concedida. Retornó a Europa donde escribió sus memorias personales. Esta fuente es muy rica en referencias sobre los mecanismos por los que ingresaron a la Argentina  los criminales de guerra y/o contra la humanidad y los colaboracionistas se Europa Central.

Documentos

PIERRE DAYE /  PIERRE ADAN

Fuente: AMREC, D.P. Bélgica, 1947, Caja 14, Exp..No. 9

M E M O R A N D U M

            En nota D.1923 - Nº 1894 la Legación de Bélgica aquí acreditada denunció la llegada a la República de un tal Pierre Daye, nacional belga condenado a muerte por el Consejo de Guerra de Bruselas el 18 de diciembre de 1946 por colaboración con el enemigo. Invocando la Resolución VI de la Conferencia de Chapultepec, solicitó que se ponga al nombrado a disposición de las autoridades belgas, a bordo de un buque de esa bandera.
            Posteriormente, en nota D.1923 - Nº 2293, dicha Legación reiteró su pedido anterior y al mismo tiempo, informó que se encontraban también en la República un tal Lecomte, ex-burgomaestre de Chimay, condenado a muerte y que llegó a Buenos Aires bajo el nombre de "De Graef"; un tal Leroux, que llegó a la Argentina con el nombre de "Seynaeve", y un tal Gérard Ruysschaert. De estos dos últimos la Legación belga no menciona ningún cargo ni tampoco solicita la entrega de los tres, aunque esa sea posiblemente el fin perseguido al efectuar la denuncia.
            La Oficina de Enlace con el Ministerio del Interior y la Policía Federal, a la que se dio intervención en este asunto; confirmó la veracidad de las noticias suministradas por la Legación de Bélgica e hizo conocer que habían sido individualizados y localizados el nombrado Pierre Daye y un tal Jan Degraaf Werheggen, quien presumiblemente sea el Lecomte, ex-burgomaestre de Chimay, aludido. De las otras dos personas, se comprobó que habían entrado al país.
            Como Pierre Daye es el único reclamado hasta el presente por la Legación belga, la cuestión debe concretarse al mismo, a propósito de quien cabe señalar que, según lo manifiesta la Oficina de Enlace con el Ministerio del Interior y la Policía Federal, mantiene relaciones con José María Areilza, persona que pertenece a la Embajada de España en nuestro país", seguramente el propio Embajador.
            Al respecto es necesario tener en cuenta la Resolución VI sobre "Crímenes de Guerra" de la Conferencia de Chapultepec, la que en su parte dispositiva establece:

1º. Recomendar a los Gobiernos de las repúblicas americanas que no concedan refugio a los culpables, responsables o cómplices de dichos crímenes.

2º. Recomendar a los mismos Gobiernos que, a petición de cualquiera de las Naciones Unidas y de conformidad con el procedimiento que se acuerde según el numeral siguiente, entreguen los individuos acusados de tales crímenes a la Nación Unida requirente o a la custodia de los organismos de las Naciones Unidas que se establezcan para juzgar y castigar a tales criminales.

3º. Solicitar del Comité Jurídico Interamericano que, teniendo en cuenta las respectivas legislaciones nacionales, proyecte y presente, para su adopción por los Gobiernos de las Repúblicas americanas, las normas necesarias para determinar la condición de criminal de guerra, así como el procedimiento que debe seguirse para la devolución o entrega de los mencionados delincuentes." 

            Por lo expuesto, este Departamento de Relaciones Externas considera que correspondería o acceder desde ya a lo solicitado por la Legación de Bélgica y proceder a la entrega del citado Pierre Daye o aguardar antes a que dicha misión reitere nuevamente el pedido.
            Con respecto a las otras personas nombradas, habrá que esperar a que la representación diplomática belga inicie alguna acción, expresando los cargos que se les hace y requiriendo su entrega.
          Departamento de Relaciones Externas.

                                                                        Buenos Aires, 9 de octubre de 1947.

[Sello]                                                                            Pascual La Rosa

                                                            DIRECTOR DEL DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS

************************************************************************

ANTE PAVELIC Y SU ENTORNO

Criminales de guerra y colaboracionistas croatas

Ante Pavelic

José Berkovic

Mirko Eterovic

Ivo Bogdan

Vinko Nicolic

Daniel Uvantic

Marko Colak

Esteban Lackovic

Yacob Yovovich

Antecedentes personales de Ante Pavelic y  las  actividades  políticas de los grupos croatas en el país

El arribo a la Argentina de Ante Pavelic, Jefe del Estado de Croacia -creado el 25 de marzo de 1941-  y de varios de sus colaboradores inmediatos fue comunicado a la Cancillería Argentina por la Legación de la República Federativa Popular de Yugoslavia el 7 de marzo de 1947, por la nota Nº 167/47.
             Esta notificación fue seguida por otras en las que el embajador yugoslavo, Gral. France Pirc solicita la captura del criminal de guerra Ante Pavelic y ocho de sus colaboradores.
            Poco después,  l 3 de junio de 1949, Pirc vuelve a dirigirse a las autoridades solicitando que se  prohiban  los festejos proyectados para conmemorar el santo de Ante Pavelic. (Véase el expediente 14/1949). En respuesta al trámite precedente el Ministerio del Interior y la Policía Federal Argentina, responden por nota, el17 de junio de 1949, que los "ustashis" no habían solicitado autorización alguna de la Policía Federal para realizar el acto anticipado. El 21 del mismo mes y año el embajador se dirige una vez más a la Cancillería e informa que la fiesta había tenido lugar el día 11 de junio y que el orador había sido Vinko Nikolic, la misma persona cuya extradición había sido solicitada. (Véase la documentación publicada)  El mismo Nikolic había hablado en un acto público en Mendoza el 6 de mayo de 1949. Además Nikolic, junto con el dirigente "ustachi" Frane Nevistic, integraban la comisión examinadora de los candidatos a traductores públicos en idioma serbocroata de la Universidad de Buenos Aires.
            Contemporáneamente, el l 5 de agosto de 1949, el Embajador Pirc remitía  una nota al ministro Juan Atilio Bramuglia a través de la cual reitera que el 17 de mayo de 1949 había protestado verbalmente contra la clausura de diversas organizaciones de la colectividad yugoeslava,  producidas en virtud del decreto 9565/49. Precisa que en el transcurso de tres meses no se había levantado la clausura y señala su extrañeza por cuanto dicha clausura contrastada con la libertad de que gozaban las organizaciones croatas en las que participaban las personas cuya entrega había solicitado el Gobierno croata.
            El día 29 de noviembre de 1947, por nota, el Ministro acusó recibo de la anterior del 5 de agosto y manifestó que "oportunamente fue elevado ... a las autoridades competentes".
            El 20 de setiembre de 1949, una vez más,  el embajador Pirc insistió sobre los mismo temas que en sus presentaciones anteriores. A su vez, subrayó una vez más "la extrañeza de mi Gobierno por el hecho que las autoridades argentinas han aceptado la colaboración con los elementos 'ustachi' declarados criminales de guerra" y recordó las normales relaciones existentes entre ambos países.
            En esos años de 1949, se había constituido en Buenos Aires un "bloque anticomunista democrático", dentro del que se formó una "delegación croata". Iniciativa patrocinada, entre otros, por el Coronel Alberto Guglialmelli  y el diputado peronista Virgilio Filippo.
            Como resultado de esta nota, el día 3 de octubre de 1949 el Ministerio de Relaciones Exteriores se dirigió al Ministerio del Interior, a fin de inquirir si era exacto que, según la denuncia efectuada por Pirc, el día 12 de octubre de ese año tendría lugar una manifestación croata desde la Plaza del Congreso hasta la Casa de Gobierno. "Esta cancillería considera -dice la nota- que las actividades políticas de grupos antagónicos a las autoridades yugoeslavas, cuya finalidad es producir el separatismo regional y político, no deben tener lugar en el territorio de la Nación ...".
            El día 3 de noviembre de 1949 la Policía Federal Argentina tomó conocimiento de esta nota, pero no le dio respuesta, el expediente fue archivado.
            No se encuentra expediente alguno en la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Cancillería Argentina ni en el archivo de la misma instancia que refiera a los pedidos de extradición de Ante Pavelic y sus colaboradores.
            Pavelic murió en Madrid en 1959.

Acerca de los trámites de  extradición de Ante Pavelic y sus colaboradores

            El 7 de agosto de 1947 el Subsecretario Político del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Carlos R. Desmaras, le comunica a la Legación de Yugoslavia que se realizan las "diligencias que, pese a no haber dado hasta el presente resultado favorable, se prosiguen activamente", con el propósito de dar cumplimiento a la solicitud de entrega de Ante Pavelic y “criminales de guerra” croatas,  presentada por  esa Legación.  Ante la falta  de una respuesta positiva, el 13 de agosto y  el 1º de setiembre de 1947, la Legación de la República Popular de Yugoeslavia insiste en que se capturen  las ocho personas acusados por la comisión de crímenes de guerra: 
            El día 15 de noviembre de 1947, Pascual La Rosa –Director de Asuntos políticos del Ministerio- , debe expedirse. En este caso la posición de La Rosa  difiere substantivamente de lo considerado para el caso de la extradición de Pierre Daye, solicitada por el Gobierno de Bélgica. Con relación a la extradición de Daye se había pronunciado por la aplicación inmediata de la resolución VI del Acta de Chapultepec. Desde otro lugar, en el caso de las extradiciones solicitadas por el Gobierno de Yugoslavia, a través del Embajador France Pirc, Pascual La Rosa optó por negarlas, haciendo caso omiso a la resolución VI del Acta de Chapultepec, que había tomado en cuenta para recomendar la extradición de Daye.  Además produjo un documento en el que quedan claras las líneas doctrinarias -tanto de orden político cuanto jurídico- adoptadas por el Gobierno argentino para este tipo de casos.

Documentos

Fuente: AMREC, D. P. Europa, 1947, Caja 41, Exp No.1

            El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto tiene el agrado de dirigirse a la Legación de la República Federativa Popular de Yugoslavia, con referencia a su nota Nº 167/47 de fecha 7 de mayo ppdo., en la que señala que habrían llegado a Buenos Aires el ex-líder croata Dr. Ante Pavelic y varios de sus colaboradores.
            Al respecto cumplo en comunicarle que se han adoptado las medidas pertinentes a fin de establecer la entrada al país de las personas mencionadas, diligencias que, pese no haber dado hasta ahora el presente resultado favorable, se prosiguen activamente.

                                                Buenos Aires, 7 de agosto de 1947.

[Sello]                                      Dr. Carlos Desmarás

                                         SUBSECRETARIO POLITICO

                                      MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO 

*******

                                                                        Buenos Aires, 15 de noviembre de 1947. Señor Subsecretario Político:

            La Legación de la República Federativa Popular de Yugoslavia se dirige a V.E. en notas del 13 de agosto y del 1º de setiembre ppdos. (corrientes a fs. 1 y 30, respectivamente), solicitando la entrega a las autoridades de su país, de las siguientes personas a quienes denomina "criminales de guerra", "a fin de ser juzgados y condenados por los respectivos tribunales de mi país":
                                                1)  Berkovic José
                                                2)  Eterovic Mirko
                                                3)  Bogdan Ivo
                                                4)  Nikolic Vinko
                                                5)  Uvanotic Daniel
                                                6)  Colak Marko
                                                7)  Lackovic Esteban
                                                8)  Yovovich N. Yakob.

            Invoca el Representante yugoslavo los siguientes antecedentes en apoyo de su pedido:
                                                1º)  Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, sobre extradición y enjuiciamiento de los criminales de guerra, de fecha 13 de febrero de 1946;
                                                2º)  Resolución VI sobre crímenes de guerra, aprobada en la sesión plenaria del día 6 de marzo de 1945 por la Conferencia Interamericana sobre Problemas de la Guerra y de la Paz celebrada en Chapultepec;
                                                3º)  Los preceptos del Derecho Internacional reconocidos generalmente en este asunto.

            La Resolución del 13 de febrero de 1946, aludida en el punto 1º, recomienda a los Miembros de las Naciones Unidas tomar las medidas necesarias para el arresto de aquellos criminales de guerra responsables de haber tomado parte en esos crímenes, y su devolución a los países en que cometieron esos abominables hechos, para que sean juzgados y castigados de conformidad con las leyes de dichos países.
            La Resolución VI sobre "Crímenes de Guerra", a que se refiere el numeral 2º, y que fuera aprobada por la Conferencia Interamericana sobre Problemas de la Guerra y de la Paz celebrada en México del 21 de febrero al 8 de marzo de 1945, expresa lo siguiente:

"Considerando:
                                                Que en el curso de la presente guerra mundial los dirigentes, numerosos funcionarios y agentes militares y civiles de los países del Eje y de sus satélites han cometido horrendos crímenes en violación de las leyes de la guerra, de los Tratados existentes, de los preceptos del Derecho Internacional, de los códigos penales de las naciones civilizadas y de los conceptos de civilización;
                                                Que los individuos que han perpetrado tales crímenes pueden haber encontrado refugio, o pueden buscarlo, en territorio de las Repúblicas americanas;                                                 Que deben tomarse medidas para distinguir a tales criminales de los refugiados políticos ordinarios;

DECLARA:
                                                Que las Repúblicas americanas, fieles a los principios de humanidad y de derecho que son fundamento esencial de su civilización, repudian los crímenes de guerra y adhieren a la Declaración hecha en octubre de 1943 por la Gran Bretaña, los Estados Unidos de América y la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas en el sentido de que los culpables, responsables y cómplices de tales crímenes sean juzgados y condenados. En consecuencia;

RESUELVE:

                                                1º)  Recomendar a los Gobiernos de las Repúblicas americanas que no concedan refugio a los culpables, responsables o cómplices de dichos crímenes.
                                                2º)  Recomendar a los mismos gobiernos que, a petición de cualquiera de la Naciones Unidas y de conformidad con el procedimiento que se acuerde según el numeral siguiente, entreguen los individuos acusados de tales crímenes a la Nación Unida requirente o a la custodia de los organismos de las Naciones Unidas que se establezcan para juzgar y castigar a tales criminales.  
                                                3º)  Solicitar del Comité Jurídico Interamericano que, teniendo en cuenta las respectivas legislaciones nacionales, proyecto y presente, para su adopción por los Gobiernos de las Repúblicas americanas, las normas necesarias para determinar la condición de criminal de guerra, así como el procedimiento que debe seguirse para la devolución o entrega de los mencionados delincuentes."

            Razones de orden jurídico y de orden político aconsejan no acceder al pedido de la Legación de Yugoslavia.

Por separado se analizan las causas en que se fundamenta esta opinión

Razones de orden jurídico:

            1º) Valor de las recomendaciones invocadas. Sabido es que las "recomendaciones" no tienen el mismo valor que los "tratados". Estos obligan jurídicamente. Aquéllas obligan moralmente.
            La obligación moral es discrecional. Su alcance no está fijado por la recomendación misma, sino por elementos que en cada caso fija el Estado interesado.
            En el análisis que se realiza, corresponde tener en cuenta si la legislación nacional es coincidente con la letra y el espíritu de las dos recomendaciones en que Yugoslavia pretende apoyar su petición.
            El "crimen de guerra" es lo que podríamos llamar una figura jurídica de reciente creación. Acaso extremando el análisis, no sería difícil convencerse de que el "crimen de guerra” es un delito de carácter político. En todo caso encontraríamos que es una figura conexa con la del delito político. Pero nunca podríamos afirmar que se trata de un delito de carácter común.
            Y bien, la legislación argentina sólo contempla la extradición por delitos comunes y la prohibe cuando se trata de delitos políticos o conexos con los políticos.
           Así lo establece la Ley Nº 1612 que fija el procedimiento a que deberá ajustarse el Poder Ejecutivo en los casos de extradición, y cuyo texto completo se agrega de fojas 55 a 59.
            En consecuencia, el valor de las "recomendaciones" que admiten la extradición por "crímenes de guerra", es nulo desde el punto de vista jurídico, porque para la legislación argentina sólo es factible esa extradición cuando el pedido correspondiente se fundamente en "crímenes comunes".

            2º) Característica especial de la Resolución VI del Acta Final de Chapultepec. Los argumentos del numeral anterior se aplican a las dos "recomendaciones" analizadas. Pero, corresponde agregar en cuanto a la Resolución VI del Acta Final de Chapultepec, que la misma  -independientemente de lo expresado anteriormente-  es inaplicable en cualquier caso por cuanto no se ha cumplido aún el extremo previsto en el párrafo 3º (fojas 48, última parte).

            3º) Los preceptos  del Derecho Internacional que invoca la Legación de Yugoslavia: El orden jurídico argentino no se modifica por la existencia de normas internacionales. Solamente los tratados, debidamente ratificados, pueden incidir sobre ese orden jurídico.             No hemos firmado con Yugoslavia ningún tratado sobre extradición, y en consecuencia es única y exclusivamente nuestra legislación interna la que debe decidir este asunto. Por otra parte, la Ley 1612 se conforma perfectamente a las sanas normas que al respecto ha consagrado el derecho internacional: no se concede extradición por delitos políticos o conexos con los de ese carácter.
            4º) La Ley 1612. del 20 de agosto de 1885: La Ley 1612, que no acepta la extradición por delitos que no sean comunes, fija además un procedimiento  -en su artículo 12-  que no ha sido cumplido por la Legación yugoslava. Si el país requirente no acompaña el pedido de extradición con los documentos necesarios, ni siquiera es posible considerar dicho pedido, porque precisamente del examen de esos documentos surgirá si el pedido es procedente o no.
            En consecuencia, independientemente de la consideración de que esos "crímenes de guerra" estén incluidos en la categoría de "delitos políticos" o "delitos comunes", corresponde no dar curso a la solicitud de Yugoslavia, por no haberse cumplido los extremos fijados por la Ley 1612 en cuanto a los documentos que debe acompañar al formular su pedido.
            5º)  El artículo 18 de la Constitución Nacional: Corresponde tener en cuenta este precepto constitucional que expresa: "Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designado por la ley antes del hecho de la causa. Nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo, ni arrestado sino en virtud de orden escrita de autoridad competente. Es inviolable la defensa en juicio de la persona y de los derechos..."             La Constitución Nacional repudia las leyes ex post-facto y no admite las "comisiones especiales".
            Aún cuando no se han recibido los documentos que fija el artículo 1º de la Ley 1612, las partes subrayadas a fojas 18, 19, 20  y 26 de las presentes actuaciones, permiten deducir claramente que se intenta aplicar leyes dictadas con anterioridad al hecho del proceso, y que para ello se haría uso de tribunales especiales.
            Es este otro motivo que impediría dar curso favorable al pedido yugoslavo.

_____________________

Razones de orden político:

            1º) El debate de esta cuestión en la Asamblea General de las Naciones Unidas: Rusia ha planteado la cuestión de los "criminales de guerra" en el seno de las Naciones Unidas, acusando a Gran Bretaña y a los Estados Unidos de América de proteger a criminales de guerra que se encuentran en las zonas ocupadas de Europa. La acusación fue rechazada por amplio margen de votos, y la misma suerte corrió una gestión similar de Yugoslavia. (ver recorte a fojas 60)
            La Asamblea General aprobó, por 42 votos contra 7, una moción británica en el sentido de que las naciones que deseen la entrega de personas acusadas de crímenes de guerra, presenten las pruebas pertinentes sobre su culpabilidad.
            El delegado norteamericano, al referirse a la propuesta yugoslava tendiente a obtener que los países miembros entregaran los "criminales de guerra", expresó que dicha propuesta trata de lograr de las potencias occidentales la entrega de "disidentes políticos" antes que de los criminales  de guerra y sostuvo que la aprobación de la misma entrañaría "una gran injusticia".
            Es sentimiento unánime de las potencias occidentales, oponerse a las pretensiones del bloqueo soviético. Lo contrario significaría favorecer la persecución política y prestarse, antes que al castigo de los crímenes de guerra, a la eliminación de hombres e ideas que se oponen al avasallamiento soviético de sus respectivos países.
            2º)  Permite la Ley 1612 contemplar estas razones políticas? Señala la Ley 1612 una facultad discrecional. Establece las condiciones de fondo y forma a llenar por el Gobierno requirente, para que el de la República pueda entregar las personas reclamadas (artículo 1º).
El Gobierno argentino debe estar convencido de que habrán de cumplirse ciertos extremos: (1) condición de reciprocidad; (2) que el individuo extraído no será perseguido ni castigado por una infracción distinta de la que hubiese motivado la extradición; y (3) que el Gobierno requirente cumplirá todos los extremos fijados por la Ley para garantía de la persona extraída.
            Es decir, que aún en el caso de que se cumplieran todas las medidas previstas por la Ley para hacer factible la extradición  -existencia de un delito de carácter común y remisión de toda la documentación exigida-  es facultad exclusiva del Poder Ejecutivo dar curso al pedido de extradición o negarlo si así lo deseara. Y esta negativa puede inspirarse tanto en los motivos señalados precedentemente, como en razones políticas que no hay obligación de explicar al Estado requirente.
________________

Conclusión:

            Como consecuencia de las razones expuestas en los capítulos anteriores, este Departamento de Relaciones Externas sostiene la opinión de que no debe darse curso al pedido de la Legación de Yugoslavia.
            No parece conveniente ni necesario fundar la negativa en forma tal que la misma pueda derivarse hacia el terreno de la polémica. Yugoslavia ha discutido el asunto públicamente en las Naciones Unidas y la circunstancia de que su tesis haya caído vencida por mayoría abrumadora, hace suponer que aceptará, sin mayor resistencia, una negativa fundada en argumentos jurídicos.
            Por esas razones, este Departamento propone a V.E. la nota que en proyecto se agrega, fundamentada únicamente en razones jurídicas  -que no se analizan en detalle, a fin de poder continuar la discusión en ese terreno si la Legación yugoslava insistiera en sus pretensiones. Proceder de otra manera -  es decir, dar las razones jurídicas correspondientes-  significaría acaso señalar a la Representación recurrente cuáles son los obstáculos que deberá salvar para que sus propósitos aparecieran como coincidentes con nuestras normas legales.

[Sello]                                                              Pascual La Rosa

                     DIRECTOR DEL DEPARTAMENTO DE RELACIONES EXTERNAS

                                    Buenos Aires, 15 de noviembre de 1947.

 


Busqueda
Vea las palabras clave sugeridas para optimizar la búsqueda dentro de este archivo


 
Anterior Home Siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.