ARCHIVOS: Alcances de la justicia retroactiva

    EXTRADICIONES: Consideraciones jurídicas y decisiones políticas

 

Walter Kutschmann


Fuente: Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto   

[En el año 1967 los tribunales de Berlín Occidental emitieron una orden de arresto a Walter Kutschmann, por su participación en una matanza de judíos que tuvo lugar en 1941. El 29 de junio de 1975, la prensa argentina se hizo eco de  las denuncias de Simón Wiesenthal en Viena confirmando que Ricardo Olmo era el nombre supuesto utilizado por Walter Kustchmann -un alto ejecutivo de la firma OSRAM de la Argentina. El 2 de julio de 1975  la Asociación Israelita de Sobrevivientes de la Persecución Nazi se dirigió al ministro del Interior de la República Argentina solicitando que se adopten las medidas del caso por cuanto Kustchmann entró al país con nombre supuesto, ocultando sus antecedentes y juró en falso en ocasión de otorgársele la ciudadanía argentina.]  N. del C

                                                                                                           2  JUL  1975

Telegrama

Los suscriptos en nombre de la Asociación Israelita de Sobrevivientes de la Persecución Nazi nos dirigimos al señor Ministro a fin de informarle que se encuentra en la Argentina desde hace muchos años el ciudadano naturalizado argentino Pedro Ricardo Olno [Olmo] y Olmos alias el criminal nazi Walter Kutschmann ex subteniente de las tropas de seguridad hitlerianas SS buscado por las autoridades judiciales de la República Federal Alemana STOP Para nosotros sobrevivientes de la matanza nazi que hemos logrado salvarnos y llegar a esta generosa tierra nos causa angustia que un criminal nazi pueda moverse libremente en nuestro país STOP Respetuosamente solicitamos al señor Ministro se adopten las medidas del caso contra dicho Kutschmann quien ingresó al país bajo nombre supuesto y juró en falso en ocasión de otorgársele la ciudadanía argentina ocultando sus gravísimos antecedentes STOP Esperando la respuesta del señor Ministro del Interior saludámosle con nuestra distinguida deferencia =

José Moskovits Presidente Asociación Israelita de Sobrevivientes de la Persecución Nazi  Corrientes 2601  Capital

*******

[En relación con la situación de Walter Kutschmann, el  4 de agosto de 1975 el Jefe  del Departamento de Asuntos Extranjeros -Comisario Inspector Juan Carlos Gattei- confirma por nota que la República Federal de Alemania, vía Interpol, solicitó su arresto.] N. del C.

SECRETO

                                                                        BUENOS AIRES, 4 de agosto de 1975 Con relación  al telegrama "BAIRES" No. 1.027-185, dirigido  a S.E. el señor    MINISTRO DEL INTERIOR por José MOSKOVITS, presidente de la ASOCIACION ISRAELITA DE SOBREVIVIENTES DE LA PERSECUCION NAZI referente al ciudadano naturalizado argentino Pedro Ricardo Olno u Olmos, alias el criminal nazi Walter Kutschmann llevo a su conocimiento, que en este Departamento obran constancias, según las cuales IPCQ -Wiesbaden (República Federal de Alemania) por Difusión Interpol No. de Origen 314/22045 (radiograma No.  3305 del 5-6-75) solicitó la búsqueda con fines de arresto al ciudadano naturalizado argentino Walter Kutschmann, nacido el 24-5-1914, en Dresden, alias Pedro Olmo.

Se agrega, que el causante en su calidad de oficial de la S.S. (Tropas de Asalto) un día del verano del año 1941, dirigió en los suburbios de la localidad de Drohobycz (Polonia) la ejecución por las armas de 10 a 15 judíos y en una oportunidad de un grupo de aproximadamente 50 judíos.

Se deja constancia, que en caso de encontrarle, el Primer Procurador en la Fiscalía de la República en Berlín solicitará su extradición a todos los países, excepto Argentina.

La Secretaría General de la O.I.P.C.-Interpol en su Difusión Internacional No. 2419/270889/PD (radiograma No. 3309 del 6-6-75) referente al pedido de Interpol-Wiesbaden llamó la atención que el asunto cae bajo lo dispuesto por el artículo 3 de los Estatutos, según el cual "está rigurosamente prohibida a la Organización toda actividad o intervención en cuestiones o asuntos de carácter político, militar, religioso o racial".

Se tiene conocimiento, que la Superintendencia de Investigaciones Criminales tomó intervención en su oportunidad, practicando las diligencias pertinentes.

SF.dac.S. No. 4111

Firma: Comisario Inspector Juan Carlos Gattei - Jefe Departamento Asuntos Extranjeros

***

Nota No. 289

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto --Ceremonial del Estado-- y tiene el honor de informar a esa Cancillería sobre el siguiente asunto:

En la fiscalía del Tribunal Cameral de Berlín se halla pendiente un sumario contra el ex jefe de la Policía de Seguridad y oficial de la SS, Walter Kutschmann, por complicidad en homicidios cometidos durante la guerra. Existen referencias en el sentido que el buscado obtuvo la nacionalidad argentina el 28.8.1950 con el nombre de Pedro Ricardo Olmo y está domiciliado en la República Argentina. La fiscalía de Berlín parte de la base que el referido obtuvo la nacionalidad argentina utilizando documentación falsa y tiene el propósito de solicitar su extradición de la República Argentina a la República Federal de Alemania,

1) en el caso que Kutschmann fuera despojado de la nacionalidad argentina o si pudiera contarse con esta posibilidad en un futuro próximo y/o

2) en el caso que Kutschmann saliera de la Argentina y fuera descubierto y detenido en el territorio de otro país.

Esta Embajada agradecería a esa Cancillería la amabilidad de informarle en el caso de obtener referencias que fueran de importancia sobre los dos puntos indicados.

                                                                        Buenos Aires, 4 de julio de 1975.-

***

Nota No. 347/75

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto --Ceremonial del Estado-- y haciendo referencia a la nota No. 289/75 del 4.8.1975 tiene el honor de informar a esa Cancillería que la Fiscalía alemana competente, contrariamente a lo expuesto en la nota referida, en este momento no ve la posibilidad de solicitar la extradición de Walter Kutschmann alias Pedro Ricardo Olmo. Motivan la actitud de la Fiscalía el actual estado de las investigaciones y el hecho de que los problemas legales que existen por parte de la República Federal de Alemania con respecto a la necesaria garantía de reciprocidad no han podido ser resueltos hasta ahora.

La referida autoridad continúa con la investigación en razón de varios complejos delictivos de asesinatos, entre ellos del asesinato de profesores universitarios en Lemberg el 4.8.1941. Dependerán de los resultados de este sumario las próximas medidas que tomará la Fiscalía competente con respecto a una eventual demanda de extradición.                                                                                                                              Buenos Aires, 20 de agosto de 1975.-

***

Nota No. 347/78

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto --Dirección Nacional de Ceremonial-- y a través de esa Cancillería tiene el honor de solicitar al Gobierno de la República Argentina quiera tener a bien de tomar declaración de testigo señor Walter Kutschmann, alias Pedro Ricardo Olmo, domiciliado en Sucre 2907, Buenos Aires y en Miramar, Provincia de Buenos Aires, casa No. 599, de acuerdo con los términos del escrito adjunto de la Fiscalía del Tribunal Provincial de Hamburgo fechado el 3.11.1978.

La Embajada asegura al Gobierno de la República Argentina que en el caso inverso el Gobierno de la República Federal de Alemania está dispuesto a gestionar exhortos argentinos en casos similares.

Adjunto a la presente la Embajada tiene el honor de remitir la siguiente documentación:

1) Dos ejemplares del exhorto de la Fiscal del Tribunal Provincial de Hamburgo del 3.11.1977, ambos debidamente legalizados por el Cónsul de la República Argentina en Hamburgo.

2) Una carpeta (dos ejemplares) con documentación adicional.

3) Traducción legalizada (dos ejemplares) de la documentación perteneciente a los puntos 1) y 2).

Buenos Aires, 20 de julio de 1978.

***

Buenos Aires, 26 de julio de 1978.

Nota N° 2545

Tengo el grado de dirigirme a V.S. adjuntando un (1) exhorto de la Fiscalía del Tribunal Provincial de  Hamburgo introducido por intermedio de la Embajada de la República Federal de Alemania, por el cual se solicita de las Autoridades argentinas se tome declaración testimonial de acuerdo al interrogatorio también acompañado, al señor Walter Kutschmann, alias Pedro Ricardo Olmo.

***

Tengo el agrado de dirigirme a Ud., en el exhorto n° 23.381, caratulado "Juez exhortante Dr. Paulsen, objeto de la rogatoria declaración testimonial de Walter Kutschman, alias Pedro Ricardo Olmo, procedencia Alemania (Hamburgo)", a fin de remitirle adjunto, fotocopia autenticada de la resolución dictada en dicho exhorto en el día de la fecha, para que por intermedio del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, se haga llegar la misma, juntamente con testimonio de las normas legales aplicables que se mencionan en dicha resolución al Señor Primer Fiscal en Jefe del Ministerio Fiscal de la Audiencia Territorial de Hamburgo, de la República Federal Alemana, Dr. Paulsen.

Firma: Alfredo Olivan - Juez de Instrucción

p.r.s. Néstor Luis Blondi - Secretario

***

/ / / / / / / Buenos Aires, 28 de julio de 1978.

Autos y Vistos: Para resolver en la presente rogatoria, acerca de la medida requerida por el exhortante;

y Considerando:

Que según se desprende de las traducciones debidamente legalizadas, glosadas a la rogatoria y particularmente, del apartado segundo "ver fs. 21", la autoridad exhortante, tiene por incuestionablemente probado, que Walter Kutschmann, vive en la República Argentina, como Pedro Ricardo Olmo, respecto de quien se solicita se le oiga testimonialmente.

De hacerse lugar a lo requerido, sin previa investigación acerca del o de los delitos que importen respecto del nombrado, tal existencia bajo falsa identidad, el solo llamamiento a declarar a Olmo, vulnerar la garantía constitucional prevista por el artículo 18 de la Constitución Nacional, toda vez que, dando por cierto que Kutschmann es Olmo, éste, en el supuesto de deponer identificándose como tal, se encontrará obligado a declarar contra sí mismo, circunstancia expresamente prohibida por la garantía constitucional argentina. A lo expuesto debe agregarse, que el nombrado no puede sustraerse a prestar la declaración, atento a lo reglado por el art. 273 del Código de Procedimientos en lo Criminal y asimismo por el art. 289 del mismo cuerpo legal, a la vez que, a comparecer, no puede negarse, conforme lo previsto por el art. 291 ibídem. Así las cosas y atento lo reglado por el artículo 296 del Código de Procedimientos citado, el solo comparecer ante el Suscripto e identificarse como Olmo, al ser preguntado a tenor del artículo 296, haría incurrir en delito a la persona señalada, quien a su vez, lo cometería declarando bajo juramento.

Ante tal estado de cosas, considero se debe suspender la tramitación de la presente rogatoria, hasta tanto se investiguen las conductas típicas en que puede encontrarse incurso Kutschmann u Olmo y se lo identifique en forma terminante, para recién luego citárselo a deponer en legal forma en las presentes actuaciones. Para ello, corresponde "toda vez que en las actuaciones obran los juegos de traducciones debidamente legalizadas", desglosar las piezas de fs. 28/38 y 62/84 y remitirlas al Superior, para que mediante sorteo de práctica, se [desvincule  el Sr. Juez ... [ilegible] corresponda investigar los supuestos ilícitos.

Que además de ello, debo destacar y en relación a la ... [ilegible] se solicita se haga al testigo previamente y que consta en el párrafo segundo, no corresponde hacer lugar a la misma en el de ser habido e identificado Kutschmann u Olmo, toda vez que implicaría la aceptación de la aplicación extra territorial del código procesal extranjero, en franca contradicción con los principios unánimemente aceptados y aún en franca pugna con los arts. 31, 67 inc.11, 104 y 108 de la Constitución Nacional.

Que por todo lo expuesto, normas jurídicas citadas, correspondientes, RESUELVO: 1°) Suspender la tramitación de la presente rogatoria hasta sea fehacientemente identificada la persona cuyo testimonio solicita, circunstancia que se hará conocer al exhortante, a quien se acompañará copia autenticada de la presente resolución, al igual que las normas legales en ella invocadas, y; 2°) Desglosar lo obrado en fs. 28/38 y 62/84 y remitirlo a la Excma. Cámara, "juntamente con fojas de la presente resolución", a fin de que mediante el sorteo de práctica se determine el Juzgado de Instrucción que deberá investigar los ilícitos derivados de la falsa identidad de Kutschmann u Olmo, conforme a lo reglado por el art. 164 del Código de Rito. E.L.

Firma: Alfredo Olivan - Juez de Instrucción

Néstor Luis Blondi - Secretario

En la fecha se cumplió con lo ordenado. Conste.

Testimonio de las normas legales mencionadas en el auto de fs. 88, del exhorto N° 23.381, caratulado "Juez exhortante Dr. Paulsen, objeto de la rogatoria declaración testimonial a Walter Kutschmann alias Pedro Ricardo Olmo, procedencia Alemania (Hamburgo)".

Código de Procedimientos en Materia Penal, Artículos 273, 289, 291 y 296.

Artículo 273: "Todo habitante del país que no está impedido, tiene obligación de concurrir al llamamiento del Juez, para declarar en causa criminal todo cuanto supiera sobre lo que le fuere preguntado. Corresponde a los Jueces y demás funcionarios, velar para que el cumplimiento de esa obligación no cause al testigo más molestias que las imprescindibles". Artículo 289: "Toda persona debidamente citada está obligada a concurrir a prestar declaración ante el Juez de la causa". Artículo 291: "Cuando el testigo no compareciere, se le aplicará multa de un mil a tres mil pesos, que deberá duplicarse en caso de reincidencia; sin perjuicio de hacerlo comparecer por medio de la fuerza pública. Cuando se negare a declarar sin causa justificada, se le tendrá arrestado hasta que preste declaración; sin perjuicio de la responsabilidad penal en que incurriere". Artículo 296: "Una vez prestado el juramento, según la forma autorizada por sus creencias religiosas, de decir verdad en cuanto le fuere preguntado, el testigo manifestará: 1° Su nombre, apellido, edad, estado, profesión y domicilio. 2° Si conoce o no al procesado y a las demás partes. 3° Si le afecta alguno de los impedimentos o inhabilidades legales que lo incapacite para declarar, las que le serán previamente explicadas".

Constitución de la Nación Argentina - artículo 31: "Esta Constitución, las leyes de la Nación que en su consecuencia se dicten por el Congreso y los tratados con las potencias extranjeras, son la Ley suprema de la Nación...". artículo 67 inc. 11: "Corresponde al Congreso: ...dictar los códigos civil, comercial, penal, de minería, y del trabajo y seguridad social, sin que tales códigos alteren las jurisdicciones legales, correspondiendo su aplicación a los tribunales federales o provinciales, según que las cosas o las personas cayeren bajo sus respectivas jurisdicciones; y especialmente leyes generales para toda la Nación sobre naturalización y ciudadanía, con sujeción al principio de la ciudadanía natural; así como sobre bancarrota, sobre falsificación de la menos corriente y documentos públicos del Estado, y las que requiera el establecimiento del juicio por jurados...". Artículo 104: "Las provincias conservan todo el poder no delegado por esta Constitución al Gobierno Federal, y el que expresamente se haya reservado por pactos especiales al tiempo de su incorporación." artículo 108: "Las provincias  no ejercen el poder delegado a la Nación. No pueden celebrar tratados parciales de carácter político; ni expedir leyes sobre comercio, o navegación interior o exterior; ni establecer aduanas provinciales; ni acuñar moneda; ni establecer bancos con facultad para emitir billetes, sin autorización del Congreso Federal; ni dictar los códigos Civil, Comercial, Penal y de Minería, después que el Congreso los haya sancionado; ni dictar especialmente leyes sobre ciudadanía y naturalización, bancarrotas, falsificación de monedas o documentos del Estado; ni establecer derechos de tonelaje; ni armar buques de guerra o levantar ejércitos, salvo el caso de invasión exterior o de un peligro tan inminente que no admita dilación dando luego cuenta al Gobierno Federal; ni nombrar o recibir agentes extranjeros; ni admitir nuevas órdenes religiosas." artículo 18: "Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa. Nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo; ni arrestado sino en virtud de orden escrita de autoridad competente. Es inviolable la defensa en juicio de la persona y de los derechos. El domicilio es inviolable, como también la correspondencia epistolar y los papeles privados y una ley determinará en qué casos y con qué justificativos podrá procederse a su allanamiento y ocupación. Quedan abolidos para siempre la pena de muerte por causas políticas, toda especie de tormentos y los azotes. Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, y toda medida a pretexto precaución conduzca a mortificarlos más allá de lo que aquella exija, hará responsable al Juez que la autorice."

Firma: Néstor Luis Blondi - Secretario

****

                                                                        BUENOS AIRES, 11 de octubre de 1978.-

Tengo el agrado de dirigirme a Ud., relacionado con su nota nro. 2702, de fecha 8 de agosto ppdo., donde se solicitaba se tradujera al idioma alemán el exhorto librado por el Señor Juez de Instrucción Dr. Dn. Alfredo Olivan, a cargo del Juzgado n° 24, Secretaría n° 112, originado en el exhorto n° 28.381 caratulado Juez Exhortante Dr. Paulsen, objeto de la rogatoria declaración testimonial de Walter Kutschman, procedente de Alemania.

Al respecto, y teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde su recepción en ésta del mismo, lapso durante el cual se esperó el nombramiento de un traductor al idioma alemán, lo que aún no se produjo, y se ignora en qué momento se producirá, se adjunta en devolución la rogatoria aludida.

Firma: Comisario Inspector VALENTIN Alberto Espinosa - Jefe del Departamento Interpol
****

                                                                       BUENOS AIRES, octubre 19 de 1978.- NOTA Nº 4117

Tengo el agrado de dirigirme a esa Secretaría de Exhortos, con relación al exhorto n° 23.381 caratulado: "Juez exhortante Dr. Paulsen, objeto de la rogatoria declaración testimonial de Walter Kutschman, alias Pedro Ricardo Olmo, procedencia Alemania (Hamburgo)", con el fin de devolver las actuaciones adjuntas, por no contar Cancillería con traductor al idioma alemán; remitidas que fueron las mismas a la Policía Federal -Departamento Interpol- ese Organismo hizo saber a este Ministerio, con fecha 13 de octubre del corriente, la carencia, también, de persona idónea para cumplir el cometido.

Firma: Horacio M. Goñi - Subdirector General Asuntos Jurídicos

***

Recibido en Secretaría de Exhortos hoy 24 de octubre de 1978, siendo las 13.00 horas. Conste.

Buenos Aires, 26 de octubre de 1978.

Por recibido, téngase presente y vuelva a la Dirección General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, a fin de que se dé curso al envío de las actuaciones adjuntas a la sede exhortante, toda vez que no se trata de una rogatoria despachada desde este Tribunal, sino de una diligencia relacionada con un exhorto recibido de Alemania.

Sirva el presente de atento oficio de envío.

Firma: Diego Peres - Juez de Instrucción

Ante mí:
Firma: Pedro A. Pardo - Secretario de Cámara

***

Nota N° 4252

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección General de Asuntos Jurídicos- presenta sus atentos saludos a la Embajada de la Repœblica Federal de Alemania y tiene a bien adjuntar la resolución recaída en el exhorto n° 23.381 caratulado: "Juez exhortante Dr. Paulsen, objeto de la Rogatoria declaración testimonial a Walter Kutschmann alias Pedro Ricardo Olmo, procedencia Alemania (Hamburgo)" dictada por el Señor Juez Nacional de Primera Instancia en lo Criminal de Instrucción Doctor Alfredo Olivan a cargo del Juzgado n° 24, Secretaría n° 112 del Doctor Néstor Luis Blondi.

Buenos Aires, 31 de octubre de 1978.

****

Nota N° 636/79

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección General de Asuntos Jurídicos- y haciendo referencia a la nota N° 4252 DGJUR ZCRJB, Expte. N° 28.845/75 R.E. N° 9.272/78 del 31.10.1978 y al requerimiento del Consulado de la República Argentina en Hamburgo del 18.04.1979 con respecto al exhorto de la Fiscalía del Tribunal Provincial de Hamburgo por indagatoria de Walter Kutschmann alias Pedro Ricardo Olmos como testigo en una instrucción sumarial por homicidio, tiene el honor de adjuntar a la presente la siguiente documentación de identidad con el pedido de remitir la misma al Juez competente:

a) partida de nacimiento del señor Walter Kutschmann

b) tres fotograf'as autenticadas del señor Walter Kutschmann

c) documentación varia del Document Center Berlin

Al mismo tiempo la embajada agradecerá se le informe si la interrupción del procedimiento dispuesta por el Juez Federal en lo Penal Dr. Alfredo Olivan (Juzgado N° 24) por resolución del 28.08.1978 con respecto al requerimiento de la República Federal de Alemania por indagatoria del testigo Walter Kutschmann, continœa interrumpido y en tal caso cuándo podrá contarse con el levantamiento de la interrupción del mismo.

                                                                        Buenos Aires, 28, Noviembre de 1979

***

                                                                       BUENOS AIRES, Abril 15 de 1980.

Interpol N° 3466

Tengo el agrado de dirigirme a Ud., relacionado a la causa N° 769 caratulada "Olmo, Pedro Ricardo o Walter Kutschmann por infracción a la Ley 11.386 y Falsificación de Documento", con intervención del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Federal N° 5, a cargo del Dr. Ramón A. Montoya, por ante la Secretaría N° 13 de la Dra. Stella Maris Pan, a fin de llevar a vuestro conocimiento que, relacionado con lo solicitado en forma telefónica respecto al requerimiento de traducción al idioma nacional de la documentación enviada mediante vuestra nota n° 3742 del 29 de noviembre de 1979, se consultó a la División Despacho (sección Traductores) de la Superintendencia de Investigaciones de esta Policía Federal, informando la misma que dicha traducción está demorada por el cœmulo de trabajo de la citada Dependencia, y además por presentar la ducumentación aludida muchas partes en escritura gótica, la que resulta difícil de interpretar.

Hago constar que la Dependencia citada, informó que se dará carácter preferencial a la traducción requerida la que será remitida a esa Dirección General a la brevedad posible.

Firma: Comisario Inspector Roberto Cándido Tejo - Jefe Departamento Interpol

****

                                                                        Buenos Aires, 30 de mayo de 1984.

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. en mi carácter de Juez interinamente a cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal n° 9, Secretaría n° 17, desempeñada por el Dr. Raúl de Chapeaurouge, sita en Paraná 386, 2° piso, Capital Federal, en contestación a su oficio Letra: DG JUR.ZCRJ A N° 2165 del 15.4.84, a fin de informarle que la causa "Procurador Fiscal Federal c/Olmo, Pedro Ricardo y/o Kutschmann, Walter s/Cancelación", fue iniciada con fecha 13.8.1975 por el entonces Procurador Fiscal Federal, Dr. Luis G. Villagra, según instrucciones recibidas por el M. R. E. y C. en nota del 12.8.75, D.G.A.J. N° 1617, C. del E. N° 6.128/75, Expte. N° 28.845/75; con fecha 10.8.80 se libró oficio al M.R.E. y C. a los efectos de requerir por intermedio de la Embajada Argentina en Madrid, el envío de las impresiones digitales y fotografía de Pedro Ricardo Olmo, de nacionalidad española, naturalizado argentino el 28.8.1950, nacido el 19.10.1906 en Ciudad Real, hijo de Santiago y Juana Andrés, Matrícula n° 4.084.002, Distrito Militar, Buenos Aires, Cédula de Identidad n° 3.625.340, Policía Federal Argentina, casado con Elisabeth Pospischil, de nacionalidad austríaca, con último domicilio en Sucre 2907, Capital Federal, entrado al país el 16.1.1948; con fecha 9.9.80 se libró oficio reiteratorio, siendo contestado el 5.12.80 con resultado negativo; con fecha 30.12.80 se libró nuevo oficio ampliatorio, reiterado el 29.4.81, siendo contestado el 21.8.81 con fotografía de Ricardo Olmo Andrés, sin reseñas dactilares; el 18.3.83 se libró oficio al M.R.E. y C. a fin de remitir a la Embajada Argentina en Madrid fotocopia legalizada de la partida de nacimiento a los efectos de comprobar su legitimidad y si esa persona aœn vivía y residía en España, cuya contestación fue recibida el 31.5.83, manifestando la coincidencia de los datos requeridos sin constancia marginal de fallecimiento, desconociéndose su residencia actual. El 20.2.84 se recibió fotocopia del "curriculum vitae" de Walter Kutschmann, enviada por la Embajada Argentina en los Estados Unidos de América. Con fecha 9.5.84, el señor Procurador Fiscal Federal solicitó pericia caligráfica a los efectos de determinar la posible identidad entre Pedro Ricardo Olmo y Walter Kutschmann de acuerdo a las firmas obrantes en autos.

Es todo cuanto puedo informar.

Firma: HERNÁN MARCO - JUEZ fEDERAL

***

                                                                        Buenos Aires, 19 de agosto de 1985.

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. en los autos caratulados: "Procurador Fiscal Federal c/Olmo, Pedro Ricardo y/o Kutschmann, Walter s/Cancelación" que tramitan por ante este Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal N° 9, a mi cargo, Secretaría N° 17 desempeñada por el Dr. Sergio G. Fernández, sito en Paraná 386, 2° piso, Capital Federal; en contestación al oficio del Expediente N° 28.845/75, R.E. N° 9.272/78, a fin de informarle que las actuaciones mencionadas fueron iniciadas con fecha 13.8.75 por el entonces Procurador Fiscal Federal, Dr. Luis G. Villagra, segœn instrucciones recibidas por el M.R.E. y C. en nota del 12.8.75, D.G.A.J. N° 1617, C. del E. N° 6.128/75

Expediente N° 28.845/75; con fecha 10.8.80 se libró oficio al M.R.E. y C. a los efectos de requerir por intermedio de la Embajada Argentina en Madrid, el envío de las impresiones digitales y fotografía de Pedro Ricardo Olmo, de nacionalidad española, naturalizado argentino el 28.8.1950, nacido el 19.10.1906 en Ciudad Real, hijo de Santiago y Juana Andrés, Matrícula N° 4.084.002, distrito militar Buenos Aires, C.I. N° 3.625.340 de la P.F., casado con Elizabeth Pospischil, de nacionalidad austríaca, con último domicilio en Sucre 2907, Capital Federal, entrado al país el 16.1.1948; con fecha 9.9.1980 se libró oficio reiteratorio, siendo contestado el 5.12.80 con resultado negativo; con fecha 30.12.80 se libró nuevo oficio ampliatorio, reiterado el 29.4.81, siendo contestado el 21.8.81 con fotografía de Ricardo Olmo Andrés, sin reseñas dactilares; el 18.3.83 se libró oficio al M.R.E. y C. a fin de remitir a la Embajada Argentina en Madrid fotocopia legalizada de la partida de nacimiento a los efectos de comprobar su legitimidad y si esa persona aœn vivía y residía en España, cuya contestación fue recibida el 31.5.83, manifestando la coincidencia de los datos requeridos sin constancia marginal de fallecimiento, desconociéndose su residencia actual. El 20.8.84 se recibió fotocopia del "curriculum vitae" de Walter Kutschmann, enviada por la Embajada Argentina en los Estados Unidos de América. Con fecha 9.5.84, el Sr. Fiscal Federal solicitó pericia caligráfica a los efectos de determinar la posible identidad entre Pedro Ricardo Olmo y Walter Kutschmann de acuerdo a las firmas obrantes en autos. El 5.4.84 el perito calígrafo oficial Blas Emilio Noguera presenta el dictamen pericial llegando a la siguiente conclusi-n: "I) El nombre "Pedro" -puesto a lápiz- en la actuación de fojas 9, no ha sido trazado por quien extendiera el texto que integra la partida de fs. 7; II) Que conforme a las firmas y textos atribuidos a "Ricardo Olmo" ha permitido establecer que el citado no ha intervenido en el trazado del nombre: "Pedro -puesto a lápiz-, ni tampoco en el texto que integra la partida de fs. 7 de autos". El 5.9.84 el Fiscal Federal solicita medida para mejor proveer peticionando el cotejo de los instrumentos de las firmas de los escritos de pedido de ciudadanía y notificación de la concesión de la misma, por el cuerpo de Peritos Calígrafos de la Justicia Nacional. El 13.11.84 el perito calígrafo Blas Emilio Noguera presenta el informe pericial llegando a la conclusión que "sería atribuible el nombrado documento fotocopiado referido". Actualmente las actuaciones se encuentran para resolver un conflicto de competencia planteado entre el suscripto y la Cámara Nacional Electoral.

Es todo cuanto tengo para informar.

Firma: Jorge H. Segreto - Juez Federal

***

Jurisprudencia

La Ley - (t. 1986-B)

Competencia

Revocación de una carta de ciudadanía - Justicia federal

En la cuestión de competencia suscitada con motivo de la revocación de una carta de ciudadanía, entre la Cámara Nacional Electoral y el juez nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal, corresponde que éste continúe entendiendo en la causa, conclusión que cabe sustentar interpretando la facultad de otorgar cartas de ciudadanía conferida en el art. 6° de la ley 346 (Adla, 1852-1880, 906) a los magistrados federales, en virtud de la cual se ha atribuido estos asuntos a los jueces en lo civil y comercial, ya que en la Ciudad de Buenos Aires la competencia federal se encuentra dividida entre múltiples juzgados, de acuerdo con criterios de especialización.

84.826 - CS. marzo 18-986 (*). - Olmo, Pedro R. Y/o Kutschman, Walter.

***

Opinión del Procurador Fiscal de la Nación

Tanto el juez a cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal N° 9 de esta Capital Federal como la Cámara Nacional Electoral se declararon incompetentes para entender en esta causa.

En tales condiciones corresponde a este tribunal dirimir el presente conflicto de competencia planteado, por ser el único -rgano superior jerárquico comœn que puede resolverlo (art. 24, inc. 7°, dec.-ley 1285/58).

En cuanto a los antecedentes del proceso se impone señalar que el mismo fue iniciado por el Procurador Fiscal Federal requiriendo medidas preparatorias a los fines de determinar la configuración de un fraude, y en su caso reclamar la nulidad de la obtención de la carta de ciudadanía de Pedro R. Olmo, quien en realidad, de acuerdo con informaciones recibidas de la Embajada de la República Federal de Alemania, sería Walter Kutschmann ex Jefe de la Policía de Seguridad y Oficial de la S. S., con sumarios pendientes ante el tribunal Cameral de Berlín por complicidad en homicidios cometidos durante la guerra.

Ahora bien, cumplidas dichas medidas preliminares y corrida la vista del caso al referido funcionario, el mismo solicita que en mérito de la modificación de competencia dispuesto por el art. 15 del dec. 3213 -publicado en Boletín Oficial el día 19 de octubre de 1984, y reglamentario de la ley 23.059-, el Juez Federal de Primera Instancia en lo Civil y Comercial N° 9 se inhibe de continuar interviniendo en el proceso, cuestión que merece una favorable acogida de dicho magistrado, el que asimismo dispone la remisión del juicio a la Cámara Nacional Electoral para su ulterior tramitación.

Por su parte este tribunal, en una aplicación de conjunto de los arts. 6°, 10, 12, y 15 del referido decreto reglamentario, interpreta que sólo compete intervenir a la justicia electoral en los casos de suspensión del ejercicio de derechos políticos y su rehabilitación específicamente reseñados por el art. 14 del mencionado decreto. Por el contrario, indica, que en supuestos como el de autos en que se persigue la nulidad por fraude en el otorgamiento de una carta de ciudadanía, la única intervención que cumple la Cámara Nacional Electoral es de carácter registral conforme lo determinan el art. 17 del Cód. Electoral Nacional (t.o., dec. 2135/83), y los propios arts. 10 y 12 del ya citado dec. 3213. Pone además especial énfasis, en la circunstancia que, desde la sanción de la ley de ciudadanía 346, se ha admitido la competencia de los jueces civiles y comerciales federales para entender en los asuntos concernientes a las cancelaciones de cartas de ciudadanía, resultando inadmisible que un decreto reglamentario pueda modificar la competencia atribuida a otros jueces por la ley.

Es mi opinión que asisten fundadas razones que sustentan el criterio esgrimido por la mencionada Cámara Electoral.

Por una parte, pues de conformidad con las previsiones de los arts. 4° y 5° de la ley 19.108 y sus modificatorias 19.277, 19.617, 20.080, 22.866, corresponde a la Cámara Nacional Electoral intervenir exclusivamente en las materias vinculadas a la dirección y fiscalización del funcionamiento de los registros de electores nacionales y de distrito, de los registros de afiliados nacionales y de distrito; dictar normas vinculadas a la organización, entre otros de dichos registros, y del de cartas de ciudadanía (art.4°, incs. a, b y c, ley 19.108); y en grado de apelación, respecto de las resoluciones definitivas recaídas en las causas iniciadas ante los jueces con competencia electoral.

Asimismo y de acuerdo con lo normado por el art. 44 del Cód. Electoral Nacional -ley 19.945 (modificada por el dec. 135/83 - t. o. 1983)-, los jueces electorales conocerán en los juicios vinculados a la aplicación de la ley electoral y de partidos políticos; y organización, funcionamiento y fiscalización de los registros vinculados a la actividad electoral. No se incluyen sin embargo, dentro de su jurisdicción, las causas relativas a materias tales como solicitudes de cartas de ciudadanía, o anulación de las otorgadas, derivadas de la aplicación de la correspondiente ley de ciudadanías.

Es así entonces que, tradicionalmente se ha admitido, tal como surge de las propias actuaciones cumplidas en este juicio y en el proceso agregado por cuerda, por aplicación de las leyes 346, arts. 5° y 6°, ley 13.998, art. 4° y dec.-ley 1285/58, art. 40, la competencia de la justicia federal de sección (v. Fallos, t. 297, p. 320; t. 259, p. 319; -Rep. La Ley, t. XL, A-I, p. 1148, sum. 3; t. XXV, p. 170, sum. 211-; t. 227, p. 874, entre otros), y en el ámbito de esta Capital, la de la federal en lo civil y comercial para intervenir en procesos como el presente, limitándose la actividad de la justicia electoral sobre el particular a una mera función registral de lo actuado en aquella jurisdicción federal.

Es mi parecer por otra parte, que tales principios se encuentran corroborados en la disposición del art. 4° del dec. 3213/84 -reglamentario de la ley 23.059-, que restituye la vigencia de la ley de ciudadanía 346, que dispone genéricamente la competencia de la justicia federal para intervenir en las causas en las que se requiera carta de ciudadanía argentina, sin la especificación que incluye en su art. 14 con relación a la justicia nacional electoral, exclusivamente en temas vinculados a la suspensión de ejercicio de derechos políticos y su rehabilitación.

Entiendo además, que la previsión del art. 14 del ya citado decreto reglamentario sólo atribuye a la Cámara Nacional Electoral el carácter de órgano receptor de denuncias por fraude en la obtención de cartas de ciudadanía, limitándose su intervención al respecto a derivarlas al Procurador Fiscal Federal (art. 4°) para que promueva las acciones que estime corresponder, o asuma en el caso de mediar un proceso, la calidad de parte en el mismo.

Por otra parte, si efectivamente, según parece entender el juez de primera instancia de acuerdo con lo establecido por el art. 15 del dec. reglamentario mencionado, este trámite debe sustanciarse y resolverse ante la Cámara Nacional Electoral, no resulta razonable que el art. 12 del mismo ordenamiento disponga la notificación a dicho tribunal de lo que él mismo ha resuelto en el tema.

Lo expuesto autoriza a concluir que aquella interpretación, no atiende al contexto legal general reseñado ni computa la totalidad de los principios que integran el decreto en cuestión, por lo que no puede tener una favorable acogida de este tribunal.

No puedo dejar de poner de manifiesto, aún admitiendo la redacción confusa del decreto mencionado, que es regla, que en materia de interpretación de normas jurídicas, se han de tener en cuenta no sólo todas sus disposiciones, sino que se han de buscar las formas que permitan armonizar el precepto analizado con el ordenamiento jurídico restante, en especial, cuando como ocurre en el caso, se trata de interpretar un derecho reglamentario que debe integrar el ordenamiento jurídico, y de no ser así puede ser invalidado como violatorio del art. 86, inc. 2°, de la Constitución Nacional (Fallos, t. 300, p. 516; t. 297, p. 142; t. 301, p. 460; t. 302, ps. 1209 y 1600 -Rev. La Ley, t. 1978-D, p. 639; t. 1977-C, p. 455; Rep. La Ley, t. XLI, J-Z, p.1901, sum. 63; Rev. La Ley, t. 1981-A, p. 414; t. 1981-D,  p. 591, fallo 35.985-S-).

Por todo lo expuesto soy de opinión que debe continuar entendiendo en este proceso la Justicia Federal de Primera Instancia en lo Civil y Comercial, por intermedio de su Juzgado N° 9, que previno en la misma, debiendo así reclamarlo esta Corte. -Octubre 21 de 1985. -José O. Casas.

Buenos Aires, marzo 18 de 1986.

Considerando: 1°) Que se ha planteado un conflicto jurisdiccional entre el juez a cargo del Juzgado Nacional en lo Civil y Comercial Federal N° 19 y la C‡mara Nacional Electoral, a raíz de la competencia para la revocación de cartas de ciudadanía. En tanto el magistrado federal afirma que corresponde entender en las actuaciones a los tribunales de aquel fuero, la Cámara ha declarado que la causa es ajena a la competencia originada a los jueces electorales por la legislación vigente. Dado que los órganos judiciales en conflicto carecen de superior jerárquico común, la cuestión suscitada debe ser resuelta por esta Corte, segœn lo prescribe el art. 24, inc. 7° del dec.-ley 1285/58, ratificado por la ley 14.468.

2°) Que la ley 346 no contiene previsiones específicas en punto a cuál es el magistrado competente para revocar o anular una carta de ciudadanía, en el supuesto de falseamiento de los datos y de la persona del beneficiario. En la elección de una de las jurisdicciones, no puede entonces prescindirse de razones materiales atinentes a la actual organización de los tribunales nacionales que ejercitan la competencia federal en la Capital de la Repœblica, como así tampoco a las tareas que les están adjudicadas. En esas condiciones, el tribunal estima que es conforme a los criterios mencionados la práctica corriente según la cual, en la Capital, compete a los jueces en lo civil y comercial federal el otorgamiento y la posible revocación de cartas de ciudadanía. Esa conclusión es consecuencia de la misma práctica, que interpretando la facultad de otorgar cartas de ciudadanía conferida en el art. 6° de la ley 346 a los magistrados federales, ha atribuido estos asuntos a dichos jueces en lo civil y comercial, en virtud de que en la Ciudad de Buenos Aires la competencia federal se encuentra dividida entre múltiples juzgados, de acuerdo con criterios de especialización.

3¡) Que esta Corte Suprema advierte que podrían existir irregularidades en las presentes actuaciones iniciadas el 13 de agosto de 1976, a raíz de la denuncia de la Embajada de la República Federal de Alemania concerniente a que el ex oficial nazi Walter Kutschmann habría obtenido la ciudadanía argentina el 28 de agosto de 1950 bajo el nombre del ciudadano español Pedro R. Olmo, y paralizadas en su tramitación desde el 29 de setiembre de 1975 hasta el 26 de junio de 1980; por lo que corresponde enviar copia de éstas a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, a los efectos del esclarecimiento que corresponda (art. 118, Reglamento para la justicia nacional).

Por ello, oído el Procurador Fiscal, se declara que el juez a cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal N° 9 debe continuar entendiendo en la causa, que le será remitida. Hágase saber a la Cámara Nacional Electoral. Envíese copia de las actuaciones a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, a los efectos señalados en el consid. 3°. Devuélvanse los autos "Kutschmann, Walter s/extradición" al Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Federal N° 5. - José S. Caballero. - Augusto C. Belluscio. - Carlos S. Fayt. - Enrique S. Petracchi (en disidencia parcial). - Jorge A. Bacqué (en disidencia parcial).

Disidencia parcial de los doctores Petracchi y Bacqué.

Considerando: 1) Que se ha planteado un conflicto jurisdiccional entre el juez a cargo del Juzgado Nacional en lo Civil y Comercial Federal N° 9 y la Cámara Nacional Electoral, a raíz de que en tanto el magistrado federal afirma que corresponde entender en las actuaciones a los tribunales de aquel fuero, la Cámara ha declarado que la causa es ajena a la competencia originada a los jueces electorales por la legislación vigente. Dado que los órganos judiciales en conflicto carecen de superior jerárquico común, la cuestión suscitada debe ser resuelta por esta Corte, según lo prescribe el art. 24, inc. 7° del dec. -ley 1285/58, ratificado por la ley 14.468.

2) Que el tema "decidendi" versa sobre si la competencia ejercida por los juzgados en lo civil y comercial federal de la Capital para la revocación de cartas de ciudadanía no se ve afectada por el art. 14 del dec. 3213/84, reglamentario del nuevo texto del art. 9° de la ley 346, introducido por la ley 20.835, cuya vigencia fue restablecida por la ley 23.059.

Cabe añadir que tanto el fiscal electoral, en su dictamen ante la Cámara del fuero, como el juez en lo civil y comercial federal han relacionado la solución del punto de la competencia con el problema atinente a determinar si es lícito, según la Constitución, distinguir entre los conceptos de nacionalidad y ciudadanía.

3) Que antes de analizar el complejo tema planteado, esta Corte cree su deber, como órgano supremo y cabeza del Poder Judicial, y para velar por el ordenado y normal desenvolvimiento de la administración de justicia (Fallos, t. 288, p. 342 -Rep. La Ley, t. XXXV, A-I, p. 49, sum. I-), se-alar las graves irregularidades observables en los actuados, tanto más deplorables porque afectan las relaciones internacionales de la República y su decoro en el concierto de las naciones civilizadas. En este ‡mbito, la Constitución y las leyes que organizaron la justicia federal han otorgado al tribunal facultades particularmente amplias tendientes a evitar el deterioro de aquellas relaciones y a resguardar la dignidad de la Nación (arts. 101, Constitución Nacional, 24, inc. 1°, dec.-ley 1258/58 y Fallos, t. 235, p. 964 -Rep. La Ley, t. XVIII, J-Z, p. 1453, sum. 283-).

4) Que, como es de conocimiento público, en el curso del año pasado el Gobierno de la República Federal de Alemania solicit la extradición del presunto criminal de guerra Walter Kutschmann, quien fue oficial de las tropas de la "SS" (Schutz Staffel - Escuadras de Protección) durante la segunda guerra mundial, y estuvo destacado también como miembro de la Policía Secreta del Estado (Gestapo) en la región sudoccidental de Ucrania, llamada Galitzia, en la cual se le imputa haber comandado el exterminio de numerosos habitantes israelitas de la región, en las ciudades de Drohobycz y Tarnopol, durante los a-os 1941/1942, en ejecución de los planes que llevó a cabo el régimen criminal del nazismo para la liquidación del pueblo judío. Los terribles hechos atribuidos al imputado están señalados por la justicia de Alemania Federal en la causa de extradición núm. 2171 caratulada "Kutschmann, Walter s/extradición" que tramita por ante el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional N° 5, Secretaría N° 13, que esta Corte ha recabado y tiene a la vista al dictar el presente fallo.

5) Que ya en el mes de julio de 1975, el gobierno alemán hizo saber al argentino que el prófugo Kutschmann habría obtenido la nacionalidad argentina el 28 de agosto de 1950 con el nombre de Pedro R. Olmo y estaría domiciliado en la República. En la misma nota diplomática -fs. 2/3 de los autos-, se manifestó que la Repœblica Federal tenía el propósito de solicitar su extradición "en el caso que Kutschmann fuera despojado de la nacionalidad argentina o si pudiera contarse con esta posibilidad en un futuro próximo".

Tal nota fue puesta por nuestra Cancillería en conocimiento del Procurador Fiscal Federal, doctor Luis G. Villagra, quien el 13 de agosto de ese año se presentó ante el Juzgado Nacional en lo Civil y Comercial Federal N° 5, que estaba a cargo del doctor Clemente Sañudo Freyre, Secretaría N° 13, a cargo del doctor Emilio A. Day Arenas, solicitando, ante la posibilidad de obtención fraudulenta de la ciudadanía, que se requiere al archivo el expediente en el cual se otorgó la carta, que fue recibido por el juzgado el día 27 de agosto de 1975.

A partir de ese momento, la causa se desarrolló del modo que a continuación se detalla:

I. En una nueva presentación del Ministerio Público, efectuada por el fiscal federal doctor Carlos A. Sáenz Almagro el 29 de setiembre de 1975, se puso de manifiesto que, de acuerdo con la partida de nacimiento obrante a fs. 7 del expediente agregado, referido a la carta de ciudadanía, el peticionante de ésta resultaba ser Pedro R. Olmo Andrés, nacido en Ciudad Real, España, el día 19 de octubre de 1906, hijo de Santiago y de Juana y que aparecía casado con Elisabeth Pospischil, de nacionalidad austríaca, resultando nacionalizado argentino con fecha 28 de agosto de 1950, con matrícula 4.084.002 y cédula de identidad de la Policía Federal N° 3.625.340. El último domicilio denunciado por el fiscal era Sucre 2907, Capital Federal.

El fiscal solicitó en ese momento que se procurara el envío de las impresiones digitales que obraran en España de Pedro R. Olmo y la fotografía de éste en la documentación que existiese en la madre patria. En la misma fecha proveyó el juzgado de conformidad.

II. Llama al asombro que el siguiente paso, que consta en el expediente a fs. 7, sea el informe suscripto por el Secretario, doctor Raúl de Chapeaurouge y dirigido por el doctor Jorge H. Segreto, titular del Juzgado Civil y Comercial N° 9 (el cambio del Juzgado obedeció a la transferencia de secretarías, realizada cuando se aumentó el número de tribunales de 1a. Instancia de ese fuero por medio de la ley 22.090, v. resolución 1218/79 de este tribunal y acordada 9/80, en especial consid. 4°, de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Federal y Contenciosoadministrativo). Dicho informe dice lo siguiente: "Señor Juez: informo a V.S. que las presentes actuaciones fueron encontradas en la caja fuerte del Juzgado confundidas con otras pertenencias de este tribunal. Secretaría, junio 26 de 1980."

En la misma fecha el juez simplemente se limitó a proveer lo siguiente: "Téngase presente lo informado precedentemente por el Actuario y atento el estado de la causa, remítanse las presentes actuaciones al señor Procurador Fiscal Federal a los efectos que estime pertinentes (fdo. Jorge H. Segreto-Juez Federal)".

III. El 8 de julio de 1980 se presentó el Fiscal Federal, doctor Raúl O. Tettamanti acompañando el oficio cuyo libramiento se había ordenado casi cinco años antes y que se hizo efectivo el 10 de julio siguiente.

Ante la falta de contestación, el fiscal federal solicitó y obtuvo la reiteración de éste, que fue suscripto con fecha 9 de setiembre de 1980. El fiscal doctor Tettamanti volvió a solicitar la reiteración del oficio con fecha 26 de noviembre, pero ello no resultó necesario, pues el 5 de diciembre nuestra Cancillería presentó la rogatoria diligenciada por la justicia española con el resultado de que la Dirección de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior del Reino de España informó que en los archivos del Servicio Central de Identificación, el Archivo Central de dicha Dirección, el Censo de inscriptos del D.N.I. y en los del Servicios de Interpol no consta dato alguno con el nombre de Pedro R. Olmo y la filiación citada en el oficio de referencia. Corrida vista al fiscal, que se hizo efectiva el 10 de diciembre, el doctor Tettamanti se presentó el 19 del mismo mes advirtiendo que el interesado tiene el apellido compuesto Olmo Andrés y que por ello peticionaba el libramiento de nuevo oficio que incluyera ambos apellidos, oficio que fue suscripto el 30 de diciembre de 1980.

IV. Pese a la excepcional importancia del asunto, el Ministerio Público, esta vez representado por el doctor David Tezanos Pinto, sólo se presentó el 19 de marzo de 1981 solicitando la remisión al Ministerio de Relaciones Exteriores del oficio firmado el 30 de diciembre del año anterior, que fue remitido por correo certificado el 23 de marzo de 1981.

El 3 de abril la Cancillería puso de manifiesto al juzgado que la información requerida en el nuevo oficio era la que ya había sido objeto del anterior debidamente diligenciado. Ante ese error de la Cancillería, el doctor Tezanos Pinto solicitó nuevo oficio con fecha 14 de abril, que fue ordenado el 20 de abril de 1981 y remitido por certificada el 30 de dicho mes.

V. El 21 de agosto de 1981 ingresaron en el juzgado las constancias del diligenciamiento en España de la nueva rogatoria, constancias en las cuales figura una probanza fundamental, incorporada a fs. 43, en la que la Dirección Nacional de Seguridad, Interpol, Madrid, remite copia fotográfica, añadida a dicha foja, del documento nacional de identidad español núm. 1.209.514 perteneciente a Olmo Andrés, Ricardo, nacido en Ciudad Real el 19 de octubre de 1906, hijo de Santiago y Juana, de profesión religioso, segœn lo escrito en el documento y resulta del hábito que se advierte en el retrato de la persona del titular. Tal documento fue expedido el 23 de octubre de 1968. En él aparece, también, una impresión digital del religioso mencionado.

Era de esperar que el Ministerio Público requiriese de inmediato la confrontación del elemento probatorio obtenido de las autoridades españolas con fotografía y la ficha dactiloscópica y obrantes a fs. 6 y 11, respectivamente, de la causa agregada, en la cual el llamado Pedro R. Andrés Olmo obtuvo la carta de ciudadanía. También pudieron recabarse los antecedentes que se hallasen en los archivos de la Policía Federal.

VI. En cambio de ello, el doctor Tezanos Pinto dejó pasar un lapso superior a 13 meses sin producir acto alguno (conf. el cargo de fs. 46 vta. y el de fs. 47, de fecha 30 de setiembre de 1982) y luego se limitó a pedir que se librase oficio al Registro Nacional de las Personas "a fin de comprobar la supervivencia de Pedro R. Olmo".

El oficio, ordenado a fs. 47 vta. y librado el 15 de octubre de 1982 -del cual no ha quedado copia en autos en infracción al art. 54 bis del Reglamento para la justicia nacional- no fue contestado, lo que motivó un pedido de reiteración por parte del fiscal efectuado el 16 de febrero de 1983.

VII. A raíz de las publicaciones efectuadas por el periódico Clarín el 23 y 25 de febrero de 1983, cuyas copias agregó el fiscal a fs. 49/51 y que denunciaron la situación planteada y un domicilio de Pedro R. Olmo en Miramar, dicho funcionario pidió que se dejara sin efecto el oficio ordenado a fs. 48 vta., a lo que accedió el juez.

La medida que, en lugar de la revocada, propuso el Ministerio Público, que se librara oficio remitiendo copia legalizada de la partida de nacimiento de Pedro R. Olmo Andrés al Juzgado Municipal de Ciudad Real, España, "a fin de que se constate si dicha partida es legítima y si concuerdan todos los datos, y en caso de que así sea se informe sobre si esa persona vive aún, si reside en España y sobre las entradas y salidas de dicho país en las fechas correspondientes". La rogatoria, librada el 17 de marzo de 1983, tuvo resultado negativo, según la documentación agregada a fs. 55/59 con fecha 31 de mayo de 1983.

VIII. Luego de ello, se advierte otro período de total inactividad -esta vez del juzgado- entre la providencia dictada en la fecha 31 de mayo de 1983, suscripta por el doctor Raúl de Chapeaurouge (a la cual no se dio cumplimiento) y la del 21 de febrero de 1984, suscripta por el mismo funcionario. El 22 de febrero de 1984 volvieron a pasar los autos al Ministerio Público. La causa de los dos actos aludidos en œltimo término -la providencia del 21 de febrero y el pase a la Fiscalía- fue la remisión efectuada espontáneamente por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de fotocopias de parte del legajo del Obersturmführer Walter Kutschmann enviada por la Embajada Argentina en los Estados Unidos (ello es explicable, pues los archivos de la SS se conservan en Washington).

IX. Pese a la agregación de estos documentos, el doctor Tezanos Pinto sólo requirió una pericia caligráfica referida no a las nuevas constancias, sino a la comparación entre el certificado del acto de nacimiento obrante a fs. 7 del expediente de ciudadanía agregado desde hacía tantos años y algunas palabras manuscritas en la solicitud de fs. 9 de dicho expediente.

La pericia arrojó resultado negativo, y el 10 de julio de 1984 volvieron a pasar los autos al Ministerio Público, solicitando su representante el doctor Tezanos Pinto, el 5 de setiembre de 1984 "el cotejo de los instrumentos de fs. 60 a 64, con las firmas de los escritos de pedido de ciudadanía y notificación de la concesión de la misma (fs. 9 y 14 del expediente agregado) y con las demás constancias manuscritas del prontuario policial". La pericia fue presentada, con resultados positivos, el 13 de noviembre de 1984 y el 21 de noviembre pasaron las actuaciones al fiscal.

X. Sin embargo, las diligencias simples y obvias que era preciso realizar desde la agregación, en agosto de 1981, de la fotocopia del documento nacional de identidad del religioso Olmo Andrés, no fueron efectuadas y el fiscal federal, luego de varios meses, plante-, el 25 de abril de 1985, la cuestión de competencia que esta Corte ha de resolver.

El 10 de mayo de 1985 declinó el juez, doctor Segreto, el conocimiento de la causa, iniciada casi 10 años antes, remitiéndose a los fundamentos dados por el fiscal. El trámite de la contienda se prolongó hasta el 29 de agosto de 1985, fecha en la que fueron recibidas las actuaciones en la mesa de entradas de esta Corte, pasando la causa en vista a la Procuración General el 3 de setiembre de conformidad con la providencia dictada el 30 de agosto de 1985. El Procurador Fiscal ante la Corte se expidió el 21 de octubre y el 4 de noviembre arribó al tribunal de oficio del juez federal que conoce del pedido de extradición mencionado más arriba, al que el Poder Ejecutivo Nacional dio curso por dec. 2134/85 (ver fs. 10/11 del expte. de extradición agregado ad efectum videndi) y a raíz del cual fue detenido Pedro R. Olmo Andrés. El pedido tuvo carácter de urgente y se accedió a él el 6 de noviembre devolviendo el magistrado penal las actuaciones el 26 de diciembre. Estas llegaron a la secretaría respectiva el 27 de diciembre de 1985.

XI. Antes de que planteara la cuestión de competencia, la Embajada de Alemania había llevado a conocimiento de nuestra Cancillería -mediante la nota cuya copia obra a fs. 107- que el director de la liga contra la difamación, de la sociedad Bnei-Berit, se había dirigido "a las autoridades alemanas competentes asegurando que las autoridades argentinas estarían en condiciones de esclarecer la verdadera identidad de Walter Kutschmann, alias Pedro R. Olmo y que también estar'an dispuestas a tomar las medidas que corresponden al caso...". Dicha nota no obtuvo respuesta y fue reiterada por la Embajada Alemana el 7 de junio de 1985. Los instrumentos diplomáticos aludidos fueron agregados a la causa el 2 de julio de 1985.

6) Que de lo expuesto surge que, pese a los graves indicios que obran acerca de la existencia, "prima facie", de fraude en la obtención de la carta de ciudadanía sobre cuya nulidad versan los actuados, el trámite de éstos se ha demorado, en primera instancia, por 11 años, de los cuales, durante casi 7 no se registró actividad ninguna, mientras que durante el restante tiempo se omitió la realización de obvias diligencias, como se lo puntualiza sub V del consid. anterior, ello pese a que esta causa se inicia con la nota de la Embajada de la República Federal de Alemania referida en el consid. 5°, de julio de 1975, en la cual, como se lo expresó en dicho considerando quedaba claro que el trámite de extradición quedaría subordinado a lo que se resolviese respecto de la carta de ciudadan'a cuya obtención es tachada de fraudulenta.

A la actitud del fiscal doctor de Tezanos Pinto se suma la circunstancia de que el juez, pese a hallarse gravemente comprometido el orden público, no puso en juego las facultades ordenatorias e instructorias que el art. 36, y en especial sus incs. 1° y 2°, del Cód. Proc. Civil y Comercial de la Nación, le atribuyen para la generalidad de las causas, aún cuando sólo medien intereses de particulares.

En tales condiciones, estima esta Corte que deben ventilarse las responsabilidades respectivas mediante el sumario que habrá de instruir la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal, teniendo en cuenta la imprescriptibilidad de las acciones disciplinarias en el ámbito de la justicia nacional, como el tribunal ha tenido ocasión de declararlo al dictar pronunciamiento con fecha 22 de agosto de 1985 sobre las excepciones previas deducidas en el expediente de Superintendencia S. 1306/83 "Abogados de la Capital s/solicitan investigación administrativa con referencia a actuaciones que habrían sido cumplidas por la Morgue Judicial".

7) Que en cuanto al análisis del problema suscitado por las encontradas interpretaciones sobre la competencia para conocer de la causa que sustentan los tribunales en conflicto, las dificultades comienzan desde el inicio del tema, pues, como se verá más abajo, la competencia para la revocación o declaración de nulidad de las cartas de ciudadanía no es punto que la ley regle expresamente y la jurisprudencia del tribunal al respecto da lugar a que el vacío legal pueda encontrar soluciones opuestas con apoyo en aquélla.

A ello se añade que, aún antes de que se produjeran los cambios legislativos que han dado ocasión a la presente contienda, tampoco la competencia de los jueces en lo civil y comercial federal de la Capital para entender en el otorgamiento de cartas de ciudadanía estaba expresamente declarada por la ley, sino que resultaba sólo deducible de ella.

Piénsese, en efecto, que la ley 346, en su art. 6°, faculta a los jueces federales de sección para conferir tales cartas.

Pero, en la Capital de la República, la competencia federal se halla dividida entre múltiples juzgados de acuerdo con criterios de especialización, sin que esté precisado a cuál de ellos le toca conocer en la concesión de las referidas cartas.

La práctica que atribuye tales asuntos a los jueces en lo civil y comercial federal encuentra el sustento que cabe deducir de un complejo desarrollo legislativo, el cual puede resumirse así: El art. 110 de la ley 1893, de organización de los tribunales de la Capital, recogió el sistema de competencia de la justicia federal establecido por la ley 1255, la que -mediante remisión a la ley 220 del año 1867- dividió dicha competencia entre dos juzgados, uno del crimen y otro mercantil, que se turnaban en el conocimiento de las causas civiles. Dentro de tal clasificación, los procedimientos de carta de ciudadanía caían en la categoría de causas civiles por no ser, obviamente, ni casos criminales, ni mercantiles. La ley de presupuesto para el año 1897, 3477, anexo "H", inc. 3°, ítem 1°, elevó a tres el número de juzgados federales de la Capital, asignando a dos de ellos competencia en lo civil y comercial y al restante la criminal y correccional (Digesto de Justicia, t. 1°, p. 17, nota 1 y Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados, 1896, t. 2, ps. 594 a 601). De tal manera, el otorgamiento de cartas de ciudadanía quedó en la esfera de los juzgados civiles y comerciales federales.

Dichos juzgados conservaron, de acuerdo con el art. 41 de la ley 13.998, la competencia que los asistía, con las excepciones que allí se determinan, y cuyo principal efecto consiste en apartar toda la competencia contenciosoadministrativa a favor de los juzgados en la materia creados por la ley 13.278. El art. 40 del dec.-ley 1285/58 confirmó la atribución de competencia a los juzgados en lo civil y comercial federal de la Capital realizada por la ley 13.998.

8) Que, en lo que hace a la revocación o anulación de las cartas de ciudadanía por vía judicial, es preciso recordar que la ley 346 nada previó acerca de la facultad de los magistrados federales para adoptar tales medidas, cuya admisibilidad constitucional, al margen de los casos de pérdida del ejercicio de los derechos políticos contemplados por el art. 8° de dicha ley -que según el art. 9° s-lo podía restituir el Congreso- fue declarada reiteradamente por la Corte Suprema cuando la ciudadanía fue obtenida con fraude o aún en otras hipótesis (ver Fallos, t. 257, p. 105 -Rev. La Ley, t. 113, p. 326-, consid. 5° y sus citas).

Asimismo, la revocación o anulación de las cartas de ciudadanía por la autoridad judicial está expresamente prevista en el art. 14 del dec. del 19 de diciembre de 1931, reglamentario de la ley 346. Desde luego, por natural analogía, se entendió que el fuero competente para otorgar la carta también lo era para revocarla o anularla.

Como se lo advierte por lo expuesto hasta aquí, el ámbito abordado es normativamente lacunoso, y aparece obligado, pues, el recurso a la analogía para integrar la ley.

9) Que ejemplo de esta jurisprudencia integrativa y de las dificultades que ella ofrece, son el ya citado precedente de Fallos, t. 257, p. 105 y el de t. 295, p. 20 (Rev. La Ley, t. 1976-D, p. 646, fallo 33.810-S).

En el primero de los citados pronunciamientos, el punto a resolver no versaba sobre la competencia para la revocación de cartas de ciudadanía, sino sobre la vinculada a la rehabilitación de aquellos a los cuales le hubiera sido cancelada. La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Federal y Contenciosoadministrativo consideró la hipótesis de rehabilitación del naturalizado que había perdido la ciudadanía como análoga a la restitución de los derechos políticos perdidos en virtud de las disposiciones del art. 8° de la ley 346 que -de acuerdo con el texto original del art. 9° de ésta- s-lo podían ser devueltos por el Congreso. En cambio, la Corte Suprema estimó- que la nueva concesión de la ciudadan'a -entendiendo por ciudadanía un conjunto de derechos más amplios que los políticos, según la jurisprudencia de Fallos, t. 147, p. 252 y t. 154, p. 283-, no se confundía con el supuesto contemplado por el art. 9° (texto original) de la ley 346 y que, por ello, correspondía a la justicia federal resolver sobre la rehabilitación impetrada.

Sin embargo, en Fallos, t. 295, p. 20, la Corte llamada a decidir sobre la competencia para la rehabilitación de un naturalizado al que había sido cancelada su carta de ciudadanía, difirió el conocimiento del caso a la justicia electoral, a la que el texto actual del art. 9° de la ley 346, o sea el introducido por la ley 20.835 y ratificado por la 23.059, confiere la facultad de rehabilitación en el ejercicio de los derechos políticos que antes se había reservado para sí el Congreso. Con la solución dada al caso, el tribunal vino a admitir la analogía que había rechazado en Fallos, t. 257, p. 105.

De seguirse la línea esbozada en el mencionado precedente de Fallos, t. 295, p. 20, también cabría la conclusión de que la competencia para conceder y revocar cartas de ciudadanía -reconocida en la Capital a la justicia en lo civil y comercial federal en virtud de otras razones también de orden anal-gico- podría desplazarse, continuando la vía argumental del pronunciamiento comentado, a la justicia electoral, solución que, en el caso de autos, la Cámara Nacional Electoral señala como la preferible, pero sólo de "lege ferenda", por no encontrar, de "lege lata", base para la conclusión que estima mayormente valiosa.

No obstante a las consideraciones ya expuestas, que permitirían -desde el punto de vista de la lógica interpretativa- llegar a dicha conclusión, se añade, ahora, que el criterio empleado en Fallos, t. 295, p. 20, a favor de la competencia de la justicia electoral en cuestiones de naturalización, encuentra refuerzo en el art. 14 del dec. 3213/84 reglamentario de la ley 23.059, según el cual "La suspensión del ejercicio de los derechos políticos y su rehabilitación deberán tramitar por ante la Justicia Nacional Electoral...". Por el contrario, resulta indudable que los arts. 6°, 10 y 15 de dicho decreto sólo conciernen a las funciones registrales y estadísticas que incumben a la Cámara Nacional Electoral como lo demuestra el dictamen del Procurador Fiscal ante esta Corte.

10) Que lo expresado en los tres considerandos anteriores significa que el punto sometido a la decisión del tribunal puede recibir diversas soluciones susceptibles de correcta fundamentación de conformidad con las reglas formales de la interpretación del derecho.

En la elección de una u otra de las posibilidades así abiertas no podrá prescindirse de razones materiales, atinentes a la actual organización de los tribunales nacionales que ejercitan la competencia federal en la Capital de la República y a las tareas que les están adjudicadas. Entre tales circunstancias [ilegible] de pesar la inexistencia, en la Ciudad de Buenos Aires, de un juzgado electoral, cuyas funciones están encomendadas al magistrado a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 1.

En tales condiciones, el tribunal estima que debe confirmarse la práctica corriente según la cual, en la Capital, compete a los jueces en lo civil y comercial federal el otorgamiento y revocación de cartas de ciudadanía.

11) Que el óbice fundado en que no cabría distinguir entre los casos de pérdida de nacionalidad y de privación de los derechos políticos, que dispone el juez en lo civil y comercial federal a la conclusión precedente, no encuentra base en la jurisprudencia del tribunal ni es compartido por éste en su actual integración.

La cuestión aludida es de vieja raigambre y para comprender su sentido y efectos resulta necesario realizar algunas aclaraciones. Para comenzar, debe subrayarse que la distinción, en el plano teórico, entre los conceptos de nacionalidad -pertenencia a la comunidad nacional- y ciudadanía -pertenencia al cuerpo electoral- no ha sido negada por ninguna de las distintas posiciones corrientes en la interpretación de la ley 346. Los problemas, en esta materia, surgen de la manera insuficiente en que la reglaron los constituyentes y las primeras legislaturas.

En efecto, el proceso histórico de formación de nuestro texto constitucional y de la ley 346, exhaustivamente analizado por Estanislao S. Zeballos en su obra "La Nationalité", ts. II y IV-V, París, 1914 y 1919, demuestra que la preocupación dominante de la generación constituyente, al igual que la de la Revolución emancipadora, radicó, dentro del campo aquí tratado, en establecer las condiciones requeridas para participar en la formación de la voluntad política del naciente Estado argentino, derecho cuya contrapartida era, sobre todo, la carga del servicio militar. Lo atinente a la nacionalidad sólo estuvo presente en un segundo plano, al establecerse la condición de natural del país como una de las maneras de recibir la ciudadanía. Y tal condición tuvo contornos imprecisos, que se aclararon a medida que se perfilaban mejor las dimensiones definitivas de la nueva Nación. Prueba de ello es lo dispuesto en el art. 1°, inc. 4°, de la ley 346 en el sentido de que son argentinos "los nacidos en las repœblicas que formaron parte de las Provincias Unidas del Río de la Plata, antes de la emancipación de aquéllas, y que hayan residido en el territorio de la Nación, manifestando su voluntad de serlo". Esta norma guarda evidente relación con el debate registrado en la Convención Revisora de la Provincia de Buenos Aires, del año 1860, sobre la calidad de nacional del convencional coronel Wenceslao Paunero, nacido en la Banda Oriental (ver Diario de Sesiones de la Convención Nacional, ps. 13 y sigts., en las Asambleas Constituyentes Argentinas de Emilio Ravignani, t. IV, ps. 712 y siguientes).

La misma índole de inquietudes traduce el agregado que efectuó la Convención Nacional de 1860, de acuerdo a lo sugerido por la Convención antes aludida, al inc. 11 del art. 67 de la Constitución Nacional (art. 64 en la numeración original) en el sentido de que las leyes sobre ciudadanía y naturalización que, con arreglo de dicha norma está facultado a dictar el Congreso, deben serlo con sujeción al principio de la "ciudadanía natural". El contexto histórico y las aclaraciones de los autores del precepto dejan ver que interesaba dejar sentado que los hijos nacidos en la República de padres extranjeros serían, sí, titulares de los derechos cívicos más, sobre todo, y por ello mismo, sujetos al servicio militar, como lo había sostenido el gobierno de Buenos Aires en los conflictos con Francia y Gran Bretaña que se desarrollaron en los decenios anteriores. El punto de vista defendido por los gobiernos de Buenos Aires había sido sensiblemente debilitado por los dos tratados suscriptos con España por Alberdi como representante de la Confederación en 1857 y por la ley 145 de ese año dictada por el Congreso de Paraná.

Conviene recordar que en las fases iniciales de esas disputas hasta la firma del Tratado Mackau-Arana, del 29 de octubre de 1840, el gobierno de Buenos Aires había tendido, sobre la base de las disposiciones del Estatuto Provincial de 1815 y de diversas leyes provinciales, a imponer la ciudadanía a todos los extranjeros domiciliados, tendencia con la cual rompió definitivamente el art. 20 de la Constitución Nacional, al prescribir que los extranjeros no están obligados a admitir la ciudadanía.

De modo, pues, que en el horizonte de las representaciones históricas de los constituyentes, la nacionalidad tuvo principalmente relevancia en función de los problemas vinculados a la integración del cuerpo electoral. Ello no significa que, de una manera tenue, tal distingo no estuviera presente en la mente de los autores de las primeras leyes reglamentarias.

Por una parte, la ley 145 del Congreso de Paraná, aunque siempre orientada a la demarcación del cuerpo electoral (art. 1°), había distinguido entre los argentinos, que podían ser nativos o naturalizados (art. 2°), y los ciudadanos, titulares del goce de los derechos políticos (art. 9°, aunque su inc. 2° resulte especialmente confuso). También se advierte tal distingo en la ley 346 al definir como argentinos a las personas que enumera su título I, cuyos derechos políticos define el título IV, en tanto que el título II se ocupa de los ciudadanos por naturalización. El término nacionalidad no fue usado en la ley ni en el debate, pero el cuidadoso examen realizado en el dictamen del señor Procurador General en el caso de Fallos, t. 257, ps. 105, 110/111, demuestra que la palabra ciudadanía fue entendida tanto en el sentido del conjunto de derechos políticos, como en el de nacionalidad de los nacidos en el país que no poseyeran aquellos derechos políticos.

12) Que este último punto resulta de especial importancia, porque al no determinar expresamente la ley 346 que el ciudadano por naturalización obtuviese por ello la nacionalidad, parte de nuestra jurisprudencia y doctrina entendieron que la nacionalidad argentina sólo se adquiría por nacimiento, de manera que los ciudadanos naturalizados no obtenían la nacionalidad. Por tal razón, cuando aœn las mujeres no gozaran de derechos políticos, se negó la posibilidad de su naturalización, tesis que fue rechazada por la Corte Suprema en Fallos, t. 147, p. 252, que cita, err-neamente en apoyo de su propia posición, el juez en lo civil y comercial federal.

Por el contrario es, el criterio que fue rechazado en ese pronunciamiento de la Corte el que daría razón al magistrado aludido, pues si el extranjero, a través de la naturalización, sólo adquiriese derechos políticos, la cancelación de la carta respectiva únicamente tendría efectos sobre los derechos políticos y correspondería a la competencia de la justicia electoral.

El argumento que el precedente de Fallos, t. 147, p. 252, esgrimió el tribunal para refutar el criterio mencionado fue la sinonimia que en la Constitución tendrían los términos nacionalidad y ciudadanía.

13) Ciertamente, de acuerdo con lo expuesto por el Procurador General en Fallos, t. 257, p. 105, cabe sostener que algunos de los autores de la ley 346, si bien no utilizaron el término nacionalidad (lo que impide hablar de una sinonimia) utilizaron el término ciudadanía en dos sentidos, uno vinculado a los derechos políticos y otro equivalente al de nacionalidad. También se impone la conclusión de que el término "ciudadanía" precisamente en el contexto de las normas sobre extradición (arts. 3°, inc. 1°, de la ley 1612 y 669 del Cód. de Proced. en Materia Penal), tiene el alcance de "nacionalidad". En cuanto a la Constitución misma, no parece mentar, según su contenido histórico, con el término ciudadanía, sino a los derechos políticos, si bien, como ya se lo dijo, la idea de nacionalidad, a los efectos de la integración del cuerpo electoral, subyace en el agregado introducido en 1860 en el art. 67, inc. 11 de la ley fundamental.

De todos modos, la tesis que se quiso refutar alegando que la idea de nacionalidad, con el nombre de ciudadanía, se hallaba en la Constitución, no sostenía, segœn se ha visto, que tal idea no estuviera presente en la legislación positiva, sino que ésta, precisamente, no había querido otorgarla a los extranjeros naturalizados, quienes por dicho acto se limitaban a recibir los derechos políticos. Dicha posición, empeñosamente defendida por algunos autores, ha persistido tanto como para que la derogada ley 14.354 estableciera en su art. 18 que "...La ciudadanía adquirida con sujeción a las disposiciones de la ley 346 importa la adquisición de la nacionalidad argentina".

Que la tesis presupuesta en la derogada norma legal transcripta y rechazada en Fallos, t. 147, p. 252, se basó, asimismo, en una construcción sistemática fundada en el art. 20 de la Constitución, y que consiste en afirmar que si de acuerdo con este precepto, los extranjeros gozan de todos los derechos civiles del ciudadano, lo único que puede agregar la naturalización es el goce de los derechos políticos. Tales nociones reaparecen -aunque de manera confusa, pues se las entrelaza con la presunta sinonimia constitucional entre ciudadanía y nacionalidad- en el mensaje con que el Poder Ejecutivo acompañó el proyecto transformado en la ley 23.059 y del que hace mérito el juez en lo civil y comercial federal. La parte pertinente del mensaje aludido dice: "La Constitución utiliza los términos "nacionalidad" y "ciudadanía" como sin-nimos, aún cuando pueda utilizar, cuando resulte necesario, la expresión "ciudadanía" con un alcance más preciso. Los constituyentes establecieron claramente el principio de que todo nacional debe ser ciudadano y toda distinción que pudiera efectuarse, tal como la realiza la vigente ley, es contraria a la letra de la Constitución. La asimilación no responde a un error conceptual sino al propósito de no admitir entre los "habitantes" de la Nación, todos los cuales gozan de los mismos derechos civiles, otra distinción que la posibilidad de ejercer y asumir los derechos y obligaciones políticas, de conformidad con las leyes que reglamenten su capacidad, atribución reservada exclusivamente a los nacionales" (Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados de la Nación, sesión del 4 de enero de 1984, p. 380).

El pensamiento consistente en que la naturalización no añade a los derechos civiles de que gozan todos los habitantes del país ningún otro que los políticos no es exacto, porque la protección del pabellón es consecuencia esperable de ese acto, así se lo conciba sólo como adquisición de estos últimos derechos. Tal inexactitud no sería reprochable si la tesis que se quiso sustentar en ella no condujese a que la pérdida de los derechos políticos suela dejar al que la sufre sin el amparo de pabellón alguno. En efecto, si la revocación de aquéllos vuelve a quien los había adquirido a la condición de extranjero, no cabe presumir -de acuerdo con la legislación comparada- que la persona en tal situación recupere la nacionalidad de origen y la protección consiguiente, que bien pudo perder por el acto de naturalización.

Lo expresado indica que, aœn después de reconocidos los derechos cívicos a la mujer, con lo cual, desde el punto de vista de la tesis que rechaza la jurisprudencia del tribunal, los extranjeros son pasibles de naturalización sin diferencia de sexo, la tesis que equipara la naturalización a la sola adquisición de los derechos políticos arroja igualmente un saldo negativo, en cuanto tiende a crear situaciones de apátrida.

Por ello, está ampliamente justificada la solución dada por el tribunal en el caso de Fallos, t. 203, p. 185 -Rev. La Ley, t. 40, p. 887-, en orden a que la pérdida de los derechos pol'ticos por el naturalizado no importa la pérdida de la nacionalidad.

14) Que, a esta altura, ha de destacarse que la solución jurisprudencial referida ha adquirido, al sancionarse la ley 23.059, rango normativo. Guiado tanto por el objetivo de evitar supuestos de apátrida como de reparar otras situaciones injustas, el legislador ha admitido (arts. 3° y 4° de dicha ley) que los argentinos nativos o naturalizados que en virtud de aquélla recuperan "ipso jure" su nacionalidad y ciudadanía (la ley emplea tales términos) renuncien, sin desmedro de la nacionalidad argentina, al ejercicio de la ciudadanía, a fin de poder conservar, cuando lo deseen -y reteniendo la nacionalidad argentina- la nueva que hubiesen adquirido en el país de residencia (v. Diario de Sesiones de la Honorable Cámara de Senadores, sesión del 9 de febrero de 1984, p. 484).

Resulta preciso destacar la importancia dogmática que tienen los citados arts. 3° y 4° de la ley 23.059. Según el art. 31/4., recuperan su nacionalidad no sólo los argentinos nativos que la hubieran perdido en virtud de las disposiciones del art. 7° de la ley 21.795, sino que también la readquieren los naturalizados que hubiesen quedado sin la nacionalidad argentina en virtud del art. 8° de la ley de facto 21.795.

Con arreglo a tales normas legales el art. 16 del dec. reglamentario 3213/84 antes citado expresa: "La suspensión del ejercicio de los derechos políticos de conformidad a lo establecido en el art. 8° de la ley 346 y la voluntad de no recobrar su ejercicio prevista en la última parte del art. 4° de la ley 23.059, no priva de los derechos ni exime de las obligaciones inherentes a la nacionalidad argentina sea ésta nativa o adquirida".

Estas disposiciones para nada contradicen la economía de la Constitución. Es verdad que, históricamente, sus autores no parecen haber contemplado el tema de la nacionalidad sino desde el prisma de la integración del cuerpo electoral, pero es innegable que no se negó al Congreso la facultad de reglar lo atinente a la nacionalidad de acuerdo a su prudencia, segœn las necesidades de cada una de las etapas hist-ricas vividas por el país.

Más aún, la posibilidad de pensar, invirtiendo la terminología romana, en un "suffragiun sine civitas", sólo pudo darse mientras se desenvolvió el proceso de formación de la nacionalidad argentina, pero carece de significado y repugna a la sensibilidad jurídica media una vez integrada la comunidad nacional, interiormente cohesionada y con destacada presencia internacional. Por otra parte, el propósito fundamental de la Constitución es que la Nación Argentina se desarrolle y consolide en fidelidad al ideal fundacional de integrar un cuerpo político basado en la libertad y en la justicia.

En este orden de ideas cabe recordar, como principio de la interpretación de la Carta Magna, que no es adecuada una exégesis estética de la Constitución Nacional y de sus leyes reglamentarias inmediatas, referidas a la circunstancia de su sanción, pues las normas de aquélla están destinadas a perdurar regulando la evolución de la vida nacional, a la que han de acompañar en la discreta y razonable interpretación de la intención de sus creadores (Fallos, t. 256, p. 588 -Rev. La Ley, t. 116, p. 183-).

La intención de formar un Estado nacional con instituciones libres ofrece un horizonte que excede en mucho el contenido de las representaciones históricas que pudieron tener en mente los padres de la Constitución al dictar algunas de sus disposiciones particulares. Ello permite al intérprete determinar el significado de estas últimas, teniendo en cuenta -siempre de modo consonante con los propósitos y valores esenciales de la Constitución, las circunstancias imperantes en el momento concreto en que se realiza la labor hermenéutica (ver el voto del juez Aráoz de Lamadrid en el citado caso de Fallos, t. 256, p. 588).

La interpretación constitucional en la materia aquí tratada no puede prescindir del enorme cambio de las circunstancias que en las œltimas décadas se ha vivido en nuestra patria respecto de los movimientos de población.

Largos años de calamidades económicas, sociales y políticas han arrojado fuera del país a centenares de miles de argentinos, nativos o naturalizados, y la legislación y la jurisprudencia tienen por misión, en el día de hoy, preservar con celo el vínculo que une a esta vasta diáspora, no ya con el suelo extranjero que habita, sino con la comunidad histórica a la que pertenece por nacimiento o por incorporación voluntaria.

Estos objetivos se verían en parte frustrados si se sostuviese que la nacionalidad argentina sólo puede obtenerse con base en el nacimiento y que la naturalización tan sólo implica el goce de los derechos políticos.

De allí que el tribunal estime que, cualquiera haya sido el preciso contenido representativo históricamente ligado a la previsión del art. 20 de la Constitución, con arreglo a la cual el extranjero obtiene la "nacionalización residiendo 2 años continuos en la Nación", tal norma debe ser entendida en sentido gramatical que le corresponde en el uso actual del lenguaje.

Por lo tanto, esta Corte confirma la jurisprudencia de Fallos, t. 147, p. 252; t. 154, p. 283; t. 203, p. 185 y t. 257, p. 105, con arreglo a la cual la naturalización implica la adquisición de la nacionalidad argentina, en cuyo goce permanece el naturalizado aunque no posea el de los derechos políticos. Ello significa que la cancelación de la carta de ciudadanía obtenida con fraude envuelve la pérdida de la nacionalidad argentina, lo cual priva de base a la tesis en la que podría sustentarse la posición asumida en esta causa por el juez en lo civil y comercial federal.

15) Que lo dicho importa que no existe razón constrictiva para asimilar a los supuestos de competencia de la justicia electoral el caso que contempla el art. 14 del dec. 3213/84. Ello, sumado a las razones expuestas en el consid. 10) conduce a esta Corte a reafirmar la práctica corriente, segœn la cual, a falta de normas expresas en esta materia, el otorgamiento y la cancelación de cartas de nacionalización, llamadas de ciudadanía, debe atribuirse en la Capital de la Repœblica al fuero en lo civil y comercial federal.

Por ello y lo concordantemente dictaminado por el Procurador Fiscal, se declara que el juez a cargo del Juzgado Nacional en lo Civil y Comercial Federal N° 9, debe continuar entendiendo en la causa, que le será remitida. Hágase saber a la Cámara Nacional Electoral. Dispónese, atención a lo expuesto en los consids. 3° a 6° del presente pronunciamiento, que la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal forma sumario, en los términos del art. 21 del Reglamento para la justicia nacional, al juez doctor Jorge H. Segreto, al Procurador Fiscal Federal, doctor David de Tezanos Pinto y a los secretarios doctores Emilio A. Day Arena y Raúl de Chapeaurouge, a fin de establecer si existen más elementos de juicio y escuchar el descargo de los nombrados, debiendo la Cámara informar a esta Corte, a los 30 días de haber recibido copia de esta sentencia, sobre las medidas adoptadas. Asimismo, habrá de ponerse en conocimiento del Ministro de Educación y Justicia y del Procurador General la situación del doctor Tezanos Pinto. Devuélvanse los autos "Kutschmann, Walter s/extradición" al Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Federal N¡ 5. -Enrique S. Petracchi - Jorge A. Bacqué.

****

                                                                                    Buenos Aires, 17 de abril de 1986.

Tengo el agrado de dirigirme a V.E. en los autos caratulados "Procurador Fiscal Federal c/Olmo, Pedro Ricardo y/o Kutschmann, Walter s/cancelación de ciudadanía", que tramitan por ante este Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal N° 9, a mi cargo, secretaría N° 17 a cargo del Dr. Sergio Fernández, a fin de que -por la vía que corresponda- tenga a bien solicitar al Departamento de Estado y Justicia de los Estados Unidos de Norteamérica se certifique la autenticidad de las firmas atribuidas al Director del "Berlin Document Center" puestas en los reversos de los documentos adjuntos en seis fojas, rogando su oportuna devolución.

Firma: Jorge M. Segreto - Juez Federal

***

                                                                        Buenos Aires, 9 de mayo de 1986.-

Tengo el agrado de dirigirme a V.E. en los autos caratulados "Procurador Fiscal Federal c/Olmo, Pedro Ricardo y/o Kutschmann, Walter s/cancelación", que tramitan por ante este Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal N° 9 de la Capital, a mi cargo, Secretar'a N° 17 del Dr. Sergio G. Fernández, sito en Paraná 386 Piso 2°, a fin de que, por intermedio de la Embajada Argentina en Madrid, tenga a bien:

a) Requerir a las autoridades españolas que informen: 1°) sobre la base de qué documentación emitieron -el 23 de octubre de 1967- el documento nacional de identidad N° 1.209.514, a nombre de Ricardo Olmo Andrés y que remita fotocopia legalizada de la o/ las piezas instrumentales tenidas en cuenta para su expedición y, en caso de que ello no sea posible tenga a bien consignar los datos suficientes de individualización de los referidos elementos (vgr. Libro, Folio, Número, en caso de acta de nacimiento; fecha, Nœmero, Registro, etc. en cualquier otro supuesto). A tales efectos, se acompaña fotocopia certificada del documento nacional de identidad N° 1.209.514; 2°) sobre la base de qué documentación se expidió en marzo de 1947, en Valladolid, el pasaporte N° 59/47 al monje carmelita Ricardo Olmo Andrés.

b) Solicitar al Juzgado Municipal de Ciudad Real (Pcia. de Ciudad Real), España, que: 1°) remita copia íntegra -debidamente legalizada- del acta o partida original de nacimiento, inscripta a nombre de Pedro Ricardo Olmo Andrés, en el Libro 54, Folio 230, N° 46, y en caso de imposibilidad, informe acerca del nombre completo de los padres y abuelos de dicha persona así como sobre los respectivos lugares de nacimiento; 2°) informe si en dicho Registro figura alguna otra acta de nacimiento o partida distinta de la anteriormente individualizada, extendida a nombre de Pedro Ricardo Olmo Andrés o de Ricardo Olmo Andrés, nacido en Ciudad Real el 19 de octubre de 1906, hijo de Santiago y de Juana y, en caso de ser así, se remita fotocopia legalizada de ella o, de no ser posible, se indique Tomo, Folio, Nœmero de la inscripción y nombres y lugares de nacimiento de los padres y abuelos de la referida persona.

c) Recabar de la congregación de Padres Carmelitas Descalzos que: 1°) Suministren -en caso de que obren en su poder- fotografía y copia del acta de nacimiento o partida o certificación en extracto de esta última -auténtica en cualquiera de los supuestos- del religioso carmelita descalzo Ricardo Olmo Andrés, llamado en religión Julián de San Elías, o en su defecto, Libro, tomo, Folio y Número de inscripción del acta; 2°) informen si registran el ingreso en dicha congregación de alguna otra persona -distinta de la nombrada- llamada Pedro Ricardo Olmo Andrés y, en caso afirmativo, remitan su fotografía y partida y/o datos que permitan su individualización.

Firma: Jorge H. Segreto - Juez Federal

***

                                                                                    Buenos Aires, 12 de junio de 1986.-

Tengo el agrado de dirigirme a V.E. en los autos caratulados: "Procurador Fiscal Federal c/Olmo, Pedro Ricardo y/o Kutschmann, Walter s/cancelación de carta de ciudadanía", que tramitan por ante este Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal N° 9, a mi cargo, secretaría N° 17, a cargo del Dr. Sergio Fernández, a fin de solicitarle disponga lo necesario para que -por intermedio de quien corresponda- se remita a este Juzgado y Secretaría el expediente consular N° 99.325/57, correspondiente -presumiblemente- a Andrés Ricardo Olmo, según surgiría de la lista de pasajeros localizada en los registros de la Dirección Nacional de Migraciones, de acuerdo con lo informado por dicho organismo.

Firma: Jorge H. Segreto - Juez Federal

***

Nota N1/4 598/81

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección Nacional de Ceremonial- y haciendo referencia a las notas de esa cancillería No. 1241, DGJUR-ZCRJA, Expte. N1/4 27845/75 del 22.04.1980 y N1/4 2687, DGJUR-ZCRJA, R.E. N1/4 4481/80, Expte. N1/4 27845/75 del 30.08.1980, se permite remitir fotocopia de un extracto del reportaje publicado en la revista "Gente" del 25.12.1975, en cuyo transcurso Walter Kutschmann alias Pedro Olmo le ha admitido al periodista Alfredo Serra haber estado presente en calidad de oficial de la SS en el fusilamiento de los profesores de Lemberg.

Con referencia a la nota de esta embajada N1/4 99/80 del 26.02.1980 se solicita nuevamente que, en virtud del aludido reportaje, las autoridades judiciales pertinentes reanuden las investigaciones con respecto a Kutschmann alias Olmo, a fin de que se le pueda tomar declaración como testigo en la causa por homicidio que se le sigue en el Tribunal Provincial de Hamburgo.

Buenos Aires, 15  DIC.  1981

****

Nota n° 5049

R.E. N¡ 4.481/80

                                                                                    BUENOS AIRES, 23  DIC  1981

Tengo el agrado de dirigirme a V.Sa. en la causa n° 23.381, caratulada: "Juez exhortante Dr. Paulsen, objeto de la rogatoria declaración testimonial de Walter Kutschman, alias Pedro Ricardo Olmo, procedencia Alemania (Hamburgo)", con el objeto de remitirle adjunto a la presente fotocopia de un recorte periodístico que fuera enviado por la Embajada de la Repœblica Federal de Alemania conjuntamente con la nota n° 598/81 en la cual se hace referencia sobre la reanudación de esa causa.

Firma: Dr. Mariano Maciel (h) - Subdirector General de Asuntos Jurídicos

***

Nota N1/4 70/82

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección Nacional de Ceremonial- y se permite adjuntar a la presente fotocopia de la nota N° 598/81 del 15.12.1981 relacionada con la reanudación de las investigaciones con respecto a Kutschmann alias Olmo, por cuanto hasta la fecha no se ha recibido contestación al respecto.

Buenos Aires, 16  FEB  1982

***

Nota N° 497

                                                                                    BUENOS AIRES, 22  FEB  1982

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. en la causa n¡ 23.381, caratulada: "Juez exhortante Dr. Paulsen, objeto de la rogatoria declaración testimonial de Walter Kutschman, alias Pedro Ricardo Olmo, procedencia Alemania (Hamburgo)".

A pedido de la Embajada de la Repœblica Federal de Alemania se requiere información relacionada con la reanudación de las investigaciones con respecto a Kutschmann.

Dejo constancia que con fecha 23 de diciembre de 1981 se envió a ese Juzgado la nota n° 5049 mediante la cual se adjuntaba fotocopia de un recorte periodístico en el cual Kutschmann admitía haber estado presente en calidad de oficial de la SS en el fusilamiento de los profesores de Lemberg.

Firma: Dr. Mariano Maciel (H) - Subdirector General de Asuntos Jurídicos

***

                                                                        Buenos Aires, 16 de febrero de 1982.-

Por disposición del Sr. Juez de Instrucción en turno, Dr. Emilio García Méndez, tengo el agrado de dirigirme a Ud. en el exhorto N° 38.628, a fin de que se sirva disponer lo necesario para que se remita la presente rogatoria al Sr. Juez exhortante.

Firma: Enrique Carlos Schlegel - Secretario

***

Nota N° 576

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección General de Asuntos Jurídicos- presenta sus atentos saludos a la Embajada de la República Federal de Alemania, con relación a vuestra nota N° 70/82, RK 531.43, del 16 de febrero ppdo., referida a la reanudación de las investigaciones con respecto a Walter Kutschmann, alias Pedro Ricardo Olmo.

Al respecto, cumple en devolverle, adjunta a la presente, la rogatoria en cuestión dado que no consta en ella ni el domicilio de Walter Kutschmann ni el interrogatorio a tenor del cual se solicita recibírsele declaración.

Buenos Aires, 1 mar 1982

Firma: Dr. Mariano Maciel (h) - Subdirector General de Asuntos Jurídicos

***

Nota N1/4 377/83

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección Nacional de Ceremonial- y con referencia al proceso de investigación contra Walter Kutschmann alias Pedro Ricardo Olmo que se tramita ante la Fiscalía del Juzgado Regional de Berlín, se permite adjuntar a la presente una solicitud de interrogatoria del acusado.

Se adjunta la correspondiente documentación en idioma alemán con su correspondiente traducción al castellano y debidamente legalizada, solicitando a esa cancillería quiera tener a bien hacer llegar la misma al juzgado argentino competente para su diligenciamiento.

Se deja constancia que los domicilios del nombrado son los siguientes:

Sucre 2907, 2° B - Buenos Aires

Calle 29, casa N1/4 599 - Miramar/Buenos Aires

Cabe mencionar que el Gobierno de la República Federal de Alemania asegura al Gobierno de la Repœblica Argentina la reciprocidad en casos similares.

***

April 7, 1983

Dear Ambassador García del Solar:

We have followed with great interest Argentine press reports on Walter Kutschmann, who has lived in Argentina since 1948 under the name Pedro Ricardo Olmo. Although he has recently refused to confirm or deny his true identity, the issue is moot because in June, 1975 Olmo publicly admitted that he is Kutschmann, the SS officer wanted for war crimes. This was reported in the Argentine press at the time.

Kutschmann apparently obtained his citizenship papers fraudulently, using the false name Olmo and concealing the fact that he was wanted for war crimes. We, therefore, call upon the government of Argentina to strip Kutschmann of his citizenship so that he can be brought to justice. We believe that the government of West Germany will bring him to trial for crimes against humanity if your government takes the suggested action at this time.

We would appreciate your informing the appropriate Argentine government officials of our request.

Sincerely,

Firma: Nathan Perlmutter - National Director

***

Secreto (*)

Origen: Washington

Fecha y hora recepción D.T.: DÍA     25            Mes            Abril            Hora            1200

Fecha y hora tramitado D.C.: DÍA     25            Mes            Abril            Hora            1400

Cable N° 1038

Recibiose carta de Anti-Defamation League of Bnai Brith en relación señor Pedro Ricardo Olmo, quien de acuerdo dicha liga sería en realidad Walter Kutschmann que vive en Argentina bajo nombre supuesto desde 1948 y es buscado por crímenes de guerra cometidos cuando se desempeñaba como oficial de las "SS", durante segunda guerra mundial.

La ADL of Bnai Brith solicita gobierno argentino lo despoje de ciudadanía argentina para facilitar que pueda ser llevado ante la justicia alemana.

Próximo codip remítese carta citada.

García del Solar

****

Nota N1/4 414/83

SECRETA

WASHINGTON, DC abril 26 de 1983

OBJETO: Elevar carta de la Liga of BNAI BRITH

Al Departamento América del Norte

La Embajada de la República en los Estados Unidos de América presenta sus atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Departamento América del Norte- y tiene el honor de elevar para su conocimiento y efectos que estime corresponder la carta de la Anti-Defamation League of BNAI BRITH, referida al señor Pedro Ricardo Olmo, que de acuerdo a la ADL sería en realidad Walter Kutschman, ex oficial de la SS requerido por crímenes de guerra.

La información antedicha fue adelantada cablegráficamente a esa Cancillería mediante comunicación del 21 del corriente mes.

***

Nota No. 396/85

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección Nacional de Ceremonial- y tiene el honor de solicitar al Gobierno de la República Argentina la extradición de Walter Kutschmann, naturalizado argentino, nacido el 24.05.1914 en Dresden, alias Pedro Ricardo Olmo, nacido el 06.10.1906 en Ciudad Real, España, domiciliado en Sucre 2907, 2° piso "C", Buenos Aires, Argentina, residente en Miramar, calle 29, casa N1/4 599, Prov. de Buenos Aires, Argentina, con el objeto de iniciar acción penal por los delitos que se le imputan en el auto de detención del Tribunal Municipal Berlín-Tiergarten del 03.08.85 - 251 Gs 2237/85 y para lo cual se remite la necesaria documentación extraditoria. Se agradecerá igualmente entregar los objetos que eventualmente se encontraran en poder del reclamado y que pudieran servir de elementos de prueba; de tomar y mantener al reclamado en prisión preventiva extraditoria y comunicar al procederse a la extradición durante cuánto tiempo el reclamado estuvo detenido por causa del trámite de extradición.

Por su parte el Gobierno de la República Federal de Alemania se declara dispuesto a proceder a la extradición de personas reclamadas en la Repœblica Argentina por delitos idénticos o similares de acuerdo con los requisitos y las condiciones dispuestas en la legislación interna de extradición o en el caso que la extradición no fuera posible en base a la legislación interna procesarla en Alemania de acuerdo con la legislación interna. Las disposiciones alemanas competentes no prevén la extradición de un ciudadano alemán. En el caso de adquirir la ciudadanía alemana en forma fraudulenta, se le puede privar retroactivamente de la misma. Una persona que con posterioridad resultara apátrida puede ser igualmente extraditada.

El Gobierno de la República Federal de Alemania asegura al Gobierno de la República Argentina:

a) que sin el consentimiento del Gobierno de la República Argentina el reclamado no será penado en la República Federal de Alemania por ninguna causa ocurrida con anterioridad a su traslado, con excepción de los hechos por los cuales se autorizó la extradición, ni será limitado en su libertad o reclamado judicialmente con medidas que de la misma manera puedan disponerse en su ausencia y que sin el previo consentimiento del Gobierno argentino no será remitido, trasladado o expulsado a un tercer país, a no ser que el reclamado no hubiera abandonado la República Federal de Alemania en el transcurso del mes después de finalizado definitivamente el procedimiento por el cual se autorizó la extradición no obstante tener el derecho y la posibilidad de hacerlo o que regrese después de haber abandonado el territorio de la República Federal de Alemania o fuera extraditado nuevamente por un tercer gobierno,

b) que la pena a imponer no se aplique o aumente por motivos políticos, militares y religiosos,

c) que la prisión preventiva extradicional cumplida en la Argentina sea imputada de acuerdo con las leyes alemanas.

Previsoriamente el Gobierno de la Repœblica Federal de Alemania, respondiendo al amparo jurídico internacional, manifiesta su disposición para que los testigos de identificación aœn vivientes y mencionados en la documentación extraditoria, Georg Michaelis, Werner Sankowsky, Hermann Müller y/o Hans Krüger y en tanto estas personas declaren su conformidad para ello, sean trasladadas resp. se dá lugar a que viajen a la Repœblica Argentina para que ante un juez argentino competente y a instancias del mismo den testimonio en una confrontación personal si están en condiciones de declarar que "Olmo" y Kutschmann son la misma persona.

Más allá de esto el Gobierno de la República Federal de Alemania se permite señalar que de comœn acuerdo con el juez competente del Tribunal Municipal Tiergarten en Berlín naturalmente y dentro de lo posible está dispuesta a complementar en un tiempo razonable la documentación extraditoria remitida, en tanto la misma de acuerdo con las normas jurídicas argentinas presentara deficiencias y fuera insuficiente para la extradición solicitada, particularmente si a criterio del juez argentino la exposición de hechos y los elementos de prueba presentados no justificaran suficientemente la detención de Kutschmann resp. un procedimiento (previo) eventualmente necesario, que tuviera como objeto el no reconocimiento de la ciudadanía argentina.

Se deja expresa constancia que la República Federal de Alemania -como surge de la documentación extraditoria- eliminó por ley la prescripción de los delitos de genocidio y homicidio después de haber adherido, como también lo hizo la República Argentina, a la Convención del 09.12.48 sobre Prevención y Sanción del Genocidio, porque no puede y no quiere aceptar que no sean sancionados delitos tan graves.

Una vez autorizada la extradición el Gobierno de la República Federal de Alemania tiene previsto trasladar al reclamado por cuenta del Gobierno alemán, acompañado por dos agentes de la policía criminal desde un lugar en la República Argentina propuesto por las autoridades argentinas, en vuelo directo a la República Federal de Alemania.  

                                                                                    Buenos Aires, 1 de Octubre de 1985

Adj.: 4 carpetas (Documentación)

***

SECRETO (*)

ORIGEN: WASHINGTON

Fecha y hora recepción D.T.: DÍA 25            MES OCTUBRE            HORA            2030

Fecha y hora tramitado D.C.: DÍA 26            MES OCTUBRE            HORA            1000

Cable N° 3510
Para Subsecretario Alconada Sempe
Caso Kutchmann
Senador Alfonse D´Amato (Rep-NY) remitió siguiente carta al suscripto:
His excellency Lucio García del Solar
Ambassador of Argentina
Argentine Embassy
1600 New Hampshire Avenue, N.W.
Washington D.C. 20009

Dear Mr. Ambassador:

i am writing to ask that the government of Argentina inmediately act to place Walter Kutschman (A/K/A Pedro Ricardo Olmo) under preventive detention. As i know you are aware, this is a matter of extreme urgency. Kutschman is one of the most notorious nazi war criminals still alive, and it would be a tragedy if he were allowed to escape capture because of unnecessary delay.

It is my understanding that the Federal Republic of Germany has requested not only that your government extradite Kustschman on war crimes charges. But that it also has requested that your government place him under preventive detention while the extradition request is being processed in Argentina. To date, there seems to have been no steps taken to arrest Kutschmann.

Give the vital importance of bringing Kutschmann to justice, i urge you give this matter your personal attention.

Sincerely

Alfonse M. D´Amato

United States Senator

Garc'a del Solar

***

                                                                        Buenos Aires, 31 de octubre de 1985.

  Señor Ministro:

Por no existir tratado con la República Federal de Alemania a efectos de la extradición de delincuentes, las rogativas que en tal sentido se emitan deben ser tramitadas por vía diplomática, de conformidad con lo dispuesto por los arts. 648 y 652 del C-digo de Procedimientos en materia penal.

En el presente caso se gestiona la detención del ex ciudadano alemán, naturalizado argentino, Walter Kutschmann alias "Pedro Ricardo Olmo", a quien se atribuye la comisión de los delitos de homicidio cometido para encubrir otro delito y haber colaborado a sabiendas y por móviles viles (odio racial) en los actos de matanza de personas ejecutados con el mismo propósito y finalidad y de forma cruel, hechos punibles a tenor de los parágrafos 211, 49, 27 y 53 del Código Penal Alemán.

Dada la reciprocidad ofrecida por el gobierno requirente y encontrándose ajustado el pedido a los demás requisitos que enumeran las disposiciones pertinentes del Libro IV Título V del Código Procesal antes citado, opino que corresponde darle curso, teniéndose presente por otra parte que se halla en trámite ante el tribunal competente la cancelación de la carta de ciudadanía del requerido.

***

Nota N° 350

Buenos Aires, Nov 1985

OBJETO: Extradición de Walter Kutschmann a solicitud Rep. Fed. de Alemania

Señor Subsecretario Técnico y de Coordinación:

Con el dictamen del Señor Procurador General de la Nación, vuelven a esta Asesoría las actuaciones relacionadas con el pedido de extradición del ex ciudadano alemán naturalizado argentino Walter Kutschmann, que fuera solicitada por las autoridades de la República Federal de Alemania.

El Señor Procurador General, a fs. 741, emite opinión favorable al pedido de extradición del nombrado, por los delitos que se le imputan en el auto de detención del 03-07-85, 251 Gs 2332/85 del Tribunal Municipal de Berlín, Tiergarten.

En consecuencia, se adjunta la documentación correspondiente, proyecto de decreto para ser elevado al Señor Canciller a los efectos de ser refrendado e inicialado el original y el volante de refrendo por el Señor Ministro y por el Señor Ministro de Educación y Justicia de merecer aprobación, aclarándose que por la índole del asunto, el mismo no deberá ser dado a publicidad.

***

DECRETO N° 2134 - M. 290

Buenos Aires, 1985

Visto el Expediente N° 28.444/85 del Registro de la Dirección General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, y

Considerando:

Que la Embajada de la Repœblica Federal de Alemania en nuestro país ha presentado pedido de extradición del ex ciudadano alemán, naturalizado argentino, Walter Kutschmann, alias "Pedro Ricardo Olmo", por la comisión de los delitos de homicidio cometidos para encubrir otro delito y haber colaborado a sabiendas y por móviles viles (odio racial) en los actos de matanza de personas ejecutadas con el mismo propósito y finalidad y en forma cruel (parágrafos 211, 49, 27 y 53 del C-digo Penal Alemán).

Que no existe tratado sobre la materia entre ambos Estados.

Que el señor Procurador General de la Nación ha dictaminado favorablemente.

Que la Embajada de la Repœblica Federal de Alemania ha manifestado, en nombre de su Gobierno, el ofrecimiento expreso de reciprocidad para casos análogos.

Que las disposiciones que rigen estos procesos están contenidas en el Libro Cuarto, T'tulo V, del C-digo de Procedimientos en lo Criminal para la Justicia Federal y los Tribunales Ordinarios de la Capital Federal y Territorios Argentinos.

Por ello,

El Presidente de la Nación Argentina decreta:

ARTêCULO 1°.- Dése curso al pedido de extradición formulado por la Embajada de la República Federal de Alemania, respecto del ciudadano alemán, naturalizado argentino, Walter Kutschmann, alias "Pedro Ricardo Olmo", acusado de la comisión del delito de homicidio cometido para encubrir otro delito y haber colaborado a sabiendas y por móviles viles (odio racial) en actos de matanza de personas ejecutadas con el mismo propósito y finalidad y de forma cruel.

ARTÍCULO 2°.- Acéptase en forma expresa la reciprocidad ofrecida por el Gobierno de la República Federal de Alemania, por intermedio de su Embajada.

ARTÍCULO 3°.- Comuníquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.

DECRETO N° 2134 - M - 290

Firman: Dante Caputo, Ministro de Relaciones Exteriores y Culto

            Carlos Alconada Aramburú, Ministro de Educación y Justicia

***

                                                            BUENOS AIRES, 14 de noviembre de 1985.-

Tengo el agrado de dirigirme a Ud., en relación a su nota nro. 5712 del 1° del actual (expte. 28.444/85) concerniente a la extradición de Walter Kutschmann o Pedro Ricardo Olmo.

Al respecto, cumplo en informarle que el nombrado fue detenido por personal de esta Dependencia en el día de la fecha horas 11,00 en la localidad de Florida Pcia. de Buenos Aires y puesto a disposición del Sr. Juez Federal n1/4 5 Dr. Fernando Archimbal por ante la secretaría n1/4 13 vinculado a la causa 2171, en la que previene dicho Tribunal.

Firma: Jefe División Operaciones

***

Nota N1/4 481/85

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección Nacional de Ceremonial- y se permite adjuntar a la presente un peritaje científico en idioma alemán con su correspondiente traducción al castellano referido al señor Walter Kutschmann alias Pedro Ricardo Olmo, solicitando de la gentileza de esa cancillería, quiera tener a bien darle traslado al Juzgado Criminal y Correccional N1/4 5 de esta Capital.

                                                                        Buenos Aires, 18  NOV.  1985

***

Nota N1/4. 179/86

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección Nacional de Ceremonial- y se permite adjuntar a la presente un peritaje científico con fotografías (2 ejemplares) referido al señor Walter Kutschmann alias Pedro Olmo, solicitando de la gentileza de esa canciller'a, quiera tener a bien darle traslado al Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional N1/4 5 de esta Capital.

La referida documentación se envía en idioma alemán con su correspondiente traducción al castellano y debidamente legalizada.

Buenos  Aires, 04.03.1986

***

Nota N1/4 294/86

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección Nacional de Ceremonial- y en relación con el caso de extradición de Walter Kutschmann alias Pedro Olmo, agradecerá la amabilidad de transmitir al Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional N1/4 5 de esta Capital y el Juzgafo Nacional de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal N1/4 9 de esta Capital, la información suministrada por el Ministerio de Justicia de Berlín:

1. El pasaporte español N1/4 59 47 fue otorgado en mayo de 1947 al monje carmelita (Pedro) Ricardo Olmo (Andrés), nacido el 19.10.1906 en Ciudad Real y fallecido el 01.11.1969 en Madrid. El documento de identidad español N1/4 1209514 le fue otorgado a la misma persona el 23.10.1967 en Madrid, es decir, al monje carmelita Pedro Ricardo Olmo Andrés, nacido el 19.10.1906 en Ciudad Real. Las autoridades españolas competentes tomaron la impresión digital del índice derecho.

***

SECRETO (*)

ORIGEN: BONN

Fecha y hora recepción D.T.: DÍA     22            MES            MAY            HORA            1500

Fecha y hora tramitado D.C.: DÍA                 MES                HORA            172Cable N°  306            -MUY URGENTE-

Para Consejería Legal

Hoy 22.05. tomó contacto con esta representación funcionario Dirección Legal Ministerio de Asuntos Exteriores local, manifestando:

1. Que a través de autoridades judiciales RFA había llegado a su poder acta de defunción de Pedro Ricardo Olmo, expedida en Madrid el 20.03.86, siendo la fecha de fallecimiento del 06.11.69.

2. Que dicho documento debía hacerse llegar a las autoridades judiciales argentinas dado que es imprescindible en relación caso Kutschmann.

3. Que dicho documento no ha sido legalizado por autoridad consular argentina, por lo que solicitaban colaboración esta Embajada.

4. Se adelantó a funcionario consultante imposibilidad proceder a legalización en esta jurisdicción. Sin embargo, dada relevancia caso se prometió respuesta definitiva hasta el lunes 26.05, fin poder consultar esa Cancillería si existen directivas especiales al respecto.

De no existir novedad hasta esa fecha se sugerirá parte alemana siga canales de tramitación normal.

Boatti Ossorio

***

SECRETO (*)

                                                                        Buenos Aires, 3 de julio de 1986.-

Destino: CONSAR MADRID

Estimarase vuecencia información carácter muy urgente, resultado trámite legalización certificado defunción Ricardo Olmo Andrés, entregado hace aproximadamente un mes por Embajada República Federal Alemania en Madrid a ese Consulado, para posterior remisión esta Cancillería, segœn información Embajada Repœblica Federal Alemania en Buenos AIres. D. G. A. Jurídicos Torres Avalos Subsecretario Técnico Administrativo.

Cancillería

***

SECRETO - URGENTE

Nota N° 242                                                   Madrid, 23 de junio de 1986.-

Objeto: Informar y remitir partida de Defunción

Tengo el honor de dirigirme a V.E. cumplimentando lo requerido por Cable "S" de fecha 18 de junio ppdo., a fin de poner en su conocimiento, que como informara el suscripto por Cable "S" remitido el 20 de febrero ppdo., el original de la Partida de Bautismo del religioso Ricardo Olmo Andrés celebrado en la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol el Mayor, de Ciudad Real, enviado en Nota "S" n° 68 CMADRD, GRALA del 24 de febrero ppdo., fue obtenido del Secretario Provincial de la Congregación Carmelitas Descalzos, en Plaza España n° 13, de Madrid.

Asimismo, remito adjunto a la presente una Partida de Defunción perteneciente a Ricardo Olmo Andrés, debidamente legalizada por esta Oficina Consular, de acuerdo al pedido efectuado por el Señor Vicecónsul de la República Federal de Alemania Sr. Strohe, por Nota "RK. 531 E-Kutschmann del 6 de junio ppdo." de la que se agrega el original.

AGREGADOS: Una Partida.

Una nota original.

Firma: Marcelo Luis Gangui - Cónsul General a Cargo

-------------------------------------------------------

Nœmero 235

L 002208            P 352

REGISTRO CIVIL DE Carabanchel Alto

DATOS DE IDENTIDAD DEL DIFUNTO:

Nombre RICARDO

Primer apellido OLMO

Segundo apellido ANDRÉS

hijo de Santiago y de Juana

Estado Soltero            nacionalidad Española

Nacido el día diecinueve de Octubre

de mil novecientos seis

en Ciudad Real

Inscrito al tomo

Domicilio último  Madrid - Plaza de España, 14

DEFUNCION: Hora dos y cuarenta día seis

de Noviembre de mil novecientos sesenta y nueve

Lugar Avenida de los Poblados n° 11. Sanatorio.

Causa Insuficiencia hepática y bronquitis gripal

El enterramiento será en el Cementerio de la Almudena

DECLARACION DE D. Francisco González Aceto

En su calidad de autorizado

Domicilio Avda. Valvanera 101

Comprobación: Médico D. Fermín Doncel Maulcón

Colegiado nœm. 8.655            nœmero de parte 235

OTROS TITULOS O DATOS

  ENCARGADO D. Oficial Delegado D. Teófilo

SECRETARIO D. Muóoz Casero

A las  dieciocho y treinta  horas del seis de Noviembre de

mil novecientos sesenta y nueve.

  ***

  Nota N1/4 609/86

La Embajada de la Repœblica Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto -Dirección Nacional de Ceremonial- y se permite recabar información sobre el estado del trámite de extradición Kutschmann/Olmo. Sobre el particular se tiene conocimiento que la persona, cuya extradición fue solicitada por el gobierno federal, ha fallecido el 30 de agosto de 1986 en el Hospital Fernández, siendo inhumada en el cementerio alemán Los Polvorines el día 1° de septiembre de 1986. Por lo expuesto esta Embajada mucho agradeceré se le informe si a la fecha el procedimiento de extradición ha quedado formalmente concluido.

Buenos aires, 20 de Octubre de 1986

***

                                                                        Buenos Aires,  18 de noviembre de 1986.-
  Tengo el agrado de dirigirme a Ud. en la causa n° 2171 caratulada "Kutschman, Walter s/extradición", que tramita por ante este Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Federal n° 5, a mi cargo, Secretaría n° 13, a cargo de la Dra. Stella Maris Pan, a fin de dirigirme a Ud. en respuesta a la nota de fecha 11 de noviembre del corriente por lo que se acompaña la solicitud efectuada por la Embajada de la Repœblica Federal de Alemania. En ese sentido, puédese informar que a resultas del fallecimiento de Pedro Ricardo Olmo -hecho ocurrido el día 30 de agosto de 1986, e inscripto en el Departamento Central de Defunciones, tomo 3° X, n° 1860, a-o 1986-, la solicitud de extradición efectuada respecto del nombrado se ha tornado inoficiosa, con lo cual ha concluido el trámite propio del extra-amiento, sin perjuicio de lo cual no se ha ordenado todavía el archivo de las actuaciones por encontrarse pendientes alternativas secundarias generadas en dichos obrados.

  ***

MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

REGISTRO DEL ESTADO CIVIL Y CAPACIDAD DE LAS PERSONAS

DEPARTAMENTO CENTRAL DE DEFUNCIONES TOMO 3° X NÚMERO 1860 AÑO 1986

En Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a 1° de setiembre de 1986. Yo, Funcionario del Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas inscribo la DEFUNCION de Pedro Ricardo OLMO.

Sexo masculino            Nacionalidad naturalizado argentino
estado casado
profesión jubilado            Doc. Ident. C.I. 3.625.340
domicilio            Sucre 2907, Piso 21/4, dto. Ce.
Hijo de Santiago OLMO
y de Juana ANDRES
nacido en Sevilla, España el 19 de octubre de 1906.
Ocurrida en esta ciudad en el Hospital Fernández
el 30 de agosto de 1986 a las 18,55 horas
Causa de la defunción Infarto agudo de miocardio
Certificado médico N° 1.888 - Alfredo Casimiro SATUE
Interviniente Enrique Diego ENGEL           Doc. Ident. DNI 16.103.759
Domicilio Arenales 2521            Obra en virtud de la autorización de Geralda BAEUMLER, quien ha visto el cadáver, que se archiva.

Firma: ilegible

***

                                                                                    December 13, 1985

Your Exceleency:

We wish to convey our admiration for the manner in which the democratic process in Argentina is working so effectively under your administration. The recent sentencing of the military llonders? responsible for the deaths and torture of so many Argentine citizens is a reflection of your humane values and statesman like leadership, as well as the decency of the Argentine people as a whole.

We know that this same democratic process may present some obstacles in the extradition of the Nazi fugitive Walter Kutschmann to West Germany. However, we reflect the earnest hope of our membership and the entire Jewish community that his arrest in Argentina recently is but the beginning of a process which will lead to his being tried as a Nazi war criminal. We implore you to do all that you can to bring this case to fruition and this murderer to justice.

Firma: Alleck A. Resnick - President

***

SECRETO (*)

Buenos Aires, 2 de ENERO de 1986.

Originado por: Subsecretaría Técnica y de Coordinación

Destino: Emb. Argentina - Brasilia

Presidencia Nación recibió telegrama de "Asociación de Sobrevivientes del Nazismo Sherit Hapleita" de ese país en la que solicitaban se atendiera a pedido de extradición de Walter Kutschmann.

Al respecto previo dictamen del Procurador General de la Nación por decreto Nro. 2134 del 1ro. de noviembre 1985 el Poder Ejecutivo Nacional dispuso dar curso al pedido de Extradición formulado por la Rep. Federal Alemana, respecto ciudadano alemán nacionalizado argentino Walter Kutschmann, alias "Pedro Ricardo Olmo" acusado de "los delitos de homicidio cometido para encubrir otro delito y haber colaborado a sabiendas y por móviles viles (odio racial) en actos de matanza de personas ejecutadas con el mismo propósito y finalidad y de forma cruel".

La resolución del pedido de extradición, de conformidad con el sistema constitucional argentino, es ajena al Poder Ejecutivo Nacional y materia de exclusivo entendimiento por parte del Poder Judicial.

Se hace presente que Kutschmann fue detenido por Departamento Interpol de Policía Federal Argentina el pasado 14 de noviembre y puesto a disposición del Señor Juez Nacional de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Federal a cargo del Juzgado N° 5, Dr. Fernando Archimbal, por la Secretaría N° 13 y vinculado a la causa Nro. 2171, referida al citado pedido de extradición.

***

SECRETO (*)

ORIGEN: WASHINGTON

Fecha y hora recepción D.T.: DÍA 5  MES            9            HORA            20.30

Fecha y hora tramitado D.C.: DÍA 6  MES            9            HORA            08.45

Cable N° 2035.

Caso Kutschmann.

1) Entidades comunidad judía han hecho saber a esta representación interés en que autoridades judiciales argentinas se expidieran a todo evento sobre verdadera identidad de Pedro Olmo antes de cerrar actuaciones respectivas en fueros criminal y civil a raíz su deceso.

2) Motivos que fundan inquietud mencionada en 1) radicarían en que considerarían que Argentina no puede dejar la situación inconclusa dado que:

A) Identidad de un sujeto como el reclamado es un tema de interés tanto para público argentino como para comunidad internacional.

B) Debería verificarse que Olmo fuera algún otro individuo y no Kutschmann.

En tal caso se debería continuar investigaciones hasta dar con Kutschmann.

3) Solicítase retransmitir Procuración General de la Nación.

(Matas)

Firma: Candioti

***

                                                                       BUENOS AIRES, 12  SET  1986

Señor Procurador General:

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. con el objeto de poner en su conocimiento que entidades de la comunidad judía en los Estados Unidos de América, han manifestado a nuestra Embajada su interés en que las autoridades pertinentes argentinas se expidiesen sobre la verdadera identidad de Pedro Olmo, antes de clausurar las actuaciones en sede Civil y Criminal.

Dichas entidades consideran que la identificación de una persona como el reclamado es un tema de interés para el público argentino y para la comunidad internacional, por lo que estiman que deberían continuar las investigaciones para verificar que Olmo fuera alguna otra persona y no Kutschman, y en tal caso seguir las investigaciones hasta dar con el paradero de Kutschman.

Firma: ilegible.

------------------------------------------------------------

SECRETO (*)

V.E. designará funcionario efectos tomar contacto con mencionada asociación brasileña a quienes informará conceptos presente cable.

Subsecretaría Técnica y de Coordinación.

Cancillería

----------------------------------------------

SECRETO (*)

ORIGEN: BRASILIA

Fecha y hora recepción D.T.: DÍA     9            MES            ENERO 86    HORA 1600

Fecha y hora tramitado D.C.: DÍA     10            MES            ENERO 86    HORA 1000

Cable N° 16.

Para Subsecretar'a Técnica y de Coordinación.

Con relación su 1, esta Representación intentó localizar, sin éxito, "Asociaci-n de Sobrevivientes del Nazismo Sherit Hapleita", en los estados Porto Alegre, Río de Janeiro, Sao Paulo y Santa Catarina.

A fin cumplimentar lo solicitado, ruégase saber si dicha institución opera bajo otra denominación o si se conoce dirección sede.

(De Nuñez).

Firma: VÁZQUEZ



Busqueda
Vea las palabras clave sugeridas para optimizar la búsqueda dentro de este archivo



Anterior Home Siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.