ARCHIVOS: Alcances de la justicia retroactiva

    EXTRADICIONES: Consideraciones jurídicas y decisiones políticas

 

Josef Schwammberger

 

Fuente: Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministario de Relaciones Exteriores y Culto

Antecedentes personales

Joseph Schwammberger nació el 14 de febrero de 1912 en Bressanone. Procedente de Marsella llegó a Buenos Aires a bordo del vapor "Campana" el 19 de marzo de 1949. Se radicó en la argentina y obtuvo la Cédula de Identidad N° 4.046.964 de la Policía Federal. El 22 de julio de 1955 obtuvo certificado de "Buena Conducta". 
            Durante el Tercer Reich actuó como comandante del ghetto  "A" de Przecsyl. El 9 de enero de 1976 la Embajada de la República Federal Alemana presentó ante el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina la solicitud de extradición del  ciudadano alemán Josef Schwammberger acusado de robo con chantage y homicidios reiterados durante la Segunda Guerra Mundial.
             El 28 de febrero de 1988 la sentencia de Primera Instancia concedió la extradición de Schwammberger. La extradición fue confirmada el 1° de septiembre de 1989 por la Cámara Federal de La Plata. Este dictámen fue ratificado por la Corte Suprema de Justicia  el 20 de marzo de 1990.    
            El 27 de agosto de 1990, estando Shwammberger preso en Alemania, la República Federal Alemana presentó nuevos cargos, acusándolo por la comisión de treinta y dos homicidios.

Documentos

Fuente: Todos los documentos de este acápite se encuentran en el expediente Joseph Schwamberger, Pedido de Extradición, procedente de la Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto.

[Nota de Mariano Maciel (h,) Director General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, informando a la Embajada de la República Federal de Alemania que todo ciudadano argentino (en el caso de Schwammberger  por adopción) puede optar por ser juzgado por los tribunales argentinos. La nota incluye otros tópicos afines. ] N. del C.

Nota  Nº 7030

            El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto  -Dirección General  de Asuntos Jurídicos-  presenta sus atentos saludos a la Embajada de la República Federal de Alemania, con el objeto de acusar recibo de su Nota Nº 603/87 del 27 de Noviembre del corriente año e informarle que copia de la misma fue puesta en conocimiento del Señor Juez actuante.

            Al respecto, sin perjuicio de la necesaria decisión judicial, a título de colaboración esta Dirección General pone en conocimiento de esa Representación que la legislación argentina no provee expresamente que un Estado extranjero esté representado en los procedimientos de extradición.

            Independientemente de lo expuesto, se informa a esa Representación que todo ciudadano argentino puede hacer uso del derecho que le acuerda el artículo 669 del Código  de Procedimiento en Materia Penal que dice textualmente: "Si el reo fuese ciudadano argentino y prefiriese ser juzgado por los tribunales argentinos, el Gobierno de la Nación requirente podrá suministrar a dichos tribunales todos los antecedentes y pruebas del delito a fin de que sea juzgado con arreglo a las leyes de la República".

                                                Buenos Aires, 3 Dic. 1987

[Firma]                                    Dr. MARIANO MACIEL (h.)

                                                DIRECTOR GENERAL DE ASUNTOS JURIDICOS  

*******

                                                                    Buenos Aires, 4 de Diciembre de 1987

Originado por:            DIRECCIÓN AMÉRICA DEL NORTE                          JURÍDICOS                                                                                                                     EUROPA OCC. -CONSULARES

 *******

Cable:  Caso Schwammberger

CON RELACION SU 2118, ESTA REPRESENTACION TENDRA A BIEN COMUNICAR RABINOS MARVIN HIER Y HENRI COOPER Y DR. MARTIN MENDELSOHN QUE OTORGAMIENTO Y/O CONTINUACION VALIDEZ VISACIONES ARGENTINAS PARA QUE ESTOS INGRESEN A LA REPUBLICA QUEDA CONDICIONADO POR RAZONES POLITICAS A OPINION PREVIA AUTORIDADES JUDICIALES.

V.E. IMPONDRA CONTENIDO Y DISPOSICION  RELATIVA  A VISADOS INCLUIDAS EN EL PRESENTE  A TOTALIDAD CONSULADOS SU JURISDICCION NORTE. MAUHOURAT [ILEGIBLE]

[Rubricado con aclaración de firma]                           BEATRIZ  FREYTES  TABOADA                                                                                                     CONSEJERO

                                                                             LEGACIÓN AMÉRICA DEL NORTE

*******

ORÍGEN : WASHINGTON                     66873

Fecha y hora recepción            D.T.:  DIA  5             MES   12        HORA 15.00

Fecha y hora tramitado            D.C.:  DIA                 MES                HORA  15.30

Cable  Nº 2139/gsn                      muy urgente

(comienzo mc)  1

 

MUY URGENTE

PARA NORTE

CASO SCHWAMMBERGER

CON RELACION A SU 1101 INSTRUYOSE HOY SABADO 15 A CONSULADOS JURISDICCION A QUE, PREVIAMENTE OTORGAMIENTO VISA, CONSULTEN A ESA CANCILLERIA E INFORMEN A ESTA EMBAJADA.

SIN PERJUICIO DE ELLO, SERA DE UTILIDAD PARA ESTA EMBAJADA, CONOCER TEMPERAMENTO QUE DEBERA OBSERVAR EN EL FUTURO EN SU TRATO CON RECURRENTES, CONSIDERANDO IMPLICANCIAS POLITICAS QUE CUESTION PODRIA TENER EN RELACIONES BILATERALES, PARTICULARMENTE, EN RELACION CON COMUNIDAD JUDÍA EN ESTADOS UNIDOS.

FIN MC

512        1305  CANDIOTTI

*******

No.  611/87

La Embajada de la República Federal de Alemania presenta sus más atentos saludos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto  -Dirección General de Asuntos Jurídicos-  y tiene el honor de solicitar hacer llegar al Juzgado Federal Nº 3 con asiento en La Plata en la causa caratulada “SCHWAMMBERGER, JOSEPH s/ extradición” fotocopias de las constancias documentales que obran en esta Embajada, por las cuales Josef Schwammberger fue probadamente ciudadano alemán al momento de los hechos y por los que volvió a peticionar un pasaporte alemán en 1954, aquí en Buenos Aires, antes de que se conociesen los cargos y se hubiese recomendado su búsqueda, el 14 de enero de 1960.

Buenos Aires, 1 de Diciembre de 1987

*******

ORIGEN:  WASHINGTON

Fecha y hora recepción  D.T.:  DIA  08             MES   DIC.87                        HORA  17.30

Fecha y hora tramitado  D.T.:  DIA                             MES                            HORA

Cable  Nº 2149

PARA NORTE Y D.G.JUR. MI  2139

CASO SCHWAMMBERGER

I.- LUNES 7 CONCURRIO ESTA EMBAJADA RABINO COOPER PARA ENTREGAR CARTA DEL RABINO HIER, LO QUE DELEGACION (3 0 5 PERSONAS) ESTARIA PREPARADA PARA VIAJAR A ARGENTINA MES ENERO, CON DESEO DE ENTREVISTARSE BREVEMENTE CON SR. PRESIDENTE NACION, MINISTRO DE JUSTICIA, PROCURADOR GENERAL, FICAL CASO SHWAMMBERGER Y CON ALGUNA OTRA PERSONALIDAD OFICIAL QUE NUESTRO GOBIERNO SUGIERA.

II.- ATENTO REQUERIMIENTO FORMULADO, REITEROSE CONCEPTOS SU 1085 Y MI 2118, PARA QUE VISITA SOLO SE REALICE EN OPORTUNIDAD QUE AUTORIDADES JUDICIALES LA ESTIMEN APROPIADA.

(PISANO)

AIRALDI 

*******

                                                            Buenos Aires, 16 de Diciembre de 1987

Originado por:   NORTE                                               JURIDICOS

Destino:  EMBARGENTINA  WASHINGTON

Cable  Nº   1148

                        CASO SCHWAMMBERGER

CON RELACIÓN A LO INDICADO A SU  2178:

1)  Secretario justicia informo que recibirá delegación  próximo MARTES 22, A LAS 11 HORAS.                           

2)   Tramitase entrevista con Ministro del Interior y/o funcionario al que designe.

3)    Evaluase posibilidad concertar otras entrevistas con distintos funcionarios.

4)    A efectos preparar visitas solicitase conocer:

         a - nombres completos y demás datos personales de integrantes delegación.

         b - remisión por fax curricula cada uno de ellos.

         c -  también por fax estatutos, literatura informativa y todo otro elemento de juicio relativo a Centro Wiesenthal,  y/u otras organizaciones en cuya representación viajen a República.

          d -  vuelo y fecha arribo partida así como programa actividades República  Norte - Mauhourat

CANCILLERÍA

[Rubricado con aclaración de firma]                                       BEATRIZ  FREYTES TABOADA

                                                                                                                        CONSEJERO 
                                                                                                   DIRECCION AMERICA DEL NORTE

*******

Nota  Nº 7030

            El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto  -Dirección General  de Asuntos Jurídicos-  presenta sus atentos saludos a la Embajada de la República Federal de Alemania, con el objeto de acusar recibo de su Nota Nº 603/87 del 27 de Noviembre del corriente año e informarle que copia de la misma fue puesta en conocimiento del Señor Juez actuante.

Al respecto, sin perjuicio de la necesaria decisión judicial, a título de colaboración esta Dirección General pone en conocimiento de esa Representación que la legislación argentina no provee expresamente que un Estado extranjero esté representado en los procedimientos de extradición.

            Independientemente de lo expuesto, se informa a esa Representación que todo ciudadano argentino puede hacer uso del derecho que le acuerda el artículo 669 del Código  de Procedimiento en Materia Penal que dice textualmente: "Si el reo fuese ciudadano argentino y prefiriese ser juzgado por los tribunales argentinos, el Gobierno de la Nación requirente podrá suministrar a dichos tribunales todos los antecedentes y pruebas del delito a fin de que sea juzgado con arreglo a las leyes de la República".

           

                                                Buenos Aires, 3 Dic. 1987

[Firma]                                    Dr. MARIANO MACIEL (h.)

                                                DIRECTOR GENERAL DE ASUNTOS JURIDICOS

*******

Sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación recaída en el pedido de extradición de Josef Schwamberger.

88.652- CS, marzo 20-990 (*)- Schwammberger, Josef F.

OPINIÓN DEL PROCURADOR GENERAL

I. El letrado defensor de Josef Schwammberger, doctor Angel Siri, interpuso el presente recurso ordinario de apelación que prevé el art. 24, inc. 6º , apart. B, del dec.-ley 1285/58, contra la sentencia de la sala III en lo Penal de la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata, que hizo lugar a la extradición solicitada, respecto de su asistido, por la República Federal de Alemania.

Funda la apelación en la ausencia de legitimación del país requirente para juzgar hechos cometidos antes de su existencia como tal, por ser anteriores a su orden jurídico- institucional y en el hecho de que se habría operado la prescripción de la acción penal nacida de los delitos supuestamente cometidos por su defendido en el extranjero.

Si bien ambos agravios no constituyen más que una reiteración de los ya introducidos desde el inicio de este trámite, y que han recibido debido tratamiento y respuesta en las instancias anteriores, me permito agregar aquí las siguientes consideraciones que avalan el criterio del tribunal recurrido.

II. En lo que respecta a la primera cuestión, el apelante considera que los hechos atribuidos a Schwammberger habrían ocurrido durante la segunda Guerra Mundial en territorio que hoy pertenece a la actual República de Polonia y que, por ende, por no tratarse de hechos acaecidos en territorio del país requirente, resulta así de aplicación el art. 9º de la ley 1612, en cuanto dispone que cuando se pidiese la extradición de un extranjero por delitos cometidos en territorio distinto del de la potencia requirente, no se concederá ésta sino en aquellos casos en que por las leyes argentinas sea permitida la persecución de infracciones cometidas fuera del territorio.

Concluye que por el juego armónico de esa disposición y la correlativa del art. 1º del Cód. Penal, esta extradición solamente sería procedente, si los hechos ocurridos en Polonia, hubieran producido sus efectos en la República Federal de Alemania o en lugares sometidos a la jurisdicción de ese país, o en caso de que el requerido fuera agente o empleado de la República Federal de Alemania, hipótesis estas que considera no aplicables a las circunstancias de hecho de la causa, conforme las probanzas de autos.

Critica la solución dada al punto en las instancias anteriores, sobre la base de que la República Federal Alemana y el III Reich son un mismo Estado y, por ende, el primero posee la potestad punitiva de este último. Entiende que el III Reich se extinguió en 1945 y que recién en 1949 nacen las dos Repúblicas Alemanas, establecidas sobre las ruinas del III Reich.

El experto que llevó a cabo la pericia obrante a fs. 1041/1059, doctor Alberto L. Zuppi, da cuenta de que en 1945 se originó una gran polémica doctrinaria en punto a si el Estado alemán había cesado de existir al extinguirse, con la capitulación de las tropas, toda forma de orden estatal formándose un condominio aliado; la mayoría de la doctrina se inclinó por negar que tal circunstancia diera lugar a la cesación del Estado alemán (puntos 5 a 7).

Principalmente, el hecho de que una vez superados los momentos siguientes al colapso total, como consecuencia de la derrota sufrida, comenzara el proceso de reorganización del Reich, unido a la circunstancia de que éste mantuvo su soberanía territorial, aunque sin el ejercicio del poder territorial (puntos 8, 14 y 16), le permite concluir que “la República Federal de Alemania no es sucesora del Reich alemán sino el Reich mismo reorganizado políticamente” (punto 1º de las conclusiones).

La sentencia apelada sigue, en líneas generales, el mismo criterio de identificación.

Por su parte, la defensa considera que las dos Repúblicas Alemanas se han establecido sobre las ruinas del III Reich, “...pero ni son herederas ni son continuadoras del antiguo imperio, sin el resultado del desmembramiento de aquél...”.

Entiendo que la solución dada al punto en las instancias anteriores no es pasible de sufrir modificaciones aún cuando se aceptara la tesis defensista que se enrola en el principio de sucesión de Estados, una de cuyas formas es aquella que tiene lugar como consecuencia del desmembramiento de un Estado que se fracciones en fragmentos y luego éstos devienen, a su vez, en Estados y personas internacionales (conf. Oppenhelm, “Tratado de derecho internacional público”, t. I, v. I, p. 172, Ed. Bosch, Barcelona, España, 1961).

En tales supuestos, la represión de crímenes y delitos cometidos con anterioridad al cambio de soberanía, pasa a ser para el sucesor, un acto “discrecional” y no una obligación, al no mediar tratados que rijan el punto (conf. Rousseau, Charles, “Dróit International Public”, t. III, p. 482, ítem 358, París, 1977 y Podestá Costa- Ruda, “Derecho internacional público”, t. I, p. 151, Tea, Buenos Aires, 1979).

El presente pedido pone en evidencia, como dan cuenta también los innumerables procesos, de público y notorio conocimiento, que han sido entablados en la propia Alemania como consecuencia de delitos perpetrados en la época del III Reich, de la pretensión punitiva de la República Federal Alemana respecto de los mismos.

Habida cuenta de lo expuesto, ya sea por el principio de identidad mencionado o por el de sucesión de Estados, cabe válidamente sostener que la “República Federal de Alemania se encuentra plenamente legitimada para solicitar esta extradición”.

III. Toca ahora tratar el segundo agravio de la defensa vinculado con la “prescripción” de la acción penal nacida de los delitos atribuidos a Josef Schwammberger.

Es principio básico del ordenamiento jurídico que rige la República, que tanto la organización social como política y económica del país, reposan en la ley; y que es consecuencia de ello el que la función judicial debe cumplirse con sometimiento a las leyes válidas que estructuran sus instituciones, en el leal y total acatamiento de aquéllas y en los términos de la propia competencia constitucional y legal. Y que la invocación de razones extralegales genéricas, como son las atinentes a la conveniencia universal del enjuiciamiento y castigo de todos los delitos y que hacen al interés y a la seguridad de la Sociedad en su totalidad; no permiten, con arreglo a lo dicho, prescindir de la específica reglamentación legal de la materia sometida a decisión de los jueces del país. Porque el servicio de justicia, que es su Ministerio, debe cumplirse por medio del Derecho argentino vigente y cuya institución excede sus atribuciones regulares (consid. 11º, causa R. 284, L. XX “Ventura, Giovanni Battista s/ su extradición”, resuelta el 20/8/88).

Que, también, es antigua y no discutida mayoritariamente doctrina del tribunal, que el procedimiento de extradición no reviste el carácter de un verdadero juicio criminal, “...pues él no envuelve en el sistema de la legislación nacional sobre la materia, el conocimiento del proceso de fondo, ni implica decisión alguna sobre la culpabilidad o inculpabilidad del individuo reclamado, en los hechos que dan lugar al reclamo...” (Fallos: t. 42, p. 409; t. 150, p. 316; t. 166, p. 173; t. 178, p. 81, entre muchos otros, citados en el consid. 4º , causa V. 284 mencionada).

Se trata simplemente de un procedimiento que sólo se propone conciliar las exigencias de la administración de justicia represiva en los países civilizados con los derechos de justicia cuya extradición se requiere (Fallos t. 308, p. 8871), a quien debe asegurarse un debido proceso en el que pueda oponer las defensas que tuviere en cuanto a la procedencia del requerimiento (consid. 12º, causa V. 284).

Que por tal circunstancia, no es de aplicación aquí la doctrina legal que manda estar a lo más favorable al procesado, regla que debe necesariamente observarse para regir el criterio de los magistrados que han de juzgar sobre el fondo de las causas criminales. Las actuaciones sobre extradición tienden a perseguir el juzgamiento de criminales o presuntos criminales, por los tribunales del país en que han delinquido; de ahí que el criterio judicial debe ser favorable a aquel propósito de beneficio universal y que por tal concepto no admite otros reparos que los derivados de la soberanía de la Nación requerida y de las condiciones fundamentales escritas en leyes o en tratados (Fallos: t. 156, p. 169) y, a falta de éstos, por la existencia de reciprocidad y el respeto de la práctica internacional, porque es mediante los tratados o la práctica uniforme que los Estados expresan hasta qué medida habrán de ayudar a otro en el juzgamiento de delitos (consid. 12º, causa V. 284).

Sobre la base de las consideraciones que anteceden corresponde, entonces, establecer si se verifica en la especia la exigencia contenida en el inc. 5º, del apart. 655 del Cód. de Proced. en Materia Penal –aplicable al “sub lite” ante la ausencia de tratado-, con arreglo a la cual para que el pedido de extradición sea viable, la acción penal, o a la pena respectiva, no deben estar prescriptas según “las leyes de la Nación requirente”.

La cuestión se traslada a determinar cuál es el alcance que debe asignarle a esa remisión legal cuando, en supuestos como el de autos, conduciría, según invoca la parte apelante, a que la acción penal nacida de los delitos atribuidos a Schwammberger no estuviera prescripta, mas no en virtud de la legislación alemana vigente en la materia al tiempo de cometerse el hecho –según sostiene-, sino por imperio de sucesivas leyes posteriores que “fueron prorrogando y suspendiendo el plazo de prescripción” originariamente establecido por la norma (parág. 67, párr. 1º Cód. Penal del Reich), a punto tal de consagrar su imprescriptibilidad (parág. 78, párr. 2º, Cód. Penal alemán actual).

Ello atenta, según sostiene la defensa, con el art. 18 de la Constitución Nacional, que consagra, entre otras garantías, la prohibición de la ley “ex pos facto”, garantía que, sobre la base de lo decidido por V. E. en Fallos t. 287, p. 76 (Rev. La Ley, t. 154, p. 242) considera que incluye al instituto de la prescripción por integrar éste el concepto de “ley penal” a que se refiere la Carta Magna, principio que por ser parte del derecho criminal o público actúa como condicionante para la aplicación de la ley extranjera (art. 14, inc. 1º, Cód. Civil).

Adelanto mi opinión en sentido contrario al recién señalado, para sostener que de acuerdo a las leyes de la Nación requirente, o sea de la República Federal de Alemania, la prescripción de la acción penal correspondiente a los delitos atribuidos a Schwammberger no se ha verificado hasta el momento, según lo demuestra acabadamente el fallo de la Cámara Federal de La Plata, como así lo ha sostenido también el dictamen emitido –en su oportunidad- por el representante de este Ministerio Público en 1ª instancia.

La expresa remisión que la norma aplicable al caso dispone a la legislación del país requirente, en punto específicamente a la prescripción, responde –a mi juicio- a un claro y firme propósito del Legislador cual es el de consagrar que el instituto en cuestión no está supeditado al ordenamiento jurídico argentino, sino que, por el contrario, quede librado a la legislación del Estado solicitante quien aparece como único y mejor legitimado, para manifestar si subsiste a su respecto la voluntad de ejercer la actividad punitiva con relación a aquellas conductas reputadas delictivas por su legislación, fundamento este último de la prescripción.

Tal circunstancia no pone en juego, a mi juicio, el derecho público o criminal de la República, como sostiene el vocal preopinante doctor Leopoldo II. Schiffrin, en coincidencia con la tesis defensista.

Ello en virtud de que, en primer lugar, los arts. 13 y 14, del Cód. Civil regulan la forma en que ha de aplicarse la ley extranjera en aquellos casos que autoriza su normativa y sólo, supletoriamente, para las situaciones previstas en el resto del ordenamiento jurídico argentino en la medida en que éste no contenga una regulación específica en punto a la materia.

El régimen de extradición se encuentra regulado por la ley 1612 y el Cód. de Proced. en Materia Penal. En estos dos cuerpos legales confluye, por un lado, normas vinculadas con recaudos de fondos para la procedencia de pedidos de esa naturaleza formulados por gobiernos extranjeros y por el otro, disposiciones que establecen el procedimiento a seguir en estos casos. Dentro de las primeras está la concreta referencia a la ley extranjera que deberá regir el extremo de la prescripción de la acción o de la pena correspondiente al hecho delictivo que motiva el pedido (inc. 5º, ley 1612, art. 655, inc. 5º, Cód. de Proced. en Materia Penal).

Esa específica regulación en punto a la aplicación que los jueces federales deben efectuar de la ley extranjera en la discusión de un pedido de extradición (art. 655 cit.) desautoriza –a mi juicio- cualquier posible aplicación de las normas citadas del Cód. Civil.

No escapa al suscripto el carácter de norma de fondo que reviste el Cód. Civil, a diferencia del de forma que caracteriza al Procesal Penal. Empero, las disposiciones en materia de extradición insertas en este último, revisten a mi juicio, el carácter de legislación federal especial que involucra, en el caso de tratarse de una extradición pasiva –como sucede en autos-, relaciones internacionales...(causa V. 284 ya citada, consid. 10º).

Esta no se encuentra, pues, sujeta a la aplicación supletoria del Cód. Civil por ser, por un lado, legislación especial y, por el otro, federal cuya supremacía sobre la ley común es incuestionable y debe prevalecer, aún en supuestos de conflicto.

A todo evento y para el supuesto caso de que V.E. no compartiera las consideraciones que anteceden, no advierto tampoco de qué modo el “derecho público y criminal” argentino podría verse afectado por las circunstancias de que un país extranjero regule el instituto de la prescripción sobre la base de principios que no sean coincidentes con la legislación argentina, o que siendo así, sean interpretados por sus tribunales de justicia de modo diverso a los de la República, ni tampoco por la aplicación de esa legislación y jurisprudencia, por los jueces argentinos, en un trámite como el de autos.

Al respecto, cabe recordar las consideraciones que efectuó el Tribunal Constitucional Federal de la República Federal de Alemania en oportunidad de pronunciarse, el 26/2/69, por la constitucionalidad de la Ley relativa al cálculo de los plazos de prescripción penales, dictada el 13/4/65.

Esta ley, una de las tantas normas incluidas por el país requirente para fundar el extremo de la no prescripción, disponía que: “...en el cálculo del plazo de prescripción para la persecución de delitos amenazados con reclusión perpetua, no tendrá aplicación el período de tiempo desde el 8/5/45 hasta el 31/12/49. Durante este período de tiempo ha estado suspendida la prescripción de estos delitos...”.

En lo que aquí concierne, este tribunal sostuvo que dicha ley actúa “como una prolongación de los plazos de prescripción corrientes...” y que “...no atenta contra el art. 103, apart. 2, de la Ley Fundamental...” que prohibe “...tanto la aplicación retroactiva de figuras delictivas de nueva creación, como asimismo la fundamentación de la pena por la vía de analogía...” y exige también “...la previa amenaza en el caso de infringir aquella prohibición...”, protegiendo al ciudadano no sólo de “...que un comportamiento hasta entonces permitido sea declarado punible retroactivamente, sino que lo protege también de que el disvalor delictivo de una infracción cometida por él contra la ley penal, sea considerado mayor que en el momento de cometerla...”.

Continuó diciendo que dado que las normas sobre prescripción regulan la perseguibilidad –es decir, la duración que debe perseguirse una acción declarada punible- y “...no afectan a la punibilidad, quedan fuera del ámbito de validez del art. 103, apart. 2 de la Ley Fundamental; una prolongación o anulación de plazos de prescripción no puede atentar, por consiguiente, contra este principio constitucional (también ya BV crf. GE I, 418, 423)”.

Luego de efectuar un análisis de los antecedentes constitucionales sobre el punto, el tribunal concluyó que “...ni los precedentes del art. 103, apart. 2, de la Ley Fundamental ni los del art. 116 de la cit. Constitución de Weimar dan pie para suponer que con estas disposiciones constitucionales se pretendiese evitar también una prolongación ulterior de plazos de prescripción”.

Ha dicho V. E. que entre los criterios de interpretación posibles no debe prescindirse de las consecuencias que derivan de la adopción de cada uno, pues ellas constituyen uno de los índices más seguros para verificar su razonabilidad y su coherencia con el sistema en que está engarzada la norma (Fallos: t. 307, p. 1018, consid. 6º -Rev. La Ley, 1986-A, 423-).

Por ello resulta más adecuada la solución que aquí se propone, que contempla el respeto por la legislación extranjera en la medida en que una norma federal especial remite, sin más limitaciones, a aquélla a los fines de tener por acreditado el extremo de la prescripción del delito. Pretender su aplicación, sobre la base de las limitaciones establecidas por el art. 14 del Cód. Civil, a la luz de principios doctrinarios o jurisprudenciales de la República Argentina importa, a mi juicio, no sólo un apartamiento del orden de supremacía consagrado por el art. 31 de la Constitución Nacional sino además desnaturalizar el sentido del envío legal a punto tal de llegar al absurdo de exigir coincidencias legislativas y jurisprudenciales en materia opinable y que hace al ejercicio de la soberanía de cada Estado.

Por lo demás, como ya fue destacado por el representante de este Ministerio Público en 1ª instancia, en oportunidad de pronunciarse V. E. en un caso de circunstancias sustancialmente análogas a la de autos, en que la República Federal de Alemania solicitaba la extradición de Gerhard Johannes Bernard Bohne, por hechos ilícitos cometidos durante el III Reich, hizo lugar al pedido ateniéndose, en el punto referido a la prescripción de la acción legal a “...las disposiciones contenidas en las leyes de la Nación requirente...” (Fallos: t. 265, p. 219 –Rev. La Ley, t. 124, p. 263-).

Este ha sido, por otro lado, el criterio sostenido también por el tribunal (Fallos: t. 156, p. 169; t. 259, p. 231; t. 260, p. 174, entre otros) en pedidos de extradición regidos por el Tratado de derecho penal internacional de Montevideo en 1889 (Ley 3192) que contiene, en materia de prescripción, la misma regulación del art. 655 del inc. 5º, del Cód. de Proced. en Materia Penal (art. 19, inc. 4º).

En oportunidad de tratarse el proyecto de ese Tratado, presentado por la Comisión de Derecho Penal del Congreso de Montevideo de 1888-89, su miembro informante, el delegado argentino Roque Sáenz Peña, fundamentó el principio finalmente aprobado en punto a que “la prescripción debe regirse en la materia por las leyes del país al cual corresponde el conocimiento de los delitos que motivan la solicitud”.

Así dijo: “...La comisión, al decidirse por la legislación del Estado requirente, guarda lógica con sus principios jurisdiccionales y con la unidad del juicio y del proceso. El Estado requirente es siempre el damnificado, tiene una jurisdicción indisputable sobre el reo que no debe ser obstruccionada por el país de asilo, a menos de romper con la solidaridad social, que en interés de la Justicia niega el refugio a los delitos comunes; la comisión encuentra que la prescripción impuesta por el país requerido, crea en el fondo dos jurisdicciones para el mismo delito; la que tiene derecho a conocer del fondo del proceso y la que vendría a decidir de la prescriptibilidad de las acciones. ¿Qué fundamento jurídico puede llevarnos a consagrar esta coparticipación en el juicio de un mismo criminal?. La comisión no encuentra apoyo a semejante doctrina a pesar de los autores y de los tratados que la consagran; observa sí que este principio viene a llenar de incertidumbre todos los términos y las prescripciones del castigo...”.

La solución que se propone en nada contradice la jurisprudencia de la Corte Suprema en cuanto no ha accedido al pedido de extradición, en aquellos casos en que el requerido había sido condenado en rebeldía, si según la legislación del país requirente, no era posible reabrir allí el proceso y dictar una nueva sentencia luego de haber sido oído el extraditado (Fallos. T. 90, p. 421, ps. 265, 271 y 387; t. 158, p. 250, entre otros).

El hecho de que, en esos pronunciamientos, V. E. no hubiese accedido a la entrega, invocando una de las garantías del proceso de ordenamiento jurídico argentino, cual es la de la defensa en juicio, no importa que, necesariamente, deba arribarse a igual conclusión en el caso de autos, donde las circunstancias de derecho cuestionadas son sustancialmente distintas, principalmente dada la previsión legal específica sobre el punto.

La solución propuesta, reitero, no desconoce así el derecho público o criminal argentino, sino que procura verificar el sentido de la norma interpretada, de modo que se le dé pleno efecto a la intención del legislador computando la totalidad de sus preceptos de manera que armonicen con el ordenamiento jurídico restante y con los principios y garantías de la Constitución Nacional (conf. R. 397, LXXI, “Ríos, Argentino y otros”, resuelta el 9/2/89, consid. 9º ).

Ello me permite concluir que aquél no puede verse afectado por el hecho de que los jueces argentinos están obligados a aplicar la legislación extranjera en materia de prescripción, ante, reitero, lo dispuesto por el art. 655, inc. 5º, del Cód. Procesal citado, que desplaza –por las consideraciones efectuadas “ut supra”- cualquier limitación emanada del art. 14 del Cód. Civil. Ni tampoco por la circunstancia de que la República Federal Alemana considere jurisprudencialmente al instituto de la prescripción como ajeno al principio de irretroactividad de la ley penal.

Por último, creo del caso señalar, como lo hizo el fiscal de 1ª instancia, que aún cuando se aplicara, a los efectos del cómputo de la prescripción, la legislación vigente al momento de cometerse los hechos que motivan este pedido, aquélla no se habría configurado a la fecha en atención a la causa de interrupción prevista por el párag. 68 del Cód. Penal del Reich.

IV. El apelante insiste en la opción que le asiste a su defendido de ser juzgado por jueces argentinos, de conformidad a lo normado en el art. 669 del Cód. de Proced. en Materia Penal. El tribunal de alzada a mi criterio con razón rechaza el planteo efectuado por el defensor acogiendo así lo dispuesto por el juez “a quo” y dando la razón a los extensos argumentos que el Fiscal Federal de 1ª instancia desarrolla en su prolijo escrito de fs. 318 vta. (apart. VII).

Resulta claro la vigencia para el “sub lite” de lo normado en el art. 3º, inc. 1º de la ley 1612 de plena vigencia para el caso.

En este aspecto, al igual que en los ítems desarrollados precedentemente, muy poco queda por decir, puesto que virtualmente el defensor, como el representante del Ministerio Público han considerado y desarrollado in extenso, con esfuerzo meritorio y no frecuentemente visto, todos los enfoques y planteos técnicos posibles. Es así que el juez de 1ª instancia y la Cámara han dado respuesta, a criterio del suscripto, a todas las posibilidades desde las cuales puede considerarse al caso sub examen analizando escrupulosamente, conforme a la mejor técnica jurídica, la solución correcta del caso, postura a la que me adhiero y que, reitero, me imponen el no insistir en el desarrollo innecesario de consideraciones jurídicas exhaustivamente ya examinadas y agotadas en el “sub- lite”.

V. Brindada la solución jurídico- técnica al asunto de marras, sobre la base de las consideraciones expuestas en los párrafos que anteceden, entiendo también ineludible señalar que, a la luz del derecho de gentes y ante el avance de formas criminales colectivas, dirigidas desde el propio Estado, que repugnan al sentir de la comunidad toda y por otra parte degradan al hombre, bestializándolo, es necesario que de una vez por todas y para siempre, crímenes atroces, el genocidio es uno de ellos, sean perseguidos y castigados, sin que por lo tremendo de sus consecuencias y lo brutal de sus motivaciones, quienes participaron en ellos, puedan reclamar el amparo que la ley de la colectividad civilizada otorga al delincuente común.

Es cierto que la lucha entre estados, cualquiera sea su origen o motivo, discutible siempre a la luz de la paz debe imperar entre sociedad civilizadas, o al menos que pretendan serlo, genera consecuencias atroces y deplorables. Algún día el hombre dejará de ser lobo para su hermano, pero en tanto, la persecución y el exterminio de comunidades étnicas o religiosas, siempre indefensas, no puede ser tolerada, aceptada u olvidada, so riesgo de aceptar que en siglo XX nada ha avanzado en su permanente y no siempre lograda, aspiración de perfección.

El genocidio, sea quien sea su destinatario, es un delito contra la Humanidad, y los Estados que lo han vivido y sufrido, tienen a través de sus leyes el derecho de medir y castigar, puniendo y juzgando, ello sí, ante tribunales de derecho, a quienes son acusados de haber participado en tan repudiable y cruel conducta. Ni el tiempo, las fronteras o la ley de determinado país, pueden impedir este razonable avance del derecho punitivo ante actitudes tan repudiables y que tan hondamente degradan al hombre y socavan la convivencia civilizada.

VI. Por todo lo expuesto opino que corresponde rechazar el recurso de apelación ordinaria interpuesto por la defensa técnica de Josef Schawammberger y confirmar la sentencia apelada en cuanto hace lugar a su entrega a la República Federal de Alemania.- Oscar E. Roger.


Buenos Aires, marzo 20 de 1990.

Considerando:
1) Que la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata (sala III) confirmó parcialmente la sentencia de la instancia inferior y, en consecuencia, concedió la extradición de Josef Franz Leo Schwammberger, solicitada por la República Federal Alemana, para ser juzgado por los delitos enumerados en la orden de detención –asesinato reiterado-, con excepción del delito de robo extorsivo reiterado, cuya prescripción se declaró. Contra dicho pronunciamiento, el abogado defensor de Schwammberger interpuso recurso ordinario de apelación, que fue concedido en virtud de lo dispuesto por: a) los arts. 3º, inc. 4º, de la ley 4055; 24 inc. 6º, apart. B) del dec. 1285/58 y arts. 244, 245, 249 y 254 del Cód. Procesal Civil y Comercial de la Nación.

2) Que, en su memorial de fs. 1366/1371, el apelante plantea los siguientes agravios: a) la República Federal Alemana carecería de jurisdicción para someter a juicio a su defendido pues, al haberse solicitado la extradición por delitos que se habrían cometido en territorio distinto al de la potencia requirente –esto es, en la República de Polonia- la extradición sólo procedería conforme a lo establecido por los arts. 9º de la ley 1612 y 1º del Cód. Penal –cuando el hecho deba producir esos efectos en el territorio del país requirente o cuando sean sometidos en el extranjero por agentes o empleados de aquél. Para el apelante, ninguna de esas condiciones estaría configurada en autos pues, al no existir continuidad entre el Reich alemán y la República Federal Alemana, esta última carecería de la potestad punitiva que tenía el primero; b) los delitos atribuidos a Schwammberger se encontrarían prescriptos. En este aspecto alega que no resulta aplicable al caso el régimen de la prescripción previsto por las leyes del país requirente vigente al momento de los hechos que motivaron el pedido de extradición, porque aquél preveía la secuela de juicio como causa interruptiva, lo que según el apelante sería contrario al orden público argentino, pues esa causa de interrupción no estaba prevista en las leyes argentinas vigentes al momentos de los hechos. Por otra parte, impugna también la aplicabilidad a los hechos contenidos en la solicitud, de las leyes posteriores a su comisión que modificaron el régimen legal de la prescripción y declararon imprescriptibles los hechos por los que la aplicación de esas reglas creadas  “ex post facto” repugna al principio de legalidad consagrado en el art. 18 de la Constitución Nacional Argentina y viola el orden público interno; c) por último, el defensor reitera la decisión de hacer uso de la opción, a favor de su defendido, que el art. 669 del Cód. Procesal Penal de la Nación confiere a todos los connacionales de someteres a la jurisdicción de los tribunales patrios.

3) Que el primero de los agravios reseñados parte del error conceptual del apelante de identificar la subsistencia de soberanía territorial con el ejercicio del poder territorial. La rendición incondicional del Reich alemán el 8/5/45, la ocupación de su territorio por las fuerzas aliadas y la posterior división en zonas para el ejercicio de la jurisdicción territorial aliada, permiten sostener que el Reich alemán estaba impedido de hecho de ejercer cualquier clase de potestad territorial. Esto es evidente si se toma en cuenta que la capitulación y la consecuente ocupación hicieron de hecho desaparecer toda autoridad organizada del Reich alemán. Pero esto no es fundamento suficiente para deducir de allí que la ocupación y el establecimiento del poder de los aliados sobre el territorio del Reich alemán acarrearon automáticamente la pérdida de su soberanía estatal, esto es, su desaparición como sujeto de derecho internacional. Al respecto resulta decisiva la “Declaración de Berlín” del 5/6/45, cuyo texto aporta el perito en derecho extranjero a fs. 1045 vta., según la cual los aliados declararon que “...La asunción para los propósitos arriba enunciados, de esas autoridades y poderes no importa la anexión de Alemania”.

Que, en este sentido, esta Corte comparte las razones dadas por el Procurador General en sustento de que la República Federal de Alemania es, desde el punto de vista que aquí interesa, sucesora soberana del Reich alemán soberano, y a ello no obsta el desmembramiento del territorio del Reich alemán, que ha quedado sometido a la potestad territorial de dos Estados reconocidos como soberanos por la comunidad internacional, esto es la República Federal Alemana y la República Demócrata Alemana. Esto último, podría dar lugar a que ambos estados alemanes ejercieran la pretensión de enjuiciar delitos que caían bajo la jurisdicción del Reich alemán, pero de ningún modo podrían servir de base para negarles a ambos estados esa potestad. También aquí hay que señalar que, conforme lo expresa el Procurador General, la persecución y represión de los crímenes cometidos con anterioridad al cambio de soberanía, pasa a ser para el sucesor un acto discrecional y no una obligación, pero que expresado el interés del sucesor en el ejercicio de la potestad penal respecto de esos hechos, la comunidad internacional no tiene razón legítima para oponerse a ello. La afirmación contraria llevaría a sostener el absurdo jurídico de que todo crimen, delito o contravención cometidos antes del 8/5/45 y que estaban sujetos a la jurisdicción –potestad penal- del Reich alemán, se han vuelto impunes por la sola sucesión en el ejercicio del poder estatal penal. Por otra parte, no se puede dejar de mencionar que la República Federal de Alemania, desde el mismo momento en que se organizó bajo una nueva forma de estado, al votar su Ley Fundamental, ha mantenido de manera expresa su vocación sucesoria del imperio alemán, en su preámbulo, y en sus disposiciones transitorias.

Así, declara el Preámbulo que el “pueblo alemán” de los Estados Federales (Länder) “con el propósito de dar un nuevo ordenamiento a la vida política ‘durante un período de transición’, en virtud de su poder constituyente” votó la Ley Fundamental de la República Federal de Alemania “animado de la voluntad de defender su ‘unidad nacional y política’” y “actuando también en nombre de aquellos alemanes a quienes estaba vedada la colaboración y manteniendo en pie la invitación para que todo el pueblo alemán, en libre autodeterminación consume la unidad y libertad de Alemania” (confr. Traducción publicada por el “Departamento de Prensa e Información del Gobierno Federal, Ostfildern, 1986”).

Por su parte, el art. 116, párr. 1º de la Ley Fundamental reconoce nacionalidad alemana “al que posea la nacionalidad alemana o haya sido acogido en el territorio del Reich alemán en los límites del 31/12/37 con carácter de refugiado o expulsado étnicamente alemán o de cónyuge o de descendiente de aquél”. A su vez, el párr. 2º regula la recuperación de la nacionalidad alemana respecto de quienes la habían perdido entre el 30/1/33 y el 8/5/45, por causas políticas, raciales o religiosas, y finalmente el art. 123, párr. 1º de la Ley Fundamental, estableció la ultraactividad de la legislación del Reich alemán al declarar que “el derecho vigente desde antes de la reunión del Parlamento Federal continúa rigiendo, siempre que no esté en contradicción con la ... Ley Fundamental”. El párr. 2º reguló a su vez la subsistencia de los tratados concluidos por el Reich alemán, incluso respecto de materias reservadas a los Estados Federados (Länder). De allí se sigue que la República Federal Alemana ha sucedido al Reich alemán en parte de su territorio propio anterior al 31/12/37, que su orden jurídico considera alemanes a quienes tenían tal nacionalidad alemana durante el Reich alemán o hayan sido recibidos como refugiados o expulsados, “étnicamente alemanes”, dentro de los límites que el Reich alemán tenía al 31/12/37, y finalmente, que dentro de esos límites que impuso la diferente forma de estado plasmada en la Ley Fundamental, el orden jurídico interno del Reich y los tratados internacionales que lo obligaban con las otras naciones, conservan vigencia en la República Federal Alemana. Con esto aparece suficientemente contestada la objeción de la defensa según la cual lo único que ésta tiene en común con el Reich alemán “es la ocupación del mismo territorio”.

Todas estas consideraciones permiten reconocer jurisdicción a al República Federal de Alemania para juzgar los hechos que motivan la extradición.

4) Que tampoco cabe acordar razón al recurrente, en lo relativo a las reglas aplicables para determinar si la acción penal por los hechos que dieron lugar al pedido de extradición se halla prescripta. Al respecto, el a quo ha señalado que aún en el caso de que se tomara en cuenta exclusivamente el texto del párag. 68 del Cód. Penal del Reich, vigente al momento de los hechos, cabía computar como actos interruptivos del curso de la prescripción las órdenes de arresto del Amtsgericht de la ciudad de Stuttgart, del 6/11/63 y del 20/9/72 –cuyas traducciones corren a fs. 66/73 y 22, respectivamente- sin computar los actos de otros tribunales, dictados con anterioridad, que se refieren a un núm. Menor de hechos; y que el plazo de prescripción originario de 20 años, recién se habría operado en 1992. El recurrente no se hace cargo de refutar esa afirmación del a quo, de conformidad con las circunstancias comprobadas en la causa y el derecho extranjero que le es aplicable. Por el contrario, con su silencio ha admitido tácitamente la corrección de la decisión de la Cámara. Al respecto, sólo postula la inaplicabilidad al caso del parág. 68 del Cód. Penal del Reich, porque, según su juicio, ello violaría el “orden público criminal” (según el art. 14, Cód. Civil), en la medida en que al momento de comisión de los hechos no eran admitidas por el ordenamiento interno de la República Argentina las causales de interrrupción fundadas en actos de procedimiento.

El agravio se halla en este punto infundado, y por tal razón debe ser desestimado. Ello es así, por una parte, porque según el art. 655, inc. 5º del Cód. de Proced. en Materia Penal, la prescripción de la acción penal o de la pena deberá juzgarse “según las leyes de la Nación requirente”, y por la otra, porque la existencia de diferencias en el modo de regular la prescripción por las leyes extranjeras, no implica necesariamente que estas soluciones diferentes sean contrarias al orden público criminal de la Nación. Esto es especialmente claro si se tiene en cuenta que postular que en todos los casos en que la ley extranjera es diferente a la nacional, ésta debe prevalecer sobre aquélla, implica privar de todo efecto al art. 655, inc. 5º del Cód. de Proced. en Materia Penal. De ser así la única legislación extranjera aplicable sería la que coincidiera exactamente con la legislación interna. Por lo demás. La propia ley 13.569 del 21/10/49, que introdujo en el art. 67 del Cód. Penal Argentino la “secuela de juicio” como causa interruptiva de la prescripción demuestra que, contrariamente a lo invocado por el apelante, esa institución no es contraria al orden público interno.

Lo señalado hasta aquí permite sostener que el punto ha sido resuelto por los jueces inferiores de forma ajustada a derecho de modo que, demostrado que según las reglas de prescripción del Cód. Penal del Reich vigentes al momento de los hechos, la acción no puede considerarse prescripta; resulta abstracto el tratamiento de la cuestión relativa a la aplicabilidad de las leyes posteriores que modificaron el régimen de prescripción y, en su caso, también lo es determinar si ello resulta repugnante a la garantía del “nulla poena sine lege praevia” consagrada en el art. 18 de la Constitución Nacional.

5) Que corresponde examinar el último de los agravios del recurrente. A tal fin, resulta necesario decidir si el art. 3º, inc. 1º, de la ley 1612, en cuanto permite la extradición de un ciudadano argentino naturalizado con posterioridad al hecho que motiva el pedido de extradición, ha sido o no derogado por al art. 669 del Cód. de Proced. en Materia Penal que otorga al reo, si fuese ciudadano argentino, la opción de ser juzgado por los tribunales nacionales.

Al respecto, el tribunal resolvió, en Fallos: t. 81, p. 176, a favor de la vigencia del art. 3º, inc. 1º, de la ley 1612, por lo cual hizo lugar al pedido de extradición de un ciudadano argentino que había obtenido su  ciudadanía con posterioridad al hecho objeto de extradición. Esta doctrina se mantuvo hasta Fallos: t. 266, p. 137 (Rev. La Ley, t. 124, p. 765), oportunidad en la cual se arribó a al solución contraria.

Un examen detenido de la cuestión lleva a esta corte, en su actual integración, a abandonar la jurisprudencia contenida en el último fallo citado y retornar, así, a la solución de Fallos: t. 81, p. 176, conforme a los fundamentos que desarrolló el Procurador General Eduardo H. Marquardt en Fallos: t. 284, p. 459 (Rev. La Ley, t. 151, p. 128). En su dictamen, el Procurador sostuvo que el art. 669 del rito no era aplicable a supuestos como el presente, pues los términos de la citada disposición al expresar que la hipótesis a la cual alude jugará “si el reo fuese ciudadano argentino” demostraban claramente que la condición de argentino debía ser anterior a la fecha en la cual se cometió el delito que da lugar a la solicitud, o, cuanto menos, a la iniciación de la persecución criminal que da lugar al pedido de extradición. La calidad de reo, sostuvo, se adquiere en tales momentos puesto que el vocablo vale como “inculpado” o “incriminado”. El Procurador agregó que “...si bien es cierto que el art. 3º, inc. 1º de la ley 1612 ha sido modificado por el art. 669 citado, esa modificación versa únicamente sobre la posibilidad de opción que acuerda al requerido nacional, en contra de la terminante negativa que contenía la ley 1612. Ello no obsta, sin embargo, a que la restante disposición del art. 3º, inc. 1º, en cuanto dispone en qué momento debe haberse adquirido la ciudadanía argentina, siga teniendo validez como principio rector en la materia, porque es perfectamente separable de la parte modificada y no ha sido expresamente abrogada por el art. 669...”.

Esta solución se ve fuertemente robustecida por los términos del dictamen del Procurador General Enrique C. Petracchi en Fallos: t. 293, p. 64 (Rev. La Ley, t. 1976-A, p. 365) quien, al examinar si el art. 2º de la ley 1612 había sido o no derogado por el Cód. Procesal Penal, concluyó, luego de un exhaustivo análisis de los antecedentes  parlamentarios de ambas normas, que era dudoso otorgarle al cód. el carácter de ley “posterior” respecto de la 1612, si se tenía en cuenta que los correspondientes proyectos legislativos habían sido tratados contemporáneamente por el Congreso de la Nación.

Por lo expuesto, cabe concluir que, conforme al art. 3º, inc. 1º de la ley1612, no existe óbice para conceder la extradición de Schwammberger, quien recibió la ciudadanía argentina en 1965 y es requerido por delitos que habrían sido realizados entre 1941 y 1944.

Por ello, y oído el Procurador General, se confirma el pronunciamiento de fs. 1275/1348 en cuanto fue materia de apelación y, en consecuencia, se concede la extradición de Josef Franz Leo Schwammberger respecto de los delitos que se detallan en la parte dispositiva del citado pronunciamiento.

-Enrique S. Petracchi- Carlos S. Fayt- Jorge A. Bacqué.

Sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación recaída en el caso “BOHNE”.

EXTRADICIÓN- Delito común- Delito político.

1.- El fundamento de la extradición, como acto de asistencia jurídica internacional, radica en el interés común a todos los Estados de que los delincuentes sean juzgados por el país a cuya jurisdicción compete conocer de los hechos delictuosos.

2.- La extradición no constituye un juicio propiamente dicho. No corresponde, en su trámite, prejuzgar sobre la inocencia o culpa del reo, ni analizar las pretendidas causales de impunidad. Sólo tiende a conciliar las exigencias de la administración de justicia represiva de los países civilizados con los derechos del asilado.

3.- Si se ha demostrado la identidad del asilado y persona requerida, la validez extrínseca de los documentos presentados y la competencia de los tribunales que los expidieron, corresponde determinar si los hechos reprochados son de naturaleza política o delitos comunes y si es admisible la prescripción de la acción penal.

4.- Es ajena al concepto de delito político, la eliminación de enfermos mentales en forma masiva y metódica, introduciéndolos en cámaras de gas que se disimulaban con apariencia de ducha y donde se los conducía con el pretexto de bañarlos.

5.- La exclusión de la entrega de delincuentes asilados cuando los hechos imputados son delitos políticos se basa en la circunstancia de que éstos lesionan exclusivamente el régimen interno de los gobiernos y tienen móviles altruistas, negándose, en cambio, tal trato favorable a quienes incurrieron en hechos que fueren atentatorios contra el régimen de un gobierno y revisten el carácter de crímenes graves desde el punto de vista moral y del derecho común.

56.616- CS, agosto 24-966 (*)- Bohne, Gerhard J. B.

Opinión del Procurador General de la Nación.- Nada debo agregar a las sólidas razones expresadas por el Ministerio Público en las instancias anteriores, que doy aquí por reproducidas; y por ello, y por los propios fundamentos del fallo obrante a fs. 594/6, solicito su confirmación.- Mayo 23 de 1966.- Ramón Lascano.

Buenos Aires, agosto 24 de 1966.- Considerando: 1.- Que el recurso ordinario de apelación concedido a fs. 600 contra la resolución de fs. 594 es procedente de conformidad con lo que establece art. 24, inc. 6º, apart. B) del decreto- ley 1285/58.

2.- Que la extradición es un acto de asistencia jurídica internacional, cuyo fundamento radica en el interés común de todos los Estados de que los delincuentes sean juzgados y eventualmente castigados, por el país a cuya jurisdicción corresponde el conocimiento de los respectivos hechos delictuosos.

3.- Que, por lo mismo, la extradición no constituye un juicio propiamente dicho, en el que corresponda prejuzgar sobre la inocencia o culpabilidad del reo, sino simplemente un procedimiento que sólo se propone conciliar las exigencias de la administración de la justicia represiva en los países civilizados con los derechos del asilado (Fallos, t. 139, p. 94, entre otros, y los allí citados).

4.- Que, en consecuencia, contrariamente a las pretensiones de la defensa de Gerhard J. B: Bohne no cabe dentro de este procedimiento la posibilidad de rechazar el pedido que formula la República Federal Alemana sobre la base de la existencia de pretendidas causas de impunidad (cumplimiento de la ley, obediencia debida, coacción, etc...), ya que ello importaría arrogarse la jurisdicción del tribunal competente para juzgar al nombrado, apartándose del objeto propio de la extradición (conf. Fallos, t. 236, p. 306 y los allí citados).

5.- Que, en tales condiciones, según lo prescribe el ordenamiento jurídico vigente, el pronunciamiento a dictar sólo puede versar sobre los puntos a que se refieren el art. 18 de la ley 1612 y los arts. 651, 652 y 655 del Cód. de Proced. Crim. para la justicia federal.

6.- Que estando demostrada la identidad de la persona, debidamente acreditada la validez extrínseca de los documentos presentados, así como la competencia de los tribunales que los expidieron, y no habiendo sido cuestionada la existencia de los hechos que fundan la presente solicitud de extradición, las cuestiones a resolver son dos: determinación de la naturaleza política o común de los delitos enrostrados y admisibilidad de la alegada prescripción de la acción penal.

7.- Que para decidir el primero de estos puntos es conveniente reseñar la índole de las imputaciones dirigidas contra Bohne y que, en síntesis, consisten: en el hecho de haber intervenido en el planteamiento, organización y funcionamiento de un organismo dependiente del partido nacionalsocialista, denominado “Cancillería del Führer del N.S.D.A.P.”, el que, en cumplimiento de una autorización o disposición de carácter secreto, personalmente dictada por Adolfo Hitler el 1º de septiembre de 1939, tuvo a su cargo la tarea de eliminar enfermos mentales, en forma masiva y metódica consistiendo el procedimiento empleado al efecto en introducir a las víctimas en cámaras de gas camufladas como cuartos de ducha, a donde eran conducidas so pretexto de bañarlas, y habiendo alcanzado la cantidad de personas muertas en esta forma la cifra de, por lo menos 60.000 durante el tiempo en que se desarrolló este programa, sin bajar de 15.000 las que así fueron exterminadas durante el lapso en que actuó el imputado, aproximadamente desde octubre de 1939 hasta junio de 1940.

8.- Que la realidad de estos hechos fue aceptada por Bohne, tanto ante la justicia argentina como ante la de su país natal, habiendo expresamente reconocido ser un decidido partidario de la eutanasia.

9.- Que la naturaleza de la intervención de Bohne surge de su trato directo con los destinatarios de la autorización o disposición del 1º de septiembre de 1939, con quienes debatió ampliamente los diversos problemas que planteaban el montaje y la ejecución de la llamada “Operación T.4” y, en particular, la solución a darse a los diversos problemas jurídicos derivados de ella: disimulación del organismo, necesidad de registros especiales de defunción en los que falseaban las fechas y causas reales del fallecimiento de las víctimas, etc...; así como por su posterior actuación en el seno de dicha entidad, expresamente reconocida al decir que “era jefe de la organización para la eutanasia, siendo competente para el trabajo burocrático para la organización”.

10.- Que la precedente enunciación es suficiente para afirmar que hechos de esta naturaleza son ajenos a la tradicional noción de delito político, cuyo trato favorable desde el punto de vista de la extradición se funda en la circunstancias de esta clase de infracciones lesionan exclusivamente el régimen interno de los gobiernos y encuentran su inspiración en móviles altruistas.

11.- Que la posición argentina en esta materia fue fijada con precisión por Roque Saénz Peña en el Congreso Sudamericano de Montevideo de 1889 cuando expresó: “Los delitos políticos son precisamente aquellos que atacan al Estado como personalidad política y que tienen un propósito agresivo a sus derechos y a sus intereses” (Actas de las Sesiones del Congreso Sudamericano de Derecho Internacional Privado, Buenos Aires, 1897, ps. 171 y 180).

12.- Que, por lo demás, el derecho de gentes ha ido progresivamente negando un trato favorable inclusive a aquellas acciones que, aún siendo atentatorias contra el régimen de un gobierno, ello o obstante revisten el carácter de crímenes graves desde el punto de vista de la moral y del derecho común (v. Definición del delito político propuesta por el Instituto de Derecho Internacional en la sesión de Ginebra de 1892, en “Répertoire de Droit International”, Lapradelle y Noboyet, París, Sirey, 1930, t. VIII, núm. 211, p. 204).

13.- Que en este sentido cabe recordar las consideraciones vertidas por la Corte de Casación de Bélgica, cuando, al pronunciarse en el caso “Jacquin” –acusado de haber atentado contra la vida de Napoleón III- estableció que la disposición del art. 6º de la ley belga del 1º de octubre de 1833, según la cual el delito político puede dar lugar a extradición, sólo comprendía aquellas acciones “cuyo carácter radica en el ataque a la forma y al orden de una Nación determinada y los hechos conexos, cuya apreciación desde el punto de vista de la criminalidad depende del carácter puramente político del hecho principal con el que es relacionan; pero que, en ningún caso, puede aplicarse  esta disposición a causas que, cualquiera fuere el fin perseguido por su autor o la forma política de la Nación donde fueron cometidos, son reprimidos por la moral y deben caer bajo la represión de la ley penal en todos los tiempos y en todas las naciones...”; “que cuando ello es así, la solidaridad que une a todas las naciones en la lucha contra atentados de semejante naturaleza debe tener efecto...; porque es un deber de derecho internacional prestarse mutuo apoyo en la persecución de criminales que son peligrosos para todos” (M. Travers, “Le Doit International”, París, Sirey, 1921, t. IV, p. 550, num. 2062).

14.- Que, en consecuencia, ni la alegación de propósitos políticos ni la de supuestas necesidades militares pueden ser admitidas como fundamento para negar la extradición, cuando se trata de hechos delictuosos claramente contrarios al común sentir de los pueblos civilizados, dada su específica crueldad o inmoralidad; esto, sin perjuicio de señalar que tal alegación no es admisible en cuanto el empleo de la eutanasia ninguna relación ostensible guarda con las infracciones políticas o militares.

15.- Que esta Corte Suprema ha negado el carácter de delito político a hechos particularmente graves y odiosos por su bárbara baturaleza, según así resulta de lo decidido en Fallos, t. 21, p. 121; t. 54, p. 464, t. 115, p.312.

16.- Que en el sub júdice es evidente que las acciones enrostradas al acusado revisten esa índole por ser lesivas de sentimientos de humanidad elementales, dada la magnitud de los hechos de que se trata, la condición de enfermos indefensos que revestían las víctimas y el procedimiento empleado para eliminarlas; tanto ello así, que no en vano los mismos responsables de la “Operación T.4” se preocuparon de ocultarla a los familiares de los sacrificados y al pueblo alemán, disfrazando al organismo encargado de llevarla a cabo mediante el empleo de denominaciones engañosas sobre su verdadera función, tales como las de “Comunidad de Trabajo del Reich para Manicomios y Asilos”, “Fundación de interés común par ala asistencia de sanatorios” y “Sociedad limitada de interés común para transporte de enfermos”.

17.- Que, en lo que hace a la alegada prescripción de la acción penal, el texto claro del art. 3º inc. 5º de la ley 1612 y del art. 655, inc. 5º del Cód. de Proced. Crim. ordena en esta materia atenerse a las disposiciones contenidas en las leyes de la Nación requirente, o sea, las de la República Federal Alemana, y de acuerdo con éstas resulta evidente , según lo ha demostrado el juez de la instancia en la resolución de fs. 572, que la prescripción de la acción correspondiente al delito perseguido no se ha verificado hasta el momento.

18.- Que, pro lo demás, la precedente conclusión no se altera aún aceptando la tesis sustentada por la defensa en el memorial de fs. 615 sobre la base de que la prescripción de la acción penal correspondiente a los delitos atribuidos a Bohne se opera a los 15 años, por tratarse de paticipación en homicidio simple.

19.- Que, en efecto, es indiscutible que el mandato de captura dictado el 29 de septiembre de 1947 –cuyo inequívoco destinatario fue el imputado, según expreso reconocimiento de éste- y la posterior orden de detención de fecha 19 de noviembre de 1959 han constituido sendas causas de interrupción de la acción penal- de acuerdo con lo dispuesto en parág. 68 del Cód. Penal alemán-, inclusive calculando ésta sobre la antedicha base del término de 15 años, conforme lo pretende la defensa.

20.- Que, por último, no corresponde en el caso formular la reserva a que se refiere el art. 667 del Cód. de Proced. Crim., pues el texto vigente del parág. 211 del Cód. Penal alemán en el que se fundamenta este pedido de extradición no prevé como sanción la pena de muerte sino la reclusión perpetua, según así resulta de las actuaciones correitens a fs. 18, 308 y 313 y de las formales seguridades ofrecidas al Gobierno argentino por la Embajada de la República Federal Alemana en el sentido de que Bohne no será condenado a muerte.

Por todo ello y por las consideraciones concordantes de las decisiones recaídas en 1ª y 2ª instancias se confirma el fallo apelado que hace lugar a la extradiciñon de Gerhard J. B. Bohne solicitada por la República Federal Alemana.- Eduardo A. Ortiz Basualdo.- Roberto E. Chute.- Marco A. Risolía.- Guillermo A. Borda.- Luis C. Cabral.

Notas

(*) Citas legales del fallo núm. 88.652: leyes 1612 (Adla, 1881-1888, 168); 3192 (Adla, 1889-1919, 302); 4055 (Adla, 1889-1919, 533); 13.519 (Adla, IX-A, 242); decreto- ley 1285/58 (Adla, XVIII-A, 587).

(*) Citas legales del fallo núm. 56.616: decreto- ley (ADLA, XVIII-A, 587); ley 1612 (ADLA, 1881-1888, 169).


Busqueda
Vea las palabras clave sugeridas para optimizar la búsqueda dentro de este archivo


 
Anterior Home Indice

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.

.