ARCHIVOS: Informes de las misiones diplomáticas argentinas sobre la política racista Alemania y los paises de la Europa ocupada (1933-1945)

    La política antijudía en Francia (1940-1943)

 

Fuente: AMREC, Tomo V, 1941, G.E., Exp. 161, Nota No. 14, Berlín, 2/12/40

[Desde Berlín, Ricardo Olivera -Embajador Extraordinario en Alemania-, le envía una nota al Ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Julio A. Roca,  informándole sobre los sucesos políticos recientemente ocurridos en la Francia gobernada por Pétain. Su fuente de información es la prensa alemana. Esta acostumbra a reflejar las medidas anti judías que propone  La Action Française.(N. del C)

Nota N° 14

Berlín, Diciembre 2 de 1940

Señor Ministro:

Bajo el título “El problema de los judíos en la nueva Europa” acaba de publicarse una nota oficiosa, interesante, sobre todo, como índice del estado de espíritu nacional-socialista, tan agresivo e intolerante hoy en el triunfo como lo fuera en plena batalla.

“En Berlín se observa —dice— con gran satisfacción la importancia que se concede al problema de los judíos en relación con la vida nacional, cada día mayor en mayor número de estados europeos. Se ve en ello una señal de comprensión de que la solución decisiva de este problema, es una de las condiciones imprescindibles de una verdadera renovación nacional". Las manifestaciones de la prensa alemana sobre este tema están sintetizadas en una nota política del "Berliner Börsenzeitung”, —órgano oficioso de la cancillería— nota que termina afirmando: “la solución del problema de los judíos fuera del ámbito nacional se propone la efectividad de un postulado necesario en el nuevo régimen de una Europa liberada de toda influencia desmoralizadora.” Esta afirmación, digna de ser tomada en cuenta, hácela el órgano oficioso en un estudio del estatuto judío promulgado por el gobierno del Mariscal Pétain, que inicia con rigor y amplitud la exclusión de los judíos de la vida ordinaria del pueblo francés. Cuando Francia hase decidido a tomar medida semejante, es porque también en ella hanse apercibido de los resultados malsanos que la influencia judía ha producido y produce en la vida general y sobre todo en la vida cultural de una nación.” El autorizado periódico berlinés dedica una particular atención al hecho de que algunos diarios franceses, La Action Francaise, entre otros, denuncian en el estatuto judío del gobierno Pétain, deficiencias sensibles y recomiendan una reforma más radical. La Action Francaise, por ejemplo, exige la creación de un registro oficial de judíos que habría de comenzar por su autoinclusión; todos serían interrogados y bajo amenaza de penas severas, estarían obligados a una declaración exacta sobre su grado de sangre judía. El registro sería público y se le tendría a disposición de quién deseare consultarlo. Pretende además se prohiba a los hebreos el cambio de nombre y se anule los cambios que anteriormente hubiesen sido concedidos, debiendo, en consecuencia, cada uno volver a su nombre originario.

Es innegable —concluye el órgano de la cancillería— el interés alemán frente a los desenvolvimientos de este problema en los diferentes países europeos: a su solución adecuada y general se le acuerda una grande trascendencia sobre el nuevo orden europeo.

Fdo: Ricardo Olivera

*******

Fuente: AMREC, Tomo V, 1941, G.E., Exp. 161, Nota No. 96, Berlín, 18/01/41

[Olivera envía al Canciller argentino una nota describiendo los alcances del informe oficial sobre la "desjudaización" del comercio en la Francia de Vichy. Precisa que “El calco de las primeras  ordenanzas del nacional-socialismo se revela puntual”. Además, interpreta el silencio de la prensa francesa como una forma de "desaprobación" a las medidas, solo  L'Action Francaise se refericó a estos hechos. (N. del C.)

N° 96

Berlín, Enero 18 de 1941

Señor Ministro:

Acaba de publicarse un informe oficial sobre la “desjudeización” del comercio en París, según el cual han respondido al deber de declaración seis mil grandes empresas y cinco mil medianas y pequeñas. Todavía no se conocen cifras del resto de Francia, pero por los resultados de París debe formarse idea de la magnitud de la participación judía en la economía francesa, sobre todo si se toma en cuenta que no pocos negocios israelitas habían sido previsoriamente transferidos a manos arias.

La “desjudeización” se efectúa de acuerdo a las nuevas leyes y reglamentos que acaba de adoptar el gobierno de Vichy. Los procedimientos son ejecutivos y se nombra un comisario encargado de administrar y de vender cada empresa dentro del menor plazo posible a un comprador ario. El importe habrá de ser entregado al propietario, forzadamente desposeído. Se cree saber que muchos judíos no han hecho la declaración o que intentan valerse de subterfugios, previniéndolo se han prescripto severas sanciones y se han adoptado cuidadosas precauciones que se tienen por adecuadas y suficientes para impedir el traspaso a testaferros. Desde ahora los negocios judíos están obligados a anunciar visiblemente que lo son. El calco de las primeras ordenanzas del nacional-socialismo se revela puntual.

Estas reglamentaciones que continúan y completan las relativas a los derechos políticos y civiles de los franceses de origen israelita, que fueron materia de una nota anterior, según todo lo hace creer, han sido recibidas por la opinión con el completo silencio que en las circunstancias vale una desaprobación. La prensa, excepción de “L’Action Francaise” y del órgano provinciano de Mr. Laval, las publica sin comentarios. Evidente imposición de la potencia ocupante y evidente debilidad de su propio gobierno, su origen no las predispone al favor popular.

(Fdo.) Ricardo Olivera

*******

Fuente: AMREC, Exp. 241, 1940, G.E., Telegrama Cifrado No. 1112, Vichy, 30/31 de agosto

[Telegrama cifrado enviado por Olivera al Ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Enrique Ruiz Guiñazú, desde Vichy (N. del C.)

TElegrama cifrado Nº 1112

Vichy, 30/31 agosto de 1942

N° 189.- Confidencial. Este Gobierno parece decidido a acentuar la acción antisemita. Están en consideración medidas severas, expulsiones, confirmación restricción de derechos distintivos obligatorios, etcétera. Estas últimas semanas se han confinado o expulsado entre cuatro y seis mil judíos sin documentación nacional. El Jefe del Gobierno ha declarado al nuncio que no es para él cuestión de derecho o humanidad sino política y que sólo podrá satisfacerle en casos que le interese particularmente. La gestión de la Santa Sede puede darse por fracasada aun cuando la opinión pública, los medios oficiales no resueltamente colaboracionistas y sobre todo los próximos al Mariscal continúan contrarios a la acción antisemita.

Fdo: Olivera

 

*******

Fuente: AMREC, Exp. 241, 1940, G.E., Nota Confidencial No. 265, bis- Y- Vichy, 10/09/41

[En la nota del 10 de setiembre de 1942, Ricardo Olivera, continúa informando al Canciller E. Ruiz Guiñazú sobre las políticas antijudías en Francia y sobre su repercusión en la sociedad civil. Señala que "la generalidad de la población condena severamente las persecuciones".)

 

Confidencial

Nota Nº 265-bis-I

Vichy, setiembre 10 de 1942

Señor Ministro:

Referencia a los telegramas 189 y 198.

Continúan sin aparecer el cuerpo de leyes, decretos y reglamentos, insistentemente comunicado por informaciones muy difundidas y sobre cuyo origen oficioso no cabía dudar. Va transcurrido un mes largo y ahora es visible que más bien se prefiere hacer el silencio.

La mediación del Sumo Pontífice, llevada por Monseñor Valerio Valeri con una honrada convicción cristiana y su indudable habilidad pudo concluir en la negativa que oportunamente informé y una acogida en mucho menos deferente ha podido tener la gestión análoga del Encargado de Negocios de América, en nombre del Presidente Roosvelt (telegrama 198) pero se muestra por el solo hecho de la demora que por lo menos la primera, ha producido un saludable efecto de calma y retención. En el mismo sentido han debido contribuir las manifestaciones del episcopado, algunas tan enérgicas como las cartas del Arzobispo de Toulouse, que envié en copia y del Obispo de (ilegible), según todas las versiones, todavía más enérgica. El sentimiento público, no sólo en los medios católicos, ahora singularmente reforzados y vigorosos, sino en la generalidad de la población, condena severamente las persecuciones, que encuentra todavía más odiosas por adjudicarlas, en el origen y en las modalidades, a una presión extranjera. He oído personalmente de personajes eminentes del gobierno, el relato de escenas de las persecuciones seguido de los juicios más duros. La separación violenta de los pequeñuelos de sus madres, ha producido un mal efecto enorme. Hasta ahora parece haberse detenido exclusivamente a los judíos sin nacionalidad y a los judíos de determinadas nacionalidades, alemanes, rumanos, húngaros, etc. Hanse aplicado los procedimientos sumarios y crueles que se emplean en Alemania. Detención inmediata y casi sin aviso, un mínimo de bagaje, concentración rigurosa en sitios de emergencia nada cómodos, evacuación a campos de concentración y según parece, en muchos casos, expulsión a Polonia por intermedio de la autoridad de ocupación. Las personas en la zona libre comprendidas por estas medidas excederían de seis mil, según los cálculos más bajos.

El Presidente Laval en una conversación con los corresponsales de la prensa extranjera, se ha mostrado, hasta cierto punto, animado de propósitos más humanos de los que se suponía a su política y no sin razón, conociendo sus declaraciones al Nuncio Apostólico (telegrama 189). Declaroles que los organismos competentes estudian las modificaciones a la legislación común, que aconsejan las circunstancias y que el gobierno hacía y continuaría haciendo una discriminación entre los judíos sin patria, los judíos extranjeros y los judíos franceses. Es evidente que el Presidente Laval con su fino tacto y su experiencia, ha sentido el valor de la opinión que encuentran en la población francesa, estos extremos de la política antisemita, ajenos a su natural de igualdad y de justicia. Hasta ahora el único decreto aparecido y esto “a título provisorio”, establece que la Unión General de Israelitas de Francia en su calidad de representante legal ante los poderes públicos de la comunidad judía en Francia, queda obligada a procurarse a partir del mes de setiembre de 1942, como participación a sus gastos de funcionamiento, una suma de seis millones de francos, tomándolos de los recursos de las familias judías por contribuciones voluntarias y si éstas no bastaran por una imposición individual. ...”

Saludo al señor Ministro con mi más alta y distinguida consideración.

(Fdo.) Ricardo Olivera

*******

Fuente: AMREC, Exp. 241, 1940, G.E., Nota No 12, Berlín, 13/03/43

[En una nota enviada desde Berlín a Ruiz Guiñazú, el 13 de marzo de 1943, el Encargado de Negocios en Alemania, Luis Luti, se refiere a la orden de requsición. Describe como los alemanes buscan mano de obra para su proyecto en las zonas ocupadas, en este caso en Francia. En dicha nota señala que "se tiene la impresión de que existen divergencias marcadas entre los italianos y los alemanes", con respecto al trato a los judíos.)

N° 122.-

Reservada

Berlín, 13 de Marzo de 1943.-

Señor Ministro:

De fuente digna de fe he recibido las informaciones que siguen sobre los acontecimientos que se han desarrollado recientemente en Francia, sobre todo desde que se aplica la orden de requisición. Los alemanes, en efecto, buscan por sí mismos la mano de obra en la zona ocupada, sin esperar que ella les sea proporcionada por las autoridades francesas. Poco hace, una comisión alemana se dirigió a Burdeos y entre el personal de los diversos diarios que allí aparecen designó los hombres de 18 a 50 años que fueron obligados a abandonar la ciudad dos días después para venir a trabajar a Alemania. El diario bordelés “Francia” tuvo que deshacerse en tal forma de 64 personas que trabajaban como tipógrafos, empleados de la administración y de la redacción. A los periodistas se los hace partir en calidad de aprendices. En el conocido diario “Le Petit Parisien” se ha procedido igualmente a grandes requisiciones de personal y actualmente, hasta en las propias administraciones oficiales se procede a retirar personal para enviarlo al Reich. La impresión general es que se trata de quitar a Francia el mayor número posible de hombres jóvenes que podrían —en caso de un desembarco de tropas angloamericanas y de la llegada al territorio de los soldados de Giraud— ser movilizados. En Burdeos los jóvenes entre 16 y 19 años han sido detenidos en la vía pública y enviados a la organización Todt para los trabajos de fortificación de la costa, instalándoseles en campamentos rodeados de alambre de púa, a fin de impedir que se evadan.

En París, la partida de obreros ha dado lugar a numerosas manifestaciones comunistas, pues son generalmente los sospechosos de comunismo los que primeramente son enviados a Alemania. Se dice que en la estación del Este, a la salida de los trenes, los hombres cantaban la Internacional, prorrumpiendo en vivas a los soviets. Otras manifestaciones del mismo género han tenido lugar en Montluçon. La policía y las autoridades francesas se muestran impotentes para obligar a las gentes a partir hacia Alemania. De 350 obreros de una usina de armamentos, que debían presentarse para ser enviados al Reich, sólo lo hicieron 48. Los restantes habían escapado buscando refugio en casa de parientes o amigos. Detenidos por la gendarmería y embarcados de fuerza, volvieron a huir en la primera parada del tren. Muchos de ellos, según se dice, estaban maniatados. Otros se ocultan en los campos o cambian de lugar de residencia para evitar ser aprehendidos. El 20 del mes pasado, en un encuentro entre obreros franceses y soldados alemanes, en Nîmes, seis soldados y dos mujeres francesas fueron muertos, contándose además 15 heridos. Como los alemanes exigieron se les entregara 20 rehenes, se produjo una gran manifestación popular de protesta que parece sembró la inquietud entre las autoridades.

En cuanto al problema de los judíos, se tiene la impresión de que existen divergencias marcadas entre los italianos y los alemanes. Aquellos protegen a los judíos hasta el punto de darles documentos para que puedan escapar a las requisiciones y hacen pasar a Italia a personas vigiladas por el Comisariado para las cuestiones relacionadas con los judíos. Muchos de éstos, franceses y apátridas, han sido reunidos en Gurs para ser enviados luego a Alemania y probablemente de aquí a Polonia.

Fdo: Encargado de Negocios a.i.

*******

Fuente: AMREC, Exp. 305, Tomo III, 1941, G.E., Telegrama Cifrado No. 247, 17/18 de marzo de 1943

[Por Telegrama Cifrado del 17/18 de marzo de 1943, el Embajador en Francia, Ricardo Olivera,  informa al Canciller argentino sobre sus gestiones en relación con la situación de los ciudadanos "argentinos de raza judía" y de los "súbditos griegos de raza judía".  Hacia fines del año 1942  la Argentina asume la representación de los intereses griegos en Vichy.  Véase: Guerra Europea (G.E.) , Exp. 305, 1942, Tomo II, “Invasión de Grecia por Alemania”.)[1]

Telegrama cifrado N° 274

Vichy, marzo 17/18 de 1943.

N° 82.- Reservado. En las conversaciones con esta Embajada de Alemania he obtenido que a los argentinos de raza judía les sea permitido dejar el territorio francés y disponer de tres meses para arreglar sus asuntos. Sin tocar el punto he adquirido la convicción de que la idéntica situación de los súbditos griegos de raza judía no podría obtener igual solución sino negociando con la Cancillería alemana directamente, sea por intermedio de la Embajada en Berlín o todavía mejor en Buenos Aires. Sería una negociación difícil. La situación de los protegidos griegos es desesperada; ha sido ya tomado un buen número, ancianos, mujeres, niños y aunque la falta de noticias es completa no cabe dudar hayan sido deportados a Polonia en condiciones demasiado rigurosas; queda todavía un buen número. El permiso de salida plantearía el problema del visado de entrada previo a los visados de tránsito.

 

Fdo: Olivera

*******

Fuente: AMREC, Exp. 305, Tomo III, 1941, G.E., Telegrama Cifrado No. 180, Buenos aires, 18/03/43

[El 18 de marzo de 1943, el Ministro Ruiz Guiñazú, instruye a la misión diplomática argentina en Vichy acerca de la posición de la Cancillería argentina sobre la protección de los judíos griegos.)

Telegrama cifrado N° 180

Buenos Aires, 18 de marzo de 1943

 

N° 44.- Con referencia a su telegrama 82 entendemos que la gestión insinuada con respecto a los griegos excedería el carácter limitado de la función que hemos asumido en representación de esos intereses.

 

Fdo: Ruiz Guiñazú

*******

Fuente: Exp. 305, Tomo III, 1941, G.E., Informe sobre  “Actividades del Consulado General de la República Argentina  para proteger los intereses griegos en zona ocupada”, Paris, 30/11/43

[El 30 de noviembre de 1943, el Cónsul en París envía una extensa nota al ministro Ruiz Guiñazú, informa a la Cancillería argentina sobre sus gestiones para la protección de los intereses griegos en la zona ocupada, incluye a los ciudadanos griegos judíos.)

Actividad del Consulado General de la República Argentina para proteger los intereses de los griegos en zona ocupada

La partida de las autoridades griegas de París al comenzar las hostilidades greco-alemanas, el 6 de Abril de 1941, no acarreó ninguna modificación al estatuto personal de los ciudadanos griegos en París y en toda la zona ocupada. La legislación alemana en vigor no considera a Grecia como país enemigo.

Pasados los primeros días de incertidumbre, los ciudadanos griegos no han tenido en ningún momento motivos de queja contra las Autoridades Ocupantes. En cambio, siempre que surgía una dificultad, han obtenido una solución favorable.

Esta situación ha sido sobre todo satisfactoria desde el momento en que el Consulado General Argentino aseguró la protección de los ciudadanos griegos. El servicio de los intereses griegos funciona hasta hoy de una manera muy satisfactoria.

Numerosos son los apreciables servicios prestados no sólo individualmente a los ciudadanos griegos sino también y sobre todo a las colectividades de la colonia griega en París muy numerosas según mención hecha en los informes concernientes con la protección de los intereses griegos.

Uno de los trámites más importantes y que puede considerarse como el punto de partida de la protección eficaz de los ciudadanos griegos fue aquél por el cual se obtuvo que la Embajada alemana en París y las Autoridades de Ocupación en zona libre reconociesen que la legislación alemana no considera a Grecia como Estado enemigo.

Indiscutiblemente los ciudadanos griegos en zona ocupada gozan de una situación privilegiada, mientras que la de los ciudadanos griegos en zona libre es una de las más críticas.

El “modus vivendi” creado cuando se suspendió la actividad de la legación griega en Vichy y que ha definido las atribuciones de la Oficina de Administración de los intereses griegos, no parece garantizar dichos intereses, ya que numerosos pedidos de ciudadanos griegos dirigidos a este Consulado reclaman la intervención de éste.

No se ha realizado ninguna confiscación de bienes griegos en zona ocupada; las autoridades alemanas han ordenado que se levante el cierre de las cuentas corrientes de los ciudadanos griegos en los bancos.

El Consulado General de la República Argentina ha asegurado totalmente el servicio consular griego con todas las prerrogativas y atribuciones conferidas a los Cónsules para otorgar certificados de nacionalidad, de nacimiento, de casamiento o certificado de costumbre para casamiento según declaración bajo juramento de testigos de acuerdo con las leyes griegas, recibir diversas declaraciones hechas bajo juramento, liquidar sucesiones, administrar bienes de sucesión, ejecutar actas de escribanía y, en general desempeñar el cargo de escribano, y otras numerosas atribuciones. En el extranjero, ningún país ocupado y que se halla bajo la protección de un Estado neutro goza de tal situación verdaderamente excepcional.

Además del acuerdo consular franco-griego de 1876, el Consulado General de la República Argentina no ha dejado de ocuparse del acuerdo Comercial, de Navegación y de Establecimiento entre Francia y Grecia firmado el 11 de Marzo de 1929 todavía en vigor y en virtud del cual los ciudadanos griegos gozan en el territorio de Francia del régimen concedido a la nación más favorecida.

Numerosas fueron las intervenciones de este Consulado ante las Autoridades locales civiles y militares con el fin de proteger los intereses reales y personales de los ciudadanos griegos establecidos en Francia desde hace muchos años en calidad de comerciantes, industriales, fabricantes de calzado, peluqueros, peleteros, almaceneros y de profesiones liberales y muchos otros que sería imposible enumerar.

Cuando cesaron las hostilidades en Grecia en 1941, se estableció un servicio de intercambio de correspondencia familiar en París por cuyo intermedio se pudo enviar y recibir noticias de las familias que residían en Grecia valiéndose de la Embajada Argentina en Berlín y del Consulado Argentino en Atenas. Este servicio duró casi un año.

El Consulado tuvo que intervenir en numerosos casos ante los Juzgados de Paz y los Tribunales en favor de los ciudadanos griegos para que se aplique un trato nacional en materia de legislación sobre alquileres.

El caso de los ciudadanos griegos peleteros y a los cuales concierne la resolución N° 2 del Presidente General de la Organización del Comercio de pieles, merece ser citado entre tantos otros.

De acuerdo con el artículo 4 de esta resolución, los peleteros que no son de nacionalidad francesa, no poseen el derecho de recibir la libreta profesional de Sauvagine.

A consecuencia de enérgicas gestiones hechas en ese sentido, el Comité de Organización, en su carta del 11 de Febrero de 1942 ha hecho saber que va a examinar de nuevo, con la mayor benevolencia, el caso de los ciudadanos griegos. En efecto, se ha concedido a dichos ciudadanos el derecho de recibir la libreta profesional.

El caso de los Médicos, Farmacéuticos y Cirujanos. Dentistas de nacionalidad griega que, por aplicación de la ley del 16 de Agosto de 1940, debían abandonar el ejercicio de su profesión, es uno de los más interesantes.

Después de largas y numerosas gestiones las medidas tomadas en favor de los médicos de nacionalidad suiza, belga y luxemburguesa, se han aplicado en numerosos casos a los médicos griegos.

El acuerdo Comercial, de Navegación y de Establecimiento ha originado reclamaciones y el régimen de la nación más favorecida se ha extendido a los griegos.

La Ley Francesa N° 869 del 4 de Setiembre 1942 concerniente al empleo y orientación de la mano de obra. Numerosos ciudadanos griegos han sido víctimas del celo inoportuno de ciertos empleados franceses de la organización Todt y han sido obligados a reemplazar prisioneros. Debido a las protestas del Consulado ante las Autoridades Francesas varios de ellos han sido puestos en libertad, pues la ley del 4 de Septiembre de 1942 establece el servicio obligatorio para los franceses solamente y no podía aplicarse a los ciudadanos griegos. Tampoco se ha aplicado a los griegos el trabajo agrícola obligatorio.

Gestiones hechas ante la Embajada de Alemania para obtener una indemnización familiar para las familias residentes en Francia de los obreros que trabajan en Alemania. Con el pretexto de que estas familias son de nacionalidad extranjera, las Autoridades Francesas se habían negado a otorgar dicha indemnización. Semejante argumento era inaceptable puesto que esos obreros habían sido designados y enviados a Alemania para reemplazar prisioneros franceses.

Se ha impedido la exhibición de la cinta “El Rey de la Montaña”, inspirada en la conocida novela de Edmundo About. Habiendo sido escrita esta novela con un espíritu mal intencionado y hasta hostil a Grecia, resultaba evidente que la presentación de esa cinta no podía ser considerada sino como una expresión de inamistad para con Grecia.

Liberación de numerosos griegos de Marsella internados en el Campo de Compiègne. Cuando se evacuó el viejo puerto de Marsella, en Enero de 1943, más de 120 griegos, hombres y mujeres de todas las edades, fueron arrestados, internados, y luego, en Marzo, deportados al Campo de Compiègne desde donde se los envió a Alemania, al campo de concentración de Oranienburg. A pedido de la Oficina Central de los griegos en Vichy y de los miembros de la Colonia griega de Marsella, cuyas gestiones para liberarlos no obtuvieron ningún resultado, el Consulado General de la República Argentina al cabo de numerosos e incesantes trámites, ha conseguido la libertad de todos los griegos del Campo de Compiègne e igualmente espera obtener el regreso de los que se hallan en el campo de concentración de Oranienburg, en Alemania.

Uno de los mayores éxitos logrado gracias a las gestiones hechas por el Consulado ante la Embajada de Alemania y, sobre todo ante la Policía Alemana, lo constituye la reciente cuestión de los nativos de las islas del Dodecaneso, italianos desde la ocupación de 1910, aunque la población es enteramente griega. Desde dicha ocupación más de tres mil se hallan expatriados en Francia especialmente en París. A raíz de los últimos acontecimientos en Italia y del censo de los italianos en Francia, los griegos del Dodecaneso en París y en toda la zona ocupada, solicitaron colectivamente al Consulado Argentino, encargado de los intereses griegos, que interviniese a fin de no ser sometidos al mismo régimen que los italianos, pues son, desde tiempos remotos, de origen griego, piensan como griegos y hablan el idioma griego no siendo italianos más que por obligación. Este Consulado no titubeó en intervenir extraoficialmente en favor de ellos ante la Embajada y Policía Alemanas, y les consiguió un régimen especial: Han sido considerados por la Policía Alemana y francesa como ciudadanos de origen griego y, de acuerdo con la Policía Alemana, el Consulado les ha otorgado a cada uno de ellos un certificado mediante el cual comprueban su origen griego.

La actividad del Consulado General de la República Argentina no se ha manifestado solamente en sus relaciones con las Autoridades locales, administrativas y judiciales francesas y las Autoridades Militares Ocupantes sino también en sus relaciones con sus propios administrados.

En el extranjero, los hijos de Grecia, envuelta en la tormenta de esta terrible guerra no la han olvidado. Siendo consideradas en el extranjero las Autoridades Consulares Griegas como el pedestal de las tradiciones seculares nacionales, la comunidad griega de París se ha presentado ante el Consulado de la Nación Protectora para entregarle el óbolo destinado a sus compatriotas residentes en Grecia en la desgracia. El Consulado General ha recibido más de un millón de francos que han sido enviados a la Cruz Roja Griega por intermedio del Comité Internacional de la Cruz Roja (esta cantidad ha sido destinada a la compra de ropas y alimentos en general o leche condensada).

Envío de paquetes familiares a Grecia y de productos farmacéuticos a la Cruz Roja Griega. Bajo la protección del Consulado General de la República Argentina, se constituyó un Comité femenil griego con miembros seleccionados de la Colonia Griega a fin de enviar paquetes familiares a Grecia. El Señor Pantelides Panas, Secretario del ex consulado griego en París, Agregado al Servicio de los Intereses Griegos, ha sido el animado de esta obra de beneficencia. A pesar de la tarea abrumadora de este Consulado para cumplir con los diversos servicios surgidos de las circunstancias actuales y que necesita la Colonia Griega, no ha vacilado en organizar el comité, el modo de recibir y mandar paquetes y sobre todo en lanzar un llamado a la generosidad de sus compatriotas cuyo espíritu patriótico ha sido digno de mención. Donaciones en mercaderías y dinero afluyeron al Comité Feminil Griego cuya tesorera ha sido la Señora Elena Veniselos. Se han hecho dos envíos de paquetes familiares y de productos farmacéuticos a la Cruz Roja Griega, en Atenas, y cuyo valor ascendía a varios millones. El Consulado General de la República Argentina ha tenido el honor de contribuir a realizar esta obra humanitaria de la Colonia Griega y de haber conseguido, gracias a los trámites hechos ante las Autoridades Alemanas, las autorizaciones que se necesitaban y los vagones indispensables, en una palabra, las condiciones necesarias al éxito de los dos envíos importantes de víveres y de productos farmacéuticos ya realizados.

Protección de ciudadanos griegos de la religión israelita

De lo dicho es fácil deducir cuán grande han sido y son las preocupaciones de las Autoridades Consulares Argentinas en París para proteger eficazmente a los ciudadanos griegos de la zona ocupada sin distinción de religión.

En efecto, una de las cuestiones que han presentado más dificultades ha sido la de los israelitas. El Consulado General ha hecho todo lo posible cada vez que se trataba de la protección de personas o del patrimonio griego.

Los súbditos griegos judíos no han sido obligados a llevar la insignia con la estrella de David. Las Autoridades Alemanas han concedido esta derogación después de la intervención del Consulado.

Los Bienes judíos griegos. Los Reglamentos Alemanes, especialmente el del 20 de Mayo de 1940 concerniente a las disposiciones tomadas contra los judíos, concierne también a empresas y otros bienes de los judíos griegos. El Consulado local de la República Argentina procurando solucionar, dentro de los límites de su mandato y en las condiciones actuales, la protección de los bienes de los judíos griegos, ha podido organizar de acuerdo con las Autoridades Alemanas un Servicio de Comprobación y de Vigilancia de los administradores de las empresas de judíos griegos que habían sido nombrados a pedido de los interesados o después de su deportación. Al volverse a instalar el Consulado General en París, es decir, el 1° de Agosto de 1943, se ha modificado la estructura de dicho servicio confiriendo a los administradores griegos los mismos poderes y las mismas responsabilidades previstas en los reglamentos alemanes y en las leyes francesas.

Arresto de judíos.- Al principio del año 1942, la Policía Alemana arrestó y encarceló a numerosos súbditos griegos israelitas en el campo de concentración de Compiègne. El Consulado Argentino al cabo de muchas gestiones ha logrado que se liberen a todos los internados, judíos griegos en Compiègne.

Los dos importantes arrestos de ciudadanos griegos judíos han sido hechos por la Policía Francesa en Agosto de 1942 y el 5 de Noviembre del mismo año. Se internaron a todos en Drancy.

El Comisario General encargado de los asuntos Judíos, a pedido de este Consulado, ha enviado una lista de judíos arrestados que poseen la nacionalidad griega y cuyo número asciende a 1.033.

Desde el día siguiente en que fueron deportados (el 15 de noviembre) el Consulado Argentino se dirigió a la Prefectura de París y a la Embajada de Alemania con el fin de enterarse del destino que se daría a los bienes pertenecientes a los súbditos griegos judíos deportados.

Sólo a principios de Marzo de 1943 ha podido la Embajada alemana comunicarnos, en contestación a la nota de este Consulado referente a los bienes de los judíos griegos, que de acuerdo con la Legislación Alemana, en lo que concierne a los bienes enemigos, Grecia no era considerada como estado enemigo y que los departamentos de los judíos griegos no habían sido confiscados.

El Consulado, de acuerdo con la Embajada Alemana, ha hecho sellar los departamentos de los judíos que habían sido deportados o que habían desaparecido. Hay actualmente más de 180 departamentos sellados de judíos griegos. La mayoría de los departamentos en que se ha colocado el sellado del Consulado tenía ya los sellos alemanes y franceses o ambos a la vez y la ruptura de los sellos de éstos tuvo lugar después de colocarse los sellos del Consulado.

Al hacer este resumen no se pretende dar un informe total sobre toda la actividad del Servicio de los Intereses Griegos, pero se puede, sin embargo, comprobar que el Consulado General de la República Argentina, a pesar de las dificultades propias de una situación sumamente difícil, gracias a su intervención ha asegurado la protección eficaz de los Intereses Griegos personales y reales desde fines de Abril de 1941 hasta el día de hoy (Noviembre 30 de 1943) y ha vigilado así la ejecución de los tratados y acuerdos existentes entre Francia y Grecia sin dificultad alguna de parte de las Autoridades Ocupantes.

            París, 30 de Noviembre de 1943.

NOTA

[1]..- La situación de los judíos griegos, planteada por el hecho de que nuestro país asumió la representación de los intereses griegos en Vichy, aparece planteada ya desde fines de 1942, en el expediente de Guerra Europea Nº 305, del año 1942, Tomo II, titulado: "Invasión de Grecia por Alemania"


Busqueda
Vea las palabras clave sugeridas para optimizar la búsqueda dentro de este archivo


 
Anterior Home Siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.