ARCHIVOS: Informes de las misiones diplomáticas argentinas sobre la política racista Alemania y los paises de la Europa ocupada (1933-1945)

    La política antijudía en Hungría (1939-1945)

 

Fuente: AMREC, D.P., Hungría,  1939, Exp. 1, Nota No. 4, Budapest, 18/02/39

[Después del Pacto de Munich,el 2 de noviembre de 1938, las potencias del Eje le cedieron a Hungría parte del territorio que había pertenecido a Checoslovaquia. En marzo de 1939 Checoslovaquia dejó de existir y Hungría fue beneficiada, también por el Eje, con parte del territorio de Rutenia.

En enero de 1939, el Encargado de Negocios de la Argentina en Hungría,  Alberto Bafico  le envíaba al Canciller argentino, José María Cantilo, una nota en la que hace referencia y cita algunos pasajes del discurso del Presidente del Consejo de Ministros de Hungría, Bela de Imredy, que contiene referencias respecto a las leyes antisemitas dictadas en dicho país. (N. del C)

Nota N° 4 R. E.

Budapest, 7 de enero de 1939.-

Señor Ministro:

Tengo a honra llevar a conocimiento de V.E., que el señor Béla de Imrédy, presidente del Consejo de Ministros de Hungría, ha pronunciado en el curso de la corriente semana ante un auditorio muy numeroso, un interesante discurso, por el que anuncia la organización de un gran movimiento nacional destinado a apoyar las reformas preconizadas por el partido gubernamental y a unir con ese propósito los distintos sectores políticos. El orador puso de manifiesto que fuera del rol que está obligado a desempeñar en su calidad de presidente del Consejo, no pretende como falsamente se ha propalado en erigirse en jefe, dado que el único “führer” que puede ser admitido como tal en Hungría es el Regente. Señaló la importancia del país, justificó las medidas antisemitas y anunció que, por medio de un programa de reformas sociales prudentes y ordenadas que no comprometan la producción, se tratará de luchar no contra la fortuna sino contra la pobreza, dado que el nuevo llamamiento será dirigido tanto a pobres como a ricos.

El señor de Imrédy, que se presentó ante el público con el uniforme clásico negro a la húngara del nuevo movimiento, agregó que desea elevar la política de reformas a un plan ideológico superior, afín de que sean conservados ciertos objetivos generales que constituyen las ideas esenciales de la política de reformas de la derecha, comunes a todos los miembros de la nación húngara deseosos de seguir dicha política. Expresó que expondría los detalles de un programa concreto que permitiera al pueblo húngaro llevar una vida nueva, pues vivir, evolucionar, adelantar y obrar eran sus propósitos. Queremos, agregó, que este suelo que hemos hecho nuestro, defendido y reconstruido en muchas ocasiones, siga permaneciendo húngaro. Proclamó la necesidad de la unidad nacional, siendo menester poner fin a los privilegios de casta y de clase. El principio dirigente de la nueva vida, dijo, será la desaparición del individuo en la gran comunidad y su adaptación disciplinada a la nación. La medida más o menos grande de libertad individual dependerá de esas condiciones. Lo que interesa es la construcción de una nueva Hungría bajo la base de una unidad étnica inspirada en un creciente sentimiento nacional y que provoque el nacimiento de una sociedad nacionalista compenetrada de sus deberes.

Respecto a la lucha antisemita significó que estima como una exigencia de la conciencia nacional el que ésta no sea perturbada por elementos étnicos inasimilables. Es cierto, agregó, que hay casos de buena fe y de buena voluntad pero, hecha abstracción de esas excepciones, existe un problema que es menester resolver sistemáticamente aún cuando esta solución provoque numerosas tragedias.

El señor Imrédy significó por otra parte la imprescindible necesidad de inculcar en la vida de la nación un franco espíritu militar que no debe limitarse a simples ejercicios mecánicos.

El presidente del Consejo ha concretado su programa en la forma siguiente: una Hungría nueva, una sociedad nacionalista, un espíritu militar, una conciencia racial, una moral cristiana, un espíritu de sacrificios, una moral pública, la exterminación de los abusos, una sola voluntad y una vida en común.

Fdo: Alberto Bafico

*******

Fuente: AMREC, D.P. Hungría, 1939,  Exp. 1, Nota No. 26, Budapest, 18/02/39

[Alberto Bafico informa al Ministro de Relaciones Exteriores de la Argentina, José María Cantilo, sobre la dimisión del gabinete presidido por Bela de Imredy. Analiza, a la vez, cómo dicho gabinete "ha caído víctima del proyecto de ley antisemita".(N. del C.)

Nota N° 26 R.E.

Budapest, 18 de febrero de 1939

Señor Ministro:

Tengo a honra llevar a conocimiento de V.E. que el gabinete húngaro presidido por el señor Béla de Imrédy ha presentado en la corriente semana su dimisión, la que ha sido aceptada por el Regente de Hungría, Almirante Horthy.

Se pretexta que la razón de esta crisis se debe al hecho de que el señor de Imrédy, ha debido reconocer ante pruebas irrefutables y contra una declaración formulada días pasados por el mismo, de que su ascendencia materna era judía, lo que ha considerado incompatible con las funciones de jefe de gobierno, empeñado actualmente en una violenta campaña antisemita.

La verdad es, que la oposición ha hallado ese motivo, para hacer desaparecer perentoriamente del ambiente político, una persona que le inspira viva inquietud ante los temores de dictadura que se ciernen sobre Hungría, la que pretendía desbaratar el plan de los conservadores que no desean que el país se aparte de sus proverbiales y tradicionales hábitos. Es por ello que se comenta, que en lo que respecta a investigaciones sobre los antepasados, no se debe ir más allá de los padres y abuelos, pues si el caso del señor Imrédy se generalizara, es decir que el origen semita remonte a los bisabuelos, gran cantidad de hombres políticos y distinguidas personalidades se encontrarán en idéntica situación, dado el gran número de matrimonios mixtos realizados entre la sociedad húngara.

Desde hace tiempo el gabinete Imrédy era firmemente combatido en las Cámaras en donde la mayoría gubernamental se disgregaba poco a poco. La oposición conservadora se manifiesta en las mismas cada día con mayor intensidad y los próximos debates sobre el proyecto de ley antisemita y de una nueva organización agraria, parecen iban a encontrar en ese cuerpo una formal resistencia.

En Hungría se encuentran en lucha manifiesta dos tendencias opuestas: por un lado los partidarios en adoptar métodos y procedimientos extremos semejantes a los preconizados por el nacional-socialismo alemán y el facismo italiano en el sentido de la transformación del país en un Estado totalitario, y, por otro, la actividad incansable y en contrario de los círculos conservadores, aristocráticos y burgueses, apoyados por la alta finanza, el gran comercio y los israelitas que se funden con los anteriores y que reclaman con energía el sometimiento al espíritu constitucional y al tradicionalismo maygar de tendencias liberales.

El conde Paul Teleki, Ministro de Instrucción Pública y de Culto ha sido encargado por el Regente de la constitución del nuevo gabinete, habiendo decidido conservar todos los Ministros del anterior y designar en su reemplazo en la Cartera de Instrucción Pública al señor Homan, vice-presidente del partido gubernamental.

En el discurso que pronunció ante el partido del gobierno el nuevo presidente del Consejo expresó que, de antemano, declaraba “urbi y orbi” que el programa del anterior gabinete subsistirá sin cambio alguno, tanto en lo que se refiere a política interna como externa, agregando que los proyectos de ley antisemita y agrarios serán presentados a la Cámara de Diputados bajo su forma primitiva. Expresó además: “Somos europeos y húngaros, adoptamos todo lo que la Europa crea de bello y noble, pero lo amoldamos a nuestra manera de ser. La continuidad del derecho y de la constitución forman una parte orgánica y creadora de la vida nacional. Vivimos en plena fermentación mundial. Nuestra tarea consiste en legar a la posteridad una Hungría cristiana y nacional. Ello es difícil de satisfacer de un día al otro. Durante un cierto tiempo debemos soportar toda clase de sacrificios”. Agregó el conde Teleki que la ley antisemita haya su justificación en el hecho del aumento de la inmigración judía y dado que la situación de Hungría no puede compararse a la de ningún otro Estado europeo. Manifestó también que la reforma agraria tal como había sido propuesta por el gobierno era la indicada y, que su gabinete no era de transacción, pues no era menester reparar en cifras sino en las fuerzas vitales del país.

El hecho de que el nuevo gabinete ha hecho como suyo el proyecto de ley antisemita y el de reformas agrarias, parece indicar que con ello no se logre alcanzar tal vez la solución deseada por todos. Quizás exista la posibilidad en un futuro próximo de medidas que tiendan a la disolución de la Cámara y a la constitución de un nuevo gobierno de concentración nacional.

El conde Teleki y su gabinete se presentará a las Cámaras el 22 del corriente mes de febrero y se dice, que la oposición reclamará que el discurso programa del mismo sea puesto a la orden del día para ser discutido.

En conclusión, puede decirse que el ex presidente del Consejo, señor de Imrédy, ha caído víctima del proyecto de ley antisemita que debía tratar la Cámara al día siguiente de su dimisión.

Aprovecho esta oportunidad para reiterar al señor Ministro el testimonio de mi alta y distinguida consideración

Firma de Alberto Bafico

*******

Fuente:  AMREC, D.P., Hungría, 1939, “Informativas”, Nota Confidencial- Infromativa No. 1, Budapest,  5/16/39 

[El 11 de mayo de 1939, José María Llobet acusa recibo de una Circular Confidencial del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Argentina, por la que se solicita a cada Legación el envío de un informe periódico sobre los hechos ocurridos en su jurisdicción. En el informe  fechado el 5 de junio de 1939, remitido al Canciller José María Cantilo, como primera noticia, Llobet analiza la "Ley antisemita". (N. del C.)

Confidencial-Informativa

Nota N° 1

Budapest, 5 de junio de 1939.

Señor Ministro:

Con referencia a la Circular Confidencial de ese Ministerio número 10 de 13 de abril ppdo., tengo el honor de informar a continuación sobre los acontecimientos políticos y económicos ocurridos en Hungría durante el mes de mayo último:

1)  - Informe político -

Ley antisemita:

El 3 de mayo fue aceptada por la Cámara de Diputados la nueva Ley antisemita que, dos días más tarde, promulgó el Regente. Esta ley, preparada por el Gobierno de Imrédy y modificada luego por el actual del Conde Teleki, reglamentará en adelante el estatuto de los israelitas en Hungría. La participación de los mismos en la vida nacional queda reducida en principio, a un 6% en las profesiones liberales, y a un 12% en la industria y el comercio: afectando en consecuencia a alrededor de 500.000 judíos. Por la nueva ley, ciertas profesiones, servicios públicos y cargos afines, serán reservados exclusivamente a elementos cristianos. Esta ley afecta esencialmente a los israelitas dedicados a profesiones intelectuales y en especial a los periodistas, habiendo sido constituida una Cámara de Prensa que no admite más que el 12 o el 15% de elementos judíos, porcentaje que puede reducirse el 1° de Enero de 1940 a tan solo el 6%. En el periodismo, los semitas no podrán en caso alguno desempeñar funciones dirigentes. Tampoco los mismos podrán ser propietarios terratenientes, y a los que lo fueran el Estado expropiará sus tierras. (...)

*******

[El 5 de noviembre de 1939, Llobet  informa sobre los sucesos ocurridos durante el mes de octubre. Vuelve a referirse a la "Ley antisemita" y  analiza las reacciones de la prensa húngara al respecto.(N. del C.)

Confidencial-Informativa

Nota N° 6

Budapest, 5 de Noviembre de 1939.

Señor Ministro:

Con referencia a la Circular Confidencial de ese Departamento N° 10 de 13 de abril ppdo., tengo el honor de informar a continuación sobre los acontecimientos políticos y económicos ocurridos en Hungría durante el mes de octubre último:

- Informe político -

Sobre la ley antisemita:

El 4 de Octubre varios periódicos hacen una crítica a la aplicación de la ley judía, poniendo de relieve el carácter complicado de sus disposiciones y que la ejecución forzada de la misma, que es muy elástica, atenta contra los intereses de la producción, justamente en un momento en que cada país debe hacer esfuerzos extraordinarios a fin de aumentar la producción nacional. Se agrega que a partir del 1° de Octubre deben dejar de ser editados todos los periódicos que pertenezcan a personas consideradas como judías.

Otra parte de la prensa defiende la mencionada ley y manifiesta que es ejecutada sin dificultades, esperándose que el propósito que ha inducido a dictarla, es decir, la consolidación de la paz social y de la supremacía económica del elemento húngaro, será alcanzada. (...)

Sobre el problema israelita en Hungría:

La prensa de derecha del 27 comenta un artículo del señor Lukacs, en el que expresa que la parte de los israelitas en la fortuna nacional es del 35% y en la renta nacional del 30%. Según el mismo la fortuna nacional representa 40 y la renta nacional 5,5 millares de pengos, de suerte —dice— que es menester despojar a los israelitas que, legítimamente, no tienen derecho más que al 6% de 12.290 millares de pengos por vía de expropiación, enumerando toda una serie de problemas húngaros que por ese medio podría encontrar una solución.

Rúbrica de José Llobet

*******

CONFIDENCIAL-INFORMATIVA

Nota N° 7

Budapest, 5 de julio de 1941.

Señor Ministro:

Con referencia a la Circular confidencial de ese Departamento N° 10 de 13 de abril de 1939, tengo el honor de informar a continuación a V.E., sobre los acontecimientos políticos y económicos ocurridos en Hungría durante el mes de junio último.

- Informe Político -

(...)

SOBRE EL PROBLEMA ISRAELITA EN HUNGRIA

           La prensa de derecha del 27 comenta un artículo del señor Lukacs, en el que expresa que la parte de los israelitas en la fortuna nacional es de 35 % y en la renta nacional del 30 %.- Según el mismo la fortuna nacional representa 40 y la renta nacional 5,5 millares de pengos, de suerte - dice- que es menester despojar a los israelitas que, legítimamente no tienen derecho más que al 6 % de 12.290 millares de pengos por vía de expropiación, enumerando toda una serie de problemas húngaros que por ese medio podría encontrar una solución.-

Rúbrica de José Llobet

------------------------------------------------------------

Sobre proyectos antisemitas:

La prensa del 9, publica un interesante artículo debido a la pluma del señor Béla Lukacs, Presidente del Partido Gubernamental, sobre los proyectos del gobierno concernientes a los israelitas residentes en Hungría. En el mismo expresa que la constitución húngara ha debido siempre, desde hace miles de años, adaptarse a las circunstancias del momento, salvaguardando siempre no obstante ello su carácter nacional. Agrega que se encuentra el país al presente en vísperas de grandes acontecimientos y frente a una evolución constitucional, debiendo procederse en forma tal que esos cambios se conformen a la esencia de lo que ya es tradicional en el Reino. En Hungría, dice, viven alrededor de 800.000 judíos y 200.000 personas de sangre mixta. Es necesario, agrega, eliminar los defectos de las leyes antisemitas promulgadas hasta el presente. Las posiciones esenciales de la economía pasarán a manos de cristianos. Aún hoy en día, el 50% de los abogados y el 40% de los ingenieros son judíos. En esas profesiones, la preponderancia del elemento semita no justificada, debe ser suprimida.

(...)

Sobre el problema semita en hungría :

La prensa del 16 escribe al respecto que la cuestión racial exige en el Reino una solución general que hoy en día no es negada por ninguna persona razonable, ni por todo buen húngaro, ni por nadie que se forme una idea justa de la situación local y de la que existe en el mundo entero. Es indiscutible que esas disposiciones legales exigirán sacrificios y sufrimientos a ciertas personas que pertenecen especialmente a la nueva generación. No obstante es cierto que cuando se trata de intereses supremos de la Nación y ello particularmente en un proceso de transformación vigoroso, tal como el que atraviesa la generación actual, los individuos deben acatar sumisos la parte de sacrificio que se les exige, inclinándose ante la voluntad y los intereses de la nación. La aceptación por la opinión pública húngara de las reclamaciones y proposiciones legislativas del Gobierno, constituyen justamente una inclinación explícita de los intereses inmanentes y sublimes de la Nación.

[Rúbrica] José Llobet

--------------------------------------------------------

Confidencial-Informativa

Nota N° 10

Budapest, 5 de octubre de 1941.

Señor Ministro:

Con referencia a la Circular confidencial de ese Departamento N° 10 de 13 de abril de 1939, tengo el honor de informar a continuación a V.E., sobre los acontecimientos políticos y económicos ocurridos en Hungría durante el mes de septiembre ppdo.

- Informe político -

(...)

Informe económico

(...)

Sobre declaraciones del Ministro de Agricultura :

El Ministro de Agricultura húngaro Barón Bánffy, ha hecho en la prensa del 30 interesantes declaraciones sobre los problemas y las realizaciones de la política agraria del Reino. Ha precisado entre otras cosas, que en el curso de los dos últimos años, alrededor de 150.000 hectáreas de tierra de propietarios judíos han sido expropiadas, iniciativa ésta que se realiza en una cadencia cada vez más rápida. El total de tierras cuyos propietarios son israelitas y que serán expropiadas representa alrededor de 350.000 hectáreas.

Por otra parte, la prensa socialista de ese mismo día, critica una resolución de la Asociación Nacional Agrícola, que equivale para la misma una definición en favor del mantenimiento del proteccionismo agrario. Ese sistema, dice, significa que el Estado por su política aduanera y otras medidas mantiene los precios agrícolas por encima de los precios del mercado mundial. El aumento de precio tiene como consecuencia una alteración en el consumo. Además el proteccionismo agrícola impide el adelanto de la agricultura y evita un aumento de la producción. Agrega que no es menester ningún proteccionismo, sino una política bien concebida y aplicada, tendiente a favorecer la economía, siendo indispensable medidas del Estado tendientes de una parte al desarrollo de la producción tanto en su calidad como en su cantidad, a su adaptación a las exigencias momentáneas y, por otra, a asegurar los capitales necesarios a esta reorganización indispensable.

Me es grato reiterar a V.E. los sentimientos de mi más alta y distinguida consideración.

[Rúbrica] José Llobet

*******

Fuente: AMREC, G.E., Tomo IV, Exp. “Ruptura de Relaciones con Alemania y Japón (Interrupción de las Relaciones diplomáticas con Bulgaria, Francia, Hungría y Rumania. Protección de los intereses de la República y de sus ciudadanos por Suecia)”

[El 15 de octubre de 1944, Miguel Angel Cullen – Ex-Encargado de Negocios de la Argentina en Hungría envía una nota confidencial-reservada al Canciller Orlando Peluffo, narrando la invasión alemana a Hungría y los últimos días de la representación diplomática argentina en dicho país; que se levanta con motivo de la ruptura de relaciones con Hungría. En dicho informe analiza la situación de los judíos en Hungría. Por otra parte, hace especial referencia Simón Margel", un funcionario que atendía los intereses argentinas en la Legación de Suecia ante Hungría y  que otorgó "pasaportes de protección diplomática" a centenares de ciudadanos argentinos judíos. Cullen sostiene la  nacionalidad de estas personas era falsa. (N. del C.)

 

Reservada

Gotemburgo, Octubre 15 de 1944.

Tengo el honor de dirigirme a V.E. a fin de informarle sobre los hechos acaecidos en Budapest desde mi último informe de Enero ppdo. remitido a esa Cancillería por intermedio de nuestra Representación en Suiza.

Con el objeto de hacer más clara esta información iré detallando los acontecimientos en la forma cronológica en que ellos se fueron desarrollando hasta mi partida de Hungría el 31 de Julio ppdo.

1°) Con fecha 23 de Enero envié por única vez a Suiza con mi secretario privado, Sr. Federico A. Bernini, la valija diplomática a que he hecho referencia. El citado empleado hizo entrega de la misma a S.E. Sr. Embajador Brebbia y ante los insistentes rumores circulantes en Berna de una posible ruptura de relaciones entre nuestro país y el Gobierno de Alemania llamome por teléfono a efectos de pedirme instrucciones. Ordenele el inmediato regreso comunicándome con el Consul en Viena Sr. J. A. Giraldes para que lo atendiera a su llegada a dicho punto, lo cual cumplió, haciéndome saber que mi empleado al día siguiente había continuado viaje a Budapest. Al llegar a la frontera germano-húngara el 27 de Enero, fue detenido por las autoridades alemanas las cuales ya notificadas de la resolución adoptada por nuestro Gobierno, por decreto de fecha 26, no le permiteron bajo ningún concepto, pese a las explicaciones dadas, continuar su viaje, alegando que si bien era cierto que el Sr. Bernini tenía sus visas de tránsito por dicho país perfectamente en orden, las citadas autoridades no podían autorizar la salida del territorio del Reich de un ciudadano argentino dado que desconocían la actitud que tomaría nuestro Gobierno con los súbditos alemanes residentes en nuestro país. El Sr. Bernini fue tratado correctamente, obligándosele empero a fijar residencia en Viena donde permaneció hasta mi salida de Budapest el 31 de Julio ppdo., permitiéndosele al paso del grupo de Hungría por dicha ciudad de incorporarse a él, acordándosele esta autorización en virtud de figurar siempre en las listas que oportunamente presenté como integrando el personal de la Legación, aunque por las causas conocidas encontrábase accidentalmente allí.

Enterado en su oportunidad el Real Ministerio de Relaciones Exteriores de Hungría de lo sucedido a mi secretario privado, se ofreció a intervenir oficiosamente ante el Ministro de Alemania, Sr. D. von Jagow, a fin de que éste obtuviera de su Gobierno la autorización para que el Sr. Bernini pudiera cruzar la frontera germano-húngara. Pese a las gestiones efectuadas y a mi telegrama a S.E. el Sr. Ministro en Estocolmo, Dr. Carlos Miguens, solicitándole la intervención del Gobierno de Suecia, todas las tentativas tanto de este Gobierno como del Real Ministerio de Relaciones de Hungría resultaron infructuosas.

2°) El 5 de Febrero ppdo. fui llamado por el Secretario General del Real Ministerio de Relaciones Exteriores a fin de hacerme saber que diversos telegramas enviados en esos días a Buenos Aires habían sido rechazados por nuestra Dirección General de Correos y Telégrafos, por lo cual me solicitaba requiriese de mi Gobierno los motivos de dicha actitud. Se me insinuó que de no revocarse la resolución adoptada Hungría se vería obligada como medida de reciprocidad a proceder de igual manera. El Secretario General, Sr. Saint Miklos, díjome que aprovechaba mi visita para preguntarme qué grado de veracidad tenían los rumores circulantes respecto a una ruptura de relaciones entre ambos países. Respondile que carecía en absoluto de información oficial. Ante mi respuesta pidiome autorización para que la prensa del día siguiente publicara entre las noticias oficiales: “Que habiendo el Encargado de Negocios de la Argentina concurrido a la Cancillería por gestiones correspondientes a su misión habíasele preguntado sobre la autenticidad de las voces que corrían, contestando éste que no había recibido comunicación oficial alguna al respecto”.

Pocas horas después de mi entrevista con el Sr. Secretario General llegome la circular telegráfica dando cuenta de lo resuelto por el Superior Gobierno de la Nación por decreto del 4 de Febrero ppdo.

Dado el pedido formulado por el Sr. Secretario General entrevisteme nuevamente con él para hacerle conocer oficialmente la suspensión de relaciones. La entrevista desarrollose en los términos más cordiales diciéndome el Sr. Saint Miklos que comprendía la actitud de mi Gobierno, debida sin duda a la presión ejercida por los Estados Unidos de Norteamérica, actitud que no menoscababa la admiración y respeto que el mundo sentía por la posición de independencia asumida por nuestro país en el actual conflicto. Hízome saber así mismo que hasta mi partida continuaría gozando de los privilegios e inmunidades otorgadas a los diplomáticos en funciones, como también el Sr. Consul General, Don Miguel Angel de Gamas. Iguales conceptos expresó en su entrevista con S.E. el Ministro de Suecia, Sr. Iván Danielsson, cuando éste le comunicó que su Gobierno se hacía cargo de los intereses argentinos.

Corroborando las manifestaciones del Representante de la Cancillería, pocos días después fui llamado por el Jefe de Protocolo Conde G. Teleki, para hacerme entrega de una fotografía autógrafa de S.A.S. el Regente de Hungría, Almirante Nicolás Horthy, expresándome en nombre de el que con esta deferencia particular quería S.A.S. demostrar toda la simpatía y profunda admiración que le inspiraban la Argentina y sus gobernantes.

Debo informar que esta primera actitud asumida de palabra por los círculos oficiales húngaros se vio siempre confirmada por los hechos durante los 6 meses de permanencia en dicho país después de la suspensión de relaciones. Igual proceder tuvieron los círculos sociales intelectuales, industriales etc. en los cuales continué siempre siendo considerado como el representante en funciones de la Argentina.

Deseando demostrar su simpatía a nuestro país tanto diversas personalidades del gobierno como de la sociedad húngara siguieron invitándome y asistiendo a las recepciones particulares dadas en la Legación.

3°) Durante los dos últimos meses anteriores a la ocupación alemana, ocurrida el 19 de marzo ppdo. y que provocó la caída del gabinete presidido por el Sr. M. Kallay se notaba en el ambiente oficial que los componentes de dicho gabinete, inspirados por el Jefe del Gobierno, trataban de desligarse —sin consecuencias graves para el país— de su alianza con Alemania y acentuaban cada vez más su política de acercamiento a algunas de las Potencias Aliadas. Este deseo que se traslucía en las esferas gubernativas lo observé poco tiempo después de mi llegada en la mayoría de las esferas industriales, bancarias y el comercio en general como en la masa del pueblo que sin ambajes lamentábase del error político del Almirante Horthy (error achacado a su avanzada edad) en continuar con una alianza, que al decir de ellos acarrearía funestas consecuencias al país. No obstante los cargos que en política internacional le imputaban gozaba siempre del respeto y veneración de todos los habitantes.

Esta política de acercamiento y deseo de ampararse en Gran Bretaña y Estados Unidos obedecía a diversas causas, destacándose como una de las principales la de adelantarse a Rumania en su cambio de política, tratando de evitar así que esos países apoyasen a esta última en su acción reivindicatoria de los territorios de Transilvania que de acuerdo a las convenciones con Alemania e Italia habían pasado a integrar la Nación Húngara.

La tirantez entre Hungría y Rumania había llegado a un punto tal, que a pesar de mantener relaciones oficiales, los representantes diplomáticos de ambos países trataban de evitarse hasta el saludo, no concurriendo los últimos más que a los actos estrictamente oficiales, encontrándose el cuerpo diplomático en Budapest, imposibilitado de invitar conjuntamente a húngaros y rumanos.

Cabe también destacar como otra de las causas principales el temor de una posible invasión y ocupación rusa dado que la política húngara en estos últimos decenios después de la caída del régimen comunista de Bela Kuhn ha sido manifiestamente contraria a dicho sistema de gobierno y a la política sustentada por la U.R.S.S., existiendo un verdadero pánico en la mayoría de los habitantes ante un posible avance del ejército rojo.

Como es de suponer, no viendo el Gobierno del Reich con buenos ojos la política ambigua seguida por el gabinete Kallay, dispuso con el mayor sigilo la entrada de sus tropas para la ocupación de todo el territorio. Estos preparativos ignorábanse en tal forma, que el 19 de Marzo, fecha de la ocupación, ésta no solo sorprendió al grueso de la población sino también a la mayoría de los que formaban parte del gobierno.

A efectos de poder justificar esa medida y dar internacionalmente la impresión de que la resolución había sido tomada de común acuerdo por ambos Jefes de Estado, el Almirante Horthy conjuntamente con el Ministro de Relaciones Exteriores Sr. Ghizy y el Jefe del Estado Mayor del Ejército, fueron invitados a una entrevista fuera del territorio húngaro por el Canciller del Reich, Sr. Adolfo Hitler.

De esta entrevista se dio con posterioridad la más escueta comunicación oficial no dándose a conocer lo tratado en la misma. Pude sin embargo, saber oficiosamente, por algunos funcionarios del Gobierno y varios colegas, cuales fueron, según ellos, algunos de los puntos tratados que a continuación expongo:

El Sr. Hitler exigió la movilización de nuevas clases para ser enviadas al frente oriental del cual Hungría había retirado en los últimos meses la casi totalidad de sus fuerzas; el cumplimiento estricto de la leyes antisemitas vigentes; la promulgación de nuevas aún más severas; el control del ejército y de la producción bélica por parte de oficiales alemanes.

Ante la negativa del Almirante Horthy de acceder a lo solicitado y su intención de presentar a su vuelta a Budapest la renuncia al cargo de Regente, hizosele saber que durante la conferencia las tropas del Reich habían ya cruzado la frontera húngara y que de dar cumplimiento al deseo expresado de renunciar, no podría el Gobierno Alemán ofrecer ninguna clase de garantías a su persona ni a las de sus familiares.

4°) Como consecuencia de los hechos relatados fue ocupado todo el país, cayendo el Gobierno presidido por el Sr. Miklos Kallay. Durante los días subsiguientes el Jefe de Estado dedicose a consultas políticas a efectos de constituir nuevo gobierno adicto a la política nacional-socialista del Reich. En estas consultas transcurrieron varios días constituyéndose finalmente el gabinete presidido por el General Sthoya, ex Ministro de Hungría en Berlín.

La ocupación militar si bien se llevó a cabo pacíficamente produjo gran consternación en todo el país.

El mismo 19 de Marzo, miembros de la policía secreta alemana y soldados uniformados procedieron a un sinnúmero de allanamientos y arrestos en Budapest, no solamente de personalidades políticas, bancarias e industriales, sino también de miembros del cuerpo diplomático extranjero como ser: los componentes de la Representación Italiana adicta al Rey que seguían con el carácter de funcionarios en ejercicio ante el Gobierno Húngaro a pesar de haber reconocido éste el nuevo Gobierno de la República Social Italiana de la cual existía también una Legación. Otros de los arrestos que caben mencionar son los del Encargado de Negocios de la Orden Soberana de San Juan de Jerusalem y el de la Condesa Dampierre esta última como rehén, por ausencia de su esposo, el cual, hasta pocos meses antes había sido Ministro de Francia del Gobierno Pétain, habiendo renunciado por desacuerdos con la política francesa.

El ex Jefe de Gobierno, Sr. Kallay, como algunos miembros de la aristocracia húngara asiláronse en la Legación de Turquía. El Gobierno Turco hizo conocer oficialmente los asilos acordados. Aún cuando el nuevo gobierno húngaro reconoció este derecho la sede de la Legación encontrábase exteriormente vigilada por miembros de la policía secreta alemana que controlaban la entrada y salida de las personas y automóviles siendo unas y otros seguidos y fotografiados.

5°) Poco tiempo después de asumir el mando el nuevo gobierno comenzaron a aplicarse con todo rigor las leyes antisemitas y empezaron las persecuciones en masa a los judíos. Obligóseles, a partir del 5 de Abril, el uso de estrellas amarillas de cinco puntas y de 10 centímetros de diámetro que debían llevar cosidas sobre el lado izquierdo a la altura del corazón en los trajes y abrigos, estableciéndose primeramente multas y luego arrestos contra los infractores, ya sea por falta de cumplimiento a lo ordenado o por tratar de ocultar el distintivo.

La siguiente medida tomada contra ellos fue la imposición de declarar la totalidad de sus bienes, acordándoseles como plazo máximo para el cumplimiento de lo ordenado, el 30 de Abril. Una vez efectuadas estas declaraciones se procedió a la confiscación de la mayor parte de sus fortunas, permitiéndoseles únicamente poseer hasta un valor máximo de 10.000 Pengös, incluyéndose en esta suma las tasaciones efectuadas sobre muebles, útiles de trabajo y efectos personales. En caso que la tasación resultante fuese menor que la cuota fijada permitíaseles llegar al monto total con dinero en efectivo.

Así mismo prohibióseles asistir a salas de espectáculos públicos, confiterías, hoteles, restaurantes etc. Podían únicamente circular por la vía pública de 11 a 13 horas, plazo prolongado posteriormente hasta las 17 horas y viajar en los tranvías solamente de pie. Se procedió al cierre de todas las casas de negocios pertenecientes a hebreos, afectando esta medida a más del 75% del comercio de Budapest. Obligóseles a fijar su domicilio en determinadas casas previamente establecidas, las cuales eran solamente habitadas por israelitas no teniendo cada familia —prescindiendo del número de componentes de la misma— más derecho que a una sola pieza, prohibiéndoseles también tener personal de servicio. Para que el público pudiera conocer las residencias semitas se fijaron por toda la ciudad carteles murales en los que figuraban las direcciones de dichos edificios. En la puerta principal de entrada de éstos colocáronse en tamaño mucho mayor y sobre fondo negro las mismas estrellas amarillas. En todas las casas se colocó un encargado de raza aria para el control de ellas siendo su obligación a las 18 horas inspeccionar las habitaciones para verificar si sus ocupantes se encontraban allí. Caso contrario debía hacer la denuncia a la policía, estableciéndose para los infractores severas penas siendo la más corriente su envío inmediato a un campo de concentración.

Las medidas fueron menos rigurosas para aquellos hebreos bautizados antes de la promulgación de las leyes antisemitas de 1939 y que estaban incorporados al ejército. Estos fueron obligados en lugar del distintivo común, a usar una franja blanca en el brazo izquierdo. En los matrimonios mixtos se exceptuó de la obligación de llevar la estrella al cónyuge de raza semita.

A continuación se inició un ciclo de grandes persecuciones instigadas por la policía alemana y llevadas a cabo por la misma y las autoridades policiales húngaras. Era corriente ver durante las horas de la noche frente a las casas hebreas grandes camiones celulares en los cuales se transportaban a los judíos, siendo casi imposible luego conocer su nuevo destino. Durante giras efectuadas por las inmediaciones de la Capital, he tenido oportunidad de observar el paso de trenes de ganado en que hacinados como animales y severamente custodiados, cientos de israelitas viajaban con rumbo desconocido. Así mismo en estas cortas giras he podido, aunque desde cierta distancia, debido a la prohibición de aproximarse a ellos, observar también, diversos campos de concentración en los cuales una gran multitud de personas de pie por falta material de espacio, debían soportar a la intemperie durante día y noche los rigores de la lluvia o el sol.

6°) Si bien es cierto que desde mi llegada las alertas aéreas se sucedían a menudo el primer bombardeo a Budapest recién se llevó a cabo el día 3 de Abril, iniciándose a las 11 horas con una duración total de casi 4 horas. El mismo produjo innumerables víctimas por ser los centros afectados las inmediaciones de las distintas estaciones ferroviarias las cuales se hallan situadas en los barrios más populares de la ciudad, no contando ésta sino con una deficiente defensa antiaérea. Después de éste los bombardeos se sucedieron regularmente dos o tres veces por semana, habiendo en algunas ocasiones hasta dos en el mismo día. Como en varios de ellos fueron solamente dañados barrios comerciales y residenciales con ataques llamados “en tapiz” presumíase que además de las incursiones realizadas contra objetivos militares y afines, se efectuaban raids terroristas con el único fin de desmoralizar a la población.

7°) Conforme a las instrucciones recibidas de V.E. después de dar cumplimiento a las mismas en cuanto a la destrucción de la clave y la documentación reservada y confidencial, hice entrega con fecha 31 de Marzo ppdo. de los archivos y existencias de la Legación a S.E el Ministro de Suecia, Sr. Iván Danielsson, bajo inventario firmado por ambas partes en seis ejemplares de un mismo tenor, los cuales fueron remitidos por la Legación de Suecia, a Estocolmo, para que los que correspondían fuesen enviados a esa Cancillería. También conjuntamente con el Sr. Ministro de Suecia firmé el acta de entrega de los archivos y existencias del Consulado General, en base a los inventarios previamente visados y oportunamente presentados por el Sr. Cónsul General, Don Miguel Angel de Gamas.

8°) Como consecuencia de las persecuciones a que me he referido, presentáronse a la Legación de Suecia solicitando certificados y protección una serie de personas alegando ser argentinas y para demostrar su nacionalidad acompañaban certificados impresos (salvo sus nombres y datos personales) en español, aparentemente expedidos por el Consulado General Argentino en Nueva York. En dichos certificados debidamente firmados y sellados se establecía que al poseedor del mismo por decreto del Poder Ejecutivo de determinada fecha se le había acordado la ciudadanía argentina, razón por la cual gozaba de todos los derechos y garantías de ciudadano argentino y se encontraba bajo la protección de nuestras leyes. El mismo le autorizaba su entrada al país haciendo la aclaración que el pasaporte a que tenía derecho sería oportunamente extendido por nuestro Consulado General en Moscú. Ante la evidente falsificación de los documentos citados, casi todos ellos en manos de judíos polacos refugiados, indiqué al Sr. Ministro la conveniencia de proceder al secuestro de los mismos y por consiguiente no hacer lugar al amparo solicitado.

Los escasos súbditos argentinos, nativos o naturalizados (con su documentación en orden) cuya nómina obra en poder de esa Cancillería, debido al peligro que corrían sus vidas por ser en su mayoría de origen hebreo —como lo hice conocer en su oportunidad a ese Ministerio—, por gestiones personales del Sr. Danielsson ante las autoridades húngaras y la Legación de Alemania, obtuvieron después de mi partida de Budapest el correspondiente permiso para viajar a Suecia. Estos se encuentran actualmente en Estocolmo como esa Cancillería tiene conocimiento de acuerdo a las comunicaciones remitidas por S.E. el Ministro Dr. Carlos Miguens.

Ante los reiterados pedidos y recomendaciones de los Señores Ministros de Suecia y Portugal viajaron conmigo las Señoras Felicia Wind de Marzynski, en calidad de persona de servicio y la Sra. Laura S. de Wind, madre de la anterior (la cual viajó únicamente con el carácter de tal), ambas con pasaportes argentinos, expedidos el de la Sra. Marzynski por el cónsul General en Budapest y el de su Señora madre hace más de veinte años por nuestro Consulado en Berlín y renovado por el término de dos años a partir del 31 de Enero ppdo. por el Sr. Cónsul General Don Miguel Angel de Gamas. De acuerdo a la orden recibida de ese Ministerio las mencionadas señoras inmediatamente de nuestra llegada a Suecia fueron separadas del grupo diplomático de canje. En cuanto a la Señorita Barbara Laendler que prestaba servicios en mi casa como gobernanta de mi hijo y que como tal, viajó acompañando a mi familia, a nuestro arribo a esta ciudad, dejó sus tareas como en su debido momento se lo comuniqué a S.S. el Sr. Consejero Dr. Luis Luti, habiendo posteriormente contraído enlace con el Sr. Manuel de Olazábal.

9°) El Ingeniero Simón Margel el cual durante varios años desempeñó funciones de empleado en nuestro Consulado General en Budapest y de quien ese Ministerio ya tiene referencias por notas anteriores remitidas por el ex Embajador Sr. José Manuel Llobet, solicitome ser incluido en la lista de las personas que acompañarían a los funcionarios argentinos que dejaban Hungría. Negueme a ello porque el pedido no me fue hecho por el Sr. Cónsul General y por ser dicho Señor ciudadano polaco de raza semita, refugiado en Hungría. Ante mi negativa gestionó y obtuvo del Sr. Ministro de Suecia que se le emplease en esa Legación a efectos de ocuparse entre otras cosas de los intereses argentinos. Si bien es cierto que no puedo formular cargos concretos contra el citado, oportunamente indiqué al Sr. Danielsson como al Señor Secretario de la Legación que a mi parecer no era conveniente que prestase servicios allí, por haber llegado a mi conocimiento, primeramente a través del Embajador retirado Sr. Llobet y luego por diversas personas húngaras, merecedoras de confianza, que no es un sujeto recomendable. Me enteré también que sin saberlo el Sr. Cónsul General hacíase pasar como funcionario argentino, tratando y gestionando en esa forma sus asuntos particulares.

10°) A modo ilustrativo doy cuenta a V.E. que poco tiempo antes de mi partida, por encargo de Su Majestad el Rey de Suecia, el Sr. Ministro Danielsson mantuvo una prolongada conferencia privada con S.A.S. el Almirante Horthy, para hacerle entrega en nombre de Su Majestad de un pedido a favor de los hebreos perseguidos. Como consecuencia de la conversación mantenida la Legación expidió alrededor de 4.000 pasaportes a israelitas, ocupándose personalmente el Sr. Danielsson de ocultar y poner a salvo a muchos de ellos. (...)

Fdo: Miguel Angel Cullen  - Secretario Ex Encargado de Negocios en Hungría

*******

[El 14 de junio de 1945, el Real Ministerio de Suecia remite a la Legación de la República Argentina en ese paìs el informe de  Simón Margel, encargado de la protección de los intereses argentinos en Hungría.  En dicha nota,  Margel asegura que, con respecto al otorgamiento de pasaportes a judíos húngaros, "me vi obligado, durante esa época extremadamente crítica, a renunciar a esa práctica rigurosa y a extender a los solicitantes individuales los pasaportes pedidos (...) a fin de salvarlos de la deportación a Alemania". (N. del C.)

Nota N° 222.

1 anexo

Nota verbal

 

El Real Ministerio de Negocios Extranjeros, División B, tiene por la presente el honor de remitir a la Legación Argentina, un informe referente al ejercicio de la protección de los intereses argentinos en Hungría, redactado por el señor Simón Margel, quien, en su calidad de ex funcionario argentino en Budapest estuvo encargado por la Legación de Suecia en esa ciudad de ocuparse de los asuntos arriba mencionados.

Estocolmo, junio 14 de 1945.

----------------------------------------------------------------

Anexo a la nota verbal N° 222, del Real Ministerio de Negocios Extranjeros de Suecia, División B, de fecha 14 de junio de 1945.

Confidencial

Real legación de Suecia En Budapest

INFORME del ingeniero señor Simón Margel, encargado de la gestión de los asuntos concernientes a la protección de los intereses argentinos ante la División B de la Real Legación de Suecia en Budapest.

Del 1° al 23 de diciembre de 1944, período durante el cual los judíos húngaros fueron maltratados y deportados en masa a Alemania, he expedido a los nacionales judíos húngaros que habían residido en la Argentina, o bien a aquellos que, con ayuda de piezas originales de su correspondencia podían probar su próximo parentesco con miembros de su familia residentes en la Argentina (padres, hijos o hermanos y hermanas), como también a judíos húngaros que poseían visación de entrada a la Argentina,

            250 pasaportes de protección suecos

provistos de la siguiente observación:

            “encargado de la protección de los intereses argentinos en Hungría”

y firmados de puño y letra del señor Danielsson, Ministro de Suecia. Si bien antes de extender los pasaportes de protección exigía muy severamente la confirmación de su próximo parentesco con los parientes residentes en la Argentina, mediante documentos, me vi obligado, sin embargo, durante esa época extremadamente crítica, a renunciar a esa práctica rigurosa y a extender a los solicitantes individuales los pasaportes pedidos, previo examen detallado de las piezas originales de su correspondencia con sus parientes argentinos, a fin de salvarlos de la deportación a Alemania y de alojarlos en las casas suecas. He tomado estas medidas en absoluto acuerdo con el señor Danielsson, Ministro de Suecia, y con el señor Wallenberg, Secretario de Legación.

El 24 de diciembre de 1944, después que los húngaros, muy de mañana y a mano armada, penetraron por la fuerza en los diferentes edificios de la Legación, deteniendo a todos los miembros de ella que allí encontraron, me vi obligado a interrumpir mi labor en la División B. Me encontraba en ese momento en mi departamento privado, y, advertido por teléfono de lo que sucedía, pude huir, escapando así a una detención segura.

Desde el 1° al 24 de diciembre de 1944, he extendido a los nacionales argentinos que se presentaron durante ese tiempo en la Legación:

            7 pasaportes de protección y

            3 pasaportes,

después de haber examinado previamente sus documentos.

Los datos exactos de los documentos, en virtud de los cuales extendí los pasaportes de protección para las personas y para los departamentos, así como para los pasaportes de viaje, están anotados en las copias.

Los 33 vehículos automotores y las piezas sueltas técnicas, propiedad del Estado Argentino, se encontraban en dicha época en los galpones construidos especialmente para ese fin por las usinas Ganz en un bosque próximo a la ciudad de “Sopron”, en Hungría occidental. El 21 de diciembre de 1944 tuve, a este respecto, una entrevista con el señor Jendrassik, director general de las usinas Ganz, quien me informó que tres vehículos y algunos galpones habían sido dañados levemente a consecuencia de incursiones aéreas, sin que dichos daños fuesen de gran importancia, de manera que podrían ser reparados con facilidad después de la guerra.

El mobiliario de los diplomáticos argentinos estaba todavía el 10 de enero de 1945 en los depósitos de la Casa Aladar Eisler en Budapest; se hallaba en condiciones irreprochables, provisto de chapas de la Real legación de Suecia, cosa que pude comprobar con mis propios ojos, habiendo ido dos veces de Bude a Pest, entre el 1° y el 10 de enero, y habiendo visitado en dicha ocasión los depósitos. Ignoro lo que ha sucedido con dicho mobiliario después de la toma de ese barrio de la ciudad (calle exterior Váczi) por los rusos, el 12 de enero, dado que después del 16 de enero, fecha en que los alemanes volaron todos los puentes sobre el Danubio, perdí todo contacto con Pest.

Tampoco sé si los rusos han respetado la propiedad argentina que se encontraba en la ciudad, provista de chapas de protección redactadas en idioma ruso, con las estampillas de la Legación de Suecia y del Consulado General Argentino y con la firma del señor Danielsson.

Aún después de la ocupación total de Bude por las tropas rusas, el 11 de febrero ppdo., no tuve ocasión de ir a Pest, habiendo sido conducido junto con el señor Danielsson y el señor Mezey al estado mayor ruso del “N.K.W.D”. y desde allí, el 21 de febrero, directamente a Dunavecse (80 dm. aproximadamente al sud de Budapest).

Todos los archivos del Consulado General Argentino en Budapest se hallaban embalados en 10 cajones de madera en el edificio principal de la Legación, a la que fueron trasladados en el mes de mayo de 1944 por el señor Miguel Angel de Gamas, Cónsul General de la Argentina y por mí mismo. Los archivos permanecieron intactos hasta la toma del Monte St. Gellért por los rusos. Según informe de la señorita Margareta Bauer, empleada de la cancillería que continuó habitando la Legación hasta el 12 de marzo de 1945, fecha en la cual fue trasladada por los rusos a Pest, los 10 cajones en cuestión fueron abiertos y saqueados por los rusos, que entraron en diversas oportunidades en la Legación.

El 24 de diciembre de 1944, el automóvil (Fiat) que perteneció al señor Miguel Angel de Gamas, Cónsul General de la Argentina, fue sacado por la fuerza por los húngaros del garage de la División B (Legación de Finlandia).

Los archivos argentinos de la División B ante la Legación de Suecia en Hungría, que se hallaban en el edificio de esta División (Legación de Finlandia), fueron destruidos completamente por los bombardeos aéreos y la artillería, junto con los otros documentos e inventarios de la división, habiendo sido devastado igualmente por las llamas el interior del edificio.

Después de la toma del monte St. Gellért, los rusos hicieron volar la caja fuerte del Consulado General de la Argentina que se hallaba en las oficinas de la División B, calle Minerva N° 1/A, y saquearon el contenido. Las llaves de la caja fuerte se hallan en mi poder.

Los muebles del Consulado General de la Argentina (muebles de oficina) que se encontraban en el edificio principal de la Legación, estaban en su lugar todavía el 14 de marzo ppdo., de lo que pude cerciorarme personalmente, habiendo recibido autorización para trasladarme por un día a Budapest, junto con el señor Danielsson y el Attaché Anger, acompañados por un coronel ruso, a fin de buscar allí a los miembros de la Legación que habían quedado en la ciudad y llevarlos a Dunavecse. Ignoro si dichos muebles se encuentran todavía en el edificio de la Legación.

Estocolmo, mayo 30 de 1945.

Fdo.: Ingeniero Simón Margel.

*******

[El caso de Simón Margel observado por Cullen-citado en el documento que antecede-  pasa a dictamen de la Consejería Política Legal.

Sobre este tema, Carlos Bollini Shaw, emite un dictámen el 8 de noviembre de 1945, en el que señala que "el señor Margel se ha excedido obrando fuera de sus facultades". A pesar de ello, "no se objeta la expedición de pasaportes a los nacionales argentinos sin consulta, dada la extrema urgencia que corrían y teniendo presente las circunstancias especiales en que fueron otorgados". (N. del C.)

Dictamen N° 5

Señor Director General:

El Ministerio de Negocios Extranjeros de Suecia remitió a nuestra Legación en Estocolmo un informe referente al ejercicio de la protección de los intereses argentinos en Hungría redactado por el señor Simón Margel, quien, estuvo encargado por la Legación de Suecia en esa Ciudad de ocuparse de dichos asuntos.

Se trata de un informe detallado en el que se hace referencia a diversas cuestiones que trataré de sintetizar.

En primer término comunica que entre el 1° y el 23 de diciembre de 1944 ha expedido, con la conformidad del Ministro de Suecia, 250 pasaportes de protección suecos con la observación “encargado de la protección de los intereses argentinos en Hungría”a judíos húngaros que habían residido en la Argentina, que eran parientes próximos de residentes en la Argentina o que tenían visación para venir a la República. Hace saber igualmente que desde el 1° al 24 de diciembre del mismo año extendió a nacionales argentinos 3 pasaportes y 7 pasaportes de protección.

Comunica que ignora el estado actual de 33 automotores propiedad del Estado Argentino así como de los muebles de los diplomáticos argentinos que hasta el 10 de enero de 1945 estaban en buenas condiciones. Los archivos argentinos, custodiados por la Legación de Suecia, fueron destruidos por bombardeos.

El 24 de diciembre el automóvil del señor Cónsul General Argentino, fue sacado del garage de la División B. de la Legación por los húngaros que penetraron en la misma a mano armada.

Los rusos hicieron volar la caja fuerte del Consulado General Argentino y saquearon su contenido, pero los muebles, que se encontraban en el edificio principal de la Legación estaban todavía en su lugar el 14 de marzo último.

Del relato del señor Simón Margel surgen tres cuestiones en opinión de esta Consejería a saber:

            1°. La expedición de numerosos pasaportes de protección a judíos húngaros con la mención “encargado de la protección de los intereses argentinos en Hungría”, con el acuerdo del señor Ministro de Suecia pero sin la necesaria consulta a la Cancillería. El señor Margel se ha excedido obrando fuera de sus facultades. No se objeta la expedición de pasaportes a los nacionales argentinos sin consulta, dada la extrema urgencia que corrían y teniendo presente las circunstancias especiales en que fueron otorgados.

            2°. La violación cometida por los húngaros al apoderarse violentamente del automóvil del Cónsul General Gamas sin otorgar recibo ni indemnización alguna como corresponde en los casos de requisiciones y al penetrar a mano armada en la Legación de Suecia, a cargo de los intereses Argentinos.

            3°. El nuevo abuso a que se libraron los rusos cuando hicieron volar la caja fuerte del Consulado General Argentino que siendo parte de los archivos es inviolable de acuerdo al derecho internacional.

Con Hungría nada puede hacerse por ahora porque Suecia, que estuvo encargada de los intereses de la República Argentina en ese país ha cesado en esa función sin ser reemplazada. En cuanto a Rusia carecemos de relaciones desde que el “Consejo de los Comisarios del Pueblo” asumió el poder el 18 de octubre de 1917. Es una nueva cuestión que tendremos que resolver al mismo tiempo que las del correo diplomático argentino Constantino Lianbeiz y el Canciller G. Naveillán, encargado de los archivos de nuestra legación en aquel país.

Estima la Consejería que en cuanto al primer punto este expediente debe volver a la Dirección de lo Contencioso Administrativo para que se tomen las medidas que convengan como ya se ha hecho en casos análogos. Respecto a los puntos 2° y 3° es preciso esperar que se reanuden las relaciones diplomáticas con Hungría y con la U.R.S.S. para interponer oportunamente una reclamación diplomática.

Buenos Aires, noviembre 8 de 1945.

Dr. Carlos Bollini Shaw - Asesor de la Consejería Política Legal.


Busqueda
Vea las palabras clave sugeridas para optimizar la búsqueda dentro de este archivo


 
Anterior Home Siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.